hi

Riverdale, del cómic al non-revival adolescente

¿Qué sería de nuestras vidas sin Batman o Sherlock Holmes? Ambos han sido parte de la cultura popular por demasiado tiempo y nunca va a existir un punto en el que los dejemos descansar. Con decir que Batman tiene más de 75 años y Holmes ha sido el personaje más veces reinterpretado por actores, teniendo un total de 75 versiones, entre las que destacan, al menos para nosotros, las de Benedict Cumberbatch y Robert Downey Jr.

Pero no sólo es con estos personajes, Hollywood tiene una necesidad de aplicar el revival en cada pieza que pueda significar grandes cantidades de dinero, invirtiendo en expresiones artísticas que unen generaciones vigentes. De ahí el éxito de cosas como los Avengers, los Power Rangers, los Animaniacs (Hulu estará encargado de regresarlos a la vida) y todo lo que signifique añoranza para nuestros ojos.

Sin embargo ¿alguien extrañaba a Archie, aquel chico pelirrojo habitante de Riverdale que entre sus aventuras más destacadas están el conocer al presidente de los Estados Unidos y hacer un crossover con un Bruce Wayne setentero? Lo dudo. Archie (cuya primera publicación fue en 1939) es a simple vista sinónimo de ñoñez, el buen vecino que siempre será perfecto y por ese simple hecho te cae mal.

En un afán de deshacerse de esa imagen, The CW revive a Archie en Riverdale, la serie que trae de regreso a todos los habitantes de ese pueblecillo colorido pero a su inversa: chicos que brincan ante el ojo del espectador por lo “sexy” que son con ayuda del neón que ilumina todas sus noches, para convertir ese arquetipo de perfección en una versión neo noir del cómic.

La trama comienza a desarrollarse cuando el hermano gemelo de Sheryl Blossom (Madelaine Petsch) es encontrado muerto en el río, al mero estilo de Twin Peaks. Es así como Archie (KJ Apa), Jughead (o Torombolo para el público latinoamericano, siendo Cole Sprouse quien le da vida), Betty (Lili Reinhart) y Verónica (Camila Mendes) se proponen encontrar al culpable del asesinato. Es así como Riverdale encontraba un tono entre un lado oscuro sin dejar atrás los gustos culposos y sobre exagerados de su fanaticada adolescente.

También podría interesarte: Twin Peaks, the Return se va en una oscuridad placentera

El problema surge cuando el misterio supera a Riverdale en proporciones gigantescas, en el pueblo pasa de todo: tráfico de drogas, asesinatos, la residencia de pandillas motociclistas y de la mafia italiana (y de alguna forma mexicana), malversaciones del gobierno… problemas que le quedan grandes a sus juveniles protagonistas por el tono excesivo de sus interpretaciones. Añadamos que se crean líneas argumentales para veinticuatro capítulos por temporada tan disparejas que se ve que en algún punto se quedarán sin ideas para llegar más allá de su quinta temporada.

Existe una relación inconexa entre el guión de cada episodio y el de sus personajes. La toma de decisiones es una burla: nunca existe un momento brillante para Archie, lo que hace que uno como audiencia sienta la serie monótona haciendo que sus estelares queden en situaciones absurdas para que el show continúe, a pesar de que ya se empiecen a introducir estos episodios de quiebre, como el tributo a Carrie.

Al no establecerse los personajes, se ve afectado todo al drama: Sheryl Blossom y Alice Cooper no tienen una tendencia definida, son volátiles y pretenciosas, lo que hace que el espectador nunca entienda el porqué de su existencia en el drama.

Más allá del déficit entre la conexión entre guion, personajes y dirección, la fotografía, en su mayoría dirigida por Brendan Uegama (quien también ha prestado su talento en la serie Van Helsing), y su postproducción es fascinante: si no son los neones del exterior, es el buen uso de planos holandeses lo que trae intranquilidad a los ojos del espectador. Ese tono surreal, en escenas menores en su mayoría, que pretende tener la serie es logrado por esos tonos fríos y lúgubres del trabajo de fotografía, reforzando esos puntos débiles del guion.

El otro punto importante de la serie es la música: el score original, compuesto por Blake Neely (Arrow) y Sherri Chung (Blindspot), el cual toma como base el sintetizador y esos acentos filosos muy al estilo de Scream, crean el ambiente perfecto para que se desarrolle el misterio. Además de eso, la serie cuenta con momentos musicales, desde la evidente selección de “Candy Girl (Sugar, Sugar)” hasta Mad World en forma de tributo a Donnie Darko, la mayoría siendo reinterpretadas por su cast, que sirven como background para presentar situaciones en vez de ver un aburrido número musical forzado.

Riverdale no es perfecta: si en su primera temporada prometía ser innovadora, la segunda demuestra que le gana más el peso del eye candy en forma de jóvenes exuberantes que intentan liberar toda esa tensión sexual hasta donde permite la censura de The CW, descuidando su trama y la forma de sus personajes. De esta forma Roberto Aguirre-Sasca, creador de la serie, no hace un revival del cómic, sino una concepción de un híbrido conformado por High School Musical, Gossip Girl, Twin Peaks, Donnie Darko, Viernes 13 y demás referencias, dirigidas al público puberto y discriminando por completo al joven adulto que en otros términos podría ser su audiencia predilecta.

Twin Peaks, the Return se va en una oscuridad placentera

La mirada de David Lynch no se parece a ninguna otra, por consiguiente su obra se distingue de una manera muy similar. Ejemplo de esto son los 18 capítulos que conformaron la tercera y última temporada de la serie de culto Twin Peaks, que en los noventa del siglo pasado significó un antes y un después para la producción de la pantalla chica y en 2017 la proeza se repite. No hay nada en la televisión actual que se acerque a la factura de este creador de sueños, misterios y secretos.

La música es uno de los aspectos sustanciales en la obra del artista estadounidense, para Twin Peaks. The Return, en cada capítulo hacia el final de los mismos utiliza la música como simulación de la construcción de un puente por donde nos desplazamos los espectadores entre uno y otro capítulo y ésta justamente obedece a un gusto exquisito de Lynch; Chromatics, Snake Eyes, Nine Inch Nails, (a la mitad del episodio 8) Au Revoir Siomone/Lark, Eddie Vedder, The Vails y Rebekah Del Rio (extraída del pasado fílmico del autor) y para cerrar la estrambótica serie Julee Cruise quien también formó parte de este proyecto en aquel 1990, son los músicos que con sus composiciones, obscuras y contemplativas redondearon espléndidamente la concepción de esta última temporada de la mítica serie.

Los personajes en Twin Peaks the Return, también son sustanciales, varios de ellos retomados desde las primeras dos temporadas como Diane la mujer del tronco, Gordon Cole (interpretado por Lynch) y Dale Cooper el agente que investiga el asesinato de Laura Palmer, entre otros, además de los nuevos personajes interpretados por Naomi Watts, Tim Roth y JenniferJason Leight, lograron en conjunción retroalimentar un pasado futuro en constante flujo y sumamente importante para las peculiaridades narrativos de la historia.

En cuanto a los capítulos, el número 8 en realidad es central no solamente para la serie sino también para la historia de la televisión del siglo XXI, el espejo de la belleza y su contario fluyen ambivalentes, el disfrute entre la tensión y la contemplación de la abstracción narrativa lo llevan a lo sublime del lenguaje televisivo, sin duda este episodio significa el destello más representativo en esta última etapa de David Lynch.

El diseño de audio es tan minucioso a lo largo de los 18 episodios, que nos lleva a vislumbrarlo con su cercanía con el séptimo arte, la manera en la que el autor despliega su obsesión por marcar detalladamente la importancia de los sonidos en la composición sonora, es realmente atractiva y reveladora de los tratamientos que son posibles en esta era digital con la que Lynch ha logrado un magnifico diálogo que le ha permitido construir no solo uno de los diseños de audio más memorables para la televisión de este año, sino también de esta década.

El episodio doble final de Twin Peaks. The Return, juega constantemente con las dimensiones, la intertemporalidad y la dualidad de los personajes, tres recursos que solo Lynch podría manejar con tal habilidad al mismo tiempo, este trinomio de ejes no solo los distinguimos en esta serie, sino también en las últimas piezas fílmicas que nos entrego, este hecho nos podría parecer un recurso recurrente en su obra, pero al mismo tiempo su utilización lo hace fascinante.

Como muchos lo esperábamos, el cineasta no concluiría esta serie de manera convencional, no daría explicaciones sino detonaría más preguntas, nos dejaría pensando en este mundo Lynchiano tan seductor, en ese universo tan abstracto y surrealista, en ese lugar tan apasionante denominado el imaginario personal. Lynch jugo todo el tiempo con nuestra experiencia cognitiva y estética, siguió rompiendo las reglas de la narrativa convencional y realmente agradecemos que esto ocurriera, que este autor nos compartiera una vez más sus  sueños, misterios y secretos.

Lou Reed, Björk, Fugazi y Siouxsie and the Banshees en la serie 33 1/3

 

A la vanguardia antes de que los vinilos fueran tan mencionados, el formato de 33 1/3 se convirtió en una referencia de lectura obligada para los que entienden la música a través de sus ojos. A los más de 50 libros pronto se sumarán el análisis de discos de Lou Reed, Björk, ODB, Fugazi, Bob Mould, la serie ‘Twin Peaks’ (que por supuesto también tiene la esencia de la música en cada cuadro), Jawbreaker, Modern Lovers, Young Marble Giants, Siouxsie and the Banshees y Pharcyde.

 

Como en otras ediciones de la serie, la idea sigue siendo la misma, cada libro de la colección estudia y contextualiza un disco concreto, muy parecido a nuestro Sonorock 9, pero en un pequeño formato que no recorre toda una discografía, se limita a algo más pequeño que un bolsillo y sin superar nunca las 200 páginas, la colección no quiere ser una serie de biografías extensas, sino una llave para entender mejor los discos.

 

 

La nueva serie de 33 1/3 tendrá 16 nuevos títulos, checa la lista:

 

-->