hi

Banda Sonora 101 – Trent Reznor y el cine

Hace poco se presentó en México el músico y productor Trent Reznor, líder de la banda Nine Inch Nails. Los capitalinos tuvieron la oportunidad de verlo primero en el Corona Capital, donde fue cabeza de cartel, y luego en un show memorable en el Plaza Condesa.

Resulta que Trent Reznor, además de su trabajo como productor musical y al frente con Nine Inch Nails, es un reconocido compositor de música para cine que incluso ya ganó, junto con su cómplice Atticus Ross, el Oscar a mejor score original por la música de LA RED SOCIAL (2010) de David Fincher, cineasta con el que ha trabajado desde entonces.

El primer acercamiento de Reznor con el medio cinematográfico se dio en 1994 cuando produjo el soundtrack de ASESINOS POR NATURALEZA, filme hiperviolento realizado por Oliver Stone a partir de una historia original de Quentin Tarantino. Reznor se encargó de compilar la música de la película y de darle una identidad sonora al soundtrack. En una entrevista a MTV, Reznor explicó:

“Le propuse a Oliver Stone que hiciéramos del soundtrack un collage de sonidos, tal como la música es utilizada en la película. Entonces editamos las canciones, incluimos diálogos e hicimos del soundtrack algo interesante, en lugar de una simple compilación de rolas previamente publicadas.”

El soundtrack de ASESINOS POR NATURALEZA es sin duda uno de los álbumes mejor producidos del cine rock de la década de los noventa, sólo comparable con los de PULP FICTION de Quentin Tarantino y TRAINSPOTTING de Danny Boyle.

La selección de rolas incluye a bandas y artistas de la talla de Leonard Cohen, Patti Smith, Cowboy Junkies, Bob Dylan, Peter Gabriel y por su puesto Nine Inch Nails.

El segundo acercamiento de Reznor con el cine fue en 1997, cuando colaboró con música original y produjo el soundtrack de LOST HIGHWAY de David Lynch.

El soundrack de LOST HIGHWAY incluye música original de Angelo Badalamenti, Barry Adamson y Trent Reznor, además de rolas de David Bowie, The Smashing Pumpkins, Marilyn Manson, Lou Reed y Ramstein.

Tras la exitosa colaboración con Lynch en LOST HIGHWAY, Trent Reznor se interesó en la composición de música original para cine y se asoció con el británico Atticus Ross. En 2010, el dúo Reznor-Ross fue invitado por el cineasta David Fincher a musicalizar LA RED SOCIAL, filme sobre la historia de Facebook y su creador Mark Zuckerberg.

La incursión de Trent Reznor en la composición de música para cine dio como resultado un score atmosférico, denso y cargado de sonidos electrónicos, mismo que al año siguiente fue reconocido con el Oscar a mejor música original.

 

 

Trent Reznor y Atticus Ross fueron reconocidos por una Academia de Cine estadounidense bastante conservadora, acostumbrada a premiar a compositores de música para orquesta y egresados de conservatorios, como John Williams, Hans Zimmer, Danny Elfman, Ennio Morricone, etcétera.

A partir de su participación en LA RED SOCIAL, Tren Reznor y Atticus Ross se convirtieron, no sólo en la pareja creativa de Davd Fincher, sino en un poderoso binomio que a la fecha juega en las grandes ligas del cine a escala mundial. No faltarán, si no es que ya los hay, los investigadores que estudien la relevancia de este par en materia de composición de música para cine.

Luego del éxito de LA RED SOCIAL, David Fincher invitó de nuevo al dúo Trent Reznor – Atticus Ross a musicalizar su siguiente proyecto: LA CHICA DEL DRAGÓN TATUADO (2011). No es de lo mejor en la filmografía de un director que ha dado grandes películas como EL CLUB DE LA PELEA, ZODIAC y LA RED SOCIAL. Lo más rescatable del filme es sin duda la música original de Trent Reznor y Atticus Ross, quienes armaron nuevamente un score atmosférico, sin melodías convencionales, denso e impregnado de sonidos electrónicos.

La relación entre el cineasta David Fincher y el dúo Trent Reznor – Atticus Ross continuó en 2014 con PERDIDA (GONE GIRL), adaptación fílmica de la novela homónima de Gillian Flynn, quien también escribió el guión. Se trata de una película de intriga sobre la desaparición de una mujer y la música de Trent Reznor y Atticus Ross en este caso es aún más densa y atmosférica que en sus dos anteriores colaboraciones con David Fincher. Un collage de sonidos densos y dilatados, cuya finalidad es crear estados de ánimo en el espectador.

En el 2016, Trent Reznor y Atticus Ross fueron invitados por el cineasta Fisher Stevens para musicalizar el documental BEFORE THE FLOOD, el cual advierte sobre los problemas que enfrenta el planeta y la humanidad ante el calentamiento global y la falta de conciencia ecológica. En el score de este documental participan Trent Reznor, Atticus Ross, Gustavo Santaolalla y la banda de post rock Mogwai.

 

 

Este documental tiene como narrador a Leonardo DiCaprio, quien recorre el mundo mientras advierte sobre cómo los seres humanos estamos acabando con nuestra propia casa, el planeta Tierra.

Luego de trabajar con Mogwai y Gustavo Santaolalla en el score original de BEFORE THE FLOOD, Trent Reznor y Atticus Ross compusieron la música original PATRIOTS DAY, película de Peter Berg sobre los atentados con bomba durante el maratón de Bostón en 2013.

Trent Reznor y Atticus Ross observaron horas de grabaciones que proporcionó la FBI de Estados Unidos y armaron nuevamente un score atmosférico, enfocado en crear estados de ánimo en los espectadores y en fortalecer el sentido del relato.

El siguiente proyecto fílmico de Trent Reznor y Atticus Ross se dio en 2017 y se llama THE VIETNAM WAR, un serie documental de 18 horas sobre la guerra titular.

Tras musicalizar THE VIETNAM WAR, Trent Reznor y Atticus Ross compusieron el score original la película MID90s de Jonah Hill, cuyo soundtrack acaba de ser publicado hace apenas unas semanas.

Además de este proyecto, Trent Reznor y Atticus Ross ya compusieron la música original de BIRD BOX, película de la cineasta danesa Susane Bier, y actualmente trabajan en tres proyectos: THE WOMAN IN THE WINDOW (2019) de Joe Wright, WAVES de Tray Edward Shultz y en la serie de televisión WATCHMEN.

Así que el dúo Trent Reznor y Atticus Ross todavía tiene mucho que dar al medio cinematográfico.

On record: los lanzamientos esenciales de la semana

Esta semana, los mejores lanzamientos del rock, pop y jazz, según la revista Culture de The Sunday Times

GORILLAZ
The Now Now

Parlophone

Después de fallar con Humanz el año pasado, Damon Albarn vuelve a la silla de montar en tiempo récord, como si se hubiera decidido a expiar un álbum que, salvo por uno o dos brotes de placer puro, era pesado, un pedazo de sus 20 canciones e interludios que coquetean con la autoparodia. The Now Now es una bestia completamente diferente, meramente 11 canciones que se abren paso en una evocadora brisa de verano, obligándonos a bajar herramientas y rendirnos al escapismo. La humildad, caracterizada por la guitarra de George Benson, es típica, su aleatoria mezcla de ojos azules canaliza Hall & Oates y Boz Scaggs para dar un efecto fino. El Tranz de Kraftwerky, aunque tiene una mayor carga de letras, sigue siendo liviano en el pedal. Albarn y Snoop Dogg negocian la canción Hollywood en una neblina narcótica; el Idaho, con sus letras líricas, clava el don de Albarn para melodías y estructuras que son casi himnos en su elegancia; Magic City combina bajos potentes con un brillante órgano de feria, sobre el que su canturreo es el más  fastidioso del mundo; el reggae harapiento de Sorcererz introduce el falsete tostado y se sale con la suya. Albarn escribió y grabó esto mientras finalizaba el segundo álbum más oscuro de Good, the Bad & the Queen. Él siempre ha hecho malabares con pelotas, y rara vez deja caer una. Aquellos marcados como “The Now Now” permanecen en el aire, como Gorillaz de antaño: espía, arqueado, lúgubre, juguetón, hipnótico y caricaturesco, sin perder su filo. Bienvenidos de nuevo.

 

 

BEBE REXHA
Expectations

Warner Bros

Rexha estaba en camino a convertirse en una estrella de R & B con fantásticos créditos de escritura, incluyendo la canción ganadora de Grammys de Eminem y Rihanna, The Monster, hasta que su freak hit con el dúo rural Florida Georgia Line, Meant to Be, hizo una llave inglesa en sus obras. Menos mal, ya que ella es menos interesante en el bailable single de 2016 I Got You. Cantando con estridencia al ritmo de la guitarra y la batería en Ferrari, enumerando sus fallas en la emocional I’m a Mess o derramando sus agallas sobre la magnífica Knees, está sonando en los talones de Pink y Sia.

 

 

 

NINE INCH NAILS
Bad Witch

Null Corporation/Caroline

Este es el tercero de una trilogía de EPs. El primero, Not the Real Events (2016), analizó cuán jodido se ha vuelto el mundo; en 2017, Add Violence buscó razones; ahora Bad Witch concluye que, básicamente, los humanos están diseñados para echar a perder las cosas. “We just can’t help ourselves”, grita Trent Reznor en Ahead of Ourselves. Hay mucho ruido, como era de esperarse, pero la mejor cosa aquí es God Break Down the Door, en el que Reznor canta “correctamente” sobre el sax melancólico (y se parece mucho a Bowie de los 90).

 

 

LETS EAT GRANDMA
Im All Ears

Transgressive

Cuando salió el debut de Let’s Eat Grandma, el consenso sostuvo que era destacable para dos niñas adolescentes, con inferencias de que debía haber algún maestro titiritero detrás de su trabajo. Dos años más tarde, Rosa Walton y Jenny Hollingworth todavía son adolescentes, todavía son destacables, y todavía no hay titiritero. Sólo una fenomenal composición de canciones (Ava), la interacción deslumbrante de dos voces que se niegan a mezclarse suavemente (I Will Be Waiting), evocadores sintetizadores de los 80 (It’s Not Just Me) y alt-pop (el “Oh… wait a minute” ruptura en Hot Pink).

 

 

THE ORB
No Sounds Are Out of Bounds

Cooking Vinyl

Cumplir 30 ha hecho maravillas para The Orb. Después de años en el desierto tecno, los pioneros de Chillout regresan a sus raíces para un 15º álbum que trae de nuevo a los colaboradores Youth y Jah Wobble al redil y reubica el sentido del humor. The End of the End suena como Dido haciendo doblaje en ácido, el aireado Wish I Had a Pretty Dog incluye ladridos, cuerdas suntuosas, percusión espeluznante y un anillo de teléfono, y Wolfbane establece un mensaje contra la guerra en ritmos de hip-hop y dobles bajo.

 

KAMASI WASHINGTON
Heaven and Earth

XL Recordings

Un saxofonista que apunta al corazón más que a la cabeza —y se conecta con un público joven— tiene que ser algo bueno. Dicho eso, la exageración que rodea al líder de Los Ángeles es extraña. Una vez más, las melodías se extienden a proporciones elefánticas con tambores hiperactivos, arreglos corales kitsch y solos mediocres. Courtney Pine hace este tipo de cosas con mucha más convicción. ¿Jazz cósmico? Más como Muzak intergaláctico.

 

VARIOUS ARTISTS
Destination: Fellside Recordings 1976-2018

Fellside

No es el final del camino para la discográfica folk de Cumbria, pero sus cofundadores, Paul y Linda Adams, están retrocediendo. La lista de nombres reunidos aquí, desde Peter Bellamy hasta Nancy Kerr, ofrece una excelente muestra de la escena británica. Hay canciones con licencias anteriores y una pizca del jazz spin-off Lake: no es frecuente encontrar a Chris Barber en la misma compilación que Dave Swarbrick.

 

 

MUST-HAVE REISSUE
GUNS N ROSES
Appetite for Destruction: Locked N Loaded Edition

Geffen/UMe

De accesible a financieramente ruinoso, los múltiples formatos de esta reedición incluyen desde láminas de tatuajes y púas hasta demos sin publicar y videos Blu-ray. El disco debut más vendido de Estados Unidos de todos los tiempos, Appetite for Destruction elevó a la banda al estrellato y las ventas globales superaron los 30 millones, asistidas por éxitos como Sweet Child o ‘Mine y Paradise City. La arrogancia y las drogas pasaron factura, pero, 31 años después, la fanfarronería sigue siendo atractiva, aunque levemente absurda.

 

Traducción libre de Lilith T. Masso. Texto tomado de Culture de The Sunday Times.

-->