“¿Y de la policía quién me cuida?”, exigen justicia por casos de violación

Escrito por: Magaly Castro

Fecha de publicación: 13 agosto, 2019

Categoría:

“A mí me cuidan mis amigas, no la policía”, decía una de las consignas de la protesta que sucedió ayer afuera de las instalaciones de la SSC.

El día de ayer 12 de agosto, un grupo numeroso de mujeres se dieron cita afuera de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y en la Procuraduría para exigir justicia a las autoridades respecto al caso de la menor de edad que fue abusada por cuatro policías la semana pasada, así como el resto de los casos de violación que han quedado impunes.

Al mismo tiempo, en las redes sociales se formó la campaña #NoMeCuidanMeViolan para denunciar y repudiar los actos ilegales que se cometen a diario por las autoridades y de los que el gobierno hace caso omiso, como en esta situación, en la cual, aún con pruebas y con denuncia en mano, los cuatro sujetos denunciados podrían quedar en libertad y regresarían sin ningún problema a sus puestos de trabajo.

Uno de los momentos más destacados del día de ayer, fue cuando en medio de las declaraciones, el titular de la SSC de la Ciudad de México, Jesús Orta, fue bañado en diamantina rosa mientras respondía a los medios de comunicación, al tiempo que se escuchaba los gritos de “No, no, no, no es un hecho aislado, los feminicidios son crímenes de Estado.” y “¡Justicia!”.

Debido a esto, el secretario, escoltado por 10 policías, regresó adentro del edificio diciendo “Aquí no hay diálogo”, para que minutos después, el grupo de manifestantes irrumpiera en el lugar rompiendo las puertas de cristal.

Por otra parte, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, tomó estas acciones como “provocaciones” y “agresiones”, manifestando su postura en una conferencia: “No vamos a caer ante ninguna provocación, esta es una provocación, no una protesta, querían que el Gobierno usara métodos violentos y esto nunca va a ocurrir en la Ciudad”.

Esta reacción despertó aún más la molestia de las manifestantes, que a través de las redes sociales y en la calle le hicieron llegar sus mensajes de desacuerdo sobre su equivocada reacción, pues algunos hicieron notar que tardó más tiempo en tomar acciones cuando se supo del caso, que en responder por el inmueble dañado.

Según informes de la Procuraduría y de la jefa de Gobierno, la menor afectada y su familia desistieron de las denuncias y que debido a ello hay inconvenientes para seguir con el proceso, sin embargo, aún así abrirán carpetas de investigación. Se cree que la víctima desistió de la denuncia debido a que recibieron amenazas de la policía y temen que haya represalias, además de que se filtró su información, cosa que no puede suceder bajo ninguna circunstancia.

Con información de El Sol de México.