hi

God Damn – ‘Everything Ever’

Que complicado es a veces poder catalogar el sonido de un artista o banda, y se entiende porque en su mayoría tratan de hacerse de una identidad y obviamente no te van a decir “tocamos igual a tal y a tal influencia”. Cuando la realidad es que la base es el estilo general que predomina, llámese rock, pop, bolero, electrónico, etcétera.

En este caso en específico, no encontramos un subgénero que indique exactamente la forma y el estilo de God Damn, y no porque sea algo fuera de este mundo, sino que es demasiado básico (que tampoco es malo) y aunque siempre leas o escuches a la crítica querer etiquetar algo como único o diferente solo por enriquecer la información, resulte que solo es una buena banda de rock, como es la situación de este dúo inglés.

En los terrenos de bandas con dos integrantes, prescindiendo de algún instrumento como bajo o guitarra, que a raíz de ondas como los White Stripes, Jeff the Brotherhood, The Kills o The Black Keys, ahora ya existen cientos de dúos de rock. Sin olvidar que existen desde hace muchos años aunque eran contados como Suicide o Simon & Garfunkel.

La música de Thom (guitarra y voces) y Ash (bateria) se va más a lo hecho por cosas como Death From Above 1979 y Royal Blood. Y en este su segundo álbum lo confirman con una buena dosis de noise, post rock y sonido alternativo noventero a la era del ‘“Bleach’ de Nirvana. A diferencia de sus EPs y su debut ‘Vultures’ del año pasado que eran más rápidos y crudos, pero igual muy buenos; ahora le meten más melodía y coros pegadizos, como en la abridora ‘Sing This’ o ‘Fake Prisons’, en otras como ‘Dead to Me’ o ‘Violence’ suenan más a los extintos y magníficos Exit_International, de hecho ‘Let´s Speak’ parece una continuación de ‘Our Science is Golden’ de los antes mencionados.

Lo que desentona un poco es el cierre tranquilo de ‘Easily Misbled’ que confirma la intención de God Damn por no sonar igual siempre, y creemos que lo consiguen con un trabajo más variado que lo antes hecho y que seguro los pondrá en el mapa global de la música y el rock radiable. De entre tantos tracks atractivos, nos quedamos con ‘Six Wires’ con un riff más pausado y denso a la ‘Lowrider’.

‘Everything Ever’ es un recomendable y agradable disco que por más que les digan que es post, punk, noise, alternativo y bla bla bla, resulta un buen álbum de rock.

-->