hi

#Revolución33 – B.R.M.C. – Black Rebel Motorcycle Club (2001)

Aplaudimos que una banda mas allá de su talento sea necia en editar discos en vinil cuando era casi imposible hacerlo, para inicios de la década pasada todo era CD e iPod, en medio de eso un grupo desconocido de San Francisco edita su primer material convirtiéndose de manera instantánea en una referencia obligada de la neo-psicodelia, el garage, shoegaze y el DIY.

Peter Hayes había hecho su camino formando parte de The Brian Jonestown Massacre y compartió  tóxicas giras con The Dandy Warhols, la influencia en su sonido de estas así como de Dylan, Link Wray y The Rolling Stones es latente. La edición en LP doble de 2008 trae cosas que la banda se arrepintió de haber dejado fuera, es un vinil que no debe faltar si estas en el camino de los géneros antes mencionados, seguramente te acaparás un par de agujas de tanto escucharlo.

Revolución 33

El día de hoy recibí un comentario que insistía en la ‘necesidad’ de estar en FM. Me hizo pensar en la necesidad de recordarnos la labor que estamos haciendo en Rock 101, y la razón que la tecnología y el tiempo nos están dando.

Cuando comenzamos en 2010, al inicio del desarrollo 3G la visión fue pensar que en un futuro cercano la portabilidad de una señal difundida por Internet -esto ocurre casi al mismo tiempo que se había desarrollado la tecnología Wi-Fi – iba a darnos la oportunidad de replicar el modelo de comunicación llamado radio en un nuevo entorno. Con la cualidad de la movilidad, Internet abrió la posibilidad de trasladar a una nueva forma de difusión de señal los principios que definían la comunicación radiofónica pues complementaba la capacidad de transmisión de audio, de conexiones simultáneas, de reproducción en alta fidelidad y de universalidad.

Si bien la idea inicial de difundir audio a manera de replicar completamente la experiencia radio, no fue asi, en el camino fuimos entendiendo la naturaleza de la nueva forma de comunicacion para descubrir que estabamos navegando por aguas sin explorar. Nuestro timing de salida, que resultó ser perfecto, nos ha dado la posibilidad de ir explorando y creciendo nuestra idea de comunicacion simultáneamente con el desarrollo de nuevas tecnologías, la aparición de nuevas formas de comunicación que generan nuevos códigos y nuevas conductas que pulverizan los paradigmas estacionarios de la media convencional y producen una amalgama indescriptible e indefinible de innovadoras circunstancias en los procesos de comunicación en donde el intercambio dinámico de roles entre receptores, emisores y sus consecuentes acciones, han deconstruido la comunicación masiva para dejar las piezas que la conformaban sueltas en un aparente desorden.

Al mismo tiempo que hemos ido comprendiendo las mecánicas de las distintas plataformas, su propia naturaleza y la naturaleza complementaria de los ecosistemas transmedia, estos han ido avanzando en la conquista de la atención de las audiencias devorando a su paso las ideas y conceptos básicos con los que aun se genera la creatividad en los medios convencionales y, como consecuencia de la falta de exploración y experimentación, en muchos medios digitales que imitan los modelos tradicionales de creación, difusión, promoción y explotación.

Si una cosa es cierta en el estancamiento de la radio y la TV, es que en la media convencional, la tradición, la precaución y la falta de audacia, son el principio para cualquier acción que intente generar atención en el envio de mensajes al mundo exterior, con la consecuente previsibilidad y decadencia. Por el contrario, en la exploración constante de la nueva media alternativa, y en una necesaria experimentación, la exigencia de claridad de los mensajes enviados -indispensable claridad para comprender nuevas ideas, nuevos lenguajes, nuevos hipertextos- determinara las simetrias de una ejecución aventurada en un entorno en donde la supervivencia de las ideas es tan efímera como un pensamiento irregular y opaco -como seria uno generado por la media convencional-, creando nuevas áreas de aire fresco, ideas frescas, novedades que son intercambiables en la experiencia del receptor.

De esta forma, hemos creado vias de pensamiento que nosotros mismos hemos destruido; hemos aprendido la asimilacion natural que los nuevos códigos de lenguaje y estimulación generan en las nuevas audiencias; nos hemos sumergido en las matrices de imaginación que segmentan los distintos universos subculturales y sus coqueteos con el establishment; hemos tomado el aprendizaje de tantos años en la media convencional para molerlo y con el polvo cultivar nuevas formas de acercamiento a la comunicación interpersonal directa, propositiva, que establezca con claridad nuestra propuesta espiritual, intelectual, estética para, a partir de ahí, dialogar permanentemente en la horizontalidad que exigen los autenticos tiempos modernos.

Voltear a la radio convencional, es una regresión, hoy mas que nunca, con siete años sumergidos, entusiasmados y trayendo ‘riquezas’ de este nuevo gran viaje. Su preponderancia como el único paradigma de comunicación auditiva ha llegado a su fin y en la mezcla de las nuevas formulas de interrelación públicos/emisores/contenidos se ha rezagado, en México, en un mercado de nula visión y cero intención propositiva. Alguna vez, hace varios años lo comenté asi: en Mexico, los medios masivos de comunicación serán algun día juzgados como los grandes estorbos para el desarrollo social y cultural de nuestro país. Y aunque en ese entonces me refería a la cerrazón política plural, el principio de complicidad para el sostenimiento estacionario del establishment es totalmente actual, aun mas actual hoy, en medio de una revolución tecnológica que altera nuestros conceptos de vida al mismo tiempo que los conceptos alterados de vida son alimento de nuevas tecnologías que asi, en este círculo virtuoso, han creado proyectos de apoyo a la vida -Whatsapp, Twitter, FB, Instagram, apps, Spotify, Netflix, Roku, etcétera- que eran impensables apenas hace 10 años.

Nuestra apuesta, hace 7 años es una que va hacia lo que siempre ha sido la lógica Rock 101: el futuro. Al detectar las nuevas tendencias de información y comunicación que estaban iniciando su florecimiento exponencial, fue una decisión arriesgada, pero pensada, instalarnos en el nuevo universo Internet para continuar con la evolución de nuestro proyecto, el respeto al mismo, y la confirmación de su lugar en el proceso propositivo de la comunicacion en México, tan necesario en un México estancado en vicios autodestructivos del siglo XX que impiden que la radio encuentre su verdadera identificación con un público que la ha abandonado -de un 64% de la población total que escuchaba radio regularmente en 2002, hoy solo el 18% lo hace-, o que en la ‘cadena mas importante de America Latina’ sea imposible producir un late show, solo uno, una sola noche a la semana -de 70% de la población total que veía la TV  como principal fuente de informacion en 2002, hoy solo el 17% lo hace-.

Cumplimos 33 años, impensable aniversario, inimaginable aniversario en aquella FM de 1984 cuando salimos al aire impulsando la apertura cultural de México. En aquel entonces, con apoyo de nuestra propuesta estética que en si misma es un discurso de cambio, de provocacion, de alternancia, la evolucion social camino con nosotros y la apertura política de 1988-1994 confirmó nuestro timing. Hoy, 2017, la revolución tecnológica nos vuelve a encontrar bien plantados y en el lugar exacto para cuestionar el retraso y pasmo de la radio convencional, y abrir la oportunidad de una nueva forma dinámica, transmedia de encontrarnos en todos los niveles del diálogo y la emoción constructiva de nuestro culto por el cambio, por la revolución del pensamiento.

-->