hi

Public Image Ltd., leyenda del post punk en México

Ciudad de México, martes 6 de noviembre de 2018. Giro levemente la cabeza y veo en mi teléfono que son las 8:30 de la noche. Acabo de estacionar el auto en la calle Miami, en plena colonia Nápoles, a unas tres cuadras del Pepsi Center, donde esta noche se presenta una de las bandas definitorias del post punk británico: Public Image Ltd., alias PiL, comandada por el punk inmortal John Lydon.

Avanzo hacia la calle Dakota y me topo con un ejército de vendedores de cualquier tipo de chunches sobre PiL: gorras, playeras, pins, calcomanías, todo acomodado sobre lonas en el piso. Me detengo en un puesto y compro una estampa de vinil por 15 pesos para mi computadora. La venta ocurre frente a la mirada cómplice de un oficial que vigila atento pero con ojos ciegos mientras los ambulantes hacen su agosto.

Ya en la entrada del Pepsi Center, justo antes de las vallas, me encuentro a Tabbert Fiiller, director del documental THE PUBLIC IMAGE IS ROTTEN (2018), mismo que se estrenó el lunes 5 de noviembre en el Cine Tonalá, ubicado en la calle homónima de la colonia Roma. Hace unos días lo entrevisté Banda Sonora 101 y a ambos nos dio gusto conocernos en persona. Intercambio de sonrisas, unas cuantas palabras, un buen apretón de manos y cada quien para su lado.

Son las 9:10 pm y la banda comienza a impacientarse. Se escuchan los primeros chiflidos, los primeros “ya sal putoooo”. Al cabo de unos minutos y unas cuantas mentadas, se apagan las luces y de inmediato llega el grito “¡wuuuuu!”, acompañado de rechiflas y aplausos. En el escenario aparece la leyenda del punk John Lydon, acompañado del barbón Lu Edmonds (guitarra), Scot Firth (bajo) y Bruce Smith (batería).

Suenan los primeros acordes de “Deep Water” y el público grita de emoción. Así, furiosa y a todo volumen, comienza la que será una noche inolvidable para los fans de PiL en México, que son legión, por cierto. Según datos de Spotify, después de Londres, la Ciudad de México es donde más se escucha la música de Public Image Ltd.

 

 

View this post on Instagram

 

@pilofficial celebró 40 años de trayectoria en la CDMX, una noche que no solo incluyó clásicos y zona de baile, también tuvo sus pausas para buscar oxígeno, echar un trago de whisky y hasta echar bronca a un fotógrafo, fuck oooooffff fue la frase preferida de John Lydon en el @pepsicenterwtc

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

A “Deep Water” le siguió “Memories” y “The Body”, las tres pegaditas. Pero al terminar la tercera rola, Lydon, un punk de 62 años y unos 100 kilos, perdió el aire y solicitó oxígeno. La altura de la Ciudad de México, el calor provocado por las luces, el Jack Daniels y el cansancio no fueron una buena mezcla para Lydon, que tuvo que hacer una breve pausa antes de arrancarse nuevamente con la inmortal “Disappointed”, una de las rolas más conocidas de la banda. El estado físico de Lydon no permitió que nos entregara la mejor versión de este clásico de su repertorio.

Fue en ese momento cuando pensé: “Haber, este hombre es una leyenda viva del punk rock, un icono cultural, fundador de los Sex Pistols, así que me vale madres que esté desafinando y sin aire, el simple hecho de verlo en vivo (y vivo) es un triunfo”. Entonces, mientras Lydon hacía lo que podía con “Disappointed” me clave un tanto decepcionado en escuchar bien al resto de la banda y llegue a la siguiente conclusión: al margen de John Lydon, PiL es una bandototota.

 

 

Al cabo de un par de rolas, John Lydon fue John Lydon, es decir, se peleó con un tipo del público que no bajaba su cámara. Lo corrió, le dijo “cunt” y otra serie de palabras típicas de un punk inglés furioso. Debo aceptar que agradecí el enojo de Lydon (al final de cuentas “anger is an energy”), porque enfrente de mi había un sujeto con su teléfono en lo alto (transmitiendo todo el concierto en vivo) que ya me tenía hasta la madre.

 

 

También podría interesarte: 10 razones por las que amamos a John Lydon

El enojo se acabó como por arte de magia cuando empezó “This Is Not a Love Song”, de la cual tocaron una versión memorable, tal vez la mejor que he escuchado en la vida, misma que ligaron con “Rise” para cerrar con broche de oro un concierto que tuvo sus altibajos pero que los fans mexicanos de Public Image Ltd. difícilmente olvidarán.

La banda dejó el escenario y regresó minutos después para complacer a su público con “Public Image”, seguida de dos poderosas rolas pegadas que la neta no había escuchado y que me dejaron perplejo de tan buenas: “Open Up” / “Shoom”.

 

También podría interesarte: Especial #PiL101

Public Image Limited, incómodamente fascinante

A cuatro décadas de distancia el encuentro con un legado musical como el de PiL (Public Image Limited) puede ser realmente enriquecedor, por un lado, por la contundencia discursiva que algunos proyectos como éste han logrado cimentar a través del tiempo; formulando con su trabajo un eslabon que enlaza músicos y escuchas que se cruzan levantando la voz en contra de lo establecido sin negar la fragilidad de sus actos y las contradicciones comunes al estar inmersos y ser parte del capitalismo y por el otro, reinventándose continuamente musicalmente hablando sin perderse en el letargo de las etiquetas de género y generaciones.

No tengo héroes del rock, son innecesarios, los Stones y The Who no significan nada para mi. Los Rolling son más un negocio que una banda de rock”

Johnny Rotten

Realmente son pocos los músicos que se fortalecen con el añejamiento, uno de ellos es Johnny Rotten (John Lydon) quien después de su importante participación en la emblemática banda inglesa punk Sex Pistols, logró configurar desde una actitud nada complaciente una historia a contra corriente; una fórmula que le cerró puertas en un mundo de simulación, donde la interpretación de personajes no permiten la visibilidad de lo crítico e imparcial.

Nosotros inventamos el Punk. Decimos las cosas como son”

Johnny Rotten

Con diez álbumes sobre sus espaldas, dos recopilatorios y varios documentos en directo, PiL ha marcado momentos referenciales discursiva y musicalmente hablando con discos como Metal Box (1979), Happy? (1987), 9 (1992) y This is PiL (2012), los cuales entre si, muestran la gran amplitud musical de un frontman que no busca la complacencia de las disqueras, la radio o el público, sino la investigación de una historia que se configura así misma de una manera orgánicamente arbitraria pero lúcida, irreverente y crítica; donde igualmente conviven el post punk, el new wave, la experimentación y por qué no, todos ellos envueltos en un pop sutilmente aterciopelado.

También podría interesarte: Banda Sonora 101 – Julien Temple: Do It Yourself

Desde temas primigenios como “Death Disco”, “Public Image”, “Flowers of Romance” hasta otros de este siglo como “One Drop”, “I’m not Satisfied”, “Doble Trouble”, “Shoom” pasando por intermedios como “This is not a Love Song”, “Rise”, “Happy?”, y “Dissapointed” entre muchos otros, éstos nos han ido señalando las distintas preocupaciones de Rotten acerca de lo político-social y de lo emocional de los humanos post modernos.

Lo que de alguna manera podría definir a una personalidad musical como Johnny Rotten/PIL, es sin duda, su carácter crítico de tiempo completo, su incansable irreverencia, su cargado humor negro, pero sobre todo su franqueza al desmitificar todo y a todos al no permitir que nada se regodee en la autocomplacencia colectiva permitida, la idea de la ruptura como un punto de partida para la creación no de nuevos y progresisitas estilos musicales, sino como un punto que te agita, que te desequilibra al fragilizar las estructuras prevalecientes, es lo que continuamente nos revitaliza como individuos y como grupos sociales.

El punk siempre fue decepcionante. Y siempre lo será. Siempre”

Johnny Rotten

A lo largo de esta trayectoria tan inquietante y fascinante a la vez, su líder se ha rodeado de músicos tan importantes como Steve Vai o Miles Davis aunque de este último no fue incluida en la mezcla final de “Album” (1986) su aportación, también se ha unido a éste eco esencial proveniente de finales de los setenta músicos de bandas tan representativas como Magazine y Siouxsie and the Banshees, entre otros.

También podría interesarte: Sonic Arsenal – Souxsie And The Banshees, el origen de todos

La madurez ha fortalecido, esa furia que no cede, la incomodidad de Rotten en el mundo lo ha llevado a tomar descansos, pero no ha quedarse callado, el silencio para él no es una forma de protesta por ese su regreso lo marca a partir de la pregunta ‘What The World Needs Now?’ (2015) continuando con una línea que no pude puede ni debe borrarse del interés común.

Esta breve reflexión acerca de la obra de PiL, espero nos sirva como preámbulo a su segunda visita a México el próximo 6 de noviembre en el Pepsi Center, la cual seguramente representa la oportunidad para muchos de ver a uno de los actos más imprescindibles de las últimas cuatro décadas.

Banda Sonora 101 – Julien Temple: Do It Yourself

El británico Julien Temple ha dirigido algunos de los documentales musicales más relevantes de la historia del cine. Conoció a los Sex Pistols antes de la irrupción del punk en Londres, cuando eran unos desconocidos y furiosos inadaptados sociales que ensayaban en un almacén abandonado.

Desde entonces, Temple ha documentado la historia del punk y lo ha hecho con la disciplina y el rigor de un historiador social, pero sin renunciar jamás al espíritu anarquista que lo distingue como persona y cineasta. En su filmografía destacan títulos como THE FILTH AND THE FURY, el documental más completo sobre los Sex Pistols, y JOE STRUMMER: THE FUTURE IS UNWRITTEN, un portentoso retrato biográfico del vocalista y líder de The Clash y The Mescaleros. En la última década ha realizado documentales sobre Wilko Johnson (de Dr. Feelgood), la banda The Strypes y Suggs, el líder de Madness. Ahora trae un proyecto sobre la música en Tijuana, ciudad a la que califica como “la próxima capital de California”.

A continuación, una charla que sostuvimos durante su más reciente visita a México.

¿Cómo fue que comenzaste a filmar a los Sex Pistols?

Bueno, es una historia extraña. Primero tengo que recordar cuando era pequeño en los sesenta, una época en la que se hacía una música asombrosa en Londres. Estaban los Rolling Stones, The Kinks, Small Faces y The Who, y de algún modo me sentía involucrado en la creación de esa música, me identificaba con sus canciones, igual que muchos jóvenes londinenses de la época, porque sabíamos que estaban escritas para nosotros. De hecho esas bandas tenían mucha más influencia en nuestras vidas que nuestros padres y maestros.

La música era nuestro principal referente. Eso ocurrió entre 1963 y 1967, más o menos. Pero después todos se fueron a Estados Unidos, se mudaron a Los Ángeles, y se perdió ese contacto directo con la juventud en Londres. Se volvieron rockstars y se alejaron de la gente. Ese esquema se mantuvo hasta que apareció el punk de los setenta. Lo mejor del punk fue que surgió desde abajo, justo cuando Inglaterra vivía momentos de convulsión social y desempleo.

En Londres había zonas industriales que cerraron y estaban completamente desoladas. Podías ir un domingo en la mañana y no había nadie, como pueblo fantasma, mientras que por otra parte estaba esta idea del gran imperio británico, de la gran potencia industrial. Yo solía ir a estas zonas deshabitadas, me gustaba caminar por ahí. Un día escuché una canción a lo lejos, así que me acerqué a un almacén de donde venía esta música extraña, subí las escaleras y me encontré con una banda que estaba ensayando a un volumen muy alto. Recuerdo que cantaban “quiero que sepas que te odio” (cambiando el sentido a la versión original, que dice “quiero que sepas que te amo”), y estaban dándole durísimo a esa canción, la estaban destrozando. Me pareció genial, nunca había escuchado algo similar en mi vida.

Desde donde estaba parado los veía como una especie de insectos de otro mundo, como mutantes, mitad insectos mitad humanos. Era muy raro porque estaba acostumbrado a ver a músicos de cabello largo y ellos tenían esas piernas largas y delgadas y el cabello puntiagudo estilo mohawk; fue como si hubiera tenido una visión futurista, pero era sólo esta banda ensayando, una banda que aún no había tocado en público. Yo estaba asombrado.

En ese entonces estaba haciendo una película sobre Small Faces para la escuela de cine y les pregunté si querían hacer música para mi proyecto. Me contestaron: “fuck off”. Pero me dijeron que iban a dar un concierto en un mes. Estaba muy entusiasmado y les dije a todos mis amigos que acababa de ver a una banda increíble, como venida del futuro. Me preguntaron cómo se llaman y caí en cuenta de que ni siquiera les había preguntado su nombre. Fue hasta un mes después cuando supe que eran los Sex Pistols.

Desafortunadamente me perdí su primer concierto pero fui al segundo; había como 15 personas, no más, pero fue algo extraordinario: entre el público estaban Sid Vicious, Siouxie y Billy Idol que de algún modo replicaban lo que hacía la banda en el escenario. En ese momento fue cuando mandé a la mierda todo lo que estaba haciendo y decidí filmar a los Sex Pistols.

También podría interesarte: Rápidas y furiosas, el cine-punk

¿Cómo recuerdas a Sid Vicious?

Yo quería mucho a Sid. Era un tipo comprometido y muy carismático. Cuando aparecía en un lugar no había manera de que pasara inadvertido, todos volteaban a verlo. Tenía una energía extraordinaria. Esto, por supuesto, antes de que se convirtiera en un junkie, porque cuando se hizo adicto fue una persona diferente. Pero antes de eso Sid era un individuo lleno de energía. En el segundo concierto de los Sex Pistols, Sid estaba entre el público y la gente lo volteaba a ver más que a la banda, tenía un magnetismo impresionante.

¿Crees que Nancy Spungen fue de algún modo la responsable de su muerte?

Te puedo decir que Nancy fue la responsable de que Sid se convirtiera en un junkie. Ella lo enganchó en las drogas duras y, como todos sabemos, Sid murió de una sobredosis. Había algo horrible respecto a Nancy, un lado destructivo y oscuro en su personalidad que terminó por hundir a Sid y… no lo sé… Primero anduvo tras Johnny (Rotten) pero acabó siendo la novia de Sid. Y todos sabíamos que tenían una relación destructiva, se lo advertimos a Sid, pero al mismo tiempo había un amor extraño entre ellos, un amor que era real.

¿Cuál es la historia detrás de THE GREAT ROCK ‘N’ ROLL SWINDLE?

(Risas) La historia detrás de la película es que creíamos que el punk podía destruir el sistema creado por las grandes compañías discográficas, las mismas que gastan millones de dólares anualmente y crean rockstars inalcanzables para la gente, una suerte de ídolos creados con muchísimo dinero, que luego se les tiene como dioses en posters en los cuartos de los jóvenes, quienes les rezan y los idolatran.

Nuestra intención, más que destruir esos posters, era destruir las habitaciones completas. Y lo queríamos hacer a partir de una idea: “hazlo tú mismo”. Los Sex Pistols fueron víctimas de ese sistema. En 18 meses se convirtieron en un fenómeno, tuvieron fama mundial, y los jóvenes tenían posters de los Sex Pistols en sus cuartos y se inclinaban frente a ellos, sus nuevos ídolos punk. Así que la idea de la película era provocar a esos fans con la furia y el enojo del punk. Era una provocación para que pensaran sobre esa realidad.

En esos tiempos, ¿cómo era tu relación con Malcolm McLaren (manager de Sex Pistols)?

Tenía una buena relación con él, en particular en ese periodo. Al principio no le gustaba que filmara a la banda pero terminamos trabajando juntos en la película (THE GREAT ROCK ‘N’ ROLL SWINDLE) durante 6 meses. Y también aprendí mucho de él. Era un tipo con muy buena suerte y de algún modo al trabajar con él te contagiaba de esa buena suerte. Pero también te puedo decir que era una persona complicada y bastante difícil de tratar.

También podría interesarte: Especial #SexPistols101

Hay quienes consideran que el punk nació en Nueva York y hay quienes aseguran que nació en Londres ¿Qué opinas?

Me parece una discusión un tanto innecesaria porque viene de ambos lugares y de más atrás en el tiempo. Si revisas la historia del punk tienes que remontarte al blues negro de los Estados Unidos. Y en Inglaterra, a principios de los sesenta, teníamos bandas como The Kinks y The Rolling Stones, mientras que en Estados Unidos apareció gente como Iggy Pop y The Ramones. Pero la génesis del punk real viene de The Kinks. Luego tenemos a los (Sex) Pistols y al punk de Nueva York surgiendo al mismo tiempo, producto de una influencia bilateral. Así que es innecesario preguntarse en dónde fue primero, si en Estados Unidos o en Inglaterra, porque fue en ambos lugares al mismo tiempo.

¿Hay alguna banda hoy en día que tenga el espíritu punk de aquellos años?

Es una pregunta difícil. Son momentos muy diferentes y definitivamente no podemos hablar de que se pueda hacer lo mismo que en aquellos años. No me gusta nada la música ruidosa e inconexa que pretende ser punk, pero te puedo decir que Massive Attack tiene un concepto muy poderoso tanto en lo musical como en lo visual, aunque, repito, es muy diferente porque son contextos distintos. Pero en este caso (Massive Attack) el espíritu me parece similar. Hay algunas bandas que retoman bien la actitud y el sonido punk pero que les falta el espíritu subversivo del punk real.

Has hecho muchas películas, la mayoría relacionadas con la música, los músicos y la cultura juvenil ¿Por qué la recurrencia en estos temas?

Creo que si no conoces y comprendes bien el pasado no puedes transformar el futuro, así que, en parte, la razón por la que he hecho este tipo de películas como un historiador social y como un anarquista es porque creo que podemos hacer el cambio; creo que podemos provocar que los niños del futuro puedan hacer las cosas por ellos mismos. Y para lograrlo necesitan de una arma de entendimiento, una que les muestre su pasado para que puedan hacer los cambios en el futuro. Me parece importante que los niños vean THE FILTH AND THE FURY y sepan quiénes fueron los Sex Pistols y qué pasó con Sid Vicious; y también que comprendan el contexto histórico, social y político en el que surgió el punk. Me gusta hacer películas sobre música, pero la verdad es que utilizo la música como un elemento que te permite viajar en el tiempo para comprender nuestra historia reciente.

Cambiando de tema, ¿qué opinas sobre la legalización de las drogas en México?

La mejor solución sería que Estados Unidos dejara de consumir tanta droga y frenara el envío de armas a México, pero eso es una fantasía, así que la legalización me parece una buena propuesta porque una vez que el negocio es legal los carteles de la droga y su violencia no tienen razón de existir.

¿En qué andas?

Tengo muchos planes (risas), de hecho estoy trabajando en una película sobre Tijuana y su música, que es la futura capital de California. Es donde choca el primer mundo con el tercer mundo. En esa frontera confluyen todo tipo de expresiones culturales y artísticas, además de que socialmente es un lugar muy interesante.

Banda Sonora 101: Rápidas y furiosas, el cine-punk

En los primeros siete programas de @BandaSonora101 hicimos un recorrido por la historia del cine-rock, desde su génesis en 1955 hasta las producciones más recientes de 2017 y 2018. Así que hemos viajado a lo largo de más de seis décadas por la historia del cine-rock y hemos hablado de unas 150 películas del género. Una vez realizado este repaso histórico, en @BandaSonora101 haremos programas temáticos y en esta ocasión toca el turno al cine-punk, subgénero del cual hemos seleccionado 16 películas emblemáticas, divididas en dos grupos: 8 documentales y 8 ficciones.

A esta curaduría de 16 películas punketas le hemos llamado “Rápidas y furiosas: punk en el cine.”

 

DOCUMENTALES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FICCIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría interesarte: La deuda con el punk

Banda Sonora – El rock en el cine del siglo XXI. Los primeros 5 años

En Banda Sonora 101 estamos haciendo un amplio recorrido por la historia del cine-rock. En los primeros tres programas abarcamos el periodo que va de 1955 a 2000. Ahora toca el turno al rock en el cine del siglo XXI.

Dado que la producción de películas aumentó considerablemente con la llegada del cine digital (en pleno cambio de milenio), en esta ocasión vamos a revisar de manera cronológica las películas con espíritu rocanrolero que se estrenaron sólo durante los primeros 5 años del siglo que corre.

Sin duda faltarán muchas, pero la idea no es compilar todo el cine-rock sino hacer una buena selección, una curaduría de lo más representativo y valioso del género.

Aquí lo más sobresaliente del cine-rock realizado del 2000 al 2005.

THE FILTH & THE FURY (2000)

Se estrenó el 25 de enero de 2000 en el festival Sundance y de ahí tuvo un largo recorrido por los principales festivales internacionales de cine, donde recibió múltiples premios. Filme total sobre los Sex Pistols, realizado por el británico Julien Temple como una actualización de THE GREAT ROCK N ROLL SWINDLE (1980), documental polémico porque casi la única voz de la historia es la de Malcolm McLaren, manager de Sex Pistols. En THE FILTH & THE FURY Temple abre su abanico de entrevistados y reúne material de archivo inédito de gran calidad. El resultado: el mejor documental sobre los Sex Pistols que se ha realizado a la fecha.

 

AMORES PERROS (2000)

El 14 de mayo de 2000 se estrenó en el festival de Cannes AMORES PERROS, película que fue el trampolín con el que Alejandro González Iñárritu brincó a las grandes ligas del cine. También proyectó al escritor y cineasta Guillermo Arriaga. González Iñárritu y Arriaga trabajaron juntos en 21 GRAMOS y BABEL y luego se pelearon. De esta trilogía, AMORES PERROS es la que más rifa y la que tiene una banda sonora –ahora sí que aplica el calificativo– “perrísima”. En el soundtrack: Control machete, Nacha Pop, Gustavo Santaolalla, Titán, Los del garrote…

 

DANCER IN THE DARK (2000)

Tres días después del estreno de AMORES PERROS en Cannes, el 17 de mayo de 2000, en el mismo festival se estrenó DANCER IN THE DARK, un peliculón del danés Lars von Trier protagonizado por la islandesa Björk. Una joya en la compleja filmografía de Von Trier. Poco después del estreno comercial, Universal Music lanzó el álbum Selma Songs, que incluye la música original de Björk para la película.

 

HIGH FIDELITY (2000)

En el verano de 2000 se estrenó HIGH FIDELITY, de Stephen Frears, película sobre un freak de la música que tiene una tienda de discos y se la pasa haciendo listas con “lo mejor de” o “Top five”. El caso es que el personaje truena con la novia y tiene que hacer el Top 5 de “rupturas”. Una película bien divertida y llena de buenas rolas.

 

Y TU MAMÁ TAMBIÉN (2001)

Se estrenó el 8 de junio de 2001 en México con mucho éxito y luego brincó a varios festivales, como los de Venecia y Chicago. Igual que AMORES PERROS lanzó a González Iñárritu al estrellato, Y TU MAMÁ TAMBIÉN catapultó a Alfonso Cuarón a otro nivel de la producción cinematográfica. La historia de los charolastras, encarnados por Diego Luna y Gael García Bernal, conquistó al público en la taquilla y a los melómanos que corrimos a comprar el soundtrack saliendo del cine.

 

CASI FAMOSOS (2001)

Otra película fundamental de 2001 es CASI FAMOSOS, de Cameron Crowe. Un muy joven reportero de la revista Rolling Stone se sube al tour de una popular banda y se enamora de una grupie hermosamente interpretada por una joven Kate Hudson. Esta película entra en la categoría “clásico del cine-rock” y su banda sonora es antológica.

 

24 HOUR PARTY PEOPLE (2002)

Vamos de nuevo al festival de Cannes en su edición de 2002. El 18 de mayo se estrenó otro clásico del cine-rock: 24 HOUR PARTY PEOPLE, del británico Michael Winterbottom, película que cuenta la siguiente historia: En 1976, Tony Wilson crea el sello Factory Records y da a conocer al mundo la música que se hacía en Manchester. La historia se desarrolla de finales de los 70s a principios de los 90s y la selección musical es emblemática: Happy Mondays, Joy Division, New Order, Buzzcocks, The Clash…

 

DEMONLOVER (2002)

Al día siguiente del estreno de 24 HOUR PARTY PEOPLE, el 19 de mayo en Cannes se estrenó una de las películas más extrañas que he visto: DEMONLOVER, del francés Olivier Assayas. En México se exhibió en el Foro de la Cineteca del 2003. Lo más interesante de esta película es la música original de Sonic Youth y Jim O’Rourke.

 

INTERSTELLA 5555: THE 5TORY OF THE 5ECRET 5TAR 5YSTEM (2003)

Empezamos el 2003 nuevamente en el festival de Cannes, ese escaparate de lo mejor del cine mundial. El 18 de mayo se estrenó INTERSTELLA 5555: THE 5TORY OF THE 5ECRET 5TAR 5YSTEM, una película animada que es la continuación de las historias de varios videos de Daft Punk pero en versión largometraje. Coproducción Francia – Japón, diálogo cultural entre occidente y oriente.

 

END OF THE CENTURY (2003)

De Cannes vamos al festival de Tribeca, donde se estrenó END OF THE CENTURY, la historia de los Ramones contada en 110 minutos de puro rocanrol ¿Cómo cuentas la historia de una banda que te gusta sin perder objetividad? A los documentalistas no les importa hablar bien o mal de los Ramones sino de documentar, como cineastas e historiadores, la huella que dejaron los Ramones. Sin duda el mejor documental sobre la banda que existe a la fecha.

 

SCHOOL OF ROCK (2003)

De Tribeca brincamos al festival de Toronto, donde en septiembre de 2003 se estrenó SCHOOL OF ROCK, película entrañable de Richard Linklater (director recurrente en BandaSonora101) con Jack Black en el papel de profesor espurio que en la clandestinidad de las aulas está formando una banda de rock de chavitos de secundaria para un concurso de bandas. Muy divertida y la música lo es todo.

 

ALEX LORA: ESCLAVO DEL ROCANROL

Y del festival de Toronto pasamos a la sala 3 de la Cineteca Nacional, donde en octubre de 2003 se estrenó uno de los pocos rockumentales mexicanos de la historia: ALEX LORA: ESCLAVO DEL ROCANROL, dirigido por Luis Kelley. El asunto con esta película es que es más que una apología al personaje, como si el cineasta le rindiera tributo a Lora. La música, no obstante, es lo más representativo de este trabajo.

 

DIG! (2004)

El festival de cine independiente Sundance tenía que ser el espacio para estrenar este gran documental en enero de 2004. Realizado por Ondi Timoner, DIG! es un rockumental que sigue durante siete años la compleja relación entre The Brian Jonestown Massacre y The Dandy Warhols (hasta 2004, cuando se concluyó la película), cuyos delanteros, Anton Newcombe y Courtney Taylor, un día se adoran y al otro son acérrimos rivales. Una joya.

 

METALLICA: SOME KIND OF MONSTER (2004)

También en Sundance, el 21 de enero de 2004 se estrenó METALLICA: SOME KIND OF MONSTER, película que de inmediato llamó la atención por la cercanía de la cámara con los miembros de la banda. Como si la cámara fuera uno más que observa y escucha. El documental sigue el proceso de creación del álbum St. Anger con todas sus complicaciones y tensión entre los miembros del grupo. Grandes momentos musicales en esta película.

 

9 SONGS (2004)

De Sundance vamos al recurrente festival de Cannes, donde el 16 de mayo de 2004 se estrenó 9 SONGS, del británico Michael Winterbottom. Esta película se puede sintetizar en el título de una rola de Ian Dury: “Sex & Drugs & Rock & Roll”. Nueve secuencias sexuales con nueve secuencias de conciertos de rock en vivo. De hecho los actores tuvieron sexo real. Una película erótica muy interesante con una banda sonora bien poderosa: Franz Ferdinand, Primal Scream, Goldfrap, Black Rebel Motorcycle Club..

 

GARDEN STATE (2004)

De los tres largometrajes que ha dirigido Zach Braff a la fecha, GARDEN STATE, su ópera prima, es el mero bueno. Película y banda sonora de alto nivel, con rolas de The Shins, Iron and Wine, Frou Frou, The Thievery Corporation y más. Hay una escena memorable en la que Natalie Portman le pasa los audífonos a Zach Braf y suena “New Slang” de The Shins.

 

THE FEARLES FREAKS (2005)

2005 lo empezamos en el South by Southwest Film Festival, donde el 13 de marzo se estrenó THE FEARLESS FREAKS, película inmortal sobre los primeros 20 años de trayectoria de una bandota: The Flaming Lips. Un portento del cine-rock.

 

LEONADR COHEN I’M YOUR MAN (2005)

El 11 de septiembre de 2005 en el festival de Toronto fue la premiere de LEONADR COHEN I’M YOUR MAN, película dirigida por Liam Lunson. Un documental sobre el poeta y músico recientemente fallecido más concierto homenaje con invitados del calibre de Nick Cave, Martha Wainwright, Jarvis Cocker, U2…

 

THE DEVIL AND DANIEL JOHNSTON (2005)

Para vernos muy cinematográficos, hacemos un flashback a enero de 2005 en el festival Sundance, donde se exhibió por primera vez THE DEVIL AND DANIEL JOHNSTON y ganó el premio a mejor dirección. Película sobre la música, el arte y la enfermedad mental de Daniel Johnston, quien saltó a la fama a principios de los 90s cuando Kurt Cobain lo llamó “el mejor escritor de canciones del mundo” y usó una playera con uno de sus dibujos.

 

WALK THE LINE (2005)

Regresamos al festival de Toronto de 2005, donde se programó WALK THE LINE, una película biográfica sobre el gran Johnny Cash y su relación con June Carter. Algo interesante de esta película es que los protagonistas cantan y lo hacen muy bien: Joaquin Phoenix en el papel de Johnny Cash y Reese Witherspoon en el papel de June.

 

PUNK: ATTITUDE (2005)

Ahora brincamos al festival de Tribeca de 2005, donde se estrenó PUNK: ATTITUDE, de Don Letts, un documental que revisa la historia del punk en EUA y en Gran Bretaña y que lanza la pregunta sobre si el punk es en verdad una actitud o sólo es una moda. En la banda sonora: The Kinks, Black Flag, The Clash, Sonic Youth, The Slits…

 

WE JAM ECONO: THE STORY OF THE MINUTEMEN (2005)

Otro gran rockumental de 2005 y que también tiene que ver con el punk es WE JAM ECONO: THE STORY OF THE MINUTEMEN. Este es un filme portentoso, realizado con un presupuesto modesto pero con un talento y un oficio sobresalientes para contar una historia. Dirigido por Tim Irwin , esta película cuenta la historia de la banda punk gringa Minutemen de principios de los ochentas.

 

NO DIRECTION HOME: BOB DYLAN (2005)

Vamos a cerrar la selección de películas con una joya: NO DIRECTION HOME: BOB DYLAN, documental dirigido por el grandísimo Martin Scorsese. Si quieren conocer la vida de Dylan a fondo, no se pueden perder este documental…

Jamie Reid: Lo que inicia con una reina y concluye con una estética

Pensando mucho en el 40 aniversario del punk, sobre todo hoy, a 40 años de la grabación de ‘God Save the Queen’ en Wessex Studios en Londres, olvidamos las razones por las que esa visión del jubileo de la reina tuvo impacto, olviden a Johnny Rotten, concéntrense en Jamie Reid.

Claramente rebelde, Jamie Reid fue el encargado de crear la marca espontánea y política que no sólo identificó la imagen del movimiento punk, también reveló el espíritu juvenil y contestatario de finales de los 70. Su propuesta visual ayudó al punk a exorcizar cualquier visión feliz de los 60, otorgando a toda una generación inconforme un humor vicioso lleno de energía y creatividad.

Con el legado filosófico y social de sus padres, Reid se unió a los movimientos estudiantiles de 1968, organizando la ocupación del Croydon Art College con su amigo Malcolm McLaren. Juntos realizaron varios proyectos de protesta, sin embargo cada uno siguió un camino diferente: McLaren se sumergió en el negocio de la moda, Reid en el negocio de la rebelión con la fundación de Suburban Press en 1970.

Lo que inició en una pequeña comunidad de Londres de mano de una prensa llena de gráficos subversivos, técnicas burdas de cortado y pegado, eslóganes Situacionistas y una mezcla de tipografías, se convirtió en el estilo de Jamie Reid y posteriormente lo utilizó para impulsar la imagen del punk al recibir en 1976 un telegrama de Malcolm McLaren, quien lo invitó a interpretar visualmente a Sex Pistols.

Las ideas de Reid no sólo inspiraron la letra de “Anarchy in the UK, también definieron la estética del grupo con una estrategia encaminada al shock y al escándalo, el diseñador empujó la estética de los Sex Pistols, la portada del disco Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols (una imitación deliberada de los avisos comerciales de jabón en polvo) y las fundas de los sencillos “God Save The Queen”, “Pretty Vacant” y “Holidays in the Sun”.

Sus ideas también repercutieron en el proceso de diseño: fue el primero en adaptar el espíritu del movimiento punk a las posibilidades técnicas, impulsando la democratización del proceso, anulando las divisiones entre la habilidad expresiva y creativa, y lo cotidiano. A pesar de su gran influencia, su relación con la industria de la música y la creación de estéticas terminó con los Sex Pistols, en los años siguientes Jamie Reid se concentró en otros proyectos, continuó trabajando para movimientos políticos y civiles y editó varios libros.

El Gancho y La Luz. Peter Hook & The Light

“Él tocaba el bajo como si se tratara de una guitarra”

Bernard Sumner

Mánchester, que sería la primera ciudad manufacturera en el mundo, la misma donde la revolución industrial haría uno de sus banquetes más voraces, donde el sistema capitalista aprende a morder y lacerar, donde afila sus fauces para lo que hoy es una vorágine de consumismo y sin sentido humano, esa misma ciudad en los años cincuenta del siglo pasado, estaba sumida en la miseria, era presa de sus propias enseñanzas latifundistas, esa urbe en la que Bernard Sumner no vio un árbol sino hasta los nueve años de edad1, donde el cáncer del concreto2 todo lo infectaba; ahí mismo, en un condado de Mánchester, nace Peter Hook, quien a pesar de haber visto a bandas como Led Zepellin o Deep Purple, fueron los Sex Pistols quienes irrumpieron en su mente, en el legendario concierto del segundo nivel del Lasser Free Trade Hall, del 4 de junio de 1976.

En aquel piso pegajoso, el mismo donde Johnny Rotten preguntaba a la audiencia “¿De dónde venimos?”, de “Mánchester”, respondían las no más de cuarenta personas, a lo que Rotten increpaba, Fuck that!3; de esta presentación, Hook revela, “Creo que fue horrible, era como un choque de auto, Dios mío, jamás vi algo parecido en mi vida, pero jamás vi algo tan caótico y emocionante, era rebelde, solo quería romper todo”4En aquellos días, Peter Hook, conoció incidentalmente a Ian Curtis en un concierto de The Clash5, posteriormente, Curtis tendría el puesto de vocalista, pues vio un anuncio en Virgin Records de la calle Lever6, al que respondió telefoneando.

La primera composición realizada por Ian Curtis, Peter Hook y Bernard Sumnner fue ‘Novelty’; la que aún no tenía nombre, era la banda; efímeramente iniciaron con el mote de Stiff Kittens; propuesto por el manager de los Buzzcocks; después se nombrarían Warsaw, definido esto, consiguen su primera fecha en directo, el 29 de mayo de 1977, tocarían en el Electric Circus; de tal modo, dan aviso que ahora son Warsaw, demasiado tarde, los carteles del concierto habían sido impresos. Como había ya otro grupo con el título de Warsaw Pakt, fue impostergable cambiar el nombre, de modo que a principios de enero de 1978 vuelven a rebautizarse, esta vez se hacen llamar la Freudenabteilung, en alemán; la Joy Division, en inglés.

Esta primera composición, ‘Novelty’, cumplirá cuarenta años en 2017; Peter Hook, a sus sesenta años, estará de vuelta en la ciudad de México, tocando el ‘Substance’, que a propósito, es un término incluido en su tercer libro, ‘Substance: Inside New Order’, editado por Simon & Schuster UK, que saldrá a la venta el 6 de octubre de este año.

¿Ustedes gustan de asistir a conciertos o responden como William Burroughs?: “No a menudo. Prefiero ir a estos asuntos en lugares extravagantes, como la fiesta ofrecida por Jimmy Page o a una lectura pública de Patty7, , declaró cuando se presentó en el Plan K en Bruselas, Bélgica, en lo que fue el primer acto en directo de Joy Division fuera del Reino Unido, en octubre de 1979.

El primer concierto al que asistió Peter Hook fue para ver a The Salford Jets8, una banda de punk formada en 1976, originarios de Salford, el mismo condado donde naciera Hook, ciudad anclada en Mánchester, Inglaterra. Para el concierto del próximo 30 de septiembre, en el que Hooky se presentará, ¿habrá miles de aficionados, centenas de ellos, decenas… solo uno? Sin importar cuál sea la respuesta, Peter Hook estará preparado, incluso si solo se presenta una persona, algo que no sería nuevo para él, pues a finales de 1977, se presentó con Joy Division en el Oldham Tower Club, para solo un alma, ni siquiera el personal del staff del bar estaba presente, solo el dueño.

De ese concierto, cuando la banda terminó su tercera canción, la audiencia, quiero decir, el único hombre que ahí se encontraba empezó a barrer y les preguntó si podían tocar alguna composición de Hendrix a lo que respondieron no, al término de la cuarta pieza, el barrendero, que también era el público insistió preguntando si en verdad no sabían tocar algo de Jimmi Hendrix; “No, mate. Sorry mate”, fue la respuesta, es una lástima, respondió la concurrencia que había terminado de barrer; a la mitad de la presentación llegaron dos chicas punk bastante atractivas, lo que los sacudió un poco, tocaron una canción más, cuando la finalizaron una de las punkys les preguntó si eran los Frantic Elevators, Ian Curtis respondió, “No, no somos Frantic Elevators, somos Joy Division”, de modo que la punk número uno que había hecho el cuestionamiento, volteó y le dijo a la punk número dos, “¿Ves? Te dije que estábamos en el club equivocado”, ambas dejaron el lugar9.

Joy Division tocó tres canciones más, cobraron sus treinta libras esterlinas y fueron a casa, tal vez arrepentidos de no ser esa banda de punk los Frantic Elevators, donde el vocalista era Michael Hucknall, que después formaría Simply Red. En un concierto todo puede pasar, incluso podríamos ver a Peter Hook en la entrada, de cadenero, vistiendo traje Armani, playera blanca y mocasines café10, como lo hizo en The Hacienda en 1991, cuando las cosas se salían de control en el bar de la calle Whitworth.

Para quien desacredita la voz del bajista al cantar, tampoco es algo nuevo en él; el primer disco de New Order, el Movement, en su track uno, lado “A”, abre con una de las más grandes composiciones de los recién formados, ‘Dreams Never Ends’, en donde Hook, además de tomar las voces, modulando de buena manera, sacude con su bajo, nada nuevo, cierto; incluso, por momentos, la voz cavernosa de Ian Curtis emerge de ultratumba y se apodera de la resonancia de Peter Hook, que poseído, despliega sonidos graves y densos.

Aunque los Sex Pistols fueron quienes detonaron su cerebro y los causantes de provocarlo a realizar música, Peter Hook jamás pensó en ser integrante de los Pistols, como si lo deseo ser en The Birthday Party10, donde uno de sus integrantes era Nick Cave; pero su favorito de todos los tiempos fue Tracy Pew, bajista de esta alineación australiana que moriría de un ataque epiléptico en 1986.

Además de su gran admiración por The Birthday Party, sus gustos los resume en cinco producciones: ‘Chelsea Girls’ de Nico, ‘New Boots and Panties’ de Ian Dury and The Blockheads, ‘Raw Power’ de Iggy Pop, ‘Berlin’ de Lou Reed y ‘Closer’ de Joy Division… y el ‘París 1919′ de John Cale y los Sex Pistols11 por supuesto, sus cinco mejores discos que son siete, algo así como “trio de dos” o “cuarteto de tres”.

¿Qué escribir sobre el bajista que perteneció a Joy Division y New Order, dos de las bandas de las que tanto se ha dicho, qué resaltar de Peter Hook en estos dos grupos, acaso hay algo nuevo que decir, alguna información nunca antes revelada? La respuesta es no, todo se ha dicho, salvo que, como en el sexo, aun cuando se practique por años con la misma persona, no deja de ser fabuloso, tal vez sea esto sobre lo que pueda escribir, ¡no!, no hablaré de mi sexualidad, este no es un artículo de infamias, habrá que transcribir acerca de todo aquello que sentimos al escuchar música en donde haya tocado Hook, a pesar que durante años, centenas lo hayan hecho.

Peter Hook puede testimoniar infinidad de sucesos históricos en el rock, el concierto de los Pistols, pertenecer a Joy Division, que su música estuviera en la primera producción de Factory Records; cuando grababan ‘Love Will Tear Us Apart’, fue testigo de cómo un cuarteto irlandés solicitaba a su productor, Martin Hannet, les produjera lo que sería el primer single lanzado por U2; con New Order, fueron la primera banda en tocar en vivo en el programa Top Of The Pops, todo era playback; en los conciertos de Joy Division de 1978, entre sus asistentes estaban Ian McCulloch (que después formaría Echo And The Bunnymen); también estuvo en el primer concierto de Madonna en el Reino Unido, el último en la historia de Nico, ambos en The Hacienda; ver a Liam y Noel Gallagher limpiando pisos en The Hacienda para después formar Oasis, estar en el primer concierto de estos últimos, pues fueron teloneros de Revenge12, banda alternativa de Hook; vio a los Chemical, antes que fueran Brothers, bailando e inspirándose para formar su dueto; en fin, así podría seguir con una lista interminable de sucesos de los cuales fue testigo; de modo que si asisten al concierto del próximo 30 de septiembre a escuchar los éxitos de Joy Division y New Order, además del lóbrego y denso recital, presenciarán estrepitosas ejecuciones y bulliciosas composiciones de este personaje vinculado al Viejo Testamento.

1, 6 New Order, Joy Division Y Yo, Bernard Sumner, Editorial Sexto Piso, S.A. de C.V. México. 2015.

2 Terry Morris en Control, película dirigida por Anton Corbijn, 2007.

3 Grabación pirata del concierto en el Lasser Free Trade Hall, del 4 de junio de 1976. Bernard Sumner también realizó una grabación de este concierto.

Entrevista realizada el 16 de octubre de 1979, en el teatro Avant-Garde, en Bruselas Bélgica; publicada por En Attendant, número 22, noviembre de 1979.

8, 9, 10, 11 Unknown Pleasures / Inside Joy Division, Peter Hook, Simon and Schuster, United Kingdom, 2012.

4, 5, 12 The Hacienda: How Not To Run A Club, Peter Hook, Simon and Schuster, United Kingdom, 2009.

13 The Hacienda: How Not To Run A Club, Peter Hook, Simon and Schuster, United Kingdom, 2009. (Concierto celebrado en 1993, en el Hipódromo de Middleton).

Podría estar equivocado/ podría estar en lo correcto*

 

Un concierto que inspiró a una generación para hacer su propia música,
y podría decirse que cambió el mundo para siempre.
Tal era el poder del punk.

David Nolan

 

En nuestras vidas a todos se nos ha atravesado un Terry Mason, aunque haya sido el encuentro más fugaz e inesperado, así como el propio referido pasó como baterista en lo que después sería Joy Division, ¿y a qué viene a cuento todo esto, qué tiene en común la fugacidad, un exbaterista mundialmente desconocido y una gran banda con P.I.L.?

Pues bien, siempre hemos escuchado de alguien recomendaciones de tal o cual grupo, justo como hizo Terry Mason con Bernard Sumner y Peter Hook a quienes les habló de una banda en ciernes musicales y sociales, bueno, mejor dicho antisociales; ese grupo eran los Sex Pistols y tendrían un concierto el 4 de junio de 1976 en Manchester, en el Lesser Free Trade Hall.

Asistieron no más de cuarenta personas, entre las cuales se hallaban, además de la tercia ya mencionada, quienes pagaron cincuenta peniques a Malcom Mclaren (manager de The New York Dolls y de los propios Sex Pistols) quien estaba en la puerta, Mark E. Smith, Morrisey, Toni Wilson y Paul Morley1; según el escritor David Nolan2, afirma que estos dos últimos también fueron al concierto de los Sex Pistols pero seis semanas después.

Como sea, la influencia de los liderados por Johnny Rotten vaya que fue relevante, pues el solo de hecho de pensar que de los sonidos, o ruidos emitidos en aquel recital de despojos y chatarra musical, surgieron The Fall (Mark E. Smith), The Smiths (Morrissey), Joy Division y New Order (Hook y Sumner), Toni Wilson (fundador del sello discográfico Factory Records) y Paul Morley (influencia reconocida en cada periodista musical que haya surgido desde entonces en Inglaterra), se podría afirmar que ese concierto inscribió una génesis tumultuosa.

Como es por todos sabido el líder de los Sex Pistols fue Johnny Rotten, quien después de la disolución de la banda, dejaría de ser podrido, vil, corrompido y carcomido para solo seguir siendo un Johnny, sí, pero esta vez regresaría el apellido con el que nació, Lydon y con una nueva banda, Public Image Limited.

En la actualidad la conforman, además de Juanito, Bruce Smith en la batería, quien ha sido músico de sesión de Björk, The The y Terrence Trent D´Arby entre otros; su carrera la inició a finales de los 70 en la banda post-punk Pop Group, quienes para la revista Rolling Stone fueron “los británicos ruidosos que eran demasiado punk para los punk”; mientras que Nick Cave describió al grupo como “profano, maníaco, violento, paranoico y doloroso3”A cargo de la guitarra está Lu(natic) Edmonds quien comenzó con los The Damned, después con The Mekons y que incluso en 1985 participó en la grabación de algunos tracks del ‘This is the sea’ de los Waterboys. Scott Firth se encarga del bajo del mismo modo que lo ha hecho con Steve Winwood, Elvis Costello o Morcheeba; de modo que P.I.L., al amparo de un robusto e impetuoso legado en sus integrantes, deberá prorrumpir un concierto articulado en espíritu por la anarquía y riguroso en lo sonoro.

Public Image Ltd viene a la Ciudad de México, pero esta no será la primera vez de Public Image en México, el 7 de febrero de 19924, los liderados por Johnny Lydon estuvieron en el bar Iguanas Ranas, en Tijuana, el mismo donde tocaron a finales de los ochenta y principios de los noventa bandas como Sonic Youth, Nirvana, OMD, los Sugarcubes (con Björk), los Buzzcocks5, y un largo etcétera; P.I.L. visitó TJ para la realización del video del sencillo ‘Covered’, dirigido por Samuel Bayer, el mismo que realizara ‘Smells Like Teen Spirit’ entre muchos otros.

Los músicos que formaron parte de la banda que estelarizó el videoclip fueron el baterista Mike Joyce de The Smiths, John McGeoch ex Siouxie and the Banshees y el bajista Allan Dias quien tocó por algún momento con Bryan Ferry; el playlist de ese “concierto” únicamente incluyó ‘Covered’ que se repitió una y otra vez solo con la finalidad de completar el audiovisual.

Entre la audiencia ficticia se rumora que gritaban Fuck MTV!, pues ahí se encontraba Dave Kendall, VJ del canal de videos y anfitrión del programa 120 minutos6. ‘Covered’ formó parte de la producción ‘That was is not’, donde otro de los sencillos fue ‘Cruel’; después de esta obra tuvieron que pasar veinte años para escucharles un nuevo disco, el ‘This is PIL’.

Han pasado poco más de cuatro décadas del concierto de los Sex Pistols al que asistieron menos de cuarenta personas; casi 38 años han transcurrido del primero de P.I.L. que fue el 20 de diciembre de 19784, en Bruselas, Bélgica; en aquellos años el punk detonaba en las buenas conciencias, ensordecía no solo al establishment, hacía temblar al recato y al pudor; bramaba sin recelo al puritanismo dejándolo incrédulo de tanta barbarie; eso fue el punk, hoy ¿tiene sentido?

En entrevista para la revista Spin, Lydon responde, “lo es si lo aplicas a bandas como Green Day. No tiene ningún sentido en absoluto. Si realmente miras al punk y cómo se desarrolló, sí, Public Image es su mejor ejemplo… pero siendo lógicos con eso, no necesito a los Pistols para existir por más tiempo, y por lo tanto para mí, no lo tiene. Eso nunca jamás denigra las canciones porque son logros fantásticos”7.

De aquel concierto de 1976, organizado por Pete Shelley y Howard Devoto de los Buzzcocks, donde la banda telonera fueron Solstice, se dice que fue más influyente que Woodstock y Live Aid2; espero que el del 16 de agosto lo sea para alguno de ustedes y que a partir de lo que será una carnicería de sonidos acomodados en tubos de ensayo, experimenten una detonación en sus mentes; así que, si a partir de ese concierto se hicieron de una pareja con la que tendrán un tormentoso y pasional amor, si acaso tuvieran una explosión que los obligó a virar la orientación en sus vidas convirtiéndose en artistas brillantes y sin fortuna, si eventualmente, cuando regresen a sus trabajos finalmente increparon a su jefe como lo merece, vamos por buen camino, pero si en cambio, con mujer u hombre de la mano vestirán el mismo modelo de ropa, verán ‘Ghost’, expresarán lo dicho en el noticiero de la noche y regresarán a escuchar a Arjona, el punk, y nosotros mismos, habremos fallado.

Public Image Ltd. oficiará misa, y a nosotros, devotos y fieles feligreses, nos será procurada la homilía a través de los oídos para limpiarlos del pecado auditivo; alistémonos, desencadenemos nuestras mentes y sentimientos, dejémosles correr libres en el campo minado de nuestras vidas; vistamos de negro, piel y estoperoles, como si la misma Vivienne Westwood8 fuera nuestra modista y nos ataviara con ropa de la tienda Sex.

Claro que para asistir a un auténtico concierto de punk, los parroquianos no debiéremos ser esa clase media aspiracional, sino aquellos que viven el punk en su día a día, y no como nosotros, solo como una ingeniosa anécdota o acaso aquellos quienes a principios de los ochentas peinaban sus cabellos negros en forma de estrella y asistían escrupulosamente a los toquínes de Rebel´d Punk, Xenofobia, Herejía o del famoso Atóxxxico, me pregunto si asistirá alguno de ellos, lo sabré si es que veo un gran alboroto en la entrada y mire cómo es que penetran a la fuerza un puñado de punketos.

Pero si hablamos de punks de sepa, dudaría mucho de John Lydon perteneciera a ese grupo, pues al termino del toquín dejará El Plaza para aposentarse en un hotel de cinco estrellas con todos los lujos y todos los caprichos cumplidos, de modo que, tal vez ni él mismo merezca ya el trono podrido… Fuck the system!

Resulta absurdo que hoy en día, la única anarquía la vive la clase privilegiada, y no los oprimidos.

*Podría estar equivocado/podría estar en lo correcto, I could be wrong/I could be right, fragmento de la canción Rise, Album, 1986, Public Image Limited.

1Bernard Sumner, 2015, New Order, Joy Division y Yo, Editorial Sexto Piso. 

2David Nolan, 2006, The gig that changed the world, IMP. 

http://www.bbc.co.uk/manchester/content/articles/2006/05/11/110506_sex_pistols_gig_feature.shtml

3http://www.rollingstone.com/music/features/the-oral-history-of-the-pop-group-20141107

http://www.pilofficial.com/showsarchive.html

5http://www.setlist.fm/venue/iguanas-tijuana-mexico-63d4c233.html 

6http://www.slicingupeyeballs.com/2013/01/04/120-minutes-john-lydon-dave-kendall-tijuana/ (en el video se puede ver a Jhonny Lydon en el Mercado de Tijuana).

7
http://www.spin.com/2015/09/the-sex-pistols-public-image-ltd-john-lydon-interview/

8http://www.viviennewestwood.com/en-gb/history/430-kings-road

 

Malcolm McLaren, la visión pop oportuna

Hoy es cumpleaños de Malcolm McLaren, que ya no está con nosotros desde el 2010, pero aprovechamos el día para hablar de un hombre que no tenía un talento propio, pero tenía la gran capacidad de distinguir lo que podría convertirse en un suceso y el momento exacto en el que se estaba gestando algo grande, algo tan grande como para cambiar la moda, la música, el diseño y el cine.

 

Ese, sin duda fue el talento de McLaren, oler las tendencias y lo comerciable a larga distancia, su talento era hacer dinero. McLaren falleció el 8 de abril y, aunque muchos creen que no tenía ningún talento, debemos agradecerle algunas cosas.

 

Primero, el haber realizado un viaje a Nueva York y después convertir su trabajo para New York Dolls en SEX, la tienda S&M que se revolcó con la ropa de segunda mano y se convirtió en la moda punk. En segundo lugar, el apoderarse de la dirección de The Strand, convertirlo en Sex Pitols, salpicarnos con sonidos terribles que alguien clasificó como “asesinos de la esperanza, asesinos del espíritu” y, a pesar del manejo como banda de pop de los Pistols, dejarnos claro que podías ser cualquier cosa, no importaba si tenías talento o no.

 

En tercer lugar, haber recordado el nombre de su amigo cuando era estudiante de arte. Con una sola llamada telefónica consiguió que Jamie Reid llevara sus protestas situacionistas hasta el diseño para darle al punk los característicos colores rosa, verde y amarillo, y el gran descubrimiento de que sólo con unas tijeras, pegamento y recortes de periódico puedes crear el arte más contundente y controvertido.

 

Y, en cuarto lugar, utilizar a Julian Temple para mostrar su visión del punk. El director aceptó el reto de elevar al cine a los Sex Pitols, pero a pesar de las indicaciones de McLaren logró cambiar la dirección de los videos musicales, rockumentales y el cine sobre música al mezclar animación, material de archivo y escenas en vivo. Sólo vean ‘The Great Rock ‘n’ Roll Swindle’, ‘UK Subs: Punk Can Take It’, ‘Absolute Beginners’, ‘The Filth and the Fury’, ‘Glastonbury’ y ‘Joe Strummer: The Future Is Unwritten’ para comprobarlo.

 

Así que… tal vez Malcolm McLaren carecía de talento y manipulaba todo para perseguir al Dios del dinero, pero gracias a su visión mercantilista nosotros obtuvimos grandes ganancias.

Pink Floyd vs Punk

Parece una contradicción, ayer portaba orgullosamente una camiseta de ‘Never Mind The Bollocks, Here’s the Sex Pistols’ y hoy tengo que escribir de Pink Floyd, sin embargo a eso tengo una respuesta: “Is she really going out with him? / Ah!”.

 

Herencia de una relación muy lejana de la cual ya recuerdo muy poco, conservo muchos lazos con Pink Floyd, a diferencia de algunos que iniciaron con ‘The Wall’ o ‘The Dark Side of The Moon’, mi punto de partida fue un álbum que estaba en oferta en Gigante Miramontes (si, antes también podíamos encontrar discos en el súper mercado), la imagen de “cerditos en el espacioooooo” llamó completamente mi atención, fue mi primer encuentro con Algie y ‘Animals’, el primer disco que compré con plena consciencia y con el que pasé demasiadas tardes de la adolescencia descubriendo cada instante con audífonos, hipnotizada con lo que nunca había escuchado.

 

Por exceso de música dejé durante mucho tiempo mi relación con Pink Floyd, un grupo que hasta que entré a Rock 101 empecé a descomponer en canciones en mp3, antes de eso nunca me había atrevido a fragmentar los álbumes, para mi escuchar al grupo significaba reproducir el álbum completo (sigue siendo así). El lazo nuevamente se estableció nuevamente con ‘Inside Out. A Personal History of Pink Floyd’, libro de Nick Mason en el que no descubrí tanto la música del grupo, pero si la múltiples anécdotas que rodean cada producción, la evolución visual del grupo en vivo (con el paso por el famoso concierto The 14 Hour Technicolor Dream, la pirotecnia no controlada y explosiones de equipo), las crónicas de Algie (el cerdo de ‘Animals’ que debería tener su propio libro) y sus múltiples intercambios de música para películas experimentales por imágenes únicas para sus conciertos.

 

Posiblemente muchos de esos detalles valdría la pena comentarlos en otra ocasión, pero éste texto es sobre la conocida relación de odio entre el punk y Pink Floyd, gracias a los largos pasajes de virtuosismo que motivaron el DIY corto, agresivo y directo.

 

Siempre había leído sobre ese momento desde la perspectiva de Johnny Rotten y toda la horda punk, sin embargo en el libro Mason se toma un momento para hablar de su postura en 1977, cuando el punk dijo que odiaba a Pink Floyd por la indulgencia de lanzar un álbum concepto de sólo seis canciones (una de ellas de 17 minutos), liberar un cerdo gigantesco en el aire tan sólo para crear una portada y realizar una de las giras de promoción más caras que se hayan realizado en esa época.

 

A diferencia de los pasajes psicodélicos y experimentales, para los críticos ‘Animals’ era más agresivo de lo que se esperaba de Pink Floyd, eso se debió a Britannia Row, el estudio de grabación que crearon después de ‘Wish You Were Here’, con el llamado rock de dinosaurios transformándose debido a otras visitas que portaban en el exterior la camiseta “I hate Pink Floyd”.

 

El punk fue una reacción a las compañías disqueras que decidieron concentrarse en las bandas que brindaban ganancias (entre otras cosas), sin arriesgarse a buscar las diferencias, financieramente es justificable, pero eso deja fuera el talento y lo inesperado. Para 1977 el movimiento punk fue el momento en que Pink Floyd se encontró en medio de esa revolución, muy parecida a la que perteneció cuando estaba en el underground entre 1966 y 1967, pero ahora era la figura contra la que se luchaba. Una completa ironía.

 

Sin embargo, a pesar de ser el enemigo y una muestra del arcaico rock contra el que se protestaba, Pink Floyd logró que muchas de las grabaciones del punk no fueran una muestra de texturas inaudibles, su estudio Britannia Row albergó a todas las bandas de la época, incluido The Damned. El grupo originalmente quería a Syd Barrett como productor, pero por obvias y lisérgicas razones no fue posible, Nick Mason no fue el encargado de darle su distintivo toque al sencillo ‘New Rose’ (1976), una canción que descubrí como un riff de una cortinilla de MTV, pero inesperadamente unió a ‘Animals’ (1977) y una de mis bandas favoritas con el punk a través del disco que produjo el baterista, ‘Music for Pleasure’ (1977). Desde entonces repito “Is she really going out with him? / Ah!” y lo acompaño de un “ha ha charade you are”.

Julien Temple invitado especial de DocsDF

 

Le gustamos y nos gusta, Julien Temple regresa nuevamente a México como Invitado de honor en la décima edición del Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), que se llevará a cabo del 15 al 24 de octubre de 2015.

 

En conferencia de prensa se reveló que el documentalista Julien Temple presentará tres de sus películas más emblemáticas. “Estoy muy emocionado por volver a la Ciudad de México y compartir con DocsDF, uno de los festivales más importantes del mundo, una muestra de mi trabajo con los mexicanos. Confío en que quienes acudan a las proyecciones, mías o de otros directores seleccionados este año, se llevarán una gran experiencia”, aseguró Temple, quien también ofrecerá una clase magistral el 20 de octubre en la Universidad de la Comunicación como parte de las actividades de la octava edición de Docs Forum, el componente formativo de DocsDF y será homenajeado ese mismo día por DocsDF por su larga trayectoria.

 

Las películas de su autoría que se exhibirán son ‘Oil City Confidencial sobre el grupo Dr. Feelgood , su debut como director el falso documental ‘The Great Rock’n Roll Swindle” y el estreno en nuestro país de la película ‘The ecstasy of Wilko Johnson’ sobre la vida del guitarrista de Dr. Feelgood, quien a pesar de que le diagnosticaron cáncer pancreático terminal enfrentó la vida con gran positividad.

 

Esta última película integra la sección Proyecciones Especiales, se mostrarán en la décima edición de DocsDF de manera gratuita y en espacios al aire libre emblemáticos de la capital como Las Islas en Ciudad Universitaria, el Foro Lindbergh en la colonia Condesa y la Plaza San Jerónimo en el Centro Histórico.

 

En total, DocsDF organizará este año 257 proyecciones de 116 documentales de 31 países y para que más público pueda conocer la oferta fílmica el 87 por ciento de esas funciones serán gratuitas. Para conocer más detalles de la programación, fechas, horas y sedes del festival, consulta www.docsdf.org

-->