Springfield

Hawking no eligió a Pink Floyd como uno de sus discos para una isla desértica. Por el contrario en 1992, se decidió por el acto uno de The Valkyrie de Wagner, Please Please Me de Los Beatles, trabajos de Brahms, Beethoven y Mozart, y Non, Je Ne Regrette Rien de Édith Piaf