hi

Publicaron la Ley Chayote

Lo que ha sucedido con el escándalo alrededor de la Secretaría de Educación Pública (SEP) por haber gastado 1,963 millones de pesos en Comunicación Social, cuando el Congreso de la Unión sólo había aprobado una partida de 70.6  millones de pesos, ha sido un ejemplo de lo representará, en los hechos, la Ley Chayote.

 

El pasado 11 de mayo, el Presidente Enrique Peña Nieto publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley de Comunicación Social a través de la cual lo hecho por la SEP quedará legalizado.

 

Y no únicamente eso, también podrá hacerse con toda holgura la autopromoción de un secretario, como lo fue con Aurelino Nuño o no tener reparo en entregar a discreción dinero a los medios de comunicación para difundir la reforma educativa.

 

La Ley de Comunicación Social hecha sobre las rodillas en la Cámara de Diputados, ratificada en el Senado de la República y ahora respaldada por Peña Nieto dejó abierta la puerta para que, en los meses que restan del actual Gobierno Federal, se puedan gastar recursos públicos de la manera y de la forma que lo hicieron en la SEP.

 

En una carta abierta a Peña Nieto alrededor de 50 organizaciones civiles y 37 periodistas pedimos que se detuviera la promulgación de la Ley Chayote porque no se incluyeron criterios claros para la asignación de publicidad a fin de terminar con la arbitrariedad y la discrecionalidad en la colocación de campañas oficiales.

 

Además, también se advirtieron los riesgos de no prohibir los sobre ejercicios prespuestales y tampoco tener un tope de gastos.

 

Y esto es justamente lo que acaba de suceder con el caso de Aurelio Nuño en la SEP, veamos algunos de los datos publicados por el diario Reforma:

 

La SEP tuvo un sobreejercicio de recursos de 2,680%, debido a que el Congreso de la Unión sólo había aprobado una partida de 70.6 millones de pesos

 

De 2013 a 2017, la SEP destinó 4 mil 443 millones de pesos a comunicación social a pesar de que únicamente tenían autorizados 406 millones de pesos en ese lapso.

En los dos últimos años, durante la gestión de Nuño, el gasto en difusión y prensa se elevó en más de 3 mil millones de pesos.

Al leer estas cifras cualquiera podría preguntarse lo siguiente: Si hay altas probabilidades de que el PRI pierda la Presidencia ¿Por qué dejar en manos de otro partido una Ley de Comunicación Social que le daría manga ancha para manipular a su antojo la información a través del gasto en comunicación social?

¿En qué estaban pensando cuando lo más probable hasta el momento es que gane Morena con Andrés Manuel López Obrador al frente?

 

A simple vista parecería ilógica esta actitud de, por ejemplo,  legalizar los mensajes oficiales extraordinarios que solo han abonado a la discrecionalidad en el manejo publicitario.

 

Pareciera entonces un suicidio que Ley de Comunicación Social favoreciera a la prensa que ha vivido bajo ese modelo. A los poderosos dueños de los medios de comunicación y también a otros no tan grandes, que han gozado del prespuesto entregado a discreción.

 

Estamos ante un perverso mecanismo que Peña Nieto y los legisladores han dejado intacto y quizá más robustecido con la nueva norma. ¿Quién los pudo presionar o convencer para que hicieran algo de ese tamaño? Es pregunta.

 

Por otro lado, el puntero en las encuestas rumbo a la elección presidencial del 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador ha dado una respuesta corta de miras.

 

El pasado 13 de mayo, días después de publicada la Ley de Comunicación Social, criticó el método utilizado por la SEP para promover la reforma educativa y dijo que, si gana la Presidencia, habrá una reducción significativa en el gasto de publicidad.

 

A primera vista pareciera un acierto que, ante el dispendio, el abanderado de Morena pretenda poner un alto.

 

Luego, en el mismo discurso, dijo que no ve problema en que se haya publicado la Ley Chayote toda vez que cuando llegue a la Presidencia seguirá existiendo esa partida, pero no en cantidades excesivas.

 

“Ya le dije a los empresarios, a los dueños de los medios, poquito porque es bendito”, añadió según la crónica de Ernesto Núñez en el mismo diario Reforma.

 

El problema no está sólo en la actitud respecto al reparto del dinero público hacia los medios de comunicación. Es decir, esto no puede depender sólo del punto de vista o de las convicciones de quién este al frente del país como Presidente.

 

Si imaginamos, por un momento, que el sucesor de López Obrador piense de manera diferente y abra de nuevo las arcas oficiales para que se hagan derroches inconcebiles como el de Nuño en la SEP.

 

Los mexicanos que pagamos impuestos y, los que vengan más adelante en otras generaciones, dependerán de las convicciones de los nuevos candidatos a la Presidencia y no de un modelo que, desde antes, pueda garantizar un control sobre la forma en que se entregarán esos recursos públicos.

 

A lo que se aspiraría es a tener un Jefe de Estado que fije por ley las reglas del juego para que nunca más el reparto de publicidad sea una arma contra la libertad de expresión, la espada para aniquilar a un medio incómodo o el cuchillo amenazante para quienes publiquen información que afecte los intereses de los gobernantes en turno.

 

Se trataría de que se pusieran las bases de una legislación distinta. Parece que López Obrador no ha puesto atención a esto.  No puede ser una política de Gobierno, es decir, una actitud y ya. Del resto de los candidatos en torno a la Ley Chayote mejor ni hablar están perdidos en el espacio.

Gastan 537 mil pesos en óleos de Meade y Videgaray

Los retratos de José Antonio Meade Kuribreña, ex secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y de Luis Videgaray Caso, secretario de Relaciones Exteriores (SRE), costaron más de 537 mil 747 mil pesos, dinero suficiente para adquirir una casa de interés social en el Estado de México, Querétaro, Nuevo León o Hidalgo.

Con esos óleos y dos fiestas celebradas el 23 y 24 de agosto de 2017, los funcionarios sellaron una amistad que nació en 1998, año en que ingresaron a estudiar la licenciatura en economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

A los cocteles para presentar las obras de arte sólo asistieron políticos, empresarios, familiares del ex titular de la SHCP y el canciller, así como funcionarios como Aurelio Nuño, ex secretario de Educación (SEP) y Enrique de la Madrid, secretario de Turismo (Sectur), y el panista Ernesto Cordero, entre otros más.

Los ex secretarios de Hacienda develan un retrato en Palacio Nacional.

“El bien artístico (o retrato de Luis Videgaray) tiene un valor de 348 mil pesos” y fue otorgado en asignación temporal para que sea exhibido en la Galería de Retratos de los Exsecretarios de Hacienda y Crédito Público, revela el contrato firmado por José Ramón de San Cristóbal Larrea, director general de Promoción Cultural y Acervo Patrimonial de la SHCP, y Ángel Ismael Ramos Huitron, artista plástico y muralista. 

Ramos Huitron cedió a través del acuerdo con el contrato en poder de Rock 101 el óleo sobre tela para que se exhiba en las instalaciones de la Secretaría para efectos de difusión cultural, sin menoscabo de que pueda estar sujeto a ser adquirido para formar parte de las colecciones.

El contrato entre el muralista y el funcionario de la SHCP fue suscrito el 21 de agosto de 2017, dos días antes fuera develado el rostro de Luis Videgaray en el Salón Panamericano de Palacio Nacional.

Adicionalmente, el contrato establece que el retrato estaría colgado en uno de los salones de Palacio Nacional hasta el 31 de diciembre de 2017, después de ese día se decidía si se sellaba la adquisición del óleo.

Tal retrato seguía colgado el 11 de enero de 2018, cuando se reunieron los ex secretario de Hacienda. Ahí una vez más aparecieron muy de cerca José Antonio Meade Kuribreña, quien fue destapado, por su amigo Luis Videgaray a finales de noviembre de 2017.

Otra de las caras llevadas a un lienzo de tela fue la de José Antonio Meade Kuribreña, un hombre que aspira a ser candidato por el PRI a las elecciones presidenciales de 2018.

“El retrato del ex Canciller (José Antonio) develado en 2007 tuvo un costo de 189 mil 747 pesos, que fueron ejercidos a través de los contratos SRE-DRM-LP—23-/17 y del SRE-DRM-LP—24-/17”, según los acuerdos de servicios integrales contratados por la SRE y las empresas Creatividad y Espectáculos (CREA) y Servicios Compartidos de Alta Dirección. Ambas empresas son filiales de CIE, la compañía encargada de traer la Fórmula 1 a México.

“El retrato entregado por el proveedor como parte de los insumos para la realización del evento Develación del retrato del Dr. José Antonio Meade Kuribreña, como ex secretario de Relaciones Exteriores, bajo el concepto de servicios integrales”, dice el contrato.

El documento explica que la factura es por el monto total del retrato, incluyendo el evento realizado la noche del 24 de agosto de 2017 y donde hubo abrazos, aplausos y recuerdos de dos amigos.

Los dos contratos firmados por Relaciones Exteriores con las subsidiarias de CIE determinaban ofrecer un catálogo general de productos y servicios, un mesa de platos fríos y calientes o brindis institucional, así como organizar capacitación externa, presentación de cartas credenciales, visita de estado y un foro regional.

El canciller devela el retrato de su amigo José Antonio Meade.

 

-->