hi

100 días de NOPE

Frank Zappa tenía aspiraciones políticas, deseaba ser presidente de Estados Unidos. Había considerado toda su plataforma, pero no al estilo Richard Pryor con su lema “none of the above” en la película ‘Brewster’s Millions’, el mùsico pensaba en satirizar el sueño americano.

Lo que explica en el documental ‘Eat That Question’, que llegará a México a través de FICUNAM en el 2017, es una incisiva propuesta que responde a muchas preguntas un día después de la toma de posesión del presidente número 45 de Estados Unidos. Empezaría con no deberle nada a nadie y entrar en contacto inmediatamente con los medios, además de atacar continuamente el concepto del político y mantenerse fuera de las reglas de ese sistema, pero a diferencia de Trump, que utilizó palabras similares durante su campaña, para Zappa se trataba de realizar cambios a través de la contracultura.

En la generación de respuestas para cada época, en los próximos 100 días encontraremos diversas manifestaciones de la contracultura que probablemente definirán los siguientes 10 años. La observamos en las primeras horas del viernes 20 de enero, la podemos seguir en los siguientes 4 años en livestream en el Museum of the Moving Image en Nueva York en el performance HE WILL NOT DIVIDE US de Shia LaBeouf y la podremos escuchar en una recopilación de música que tiene como objetivo inspirar progreso a través de canciones.

https://t.co/7y83TPB4d1

NOW LIVE

Museum of the Moving Image, New York pic.twitter.com/uhaqLufjo2

— Shia LaBeouf (@thecampaignbook) 20 de enero de 2017

El arte contra Trump emerge a través de fotografías en cuerpos desnudos con frases sexistas, en baños donde la icónica boca de los Rolling Stones se transformó en una broma privada en París y en la nueva campaña de Shepard Fairey, el controvertido artista callejero que se toma muy en serio la frase de Picasso de “los buenos artistas copian, los grandes artistas roban”.

El creador de OBEY y de la obra ‘This Is a Poster’ inspirada en la portada del disco ‘Go 2’ de XTC diseñada por Hipgnosis, lanzó hace varias semanas una campaña en Kickstarter para apoyar el movimiento We The People, que inspirado en su famoso poster Hope de Barack Obama busca revitalizar el descontento a través del NOPE.

Con texturas y tonos similares a los que utilizó para transformar la fotografía de AP que encontró en Google, Shepard Fairey creó para la Amplifier Foundation una nueva serie de posters que dicen no al odio, al miedo y al racismo promovido por Donald Trump y sus seguidores, fueron puestos a disposición de cualquiera que se encontrara en Washington, D.C. y pudiera comprar el periódico Washington Post el viernes. Con más de un millón recaudo para la compra de espacios publicitarios, We The People se convirtió en una de las protestas más visibles del primer día de Trump en la presidencia.

Vienen en camino más protestas, 100 días de activismo en Estados Unidos, se preparan muchos NOPE en el arte formal y el callejero, la guerrilla de stickers promete mucho.

Del under al mainstream y la extinción

La música alternativa no inició con Nirvana y su ‘Smells Like Teen Spirit’, mucho antes de ‘Nevermind’ existió toda una cultura underground que era considerada alternativa para la música convencional. Mucho antes de convertirse en una sección en las tiendas de discos, que sólo indica que lo que no sepas definir puede acomodarse ahí, existieron una serie de grupos que eran lo opuesto a la corriente principal, básicamente podemos decir que han existido desde el nacimiento del rock.

 

Elvis Presley era la alternativa al pop meloso de los 50, los Rolling Stones eran la alternativa malosa a los Beatles, Bob Dylan era la respuesta aguerrida al folk tradicional y los Ramones fueron la oposición a las largas canciones del rock progresivo. Bajo esos simples términos, todo grupo ha pasado por una fase alternativa hasta que se los traga el mainstream. Aunque desde hace varios años el mismo término ya es una herramienta de la corriente principal, la palabra en algún momento tuvo una connotación que exigía respeto y marcaba una independencia ideológica, que muchos grupos pertenecientes a las grandes disqueras no podían presumir.

 

LA CULTURA IGNORADA

El término alternativo fue manoseado constantemente durante la década de los noventas, sin embargo la palabra fue acuñada desde los 70 y 80 para describir la tendencia post-punk que se iba extendiendo y que era asociada con otras formas de cultura que iban en contra de lo que dictaban los medios de comunicación o cualquier estilo de vida más popular. Simplemente, en esa época se empezó a utilizar el término para definir ese estilo que era ignorado por las grandes compañías y que se mantenía orgullosamente al margen de esa línea.

 

A la par de ese movimiento surgieron formas de expresión en los medios de comunicación, unas pocas publicaciones (la mayoría fanzines) y estaciones de radio (predominantemente colegiales o que trasmitían de forma ilegal, piratas para terminar pronto) dedicaban grandes espacios a la música alternativa, que en esos momentos todavía no alcanzaba gran popularidad, pero estaba a punto de convertirse en uno de los géneros más perseguidos por su naturaleza vanguardista.

 

El rock alternativo se volvió más popular a mediados de los 80’s, en gran parte gracias a la insistencia del locutor de la BBC John Peel, que tuvo uno de los pocos espacios alternativos antes de que existiera la palabra, y las estaciones de radio colegiales, la cuales trataron de alejarse del término alternativo y acuñaron la etiqueta college rock para albergar a todos esos grupos eran escuchados exclusivamente por adolescentes y universitarios. Dentro de esa línea los favoritos de la escena alternativa y las estaciones de radio estudiantiles eran R.E.M., Husker Dü, Pixies, XTC, New Order, The Smiths, U2 y Sonic Youth, que posteriormente superaron la no-existencia relacionada con lo alternativo y encontraron el éxito comercial o al menos el reconocimiento masivo.

 

Próxima semana: la deuda con el punk en este blog.

-->