hi

El soundtrack de la vida – Verano Austral

En febrero de 1982 Gustavo Adrián Cerati conoce en el club River Plate a Charly Ficicchia, hijo de Tito Alberti. Completando así, la última pieza, junto con Zeta Bosio, que faltaba para lo que sería la formación de una de las bandas de rock en español más grandes de la historia.

Cabe mencionar que el movimiento rock argentino nace tras un hartazgo social de las oscuridad y represión de la dictadura militar y un sentimiento nacionalista provocado por la guerra de las Malvinas.

También podría interesarte: Cerati Infinito

La primera banda que formó Cerati junto a Bosio y Alberti se llamó los Estereotipos, inspirados en el sencillo Stereotype / Interrnational Jet Set de la banda británica de 2 tone, The Specials. La banda sobresalía por su mensaje antiracista y de unificación por la libertad. La influencia de la voz de Terry Hall en Gustavo Cerati es muy clara y el sentimiento idealista de la banda era compartido por el trío argentino.

 

 

En sus inicios la banda recorría la recién descubierta escena de pubs en la Capital Argentina, entre su repertorio se encontraba una versión en español de I Saw Her There de The Beatles, castellanizada como ‘La vi parada ahí’ . La canción original del cuarteto Liverpool, era el lado B de del primer sencillo del álbum Please, Please Me de 1963.
No puedo evitar imaginar la escena bonaerense de los 80 encendida entre humo de cigarrillo descubriendo su libertad.

 

Otra gran influencia de lo que sería Soda Stereo fue The Police, quienes visitaron Argentina en 1980.
18 años después, Miles Copeland invitó a Gustavo Cerati a participar en un disco tributo a la banda. Fue así como surgió Tráeme la noche, una versión en español de Bring on the night , que grabó junto a Andy Summers. Cerati confesó admirar la estructura armónica y melódica de la rola. En esta versión, Cerati toca el bajo y las percusiones estuvieron a cargo de Vinnie Colaiuta (se dice que Stewart Copeland al escuchar el track se lamentó por no haber participado).

Muy pocas veces tenemos la oportunidad de ponernos en los zapatos de nuestros ídolos y por una noche, Gustavo tuvo la ocasión de ser Sting.

 

 

La influencia y referencias a lo largo de mi vida con Gustavo Cerati y Soda Stereo son innumerables, por eso, en esta entrega decidí contar la historia desde otro punto de vista. Sin embargo estoy seguro de que muchos de sus propios soundtracks personales tienen mucho que ver con lo que nació en el verano austral y aún sigue vivo en nuestra memoria.

También podría interesarte: Bocanada, un encuentro de dos mundos de Gustavo Cerati

Soda Stereo: ‘Comfort y música para volar’

Por: Carlos González

1996: Héroes del Silencio dio luz a ‘Parasiempre’ y Café Tacvba reversionó a Botellita de Jeréz, Leo Dan y Juan Luis Guerra en su ‘Avalancha de éxitos’. Fue un año en el que la lengua española logró fluir con los sentimientos musicales, la mejor cara del “rock en tu idioma”. Sin embargo, 1996 también representa el apogeo del MTV Unplugged dado que fue el año preciso en el que se rompieron paradigmas musicales, específicamente con las presentaciones de Alice in Chains, Oasis y Kiss. Aterrizar canciones cuyos efectos no pertenecían de ninguna forma a la esencia acústica cimbró un “nuevo género”, aquel que bandas como Nirvana y Pearl Jam solo habían alcanzado.

En sentido contrario y de forma camaleónica, Soda Stereo nos entregó (a mi juicio) la mejor versión de sí mismos en muchos sentidos, pronunciando un sonido que no le pertenece a sus demás trabajos discográficos ni mucho menos al discurso “unplugged”. Un disco sin comparaciones, único y que alcanza muchas interpretaciones. ‘Comfort y música para volar’, de alguna forma un contraste con las otras reversiones que encontramos en el 2017 a través de ‘Sép7imo Día’.

Me es imposible no hablar de este disco sin partir de su título pues en él radica su mejor resumen y verdad absoluta. Y es que Gustavo Cerati pareciera haber hallado la compañía de sus poemas y solosen esta especie de viaje sonoro que hasta en ese entonces no había logrado distinguir. Acelerar y pausar, cantar y escuchar, extender y jamás acortar.

En esos adjetivos sobresalta la festiva ‘Cuando pase el temblor’ y el elegante puente con ‘zoom’ ante ‘Té para tres’, por ejemplo. El viaje mismo del ser humano, unas veces cálido y otras frío. La cálida “un misil en mi placard” que siempre lleva la viva imagen de un joven que no le convence el estar lejos de su copiloto. El frío de ‘Pasos’, que es quizá una de las canciones más transformadas, sugiere una noche de campo lleno de amigos y personas que se llenan de amor. Gustavo era un ser que no se cansó de cantarle al amor.

A lo largo del resto de las canciones que fueron tocadas esa noche uno puede comprender por qué la banda optó por el performancey no en sentido estricto por la intimidad acústica. Claro ejemplo es la forma en como Cerati toca la guitarra en un juego emotivo con sus pedales y sin menospreciar la humildad en el escenario, como un acto sexual que privilegia y respeta el cuerpo del otro, sabedor del deseo y enfado que uno quiere saciar.

Y es que al escuchar la excitable ‘En la ciudad de la furia’ es imposible resistirse a la parafilia de las emociones y pensamientos. La seductora voz de Andrea Echeverri y la historia de una ciudad repleta de oscuridad y rincones secretos en donde dos cuerpos se hallan escondidos sólo sugieren una cosa: amantes refugiados en la noche esperando despertar lado a lado. Palpitaciones y ritmos acelerados que justifican la adrenalina en forma de convulsión fueron evidentes en ‘Sonoman’ y ‘Disco eterno’; su vacuna, sin duda ‘Planeador’.

Interpretaciones como las anteriores son resultado de lo que muchas veces las canciones en sus versiones originales no despiertan, siempre con la sentencia de conservar el estilo. Aunado a ello la siempre réplica de que el setlist de canciones pudo incluir más u otras opciones, llevándonos como consecuencia la edición de dos formatos: 1996 y 2007; la primera de ellas con canciones que no tuvieron forma en ‘Sueño stereo’, tales como ‘Coral’ y ‘Superstar’.

Finalmente, hablando de su última producción discográfica ‘Sueño stereo’, me es nostálgico pensar que este fue el disco que más disfrutaron realizar, pues del mismo se desprende la mitad de canciones para elviaje que ya habían anticipado, si prestamos atención a un gran detalle: las últimas cuatro canciones, ‘Crema de estrellas’, ‘Planta’, ‘X-Playó’ y ‘Moiré’ están unidas musicalmente como un sólo tema, sin pausas. Era el despegar de la banda a un nuevo concepto y otra forma de expresarse, era la antesala de una transición.

Soda stereo fue siempre una banda amante de la metáfora y la seducción a lo que muchos no se lograron conectar de forma plural, es decir, en cada uno de sus discos habitan historias, colores y emociones, tal y como las estaciones del año. Para hablar de Soda se necesita hablar de un disco particular, un año, una canción, un verso. Su forma etérea fue consagrada en su unplugged y quizá eso explique porqué fue su último trabajo antes de que Cerati decidiera ser solista. El viaje estaba destinado a que muchos artistas fueran influidos por esa libertad musical sin apego a un solo género y de la poesía que escenificaron esa noche en Post Edge. Latinoamérica y el “rock en español” nunca fue el mismo.

El volar es una de las concepciones más bellas y sinceras de la imaginación. En el placer de volarse halla la oportunidad de amar, dejar de pensar, escuchar, escribir e incluso una forma de desprenderse de lo que es correcto o incorrecto para la sociedad; pero dicha idea de poder y querer volar hace de nuestra realidad un terreno sumamente difícil y confuso. Pocas son las oportunidades de encontrar medios físicos para llegar tan lejos de lo posible, aquello del alcance de nuestra imaginación y sentidos. ‘Comfort y música para volar’ es un gran recurso para llegar a las respuestas que muchas veces las personas o el tiempo nunca nos darán.

Un, dos, tres por la movida española…

Para papá (QEPD) por ese concierto de Danza Invisible

Los golpes de carácter que Francisco Franco asestó a la sociedad española con su mano ultraderecha y facha se encontraron con un vendaje por demás encantador en una avalancha pop que da sus primeros pasos con Raphael y estalla, casi una década antes de la muerte del dictador, con la aparición de Miguel Ríos.

Como en una crónica de película negra, la contracultura en España taladraba túneles en el subsuelo para repartirse en forma de fanzines y, lentamente, fue invadiendo los canales controlados por la censura del gobierno. ¿Nos suena conocido?

Afortunadamente el tono trovador, utópico e idealista de personajes como Joaquín Sabina y el artista multitask filipino Luis Eduardo Aute cedió un espacio importante a agrupaciones festivas, divertidas e irreverentes que pringaron aquel movimiento primigenio con un balde multicolor que dio forma a la movida madrileña condonada por los antiguos y heredada al pop elemental que la manejó con maestría.

Fue tal la potencia y la sobrada calidad de aquellas bandas ochenteras de estridencia controlada que hallaron un nicho bárbaro en algunos oídos educados de México, gracias a las ventajas de la promoción de las disqueras que los firmaron a pasto, y que hacia este país fueron exportadas bajo el marbete de Rock en tu Idioma aprovechando precisamente dicha prerrogativa. Una ocurrencia mercantil que fue un oasis para quienes estábamos hartos del sonido falsamente urbano de Alejandro Lora y El Tri.

No obstante, los análisis poco acertados de los cronistas más rudos de la época ubicaban la llegada de bandas como Alaska y Dinarama, Hombres G, Paraíso Perdido, Olé Olé, Radio Futura, Nacha Pop, Orquesta Mondragón y hasta del cantante Miguel Bosé, por mencionar pocos, dentro del mismo paquete de música por encargo suscrito por Luis de Llano. Tristemente, el sello Rock en tu Idioma sigue siendo víctima del escarnio de quienes encontraban aquella música demasiado blanda pero también muy complicada porque, dentro de todo y disculpándolos por la fuerza, o por lástima, sus oídos no estaban educados y ellos mismos le temían a la brillantina y el maquillaje Max Factor.

Sí, esos mismos cronistas que posteriormente se rindieron ante las trompetas de Caifanes sin detenerse a pensar que el impacto que la movida tuvo en México y sus músicos derivaba en ello, porque, hablando de mimetizar la idiosincrasia con el pop, no había mucha diferencia entre lo que hizo Caifanes y lo que ya habían hecho, por ejemplo, El Último de la Fila y Radio Futura. ¿Por qué? Porque la música es arte, pero también un negocio, y era importante comenzar a dotarla de categoría.

Bandas como Neón, Pedro y las Tortugas y Bon y los Enemigos del Silencio facturaban un pop elemental aderezado con el estilo ibérico que acomodó su columna vertebral durante esa movida madrileña que permeó hasta convertirse en la movida española.

Pero no todo se reducía al pop elemental de grandes grupos como Nacha Pop y Los Secretos sino también a la llegada de bandas de culto como Aviador Dro, la cual es mencionada como una gran influencia para la aparición del movimiento electrónico de Tijuana. En el libro ‘Variación de Voltaje’ (Claustro de Sor Juana/Deleátur, 2013), Ramón Amezcua “Bostich” refiere el sonido de Aviador Dro, combo madrileño de electro, como un aporte determinante y relata cómo un monstruo como Gustavo Cerati estaba fascinado con el sonido tijuanense generado por el cigoto de Aviador Dro, una banda de territorio español, justamente el país de habla hispana en el que Soda Stereo jamás pudo replicar el cruzado a la mandíbula que impactó a América Latina.

Uno de los principales canales de difusión para este estilo musical que seseaba fue el programa de radio RockOlé, transmitido en WFM y conducido por Giselle y Billy Trainor, en el que lo mismo escuchabas a Las Ruedas (de tendencia izquierdista), Miguel Bosé, Mecano, Los Burros, los hermanos Cano, Orquesta Mondragón, Diego y Ramoncín. Una emisión con tal influencia que permitió que, en aquellas épocas, Danza Invisible y Nacha Pop coparan hasta la última fila de la Plaza de Toros México el 20 de febrero de 1988 en un concierto de antología cuando en México no había cultura para conciertos.

Cuando terminaba la secundaria en el barrio de Coyoacán, mi amigo Raúl y yo atacábamos un bar subrepticio con piso de tierra ubicado en un callejón de la zona, que tenía la decencia de permitirte poner música, y colocábamos en la pletina cassettes con música derivada de la movida española, ésa que al principio llamaban “fresa” y que, posteriormente, era muy solicitada a ese dueto de DJs adolescentes al que bautizaron como “Los Elegantes” por ir de saco, corbata, bermudas y botas de minero. Esa música extraña, también, garantizaba el acceso a las niñas. 😉

El impacto que tuvo la movida española en México no debe verse como un fenómeno menor para determinar no sólo el sonido de algunas bandas nacionales sino también el gusto educado de quienes aprecian la calidad en los primeros acordes y el que grupos españoles herederos del estilo como Columpio Asesino o Los Planetas encuentren una aceptación extrema de parte de quienes exigen calidad y no sólo guitarrazos sin sentido.

Así es que ¡gracias Bosé, Auserón, Gurruchaga, Raphael, Massiel, Ramoncín, Vega, Olvido, Fernández Abel, Urrutia y etcétera…!

“Cerati esta aquí… Soda Stereo no se fue”

 

Por: Sofia Villaloz Avendaño

 

El 15 de octubre del 2015 se presentó la International Symphony Orchesta de San Luís Potosí al lado de la banda Dynamo , con la producción de Soma Music Group y Alto Nivel, encargados de preservar el legado de bandas legendarias como Pink Floyd, Metallica y Kiss a través del enfoque sinfónico, en esta ocasión decidieron rendir homenaje a la icónica banda argentina Soda Stereo y a Gustavo Cerati, que cumplió su primer año luctuoso el pasado 4 de septiembre.

 

Con 45 músicos de primer nivel, con procedencia de todas partes del mundo como Ucrania, Rusia, Uruguay, Paraguay, Argentina y México, el evento Soda Stéreo Sonfónico tocó corazones alrededor de dos horas con un gran espectáculo traído a la Ciudad de México por primera vez en el Pepsi Center WTC y que se llevará a fines de este año de gira por el país, para después montarlo en Argentina, Uruguay y Paraguay.

 

La producción de este concierto fue un papel importante en la emotividad del mismo, las imágenes en las pantallas homenajearon cada momento que Soda Stereo marcó con sus letras y estilo representativo que hicieron que se convirtiera en una de las bandas más influyentes de rock en español. La Orchesta y la banda fueron llevando al público a un viaje de recuerdos donde coreaban las canciones que los llevaban a revivir momentos imborrables.

 

 

‘Juegos de seducción’ fue la canción con la que abrieron el concierto y todos los fans estallaron de emoción, seguido de ‘Hombre al agua’ y ‘Un millón de años luz, el recinto saltó con ‘Cuando pase el temblor’. Al llegar a ‘Nada personal’ ya estaba a flor de piel, los seguidores de la banda estaban emocionados al cantar las canciones más famosas ‘Persiana Americana’, ‘En la ciudad de la furia’  y ‘De música ligera’ con la que dieron el primer cierre.

 

Después de varios gritos pidiendo otra canción la banda Dynamo y la Orchesta salieron a tocar la canción más emblemática y famosa de Gustavo Cerati como solista, en ‘Crimen’ se proyectaron imágenes de él, que envolvieron el recinto en emotividad del gran legado musical que ha dejado y de la gran pérdida que tuvo el rock en español, sin duda un concierto que transportó a la época donde Soda Stereo hacía vibrar con sus canciones e hizo recordar el mensaje principal de este gran concierto, “Cerati esta aquí … Soda Stereo no fue”.

Música de Soda Stereo en nueva producción del Cirque du Soleil

Cirque du Soleil, la compañía candiense que ahora cuenta con diversas franquicias en el mundo, ya ha producido espectáculos con el repertorio de Michael Jackson y The Beatles, próximamente realizará un montaje inspirado en la música de Soda Stereo, según informó un comunicado en las redes oficiales del grupo argentino.

Aún no se ha dado ha conocer la lista de canciones que serán utilizadas en la puesta en escena, pero sabemos que el espectáculo se presentará por primera vez en Buenos Aires en el año 2017, se espera que más tarde la compañía realice una gira por toda Latinoamérica, la cual probablemente incluirá México.

El boletín lanzado el pasado fin de semana por Cirque du Soleil, Soda Stereo, PopArt Music y Sony Music explica que “siguiendo el modelo de las producciones del Cirque du Soleil. The Beatles Love y Michael Jackson The Immortal World Tour. inspiradas en la vida y la obra de estos iconos de la música”, la nueva creación contará con el apoyo del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

El comunicado también incluye algunas impresiones de los integrantes del grupo y representantes de Gustavo Cerati:

“Despúes de la gira de regreso de Soda en 2007 era difícil pensar en algo superador. Ahora, de la mano de Cirque du Soleil se abre para nosotros un nuevo mundo de expectativas. Es realmente conmovedor.” – Charly Alberti

“Siempre le dimos muchísima importancia a la puesta de nuestros shows. Ahora, por primera vez, ademas de estar en las manos de los mejores de mundo, vamos a poder disfrutar de nuestra música y de las imágenes que ella inspira desde abajo del escenario.” – Zeta Bosio

“A nosotros, como familiares de Gustavo, esta propuesta nos enorgullece. La sentimos como un extraordinario homenaje a la obra de mi hermano.” – Laura Cerati, hermana de Gustavo Cerati y directora de JJC Ediciones Musicales

-->