hi

Sonic Arsenal – Souxsie And The Banshees, el origen de todos

Considerado como uno de esos grupos que formaron a varias generaciones, Siouxsie and the Banshees en realidad hizo de todo: desde punk (en los 70) hasta lo dark y new wave, aunque en ‘Peepshow’ mostraron que eran capaces de ir más allá de las etiquetas, por esa razón lo que no era una banda del 76 al 77 se dejó convencer y se consolidó como proyecto en 1978.

La realidad es que la forma en que clasifica a esta banda depende de la era, la canción o el álbum del que hables, tan diverso es su sonido y estilo. Lo único que se mantiene inamovible es Susan Janet Dallion, portadora de la imagen punk, sado, gótica futurista que convirtió al grupo en el foco de atención de todos los conciertos punk de Inglaterra. Después de 20 años de trayectoria, que incluyó una larga rotación de integrantes y una repentina separación a mediados de los 90, Siouxsie and The Banshees es el recuerdo de un grupo sólido que cuenta con un reconocimiento que se mueve en varios niveles.

Con un inicio totalmente improvisado, ni siquiera existía la perspectiva de crear un grupo… lo único que les importaba era seguir a los Sex Pistols como verdaderos fans. Sin embargo ahí no inicia su historia, todo comenzó en Londres cuando Susan se unió al Contingente Bromley, al mismo tiempo trabajaba de mesera y seguía las reglas que marcaba la sociedad. Cuando se unió al grupo, su visión del mundo cambió, sobre todo porque ya había superado el abuso infantil y el sueño de su madre de verla convertida en una gran secretaria. Ya había abandonado todo y solo le interesaba rodearse de gente que marcara una dirección diferente a la aprendida en su casa y en la escuela.

 

La primera pista de que algo iba a suceder pronto fue el encuentro de Susan con Steven Severin. Ninguno de los dos recuerda si se conocieron en un concierto de Sex Pistols o uno de Roxy Music, la cuestión es que hablaron de T.Rex, David Bowie, The Stooges y New York Dolls. Poco tiempo después descubrieron que tenían en común algo más que un buen gusto musical, cuando empezaron a sobresalir en el Contingente Bromley y entraron al círculo más cercano a los Pistols. Su trayectoria como fans los llevó hasta Francia en el momento en que el movimiento punk finalmente ya había estallado, forzando el nacimiento de una nueva banda: Suzie and the Banshees.

El grupo estaba integrado solamente por Susan y Steve. Ensayaban en una camioneta apestosa mientras seguían a sus ídolos por Francia, cuando regresaron a Londres tenían un número armado y ya tenían idea clara de lo que querían transmitir. Su primera oportunidad llegó de la mano de los Pistols y un festival de punk organizado por Malcolm McLaren en el 100 Club.

El 20 de septiembre de 1976 el dueto tuvo que convertirse en un grupo para esa presentación, necesitaban gente con experiencia o que al menos tocaran algo (porque Susan y Steve no se habían acercado tanto a un instrumento). En esa búsqueda encontraron al guitarrista Marco Pirroni y a un baterista que no sabía mucho pero era del círculo cercano, su nombre era John Beverley, poco tiempo después se trasformó en Sid Vicious.

 

El objetivo de esa primera presentación era hacer un ruido infernal, así que Susan pidió a los ingenieros de sonido que le dieran tres micrófonos unidos con cinta adhesiva. Su set fue una mezcla caótica e improvisada de ‘The Lord’s Prayer’, ‘Knockin’ On Heaven’s Door’, ‘Smoke On The Water’ y ‘Twist And Shout’ unidas en una sola canción de 20 minutos, faltando enormemente a los preceptos punk que indicaban que todos los cortes debían durar menos de 3 minutos.

Ese primer encuentro con el público causó gran controversia y se convirtió en el sello del grupo a lo largo de los años, al igual que la imagen de Siouxsie Sioux (no tardó en comerse a Susan y escupirla muy lejos), que se mostraba fetichista, sadomasoquista, oscura y llena de símbolos que todavía causaban cierto temor, como fue la esvástica que llevó en su brazo durante mucho tiempo. Su música seguía la línea del punk, sin embargo el gusto por la literatura los llevó más lejos de esos gritos injustificados.

 

Siouxsie and the Banshees en el proceso perdió muchos integrantes, hasta Robert Smith hizo sus pininos en los inicios del grupo, pero hasta 1996 la base seguían siendo Siouxsie y Steve, con el agregado de Budgie por ahí de principios de los 80. Después de su separación, provocada por la ambiciosa reunión de los Sex Pistols, el grupo regresó para ver el renacimiento del punk y el new wave, sin embargo su interés ya se encontraba en otros proyectos.

La música y las letras también mostraron esa evolución al pasar por covers de los Beatles y Bob Dylan, hasta alcanzar un sello propio cuando Susan le brindó al grupo sus experiencias con un padre borracho, una madre indiferente, las lecturas de Kipling, la escuela de arte donde estudiaba su hermana y el abuso sexual que sufrió en la niñez. Todos esos elementos se mezclaron y liberaron canciones de gran profundidad como ‘The Staircase (Mistery)’, ‘Happy House’, ‘Dazzle’, ‘Candyman’ y ‘The Last Beat Of My Heart’. Cada uno de esos cortes pertenecen a épocas diferentes, que viéndolas a la distancia son verdaderas muestras de la capacidad de Siouxsie and the Banshees. Por esas razones no les podemos colgar solamente la etiqueta de darkwave, el grupo simplemente no se puede definir por su música y sonido, tal vez por su trascendencia.

-->