hi

Weezer – “Weezer (White Album)”

¡Nostalgia!… Es la palabra exacta con la que se puede describir esta nueva entrega de Weezer. Después de bastantes intentos en 20 años, son las dos más recientes placas de la banda las que se acercan a aquellas glorias del disco azul y el ‘Pinkerton’. No es que después de estos dos trabajos  todo haya salido muy mal, aunque si hubo un tiempo muy largo en que Cuomo tardó en recomponer la salida de Matt Sharp y a pesar de hits como “Hash Pipe” y “Island in the Sun” del álbum verde, fueron 7 discos donde solo encontramos chispazos como “Porks and Beans” o “Perfect Situation”, a cambio de reprobables piezas como “Beverly Hills” y “Troublemaker” por ejemplo.

 

Hasta que en el 2014 con “Everything Will Be Alright in the End” los angelinos por fin nos ofrecen un larga duración que se pueda escuchar en su totalidad. Sin ser una joya o algo que muestre gran evolución a su estilo, regresan a la rotación en medios y a los lugares de las listas de popularidad. Además de giras mundiales y apariciones en grandes festivales.

 

Para este año continúa la melancolía y anuncian que su décima producción saldría aún después de negarla, mientras lanzaban sencillos desde el año pasado.  El cuarto disco homónimo y conocido como “White Album” contiene 10 cortes de la misma fórmula que muchos aclaman por ser lo más cercano a su mejor época, y que han señalado como la verdadera continuación al fabuloso ‘Pinkerton’ del 96. Sinceramente no creemos que sea así. Si bien encontramos canciones llenas de esa energía pegajosa y melódica como en “California Kids” y “Wind in Our Sail”, con ese toque surf pop a la Beach Boys que los distinguió hace ya muchos ayeres. No podemos catalogar este trabajo como algo indispensable.

 

En “L.A. Girlzs” tenemos el equivalente a “Pink Triangle” y en “Do You Wanna Get high” algo muy parecido a “The Good Life” (Ambas del ‘Pinkerton’). Por eso es que no hay algo que destaque realmente, aunque todo el disco tiene ese feeling de añoranza que los fans necesitaban para seguir creyendo en Rivers y compañía. Solo “Jacked Up” se distingue un poco más gracias al teclado en la base rítmica y la estructura vocal que suena a pop moderno muy a la Maroon 5 o Joe Jonas, sin llegar a ser algo trascendente. Terminando con la suave “Endles Summer” que se acerca mucho a “Island in the Sun” ó “Only in Dreams”.

 

En conclusión, Weezer regresa en buena forma pero no tan completo como quisiéramos. Y la verdad lo vemos muy complicado. Al menos, esto servirá para que sigan girando y quién sabe si esto sea un pretexto más para que regresen a nuestro país. Que eso sí, en directo son ideales para revivir todos esos momentos de grandeza y nostalgia.

 

-->