hi

Blonde Redhead – La belleza del disco, en vivo

Los discos terminan su evolución una vez que son presentados en vivo, sin embargo, algunos quedan resguardados en el baúl de recuerdos y solamente aquellos que llamamos “hits” cobran mayor significado a través de los años. Dicha teoría, por llamarlo de alguna forma, es una falacia en voz de Blonde Redhead y la noche del lunes en el Foro Indie Rocks! fue la evidencia de que los discos deben prevalecer en la escena de nuestras vidas para siempre.

Los discos merecen un altar pues debemos darnos cuenta de que el presente nos ha vuelto un consumidor de canciones y no de discos completos. ‘Melody of Certain Damaged Lemons’ (2000) fue reinterpretado de principio a fin frente a un espectador atento y sucumbido ante el intacto sonoro de una producción que fue grabada hace 17 años. La voz limpia de Kazu Makino y la alternancia fría, fuerte y ruidosa de Amedeo Pace establecieron dos niveles en el público: explosividad y tranquilidad.

El poco diálogo que tuvo la banda con el público sirvió para marcar una distancia entre el silencio y el júbilo de la gente. Sin el contagio del grito excesivo y la fina armonía de los vocales, las letras se tradujeron en forma plural, donde adultos y jóvenes se confinaron en un mismo grupo mientras afuera la lluvia arrasaba.

Las sorpresas llegaron cuando nos dieron una probada de su más reciente EP ‘3 O’Clock’ en el que ‘Where Your Mind Wants to Go’ lució como la más serena de la noche y la que logró unir los labios de muchas parejas y los brazos de otros. Makino, de espaldas al público, tenía un compromiso con su guitarra del que todos fuimos testigos para aplaudir y olvidarnos por un rato del celular.

La mayor sorpresa quizá fue reversión de ‘Dripping’ y que fungió como antesala de una despedida (pausa) para dar paso al encore que muchos estaban esperando, pues en él aparecieron las favoritas del público, ‘Elephant Woman’ y ‘23’ para hacer de su primera de dos noches una velada en honor al recuerdo, pero sobre todo una invitación a la comprensión del disco como si fuese libro. Lo bello del disco es su atemporalidad y en el que por momentos nos hace sentir eternos.

Ramona – desde la frontera folk

Algunos le llaman la frontera del caos, otros el espacio donde convergen diversas culturas que permiten mezclar géneros de forma natural, Ramona llega a la Semana Indie Rocks! vía Tijuana, pero estableciéndose en la Ciudad de México para desarrollar el concepto para el 2017.

El sonido parece simple, pero en realidad está cargado de pequeños detalles que hacen que Ramona se vuelva más complejo mientras escuchas, los elementos que han tomado del folk y la psicodélia hacen que el pop sea mucho más sustancioso.

 

 

Como suponían aquellos que al ver el nombre pensaron en Ramona Flowers, si, el grupo en parte se inspiró en el personaje de ‘Scott Pilgrim vs. The World’, pero gran parte de lo que sucede con el cuarteto es por la mezcla de sonidos que acumularon en la frontera, así surgió el disco ‘La segunda luz del día’ y parte del material que ya están trabajando en la CDMX, aunque con una nueva dinámica, la que aporta convivir en un mismo espacio, compartir una casa y reunirse todas las tardes para trabajar en su música.

 

 

-->