Tres años exponiéndonos a la vanguardia, Bestia Festival

Escrito por: Pablo Osset

Fecha de publicación: 25 noviembre, 2015

Este es el tercer año en el cual los sonidos más que los showmans son el personaje principal de un acontecimiento multisensorial pensado para ser escuchado, sentido y vivido como una experiencia que busca escuchas más que espectadores.
 
Aún continúan ecos de los festejos de John Zorn por sus 60 años de cultura sonora trasmitida alrededor de los pueblos del mundo. Su influencia en la creación de ruido inteligente, construido como un discurso, ha llegado hasta la curaduría de la tercera edición del Bestia Festival.
 
La convocatoria que genera el nombre de John Zorn alrededor del Bestia Festival se remonta a su primer edición, dedicada al 60 aniversario de carrera musical de Zorn y que sirviera de aperitivo para algo más que un homenaje conmovedor, la petición de traerlo nuevamente inundó a la organización del festival.
 
Hace cinco meses Claudia Curiel (Producción Bestia) cerró las negociaciones bajo ciertas condiciones de Zorn para presentarse en México de manera formal. La participación de sus proyectos tanto mexicanos como personales y tocar un órgano monumental eran algunas de sus ambiciones, ambas aceptadas por la organización, para nuestro regocijo.
 
En la organización de esta edición estuvieron: Claudia Curiel (Bestia), Francisco Serrano (Auditorio Nacional y Lunario), Daniel Goldin (Biblioteca José Vasconcelos) y Pablo Guisa (Morbido Fest).
 

  • PLANETA ZORN

Zorn y el órgano melódico, monumental con sus 7000 flautas restauradas del Auditorio Nacional, musicalizarán la joya del expresionismo alemán recién restaurada, coloreada y estrenada en el Festival de Berlín, ‘El Gabinete del Dr. Caligari’ siendo la premier latinoamericana de esta presentación histórica. Fue gracias a la colaboración de Morbido Fest que fue posible conseguir la película para su proyección.
 
‘Masada’ es el título del principal megaproyecto musical de Zorn dónde ha integrado tanto a músicos de las más variadas corrientes musicales, ensambles como a artistas sonoros para construir a partir de “ideas musicales” más de 300 obras independientes.
 
El ensamble Klezmerson (México) y Secret Chiefs 3 (California) intepretarán de dicho proyecto ‘Masada Book Two – The Book of Angels’ y ‘Masada Book Three _ The Book of Beriah’ respectivamente. Cabe resaltar que tanto la música Klezmer (Jazz con folklore judío) y el punk-hardcore de los Secret… son dos géneros con los que suele coquetear Zorn en cada proyecto.
 
Bladerunner ya es una banda de culto que ha encabezado San Sebastian y el Jazzlandia Heineken. El ex Slayer Dave Lombardo en la batería, Bill Laswell productor de Herbie Hancock en el bajo y el mismo John al saxo harán retumbar las paredes del Lunario bajo la ingeniería de audio de Marc Urselli (ha trabajado con Mike Patton, Laurie Anderson y Lila Downs)
 
Por otro lado, representando a la disquera de Zorn Tzadik, que es la fuente de eternas sorpresas sonoras, emergen Dora Juárez, quién coquetea con la música sefaradí, las texturas y la voz como instrumento en un tejido de historias de exilio y peregrinación, presenta “Cantos de una diáspora” y Ernesto Martínez con ‘Sincronario’. Proyectos que nacen en México con sonidos de diferentes latitudes.
 

 

  • LOS ESCENARIOS

La grave enfermedad que aqueja a la cultura llamad recorte presupuestal había encendido las alarmas de crisis del festival y el miedo a desaparecer como muchos otros en el camino se vierno alentados al hacer realidad la posibilidad de ampliar el espacio para la divulgación y promoción del espíritu del Bestia.
 
De los pequeños lugares donde inicialmente se congregaban “los raros” del Bestia Festival como el museo Anahuacalli o el Museo del Chopo ahora pasan a recintos épicos: La Biblioteca José Vasconcelos y el Auditorio Nacional con su Lunario.
 
Dos espacios tan disímbolos como difíciles de imaginar rodeados de las atmósferas Zornianas, se mostraron interesados en abrir sus puertas a lo extraño, desconocido y menos comercial; una apuesta al arte puro.
 
El Auditorio Nacional en nombre Francisco Serrano, se muestra con interés en nuevos espacios sonoros y abriendo sus puertas a experimentos culturales que no ofrecen “espectáculos” si no arte comprometido y la recuperación del espacio sonoro que ofrece el Órgano Monumental que después de años de abandono fue rehabilitado para ocupar, una vez más su posición como el más grande de Lationoámerica.
 
Por su parte la Biblioteca José Vasconcelos pide a gritos una resignificación de los espacios y se muestra como un centro vivo para la expresión artística y musical con una oferta que supera las 2000 actividades anuales y un espacio para el préstamo y ejecución de instrumentos en palabras de su director Daniel Goldin.