XX años de jugar con las niñas

Escrito por: Paola Sanchez

Fecha de publicación: 7 septiembre, 2017

Oficialmente el primero de septiembre se realizó, con bombo y platillo, el festejo de 20 años de un disco que rompió los paradigmas de la música en México. Quizá algunos afortunados, no tendrán ni idea de quién es Jacobo, incluso al ver los rostros de los escuchas de Molotov, es seguro que no alcancen la mayoría de edad, sin embargo, como hace 20 años las letras del ‘¿Dónde jugarán las Niñas?’, identifican el sentir de su generación.
 
Ahora dos décadas después del lanzamiento del disco –o casete dependiendo del aparato para reproducirlo- es muy fácil codificar el nombre de una canción: ‘Chinga tu madre’, por ejemplo, ver a una colegiala con los calzones a las rodillas o apelar por el derecho universal de la igualdad de razas. Esto, que es fácil ahora, disponible al instante en cualquier dispositivo móvil sin la más remota censura, en 1997 se tornaba subversivo y transgresor. Era una patada en las bolas para la moral y las buenas costumbres de una sociedad enmudecida.
 

 
Las metáforas cayeron, las letras se cantaron derechas, sin el deseo de maquillar a los acusados y con plena conciencia de exigir lo que por tantos años se tuvo que silenciar. Cuando el miedo invade la reacción natural del afectado es negar la existencia del detonante, fue así que conseguir una copia del material se tornó difícil, de las tiendas fueron retirados los discos, pero como todo mensaje deseoso de ser escuchado tomó las calles como canal.
Nuestros hermanos mayores consiguieron su copia y las grabadoras – único sobreviviente de la navidad pasada- comenzaron a emitir sonidos altamente adictivos, cargados de palabras que obligaban bajar el volumen. Supimos entonces que puto es aquel que nos quita la papa, un ente que debería hacerse para allá al más allá, un individuo que sin duda debería tomarse un cocktail Molotov y terminar como un cerdo.
20 años de letras que parecen haberse escrito ayer, disponibles para describir el sentir de cualquier habitante de Latinoamérica, años en los que las niñas juegan con todo el poder y la alegría de decir: más vale cholas que mal acompañadas…