hi

The Winery Dogs

Por: Miguel Vicke Chiquini / @miguelchiquini

 

A la llegada al Plaza Condesa ya había gente formada esperando por acceder y poder tener un lugar lo más cerca posible de RIchie Kotzen (guitarra, voz), Billy Sheehan (bajo) y Mike Portnoy (batería), quienes demostraron en todo momento su impecable maestría sobre el escenario.

 

Obviamente no podemos dejar de hablar de IAN (ex vocalista de Rata Blanca) quien con su banda de Rock/Metal Argentino que abriera el escenario y encendiera los ánimos de la multitud que, poco a poco fue llenando el Plaza, mientras demostraban que las bandas de rock latinoamericanas también tienen mucho que ofrecer al público.

Estridentes riffs en las guitarras, un “bajeo” con mucho poder, una batería que demostraba técnica y velocidad, todo complementado entre sí con una voz que erizaba la piel con los tonos que podía alcanzar, definitivamente una banda que comprobó que debían estar en el Plaza como “teloneros” de The Winery Dogs.

 

En punto de las 9:00 p.m., comienza el juego de luces y el tema de entrada de The Winery Dogs, mientras la manta con el logo de la banda se eleva y al alcanzar el punto más alto, comienzan a entrar a escena Richie (Kotzen), Billy (Sheehan) y Mike (Portnoy), para tomar sus lugares en el escenario y comenzar a deleitar con su música a los asistentes que abarrotaron el lugar.

 

 

‘Oblivion’, ‘Captain Love’ y ‘Hot Streak’, los tres sencillos de su álbum ‘Hot Streak’, fueron con los que comenzaron su presentación.

Después de interpretar algunos temas, Mike Portnoy tomó el micrófono para dirigir unas palabras al público que ahí estaba, “ya iba siendo hora. Llevamos dos años recorriendo el mundo con esta banda (The Winery Dogs) y no habíamos venido a México. Más vale tarde que nunca”.

 

‘Elevate’, ‘Desire’, ‘Empire’, ‘Time Machine’, ‘Regret’, ‘The Other Side’, ‘How Long’, ‘Fire’, ‘Ghost Town’, vaya, tocaron casi en su totalidad los dos discos que lanzaron desde su formación en el 2012 y los cuales el público cantó junto con ellos a lo largo del show.

 

 

Richie Kotzen interpretó dos temas en solitario, uno de ellos en los teclados y el otro con la guitarra acústica, para demostrar su técnica y su imponente voz.

Billy Sheehan tuvo también un momento de protagonismo total, con un sólo de bajo que hizo retumbar el Plaza, comprobando, más allá de una técnica muy parecida a la de muchos virtuosos de la guitarra, la experiencia que tiene ya en los escenarios.

 

No podemos dejar de hablar de Mike Portnoy, aclamado por toda la audiencia, quién interpretó un solo de batería que llevó más allá cualquier cosa que hayamos visto antes, ya que comenzó sentado en su batería, se levantó y sin dejar de tocar la rodeó, vaya, recorrió todo el escenario con sus baquetas siguiendo el ritmo, suelo, bafles, atriles, micrófonos, siguió tocando por todo el escenario dando rienda suelta al talento el cual lo ha posicionado  como uno de los mejores bateristas de los últimos años.

 

Indudablemente un show increíble de principio a fin, que hizo salir llenos de satisfacción a los asistentes de este épico concierto.

 

-->