hi

Jason Blum – El nuevo maestro del horror

Aunque en la actualidad tenemos directores brillantes que cumplen con el cometido de “producción barata” como lo son Eli Roth (‘Hostal’), James Wan (‘Saw’), Scott Derrickson (‘El Exorcismo de Emily Rose’), Robert Eggers (‘The Witch’), André Øvredal (‘The Autopsy of Jane Doe’), Anthony DiBlasi (‘Last Shift’) y David F. Sanberg (‘Lights Out’), el maestro del horror de la actualidad no es un director de cine. Jason Blum y su productora, Blumhouse Productions, son las constantes en la mayoría de estas producciones.

Sangre falsa hecha de jarabe de maíz, adolescentes en pleno éxtasis sexual y maquillaje con prostéticos definieron al cine de horror durante sus mejores décadas. Dario Argento, Sam Raimi, George A. Romero, Wes Craven, John Carpenter, Sean S. Cunningham, entre otros, además de crear las pesadillas más vigentes en una sociedad amante del género, demostraron que para crear películas memorables no era necesario un presupuesto alto sino ganas de hacer cine y mucha creatividad para enfrentar los percances de producciones que rayaban el género de serie B.

El éxito de Blum se debe a distintos factores: sabe cómo se mueve Hollywood, tiene criterio para la exhibición de sus películas (tanto que afirma que de 80 películas que ha producido hasta 2017, sólo ha cometido un error al producir ‘Jem y los Hologramas’, la cual recaudó la mitad de lo que costó) y sabe explotar la fórmula del low cost: desde la fundación de Blumhouse en el año 2000, la casa productora otorga de uno a cinco millones de dólares a guiones fuera de lo común y entre cinco a diez a sus secuelas.

Su modelo de negocio es todo lo contrario al blockbuster, Jason Blum no está interesado en pantallas verdes ni en Scarlett Johansson protagonizando una de sus cintas. El productor hace que los directores se centren en el horror y que estos momentos se resuelvan de la manera más ingeniosa posible. Todo se resume en el presupuesto y a la gran libertad creativa que Jason otorga al realizador.

El resultado es más que satisfactorio para él y su equipo: en sus diecisiete años de haberse fundado, Blumhouse cuenta con ‘Actividad Paranormal’, ‘Insidious’ y ‘La Purga’ (que está próxima a expandirse en formato de serie), tres sagas que no rebasaron los setenta millones en su realización y recaudaron dos billones de dólares a nivel mundial.

Por si eso fuera poco, también fueron los encargados de producir ‘Whiplash’, la opera prima de Damien Chazelle ganadora de tres Oscars; estuvieron a punto de producir ‘La La Land’; trajeron de vuelta al inestable M. Night Shyamalan con ‘The Visit’, ‘Split’ y su secuela ‘Glass’ e introdujeron ‘Get Out’, película de horror psicológico dirigida por Jordan Peele, como una de las consentidas en todas las listas de lo mejor del 2017 y como nominada en los Golden Globes en la categoría de “Mejor Película Musical o de Comedia”

Podría interesarte: De creepypastas y jumpscares: Channel Zero

Y aunque su fuerte sean los largometrajes, Jason Blum ha expandido su visión a otros medios: junto a Eli Roth creó Crypt TV, un espacio en internet dedicado especialmente a la creación de cortometrajes con directores novatos, además de que reciben trabajos de todo el mundo; también ha fundado Blumhouse TV, un estudio que se destinará solamente a proyectos televisivos; y goza de tener un contrato de distribución por diez años con Universal Studios.

Jason Blum ha revolucionado las desventajas del cine independiente, transformándola en un modelo de negocios redituable. Más allá del abaratamiento del equipo, es su fe en el talento joven y sus ideas que lo ha hecho uno de los hombres más exitosos del show biz hollywoodense. Uno nunca sabe hasta dónde llegará la labor de un producto cinematográfico pero sin lugar a duda Jason Blum se ha encargado de postrar el puesto en lo más alto, haciendo que el horror recobre nombre y apellido.

-->