hi

El veganismo: ¿moda pasajera o nuevo estilo vida?

Por: Karina Castro

Hasta hace algunos años, los vegetarianos eran vistos como extraterrestres y sufrían bastante para encontrar opciones en los restaurantes. Esto ha ido cambiando. En la actualidad, cuando alguien se confiesa vegetariano ya no es tan criticado, porque ahora aparecieron los veganos. Ellos aún son vistos como extraños, extravagantes y hastaposers. Tal vez eso se debe a que —según un censo realizado en 2016— sólo 9% de los mexicanos son veganos. Es muy probable que ese porcentaje haya crecido bastante, ya que en 2017 fuimos testigos de un verdadero boom del veganismo.

¿Qué significa ser vegano? Los veganos no sólo renuncian a todo producto de origen animal en su dieta, sino que también adoptan una filosofía de respeto y no violencia hacia los animales: rechazan los deportes o espectáculos en los que se maltrata a estos seres, así como el comercio con mascotas; no usan accesorios ni ropa hecha con pieles ni adquieren productos probados en animales. Algunos veganos practican el concepto completo por cuestiones éticas; otros adoptan sólo la dieta por motivos de salud; tampoco hay que olvidar a quienes lo experimentan por moda.

El veganismo no es una moda millennial como algunos creen. El movimiento surgió en Inglaterra en 1944, cuando Donald Watson fundó The Vegan Society y acuñó la palabra «vegano» para designar a aquellos vegetarianos de dieta estricta o pura, es decir, que no consumían lácteos ni huevos. Desde sus inicios, la asociación hace activismo, y difunde este estilo de vida y la celebración del 1° de noviembre como el Día Mundial del Veganismo. Después de décadas de picar piedra, los resultados ya son visibles: en todo el mundo hay cada vez más campañas a favor de los derechos de los animales. Un ejemplo en México es la difusión que ha tenido el video en que el actor Eugenio Derbez denuncia la inimaginable crueldad con que son torturados los animales en los rastros del país, el cual presenta imágenes obtenidas por activistas infiltrados. Las peticiones para que el gobierno mexicano garantice que los animales se sacrifiquen sedados no se hicieron esperar.

En este año, fue muy notorio el aumento de la presencia vegana en la cultura mexicana. Ante nuestros ojos, han ido cambiando las cartas de restaurantes de todo tipo, donde ahora es posible encontrar opciones veganas. También sorprende descubrir cada vez más restaurantes veganos, lo que implica que los emprendedores ya no temen invertir en una opción que hasta hace poco parecía poco rentable y hasta riesgosa.

Y si de sorpresas se trata, los puestos callejeros de tacos veganos merecen una mención especial, pues tanto vegetarianos como veganos nunca soñaron con participar de ese curioso placer de detenerse en plena calle a comerse unos tacos de guisado como cualquier omnívoro, a quien (hay que reconocerlo) a veces veían con cierta envidia por saberse excluidos de ese gusto que todo mexicano tiene derecho de darse. Ahora los veganos pueden rodear un puesto y disfrutar sin culpa de chicharrón en salsa verde, pastor, suadero, picadillo, bistec, chorizo, barbacoa y hasta mariscos.

A pesar de esta expansión de opciones veganas, aún no es posible salir de la oficina o de la casa y tener la certeza de que en la esquina encontraremos un puesto de tacos veganos o un restaurante especializado, por lo que resulta magnífica la existencia de los bazares veganos que se organizan en la CDMX, como La Veganería y el Bazar Vegano, iniciativas de entusiastas del movimiento, que por lo menos una vez al mes se reúnen para ofrecer deliciosa gastronomía vegana no sólo a veganos y vegetarianos, sino hasta a carnívoros, que entran escépticos y salen sorprendidos.

Además de degustar antojitos, pizzas, hot-dogs, hamburguesas, tacos y pasteles, en estos bazares es posible adquirir productos, ropa y accesorios hechos sin ningún tipo de material animal; asistir a pláticas sobre nutrición para derrumbar los mitos sobre el veganismo, y encontrar programas de adopción, acopio y albergue para animales.

Pronto sabremos si México se sumará a la lista de países donde la alternativa vegana es ya una realidad, como Alemania, donde el aumento de la población vegana fue de 800% en el último año y, en consecuencia, las principales marcas ya se ven obligadas a desarrollar opciones para este tipo de alimentación.

¿Será que ser vegano es fashion? ¿Será una tendencia pasajera? ¿O se estará gestando un cambio de conciencia en los mexicanos que nos conducirá a un estilo de vida saludable y a la vez respetuoso con los animales y con el medio ambiente?

-->