hi

Sonic Arsenal: The (International) Noise Conspiracy, el sonido de la resistencia

En tiempos en los que desconfías de todos los políticos, te parecen innecesarias las múltiples discusiones en redes, porqué el principal argumento es el meme y la descalificación, regresa a mi mente una de las bandas que hace 20 años consolidó las bases de mi educación, apareció en mi vida con la frase “somos izquierdistas, anti-capitalistas y una buena mezcla de socialismo, anarquismo y comunismo, artistas dadá y situacionistas”. De música simple, pero absolutamente llena de intenciones, The (International) Noise Conspiracy.

T(I)NC no es un grupo que buscará una definición musical o política, más bien intentaba convertirse en una extensión de la cultura popular, además de una forma de desafío y resistencia, elementos que al menos en algunos casos de la música, han quedado en simple entretenimiento. Estaban en contra de la globalización, más no asistían a cada reunión de los líderes mundiales y tampoco atacaban los establecimientos de McDonalds y Coca-Cola.

El grupo fue una especie de concepto revolucionario, que desde el nombre resaltó: la palabra The tenía un uso simbólico para recordarnos que éste no es otro acto de rock. (International) no sólo indicaban una ubicación mundial, también acentuaba ese carácter de resistencia y comunión en todos los niveles e ideas, dejando claro que el grupo tenía cabida en cualquier lugar del planeta. Noise enmarcaba cualquier clase de sonidos subversivos, que a diferencia de la música común, son utilizados para atacar y revolucionar. Conspiracy denotaba una sociedad secreta, subterránea, un grupo urbano de terroristas dispuestos a atacar y cuestionar cualquier instancia o ideal cultural.

The (International) Noise Conspiracy no solo fue un manifiesto cultural, también fue una excelente banda que mezclaba garage sucio de los 60, punk rock, soul y un pensamiento contestatario al estilo de The Clash. La línea que siguió T(I)NC durante casi 10 años fue bastante simple, al menos eso decía el vocalista Dennis Lyxzén: “Lo que hacemos, es decir algunas ideas que nos gustan. Algunas de ellas no tienen sentido juntas. Son contradictorias… Sólo tratamos de inspirar a la gente para que tenga sus propias reacciones”.

Además de los elementos contestatarios y musicales, el otro punto que caracterizó enormemente la música de The (International) Noise Conspiracy fue su lugar de origen: Suecia. El grupo es parte de esa escena que se mantuvo lejos de la luz hasta que explotó hace cinco años, dejándonos ver bandas como The Hives, Soundtrack Of Our Lives, Turbonegro, Sahara Hotnights, Millencolin y División of Laura Lee, coincidiendo casi todas en estilo e influencias, diferenciándose por la esencia de sus letras. Dentro de la escena sueca, T(I)NC no se sentía desamparado con su discurso político, al contrario encontró muchas conexiones de ese tipo, aunque “hay bandas con las que nos gusta tocar, hay otras con las que no”.

The (International) Noise Conspiracy surgió específicamente de cinco grupos suecos que seguían la línea de la política. Cuatro de ellos aún existen, pero el más influyente de todos fue el desaparecido y resucitado The Refused, más que nada porque liberó a su vocalista (Dennis Lyxzén) y lo dejó con la ansiedad de seguir compartiendo sus pensamientos e ideales. En ese momento en que The Refused se extinguió apareció otro habitante de Umeå, Lars Strömberg, que en esa época participaba en el grupo Separation. Las ideas de Dennis lo entusiasmaron y aceptó unírsele en 1998. Poco después se integró a T(I)NC el bajista y amigo de Lars, Inge Johansson, que tocaba en la banda de art/noise Female Anchor of Sade. Las dos piezas finales de The (International) Noise Conspiracy fueron encontradas en la guitarrista/organista Sara Almgren y el baterista Ludwig Dahlberg, que militaban en Saidwas.

La invitación para formar parte de T(I)NC fue aceptada inmediatamente porque el ex-vocalista de The Refused estaría al frente del proyecto, pero también influyó la filosofía que adoptó la banda: “el conjunto de rock perfecto debe ser una combinación entre Elvis y el Che Guevara”. La frase dicha por el cantante y compositor Phil Ochs, impactó tanto a los cinco músicos que decidieron el otoño de 1998 hacer realidad esa declaración. Con cada pieza en su lugar, el grupo entró al estudio Second Home a principios de 1999 con el objetivo de grabar 12 canciones.

Los tracks fueron lanzados en cinco discos diferentes distribuidos por los sellos independientes The Black Mask Collective (propiedad del grupo), Premonition, Car Crash, y Trans Solar Records. El éxito de cada una de las producciones obligó a T(I)NC a unir los 12 tracks y lanzar su primer LP, ‘The First Conspiracy’, y realizar su primera gira. China fue el primer lugar que visitaron, haciendo su primera manifestación política al unirse a la décima conmemoración de la masacre de la Plaza Tiananmen, en un ambiente en el que el grupo ni siquiera tenía autorización para tocar.

También te podría interesar: Pink Floyd vs Punk

Para 1999, la escena sueca apenas se preparaba para unirse a las ligas mundiales. The (International) Noise Conspiracy también se alistaba para ese gran acontecimiento a principios del 2000, momento en el que decidieron lanzar un segundo álbum titulado ‘Survival Sickness’ a través del sello que albergó a la mayoría de la escena de ese país, Burning Heart Records. Con canciones como ‘Smash it Up’ y ‘The Reproduction of Death’, inmediatamente llamaron la atención del mundo, obligándolos a realizar varias presentaciones en Europa y Estados Unidos, donde The Refused aún no había sido olvidado y hasta se presentaba como un grupo nuevo a pesar de su extinción. También influyeron algunas frases del booklet, que te dejaban pensando en esa “luz que hay en cada uno”.

Antes de que acabara el año 2000, el grupo lanzó el EP ‘Capitalism Stole My Virginity’, donde no sólo lograron sacar algunos manifiestos como del libro rojo de Mao, sino que también ayudaron a que el interés por el garage rock escandinavo aumentara. Aprovechando ese gran momento sueco, en el 2001 T(I)NC lanzó su tercera producción ‘A New Morning, Changing Weather’, una nueva muestra de punk y garage mezclada con letras idealistas, haciendo cuestionamientos sobre la libertad, el capitalismo y las relaciones personales intensas, que al mismo tiempo te hacen bailar con ritmo revolucionario.

En 101 palabras

Actualmente… muchos escuchas parecen pensar cada dìa más de la misma manera como se comportan… los iPods… y por lo mismo, ya no se comprometen con un género musical solitario…uno que les promete moldear perfectamente su naturaleza humana y convertirlos en los salvadores del mundo… situación que ha permitido a un aparente estilo de vida desastroso llamado “musica clasica”, el tener una segunda oportunidad… ya que muchos de los rockeros inteligentes de hoy en día incluyen entre sus preferencias, algunas pieza de música clásica contemporánea… o de la llamada tendencia nü clásica, ya que los antiguos límites abismales entre lo “popular” y lo “clásico” cada vez se hacen más indistinguibles gracias a la creatividad de los artistas…y solo los muy ciegos… o muy necios le ven un problema a este acercamiento.

 

Al final toda la música se convierte en…música clásica,… ya que al repasar la historia de otros géneros musicales, es imposible no percibir una sensacion de divertido… deja-vu. Así, la historia del jazz, por ejemplo, pareciera recapitular la evoluciòn de la música clásica…¡pero a gran velocidad!:

Primera etapa: Satchmo y Duke…y Bix y Jelly Roll enseñan a una generación de músicos a… “extraviarse” en el sonido…

Segunda etapa: la era de la pompa burguesa, donde las orquestas de swing de la alta sociedad se mueven paralelamente a las orquestas románticas norteamericanas.

Tercera etapa: los músicos se rebelan contra esa imágen burguesa haciendo eco de la revolución de la música clásica modernista, a veces incluso, involucrándose con ella (Charlie Parker utiliza los primeros acordes de la Consagración de la Primaver de Igor Stravinsky en su tema “Cacahuates Salados” (Salt Peanuts”).

Cuarta etapa: el free jazz aparece y su evolución vanguardista provoca que el jazz pierda contacto con las masas y se convierta en una expresión musical elitista.

Quinta y última etapa: un período de recompostura con figuras como Winton Marsallis intentando que el jazz tradicional se mueva artisticamente en paralelo con mucho de la música neo romántica de los compositores de finales del siglo XX, esfuerzo que, desgraciadamente, llega muy tarde para lograr que el jazz regrese al gusto del público en general

 

Y esta evolución en el jazz… puede ser perfectamente aplicable para el rock, pues…¿que es el movimiento punk o post punk, (etapa 3 del jazz)… sino rockeros románticos hipereducados rebelándose contra el romanticismo bombástico del rock progresivo o de estadios? (etapa 2 del jazz)… e igualmente…en los primeros años del siglo XXI hubo muchos exponentes del rock pertenecientes a la etapa 5 del jazz … reviviendo el neoclasicismo del rock… y así, agrupaciones como The Strokes, The Hives, The Vines, The Stills, The Thrills, The White Stripes y muchas otras, evocaron con su música, muchos de los momentos sonoros más puros de las décadas de 1960 y 1970, utilizando para ello instrumentos antiguos… amplificadores descontinuados… consolas de grabación anacrónicas…e incluso, algunos de ellos llegaron a afirmar que”…deliberadamente no usarían en su propuesta musical NADA que no hubieran escuchado antes… ”y aún más, uno de los discos de The White Stripes proclamaba en su contraportada que“ …en la grabación, mezcla y masterización de este disco NO se utilizó ningun dispositivo de computo….” (continuará)

Alex Ross, LISTEN TO THIS. 2010, NY, EUA.

Escucha al @Rocktor101 en Vanguardia 101 los jueves a las 20:00 horas.

-->