The Defenders

Fecha de publicación: 30 agosto, 2017

Categoría:

Dejemos a un lado nuestro fanatismo y seamos honestos por un momento, en cuanto a Marvel y DC podríamos decir que uno es el rey de la pantalla grande y el otro de la chica, respectivamente. Ambas compañías han tenido sus grandes momentos y caídas, con modelos de producción y narración completamente distintos.

Aclarando esto, es momento de hablar de ‘The Defenders’, la nueva apuesta de Marvel/Netflix que involucra a Daredevil (Charlie Cox), Jessica Jones (Krysten Ritter), Luke Cage (Mike Colter) y Iron Fist (Finn Jones). Y si tuviéramos que decidir en qué punto se encuentra de la escala que acabo de definir en la introducción, encontraríamos que apenas logra localizarse en el punto medio.

Lo visual es lo predominante en esta serie: las transiciones y colores característicos de cada personaje toman gran relevancia en la producción, usados a gran escala en los primeros capítulos sin interferir en la narrativa. Otro aspecto destacable son las peleas, las cuales lucen espectaculares en tomas y locaciones cerradas. El problema es el cambio a planos generales, donde las corografías terminan siendo un tanto torpes y evidencian los pocos errores de filmación dentro de ellas.

* SPOILER ALERT

A continuación encontrarás dos datos menores que, si no has visto la serie, podrían ser considerados spoilers.

En cuanto a los personajes hay mucho que decir, pues las temporadas que se emplearon para cada uno (a excepción de Daredevil, que son dos) parecen haber afectado su construcción de manera diferente. El Diablo de Hell’s Kitchen muestra un cambio abrupto al personaje que nos presentó Charlie Cox durante 20 episodios, el cual podría ser justificable si hubiera pasado en algún intermedio y no en su final de temporada, dándonos un ser totalmente pasional y disminuyendo la racionalidad en él; Krysten Ritter muestra a una Jessica Jones estable y fiel a sus aventuras en individual; Mike Colter es sobajado para convertirse en “un personaje más” al mero estilo Hulk; y Finn Jones es un caso especial.

Iron Fist arruina por completo la trama de la serie, siendo el mismo personaje torpe que nos presentaron en su serie individual. Y no es culpa de Finn Jones, sino en la manera en la que está escrito. Añadan a esto que Danny Rand es el motivo principal de toda la trama y que la mayoría de los capítulos replantean sin cesar al “Inmortal Iron Fist”, la situación en K’un-Lun y lo poderosa que es “La Mano”, prometiendo mucho y dando poco.

El mismo guión convierte a los enemigos principales de las demás entregas (en particular a Madame Gao) en simples sirvientes de Alexandra, interpretada por Sigourney Weaver, la cual es totalmente desaprovechada siendo lo más fuerte del personaje su relación con Elektra (Elodie Yung).

También existe una necesidad de conectar a todos los personajes secundarios de alguna u otra forma, lo que termina sintiéndose un tanto innatural al igual que la forma en la que conectaban las series con Claire Temple (Rosario Dawson). La química entre ellos se siente forzada, aunque sus espacios con sus correspondientes superhéroes son un tanto esenciales.

Si bien ‘Defenders’ tenía todo para ser un crossover digno (dos personajes decentes, Sigourney Weaver y la posible aparición de The Punisher), termina convirtiéndose en la serie que intenta reivindicar a Iron Fist, logrando totalmente lo contrario. Tal vez si colocas tus expectativas entre Daredevil/Jessica Jones y Luke Cage/Iron Fist, puedas disfrutar del todo la mega producción de Netflix.