hi

Zola Jesus, de gótico industrial y mezcal

Cinco intensos días antecedieron a la presentación de Zola Jesus en la Semana Indie Rocks!, un festival que a lo largo de varias noches nos sumerge en diversos tonos, esta vez fuimos del soul al perreo, la experimentación pop de los 00, la propuesta bailable con contenido social y una agresiva muestra de post punk. Al llegar al cierre, el público en el Foro Indie Rocks! sabía que la noche sería dramáticamente especial.

El velo, el baile, los comentarios sobre la conexión que existe entre su música y la manera en la que la comprende el público mexicano (somos darks, ni como negarlo) y la voz, sobre todo la voz, hicieron que la noche se cubriera de nostalgia, gloriosos grises y la necesidad de dejarse llevar por una propuesta que entre violín, guitarra y secuencias conmovió todos los oídos.

Dos botellas de mezcal, que no fueron suficientes según explicó Zola Jesus, y trece canciones, eso si era lo que necesitábamos nosotros para balancearnos entre los conceptos de vida y muerte que representa su disco ‘Okovi’, a final de cuentas se trataba de alborotar emociones, incluso las que contrastan entre el comentario político (una voz que también se suma empática contra el muro de Donald Trump en la frontera con México) y la necesidad de bailar ‘Dangerous Days’, si “on the floor, on the ground, on the stairs, on the way” o en un pequeño espacio agitado por los cuerpos alrededor, que se emocionan tanto como la noche anterior, pero no se arremolinan sudorosos como sucedió con A Place To Bury Strangers, Antibalas y Curtis Harding.

Aquí solo nos movemos ligeramente pero cargados de sensaciones guiadas por ella solita, subida en un banco, lanzándose en un instante hacia el público, incomodándose dulcemente ante un micrófono para realizar su número de stand up, como lo llamó, y hablarnos de la manera en que las diversas tristezas reflejadas en sus canciones son perfectas para noches de sábado.

También podría interesarte: A Place to Bury Strangers, noche post, post, post punk y shoegazera

 

A Place to Bury Strangers, noche post, post, post punk y shoegazera

A las 22:00 horas el trío mexicano Sadfileds apareció sobre el escenario del Foro Indie Rocks! para llevar al público a un sublime viaje compartido mediante las luces cobrizas, blancas y azul que los bañaban un acto que sin duda, sorprendió a muchos de los presentes en medio de copiosas dosis de humo; su intervención sumamente beneficiada de la excelente sonorización, nos dejó disfrutar su poderosa batería, su bajo hipnótico, su guitarra minimalista y su voz murmulleante hasta que finalizaron con ‘I’m Tired’.

Cinco minutos después de las 11, Oliver Ackermann, Dion Lunadon y Lia Simone Braswell se adueñaron del escenario diseñado con varios discos colgantes lisos y texturizados de sus caras, que multiplicaron constantemente las luces estroboscópicas que desde el principio de ‘We’ve Come So Far’ y ‘You Are the One’ nos prepararon para llevarnos a una zona llamada A Place to Bury Strangers, donde la obscuridad y lo sórdido permanecen e impactan sus significados en nuestro interior.

Los estadounidenses demostraron por qué en algún momento fueron descritos por la crítica especializada como una de las bandas más ruidosas de este siglo al interpretar ‘Bass & Drum Jam’ y ‘Revenge’ que nos llevaron a la danza de los cuerpos chocando unos con otros sin cesar. Así llegamos al momento en el que Dion Lunadon se arrojó sobre el público, seguido por Oliver Ackermann para desplazarse muy cerca de la cabina de audio e interpretar a nivel de público con bajo, voz y consola portátil tres improvisaciones de manera muy parecida a como lo hicieron el pasado 31 de mayo en Houston.

¿Por qué nos gusta tanto la #SemanaIR? Porque suceden momentos como este, @APTBS en el centro de la licuadora

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

De regreso al escenario para masajear de alguna manera los tímpanos de los asistentes que estuvimos sujetos a altas dosis de decibeles ensordecedores y deliciosos ‘Deeper’ y ‘Deadbeat’ solo fueron el preámbulo de lo que desde un principio nos llevo a una comunión en busca de los más exquisitos feedbacks emitidos durante este año.

‘I Lived My Life to Stand in the Shadow of Your Heart’ se convirtió en la pieza que cerró este viaje sónico a las entrañas de una obscuridad tan confortante que muchos no querían que concluyera y que incluso la interpretación parecía poder perderse en un incesante infinito.

Con solo cinco álbumes y una trayectoria acompañando en giras a NIN o Jesus and Mary Chain, el trío A Place to Bury Strangers sigue sumando seguidores por sus extraordinarias actuaciones en vivo, las cuales ciertamente son muchísimo más poderosas e intensas que en estudio.

También podría interesarte: Entrevista – A Place To Bury Strangers, el post post post punk

Los espíritus de la música unidos en un combo Antibalas

Una emoción incomparable recorría a los presentes en la espera. Para algunos, la primera vez luego de 20 años de concebido el combo, otros presumían que era la tercera ocasión que estaban frente a la fuerza Antibalas en México.

 

Se dejó correr el rumor que era la primera vez de la agrupación en nuestro país. Sí fue la primera presentación en la Ciudad de México, ya que la segunda en territorio nacional fue en el Bahidorá del 2016 en Hidalgo.   

 

En el 2013 se vio por primera vez a la banda multicultural en el Festival Internacional de Puebla, ese mismo festival tuvo a Willie Colón y no está de más mencionarlo, pues uno de los covers más conocidos de la agrupación es la canción Che che colé, que estuvo presente en la Semana Indie Rocks!

 

Tampoco parece casualidad que fuera Vatamacha el grupo abridor, ya que algunos de sus integrantes fueron parte de aquel festival que presentara a Antibalas por primera vez.

 

Una fiesta funk sin descanso

Vachamata llegó al Foro Indie Rocks! para expandir amor. No escatimaron con mensajes de cariño al público de la Ciudad de México. Hablaron de la luz negra que intenta dominar a nuestro país, pero que hay seres de luz que luchan por sus derechos y aún silenciados, dejan el ejemplo y su espíritu se expande, dedicando a esos valientes el repertorio tuvo como línea su disco Nahual (2014).

 

Jueves absolutamente sabroso en la #SemanaIR, Vachamata en el @foroindierocks

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

 

#Vachamata en la #SemanaIr #Indirocks @rock101online

A post shared by Mitzi Hernandez (@mitziher) on

 

Bajo la herencia de Fela Kuti

El momento de espera para que Antibalas saliera, fue amenizado por una especie de juego de tetris que intentaba acomodar los instrumentos de los 12 músicos en un espacio reducido. Parecía un escenario pequeños para una banda tan grande, pero se las arreglaron perfectamente.

 

El saxofonista Martín Perna (Ocote Soul Sound) es el co-fundador de la agrupación. Confirmó que fue hace 20 años surgió la idea de crear una banda psicodélica, con afrobeat, dub y mucho funk en una visita que tuvo a esta ciudad con King Changó. La mezcla de ritmos de toda América Latina se siente con las influencias del nigeriano Fela Kuti, tanto musicales como filosóficas. Perna ha sido activista que mediante el arte emite mensajes de inconformidad con el sistema y ha posicionado clara agenda de crítica al gobierno estadounidense en turno.

 

También han estado pendientes de movimientos en México, como el EZLN y en general han declarado un fuerte cariño a este país.

 

@antibalas en la #SemanaIR #Indirocks @rock101online

A post shared by Mitzi Hernandez (@mitziher) on

 

Amayo, el guía afrobeat

En la voz de Duke Amayo (Fu Arkist Ra), el otro fundador de la banda, se asoman frases que van más como mantras. En repetidas ocasiones, entre canción y canción lanzaba: Deep Unconditional Love. Reflexiones y sugerir a la audiencia que meditara, que ese ejercicio es necesario y que el concierto podría ser un pretexto para hacerlo en conjunto.

 

La crítica sociopolítica los han acompañado en estas dos décadas, su más reciente disco también se acerca a la espiritualidad: Where the Gods Are in Peace (2017). Ese álbum fue precedido por Dirty Money (2012), un señalamiento a la sociedad de consumo y al mercado injusto.

 

No se puede pasar de largo la increíble presencia de Amayo, que brilló no solo por los estampado de su traje rosa. A ratos era histriónico, dramático, levantando los brazos, lanzando gritos que daban paso a una canción. Bailó, se dirigió mucho al público, agradecia en todo momento, su elasticidad demostraba que practicó kung-fú y la cadencia no se detuvo.

 

Él ha comentado que su adolescencia la pasó en Lagos, Nigeria y que ahí pudo ver a Fela Kuti tocar. No en vano se vieron envueltos en el musical de Broadway Fela!, que por su calidad ganó 15 premios Tony, la máxima presea para este tipo de shows.

 

Experiencia @antibalas en la #semanair @rock101online

A post shared by Mitzi Hernandez (@mitziher) on

 

Son de Brooklyn, lugar donde los diversos grupos afro se dan cita, como lo ejemplifica la película Do the right thing (1989) de Spike Lee. Aunque Amayo es el único africano de nacimiento, todos laten al ritmo de las percusiones milenarias.

 

El mensaje de alegría, fuerza y baile queda claro. Lo más Antibalas es el amor, así que Deep Unconditional Love for you all.

 

La cuarta noche de la #SemanaIR101 nos brindó un poderoso set de @antibalas

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

También podría interesarte: Semana IR! – Curtis Harding, el soul de lunes

Deerhoof/Entre Desiertos – Ese ruido del infierno que está salvando al mundo entero

Uno pensaría que a cierta venerable edad, ya es difícil sorprenderse con algo. La exigencia social para un chavorruco es tal, que ese semblante gris pocoamigable y malcoposo se convierte en parte de la rutina diaria; por si fuera poco, esta amargura es contagiosa, degenerativa y hasta letal, al menos para el alma.

La cosa empieza a ponerse fea cuando te cuestionas si estás en edad para hacer, decir o vestir cualquier cosa. ¿En serio hay una edad para escuchar rock e ir a conciertos? Y así, de prejuicios en prejuicios como este comienzan a surgir el famosísimo: “Yo ya estoy ruco y cansado para (coloque aquí su pretexto favorito)” o la máxima: “¡Eso es basura! ¡La música en mis tiempos era realmente buena!”. Conozco a gente que incluso me ha dicho que no le comparta música porque “es contaminación auditiva” eso que suena hoy en los reproductores.

¿Se dan cuenta? Cada vez nos parecemos más a la viejita regañona que nos gritaba por volar la pelota a su patio. Nada ni nadie está matando al rock más que esa actitud de saberlotodo que nos impide abrir nuestro espectro hacia nuevas posibilidades. ¿Qué es el rock sino un organismo vivo en constante evolución? ¿Qué somos los humanos si no evolucionamos? Cosas medio vivas esperando dejar de respirar. Perdón que me haya puesto tan filosófica.

Pero venga, no todo está perdido, si eres un chavorruco o un joven oxidado dejándose opacar por la rutina, te invito a que salgas de tu microondas para dejarte sorprender por esa cosa rara que algunos llaman vida.

Eso fue justo lo que hice el pasado miércoles 6 de junio donde se llevó a cabo la tercera noche de la Semana Indie Rocks! luego de un penoso suceso en el que cierta morenita de ascendencia afronuyorriqueña nos dejara plantadísimos a última hora, qué feo que sean así deveras. Sin embargo, el staff de Indie Rocks! solucionó todo muy rápido concluyendo ese martes en una noche de fiesta loca , buena música como se esperaba y evidentemente, con la mejor actitud.

Justo de la misma manera, se inauguraron las actividades la noche 3 de la Semana Indie Rocks! Imaginen que el paso uno es ser bienvenido con una paleta de hielo, de esas embriagadoras, ya desde ahí pinta bien la noche. Muy puntual por cierto, ya que a las nueve en punto las puertas se abrieron aún con muy poquitos asistentes y a las diez muy en punto también, los originarios de Tijuana se apoderaron del acogedor escenario del Foro Indie Rocks ya con el recinto semi lleno.

Aquí es donde se pone buena la cosa, y es que si no han experimentado escuchar a una banda por primera vez, de verdad les invito a explorar la posibilidad. Este fue mi caso el pasado miércoles, mi primera vez escuchando a Entre Desiertos, fue algo así como amor a primera vista.

Cinco tipos flacuchos y bellos, originarios de Tijuana, Baja California: Rommel Santellanes (Guitarra/Voz); Jacinto García (Teclados/Sintes); Mauricio Ruiz (Bajo/Percusión/Voz); Násmar Guzmán (Batería/Voz) y Javier Gómez (Guitarra/Corno francés). Juntos colisionan para hacer una fusión de jazz rock, repito ¡¡¡jazz rock!!! Y bueno, no solo eso, también por ahí suenan unas bases electrónicas con un toquecito de folk. ¿No les parece emocionante? Para mí lo fue, ya que nunca he tenido mucha fe en el rock nacional, debo admitirlo y escuchar a bandas como Entre Desiertos es significativamente sorprendente.

Solos de guitarra brillantes más baterías virtuosas, acompañados de un bajo misterioso, teclados y un corno francés, es una fórmula que debería estar patentada para su reproducción. Y es que es un sonido sencillamente placentero, singular y aunque poco predecible, muy disfrutable.

Piezas como: Cristal, Poco a Poco, Llamarada fría, Fragmentos y Trágico, formaron parte del set de esta banda que, como pocas, se atrevieron a experimentar con sonidos distintos, sin apegarse a un género sino dejándose guiar por donde los llevan las ondas sonoras.

Ellos junto a otras bandas de Tijuana están marcando el ayer y hoy de una movida bajacaliforniana, la cual está plagada de propuestas, psicodelia, arte bonito y buena onda.

Tan solo quince minutos después de haber terminado Entre Desiertos, luego de que un staff pequeñito emprendiera el cambio de instrumentos, en punto de las once de la noche salen despiadados y feroces los californianos de Deehroof.

Satomi Matsuzaki, Greg Saunier , John Dieterich y Ed Rodríguez provocadores del slam de este miércoles en el @ForoIndierocks, extraordinario ruido el que ha mostrado @deerhoof en la #SemanaIR pic.twitter.com/ukzOPgyLQs

— Rock101 (@r101ck) 7 de junio de 2018

Satomi Matsuzaki es la voz de esta banda delirante que pareciera el soundtrack de una película anime. Y lo mejor ¿Recuerdan a los protagonistas del Show de los 70? Bueno pues si se fijan bien es como si Eric Forman, Steven Hyde, Jackie y Fez hubieran salido de su sala de filosofar, así todos chinguiñosos y suavecitos para formar una banda de noise. Ella envuelta en un vestidito como de porrista (al menos sus ataques de brincos lo sugieren así) y los demás como si hubieran dejado a la mitad sus palomitas y su serie de Netflix para venirse a tocar, a excepción del genio Ed Rodriguez que, siempre saca sus mejores garras, del clóset setentero de su papá.

Y como si se tratara de un viaje de speed, los miembros de esta banda (ya entrados en años) se dejan ir como hilo de media, sin parar un segundo a nada, canción tras canción, gritan, se agitan, brincan, se mueven de un lado a otro, sudan y nos hacen sudar. Una extraña euforia nos invade la espalda y es que simplemente no hay forma de resistirse al efecto Deehroof. Es necesario pararse y bailar, jalonear al de al lado, gritar como loco y dejarse llevar por la energía de su música y ruidoso sonido.

Cada uno de ellos tiene un personaje y una función particular: Satomi acompaña con la voz pero es la parte energética, Ed es la parte virtuosa, John Dieterich el matadito meticuloso y metodológico, mientras que Greg Saunier es, bueno, simplemente el alma de esta fiesta. Solo por mencionar algunas particularidades de la ruidosa batería de Saunier cuyo jinete se toma el tiempo de andar por el escenario como si fuera la sala de su casa, se amarra las agujetas, anda acomodando y recogiendo, riega sus baquetas por doquier y también es él quien de repente asalta el micrófono de Satomi para hablar en un disléxico español y expresa su beneplácito, nos dice buenas noches y que México cuenta de manera definitiva y contundente con la comida más exquisita de la galaxia toda.

Una tras otra, comienzan con: Flower, I Will Spite Survive, Snoopy Waves, The Perfect Me, Breakup Song, Paradise Girls, Exit Only, Fresh Born, para continuar con: Bad Kids to the Front, Con Sordino, Flower, Come Down Here & Say That, Plastic Thrills, There’s That Grin, We Do Parties, Polly Bee. Mas o menos a esta altura del recital, a Ed Rodríguez le sucede lo peor que le puede suceder a un guitarrista que solo cuenta con una guitarra, y esto es que se rompa una cuerda, OMG! De la forma más natural y tranquila del mundo, Rodríguez se dispone a cambiar su cuerdita, entre tanto, su carnal Saunier hace de bufón cuenta chistes sonoros para distraer a la banda mientras eso sucede. Luego de unos minutos, todo regresa a la normalidad, salvo que Saunier no quiere volver a la batería, pero Satomi lo avienta de una patadita de regreso a su lugar.

Finalizan con Chandelier Searchlight, Kafe Mania!, Spirit Ditties of No Tone, Twin Killers y luego de un encore microscópico, viene Mirror Monster.

Deerhoof nos enseña una y solo una cosa que son muchas a la vez. No hay edad, no hay frontera, no hay prejuicios, no hay barreras ni sonido que impidan al rock ser.

También podría interesarte: Descartes a Kant y Cibo Matto

Semana IR! – Curtis Harding, el soul de lunes

Todos invariablemente hemos sentido ese deseo de escapar ante las rutinas, el silencio, el mal humor y la mala compañía. Estrés que bien que mal se puede traducir en una oportunidad de incentivar el cambio. Y es ahí precisamente que se hallan los cerebros de una revista que desde hace poco más de 10 años generan estas oportunidades para la música y su consumidor.

Espacios alternos, plataformas digitales y una semana de conciertos. Indie Rocks! trajo así hace 3 años la #SemanaIR; una semana de propuestas musicales que no ponderan la cotidianidad de los días. Sólo así fue posible predicar con los ritmos del broken beat, disco y el R&B contemporáneo en plena noche de lunes.

La edición 2018 de esta fiesta inició y nos congregó con la voz de Curtis Harding; un artista joven que apenas cuenta con dos álbumes de estudio pero que se vuelven suficientes para incendiar el escenario con simbolismos un tanto psicodélicos, esotéricos y desde luego bailables. La noche de ayer no fue la excepción.

Fotografía: Hugo Tenorio

Antes de moldear las caderas de los asistentes, la furia de las guitarras fue posible gracias a Peregrino; una banda que fusiona el blues, folk e incluso country. Esta gamma de sonidos nos recordó la estética y belleza americana de un viaje por carretera, la rebeldía de las melenas y de los lentes oscuros. Todo este marco se plasmó con A Young Man’s Game’, su primer álbum y que fue la antesala perfecta de Harding.

Sin más preámbulo y sin guardarse nada, la elegancia y la contundencia de ‘Face Your Fear’ se hizo presente. Curtis Harding abrió con los sencillos que distinguen la textura de su último material; temas como ‘Next Time’, ‘On and On’, ‘Need My Baby’ y ‘Drive My Car’ dejaron entrever como primer capítulo el estilo del estadounidense.

Enseguida llegaron ‘Ghost of You’, ‘Till The End’ y ‘Go As You Are’. Todo el segundo álbum fue interpretado con la seguridad de llevar a buen puerto su sonido y a futuras generaciones. De eso estamos seguro pues entre el público se iluminaban los rostros de ciertos adultos que parecían ser fervientes fans de ‘Starsky y Hutch’. Sus pasos los delataban.

Fotografía: Hugo Tenorio

Saxofón, órgano, bajo, guitarra, teclados y platillos voladores, fueron el estandarte del escenario con el que de a poco se rompen las barreras del soul, traducido de otra forma, del alma. Barreras como el escepticismo del lunes, los celulares enérgicos y el poco espacio del foro, fueron vencidas enseguida por ‘Cast Away’ y ‘Freedom’; canciones de su primer álbum que nos contagiaron de espíritu y recuerdos, quizás de CeeLo Green y ¿por qué no?, hasta de la propia Amy Winehouse. Todas estas raíces fueron la narrativa de una noche que no queríamos dejar ir y así llegó la romántica ‘Need Your Love’ antes del encore.

Amor propio y deseo de compartir todo, incluso dos canciones más para recordar la importancia y vigencia de los primeros acordes del rock. El soul power se intensificó con las últimas dos canciones de la noche: ‘The Drive’ y ‘Keep on Shining’. Ésta última justificando el porqué del cigarrillo en la portada del primer álbum: estoicismo. Toda una pieza llena de trastes y riffs que no te permiten estar quieto. “¡So just keep on shining!”

Fotografía: Hugo Tenorio

No hay objetos externos ni parafernalia que puedan exponer lo que significa el soul hoy en día, pero ayer fue una buena oportunidad de acercarnos un poco a ello y a la sensibilidad del oriundo de Michigan. Su herencia está plasmada en esa agresividad rítmica y sonora acorde a los tiempos que se vivían en los 70 y la realidad es que éstas letras serían insuficientes si pretendo idealizar en un mismo espacio lo sucedido en el Foro Indie Rocks! El tiempo será el mejor juez.

Las noches de la #SemanaIR continúan con las presentaciones de Tino el Pingüino, Deerhoof, Antibalas, A place to Bury Strangers y Zola Jesus. ¿Princess Nokia?, ¿qué?.

Fotografía: Hugo Tenorio

A Place To Bury Strangers, el post post post punk

Observas el nuevo disco y no dejas de pensar en ‘Un Perro Andaluz’ (1929), el ojo antes del corte transversal parece el punto de entrada a ‘Pinned’, el nuevo disco de A Place To Bury Strangers que nos muestra nuevamente su capacidad para crear paisajes agrestes de electrónica, post punk y shoegaze, aunque nos ha ido quedando claro que ya no se trata de un concepto sonoro, sino un conjunto de canciones que aparecen en un mismo contexto.

‘Pinned’, es curioso el nombre cuando notamos que no es un material donde se analice al humano, como si estuviera en una mesa detenido con alfileres, más bien vemos su fragilidad y sus entrañas expuestas por sus fijaciones a la tecnología, un tema que APTBS ya ha abordado en diversas ocasiones.

También podría interesarte: Alan Vega: Avant punk

Lo mínimo nos vuelve a llevar a lo máximo en sonidos, se trata de subir el volumen al 11, aunque ‘Pinned’ nos debe la intensidad a la que ya nos habíamos acostumbrado en los anteriores cuatro discos.

Rodrigo Fernández tuvo la oportunidad de platicar con Oliver Ackerman sobre el nuevo disco y la próxima visita de A Place To Bury Strangers con motivo de la Semana IR!, te compartimos la plática completa para que te acerques más a ‘Pinned’ y no te pierdas su actuación en el Foro Indie Rocks el 8 de junio.

 

Zola Jesus, un brillante pop gótico personal

Entre ‘Okovi’ y el EP Additions’, encontramos a Zola Jesus sumergida en una oscuridad sonora que abarca algunos experimentos, si en el nuevo disco las letras sobre la muerte te llevan a sitios inesperados, en el segundo material nos encontramos extensiones atmosféricas a cargo de Johnny Jewel, Katie Gately, la banda de black metal Wolves in the Throne Room y Joanne Pollock.

De gira con Alice Glass desde el mes de abril, Zola Jesus regresó después de tres años de silencio con un álbum repleto de experiencias personales provistas de una urgencia de vida, con canciones envueltas por diagnósticos de cáncer, intentos de suicidio y relaciones llenas de abuso, temas que aparecieron en su entorno y la llevaron a concebir letras que sacrifican la experiencia en favor del empoderamiento.

En camino a la Semana IR!, Paulina García tuvo la oportunidad de platicar con Zola Jesus, hablaron de la gira, los antecedentes de ‘Okovi’ y el resultado de muchos momentos de oscuridad en un brillante álbum de pop gótico, escucha la entrevista realizada en Stand By y no te pierdas su presentación el 9 de junio de 2018 en el Foro Indie Rocks!

También podría interesarte: Semana Indie Rocks! 2018

 

 

Semana IR!, día 4: Dead Meadow

Semana IR! – Día 5: Descartes a Kant y Cibo Matto

 

La burbuja de conciertos que creó durante cinco días el Foro Indie Rocks! para celebrar el décimo aniversario de la revista, llegó a su fin, desearíamos que fuera permanente, pero algunas semanas no se pueden preservar para siempre. Cada noche mostró su propia personalidad con dos bandas y una atinadísima selección musical desde el sonido local, siempre poniéndonos a tono con el espíritu de cada noche.

 

En el cierre de la Semana IR! la idea era claramente femenina, con un giro gracioso pero sumamente experimental. La noche dividida entre la teatralidad cabaret de Descartes a Kant y el “let’s party” de Cibo Matto, nos brindó ese espacio entre la lluvia y un respiro de la insistencia de los cerdos que volarían esa misma noche en el Zócalo de la Ciudad de México, algunos no necesitábamos las consignas en alta definición y súper producción mediática, algunos deseábamos eso que obtuvimos en la última noche del aniversario de la revista Indie Rocks!: brindar, reír, sentir la cercanía del escenario.

 

Tres llamadas de atención y nos encontramos con Descartes a Kant, el grupo que ya tiene como característica sorprender con los cambios en la puesta en escena, siempre realizando un diálogo con los visuales, ortogándonos un thriller musical psicológico que trasciende entre el noise, el art punk, las sombrillas y el instante en que son capaces de transformar canciones de otros, en este caso nos brindaron ‘Perfect Day’ de Lou Reed en un delicioso juego de voces de tono rosado.

 

 

La noche avanzaba, el público que andaba desperdigado en demasiados eventos para un solo sábado, empezó a llegar, la gente animada comienza a bailar, se siente el cierre, vemos a Yuka Honda y Miho Hatori subir de vez en cuando al escenario durante el soundcheck, revisan, asesoran y tratan de que todo quede perfecto para su presentación, aunque no lograrían realizar su set sin dificultades, sin embargo esas intermitencias nos permitieron escuchar algunas impresiones de las japonesas sobre la Ciudad de México, a la que prometieron regresar pronto, esperemos que con otro disco y con menos años de distancia.

 

Una década en silencio y 15 años de separación entre dos álbumes, encontrarte con Cibo Matto es un verdadero ejercicio de nostalgia que inicia con un susurro y brazos en alto, el coro de ‘Sugar Water’ inmediatamente atrapa al público, nos instalamos en esa sensación de intenso misterio que guarda Miho Hatori detrás de las gafas oscuras, mientras Yuka Honda la acompaña en ese enigma que seductoramente nos lleva en un viaje hacia la hora del cóctel de la década de los 90.

 

 

A lo largo de hora y media aparecieron las viejas favoritas, nos sedujeron con ‘Moonchild’, realizamos un viaje hacia ese tiempo que nunca volverá con ‘Spoon” y forjamos recuerdos que ya conocíamos con ‘Deja Vu’ y ‘MNF’. Un recorrido dentro de la memoria en la línea de los 90, podría haber sido simple nostalgia, pero Cibo Matto siempre ha trabajado fuera de una línea de tiempo precisa, conjuga demasiadas eras como para definirse en una sola.

Entre las atmósferas y el llamado a bailar, Hatori y Honda nos llevaron al centro de la comedia que hay en sus letras, donde la narradora a veces mezcla leche, azúcar, sal y recetas para hacer pasteles, Cibo Matto nos arrojó a su sensacional mundo y nosotros nos dejamos embarrar por el resultado con el ánimo de no terminar una fiesta que desafortundamente llegó a su fin.

 

Semana IR! – Día 3: Dapuntobeat y !!!

Jueves 29 de septiembre, tercera noche de actividades en el foro de la calle Zacatecas en la colonia Roma, que se ha convertido en una semana en el recinto de la celebración de 10 años de existencia de la revista Indie Rocks!, obviamente muchas mejoras han sucedido para esta sala con el paso del tiempo, audio, iluminación, el venue en su totalidad es toda una experiencia que en esta ocasión marcó el regreso de dos bandas favoritas de los mexicanos.

 

Dapuntobeat (que ya los vimos incontables ocasiones), inició con un set fresco, bien armado, ensayado pues, comenzaban tarde pero comenzaban al fin poniendo a bailar o de buenas o ambas al público asistente, material reciente y otras canciones que de manera autómatica nos sabemos ya, dejando al personal prendido y a la espera de !!!.

 

 

Experiencia aparte son las barras del lugar en que puedes platicar y platicar sobre próximos eventos y lo que esta sucediendo con los conciertos que se vienen para el mes de octubre, actualizar tu estado y demás, mientras esperaba la salida de la banda me puse a ver el material que tenia la Roma Records seleccionado especialmente para estos 5 días de aniversario.

 

 

Pasaban las 11:30 y !!! salto al escenario, energía desbordada y un sonido puro en el que de inmediato estabas en el centro mismo del dancefloor, la electrónica, los tintes de funk, soul y obviamente ese continuo viaje de Sacramento a NYC se sentían en el ambiente, 21 años de historia daban fe de que el escenario les quedaba chico por lo cual el foro tuvo (hasta ahora) una de las mejores noches de su aniversario.

 

Si aún se lo están pensando, quedan dos noches más para festejar estos 10 años de Indie Rocks!, así que las cosas se podrían ponerse aún mejor.

Semana IR! Día 2: Clubz y Yacht

Después de una tarde en la que no paró de llover en la Ciudad de México, decidí llegar temprano al Foro Indie Rocks!, para evitar percances en el camino. Para mi sorpresa, previo al concierto y para que la espera fuera más liviana, proyectaron ‘Salir’, documental dirigido por Luis Villalobos, el cual aborda la vida de la comunidad transgénero en la ciudad, contando cuatro historias diferentes.

Ya en punto de las 10 de la noche, comenzó a sonar Clubz, dueto originario de Monterrey, el cual hasta esa noche, no había tenido oportunidad de ver y escuchar en vivo. Para mi sorpresa estos dos chicos demostraron mucha energía durante los casi 40 minutos que estuvieron en el escenario. Ritmos pegajosos que nos hacen bailar y recordar la época de los 80, así fue como dieron inicio a la segunda noche de la Semana Indie Rocks!

Pasadas las 11 de la noche, el público ya con buena vibra y energía, esperaba al acto principal de la noche; la banda de electro-pop Yacht. A pesar de los terribles problemas con el sonido, la banda dio un gran show que emocionó a todo el público. Los más cercanos al escenario, pudieron convivir muy de cerca con la vocalista del grupo, Claire Evans, quien estuvo bailando, jugando y despeinando a algunos asistentes de la primera fila.

Claire sin duda entrega todo en el escenario, su presencia impone y ni por un segundo quieres dejar de ver que baile o actuación hará a continuación. Junto a sus dos compañeros, interpretaron algunas ya clásicas de la banda, como Plastic Soul, Psychic City y I Wanna Fuck You Till I’m Dead. Definitivamente se llevaron la noche y por un momento hicieron que nos olvidáramos de la lluvia y de que apenas era mitad de semana. Finalizando su show, todos nos quedamos con ganas de más fiesta, para nuestra suerte todavía la semana Indie Rocks! nos tiene más sorpresas musicales en los próximos días.

Semana IR! – Día 1: The Risin’ Sun y Thee Oh Sees

Cuando sobrevives a la crísis de papel, problemas en la industria editorial y los cambios de tendencias que tambalean a la industria de la música en general, no te queda más que respirar con alivio por seguir en pie o brindarle al público una gran semana de conciertos, afortunadamente la revista Indie Rocks! optó por lo último para su décimo aniversario.

La promesa de convertir la última semana de septiembre en algo inolvidable para los amantes de la música en vivo en la Ciudad de México se cumplió, inició la Semana IR! en el Foro Indie Rocks con dos elementos que alborotaron los músculos de los asistentes desde que aparecieron en el escenario, desde la trinchera de la pscicodélia y el garage comprendimos eso que tanto promueve la revista desde que inició: ese sonido no solo rockea, también es contagiosamente masivo.

La primera noche nos llenó de sudor y vapor humano, el interior del Foro Indie Rocks! pocas veces se ve como un remolino de humanos en baile eufórico como el que vimos el 27 de septiembre, iniciaron los festejos, 10 años que nos recuerdan aquellas colaboraciones que realizábamos esporádicamente para una revista que ha conservado el gusto por escarbar en las escenas independientes y traer al frente aquellos actos que son invisibles en otros medios.

Sin pastel, pero con energía, iniciamos la noche con The Risin’ Sun, que nos mostró porqué a lo largo del 2015 fue una de las bandas más mencionadas en medios independientes, reveló sus claras influencias de Cream, Jimi Hendrix, The Who, The Doors y Santana, dejándonos con una impresión salvaje de tan solo tres integrantes en el escenario.

La banda de la Ciudad de México, que a veces parece demasiado metida en una novela de José Agustín y mucho Santana, no solo liberó toda la onda en el Foro Indie Rocks!, con sonido rasposos y solos que ameritaban un viaje con el acompañamiento del ponche de ácido lisérgico, el cual no tuvimos, pero no hay queja, lo que vimos nos mantuvo suficientemente emocionados como para mantener en alto el ánimo.

Después de una perfecta prueba de estamina, el primer día de celebración continuó con Thee Oh Sees, con una divertida mezcla de postpunk, tensión, insistente krautrock y una sección rítmica tan brillante que podías sentir el sudor corriendo por la nuca. Llegaron a la Semana IR! para presentar el disco ‘A Weird Exits’, que inmediatamente logró que el ambiente se mantuviera electrificado, con la enorme multitud pendiente de cada riff, con el público ansioso por trepar al escenario o surfear sobre las cabezas de forma contundente. Thee Oh Sees simplemente pestañeó, soltó ‘The Dreeam’ y dejó que la euforia se desatara frente a ellos.

Thee Oh Sees se mostró contundente, con una sección rítmica guiada por dos baterías y un bajo, en compañía constante de un guitarrista que fue un alborotador profesional. El público no se le resistió al grupo, se mantuvo rebotando de muro a muro del Foro Indie Rocks!, provocando que la noche de martes se convirtiera en un maravilloso caos en el cual participamos gustosos bordeando el surf, el rock, el punk y garage al unísono.

Acción y reacción, la constante en esa primera noche de la Semana IR!, el furor brilló a través de esa noche con riffs afilados y ritmo vertiginoso, Thee Oh Sees sin duda en su mejor momento, nos llevaron de los frenético a la desaceleración en descenso desde la montaña de sonidos, pero al final de la serie todavía resultó una completa locura, como había sido el ánimo en casi toda la noche.

Iniciamos la Semana IR! con energía pura, con rendimiento frenético, con The Risin’ Sun y Thee Oh Sees encarando el centro de la acción con sus habilidades sincronizadas.

-->