Un vistazo rumbo al Ariel

Escrito por: Mitzi Hernandez

Fecha de publicación: 4 junio, 2018

Categoría:

Si algo caracterizará a la entrega número 60 del premio Ariel, será un giro hacia las mujeres. No solo es la primera vez en la que están nominadas tres en la categoría de mejor director, también otras obras tienen temáticas que incluyen la visión femenina o sus problemáticas.

No escapa en la lista presentada, que en todos los trabajos existe el interés de mostrar la realidad nacional. Ya sea con películas de época y que al comparar las situaciones, podemos hacer yuxtaposiciones que encuadran con la actualidad, o con trabajos documentales, que este género cada vez está tomando más fuerza, olvidándose del estigma de ser un género menor.

La producción mexicana siempre ha tenido renombre y se ha destacado en festivales internacionales, pero lo que llena de júbilo a la industria es que ahora son más cuantiosos. Se pueden ver triunfadores en todos los festivales internacionales, no así en las salas de cine, que por desgracia la audiencia siguen siendo eclipsada por las producciones americanas.

A continuación un recuento de las que entre otras cosas están en la terna de mejor película y/o mejor dirección.

Los nominados son:

 

  • Tiempo compartido

Entra en la terna de mejor director Sebastian Hoffman con su segundo largometraje Tiempo compartido y que también va para mejor película. Si algunos estaban pensando que se parece a su primer trabajo Halley, pues no. Es una tragicomedia entretenida y que nos hace vivir en carne propia lo complejas que pueden ser unas vacaciones en familia, así como los engaños y torturas que provocan los tiempos compartidos.

Vemos a Luis Gerardo Méndez en un papel que lo saca un poco de su zona de confort, ya que nos había acostumbrado a trabajos cómicos. Esta es la segunda vez que aparece en la terna de Mejor Actor, la primera por Nosotros los nobles en 2014.

El film se logró gracias a varios apoyos de los Países Bajos  y fue premiada en Sundance por mejor guión.

 

  • La libertad del diablo

Everardo González cada vez se supera a sí mismo. Basta con nombrar en orden cronológico su obra: La canción del pulque del 2003, Los ladrones viejos: Las leyendas del artegio del 2007, El cielo abierto de 2010, Cuates de Australia del 2011, El paso del 2015. Todos con un alto sentido humano y que nos dejan reflexiones. Su más reciente trabajo no es la excepción.

La libertad del diablo desenmaraña una realidad innegable en México. Son entrevistas que cierran una conversación de todos los involucrados en los actos del crimen organizado.

Confesiones de sicarios y torturadores se contraponen a los testimonios de quienes fueron torturados. Familias que narran cómo es vivir buscando a sus desaparecidos. El llanto de quienes perdieron a sus seres queridos de forma violenta. Policías, militares, paramilitares… vistiendo una máscara que deja toda la atención en la mirada.

Es a través de los espejos del alma de cada una de las personas en este documental, un método que nos desmorona como espectador. Nadie puede negar que la violencia que se vive en México, es resumida en el título de este trabajo. El director ha descrito que el nombre es por la gran impunidad ante hechos tan horrorosos.

Everardo González va por mejor director y la cinta por mejor película.

 

  • La región salvaje

Amat Escalante (nominado a mejor director) nos deja con el ojo cuadrado con La región salvaje (nominada a mejor película), una fábula que nos muestra la cotidianeidad de la codependencia y la agresión en las relaciones “afectivas” y sexuales. También la doble moral, un crimen de odio y un ente sexual que domina a cualquiera con quien tiene contacto.

El director repite la naturalidad de un pueblo como en Heli (2013), pero en este caso, se guardan muchos secretos, entre ellos, triángulos amorosos y los límites de cada ser humano. Al final, todos buscan un poco de amor y ser comprendidos.    

La historia es tan singular, que también entró a la terna de mejor guión original, escrito por el director y Gibrán Portera, mismo que ganó el Ariel en la misma categoría en 2014 por La jaula de oro.

Este film se llevó el León de plata en el festival de cine de Venecia por el trabajo de dirección en 2016.

 

  • Sueño en otro idioma

La más nominada con 16 rubros, Sueño en otro idioma de Ernesto Contreras pudiera arrasar este año. Aunque compite por mejor película, dio la nota que Contreras no postuló para mejor director.

Está basada en un hecho real. Dos ancianos son las últimas personas en hablar un idioma, pero están peleadas por un asunto de invasión de terreno, pero en la película le dieron un giro muy romántico. El director y su hermano Carlos Contreras, desarrollaron el guion.

Son muchos los temas que se tocan, desde el valor a las tradiciones, el respeto a la edad avanzada, el amor y el aprendizaje, por lo que es altamente reflexiva.

El paisaje también jugó un papel importante. El director narra que se dejó ir por el clima y no fue ortodoxo, que si llovía o había neblina, eso se quedaba en las tomas.

Un trabajo excepcional que incluye crear un idioma para la película, hecho que puede convertirla en culto. Fue parte de la selección de Sundance, llevándose el premio del público como mejor película extranjera de drama.

 

 

The morra’s power

Como destacaba al inicio, la mirada femenina está muy presente. En ellas se muestra una línea temática similar, en la que hay una preocupación de la violencia y su normalidad. Cada una señala y levanta la voz, reivindicando a sus personajes, dándoles fuerza y con ello el reflejo de quienes padecen día a día injusticias.

 

  • Batallas íntimas

Desprendiéndose de estereotipos sobre la violencia doméstica, Lucía Gajá muestra el panorama de 5 mujeres distintas en puntos geográficos, condición social y educativo.

Batallas íntimas es bella visualmente, pero cruda en contenido. Se trató con mucho respeto la historia de cada una, basada en narrativa y no gráficamente. La lucha que atravesaron para escapar, los desgarradores momentos que atravesaron y un ejemplo de valentía, deja claro que nadie está exento de padecer algo similar y que es una situación grave que no debe quedar impune.

Otro documental que está en las categorías más importantes, la de mejor dirección y no es para menos, la belleza de la vida y sopesar al mismo tiempo los conflictos de quienes se han prometido amor.

La convivencia no es fácil, pero aún con tantas leyes y supuesta atención al tema, la violencia de género sigue siendo común y que es ejercida por gente cercana. Un documental imperdible.

Tráiler “Batallas íntimas” (Dir. Lucía Gajá) from AMBULANTE on Vimeo.

 

  • Los adioses

Fueron cinco años de trabajo de Natalia Beristáin, solo 2 de ellos para leer la obra completa de Rosario Castellanos y otro tanto en hacer entrevistas con gente cercana a ella.

Retomarla como personaje, representaba enaltecer el genio de la escritora mexicana y dar a conocer que su vida personal, llena de incomprensión y violencia por parte de su esposo. Una búsqueda de encontrar su lugar como dramaturga, pero sentenciada a una época en la que se debía renunciar al trabajo para dedicarse a la familia. En ese sentido, Rosario fue una rebelde y logró conjuntar ambas cosas, aún llena de sacrificios.

La estructura de la película cambió en postproducción para dejar un producto más cercano a la directora, quien ha confesado que se ve reflejada porque a ella también le ha tocado despedirse.

Hay saltos de tiempo para entender los deseos previos y a dónde llegan los protagonistas. Es una oda para que las nuevas generaciones conozcan a la escritora y para entender que la igualdad no es un punto supremo en la lucha feminista, sino que cada mujer encuentre su potencial y poder, a pesar de la supremacía del hombre.

Pasó por el Festival de Cine de Morelia y en la Fiesta del Cine de Roma.   

 

  • Vuelven

Issa López logró una película de terror desde la mirada infantil. Nos deja sin aliento al desprender la inocencia de los niños que viven las consecuencias de la guerra contra el narcotráfico, mientras mantienen las fantasías propias de la edad.

Una pequeña que ha perdido a su madre, pide como primer deseo que vuelva, pero solo logra situaciones perturbadoras.

Tratar un tema tan crudo desde la ficción, nos deja el sinsabor de una infancia maltratada, huérfana, que padece día a día al crimen organizado y que mantienen la esperanza gracias a su inocencia.

 

Que la premiación sea una excusa para consumir más cine mexicano.  

También podría interesarte: ¡Vive, cine mexicano, vive!