hi

Keith Flint, o el rave para las masas alternativas

El líder anárquico de The Prodigy, cuyas terribles payasadas en el escenario lo convirtieron en la estrella pop más notoria de Gran Bretaña desde Johnny Rotten.

Por The Times, Reino Unido.

Traducido por Natalia Castañeda.

Cada generación necesita a sus provocadores iconoclastas cuya música está garantizada para generar gritos paternos de “¡Baja ese ruido!” Para aquellos que llegaron a la mayoría de edad en la década de 1990, Keith Flint y The Prodigy interpretaron el papel del entusiasta diabólico.

Cuando la banda encabezó las listas de éxitos en 1996 con Firestarter, la canción fue acompañada por un video en el que Flint, cubierto de tatuajes satánicos, sus ojos que se hinchaban salvajemente y su cabello que se burlaba de los cuernos parecidos a Belcebú, gruñía ante la cámara por ser un “iniciador de problemas”.

Aprovechando el linaje de indignación cuidadosamente cultivado de la música pop desde los Rolling Stones a los Sex Pistols, las letras de las canciones fueron malévolas, la música escandalosa y la imagen temible, con Flint como el Johnny Rotten de su generación. Cuando el video se mostró en ‘Top of the Pops’, la BBC se vio inundada de más quejas desde el apogeo del punk.

El año siguiente, Smack My Bitch Up, que llegó al No. 8 en las listas de éxito del Reino Unido, estuvo acompañado por un video que parecía glorificar el consumo de alcohol, el consumo de cocaína, el vandalismo y el sexo casual.

Cuando surgieron preguntas en el parlamento sobre la misoginia de la canción, la banda respondió que “la mayoría de la gente ha tenido noches como esa”. A pesar de ser prohibido por la BBC, el video ganó el Mejor Video de Baile en los MTV Music Awards. La canción fue luego votada como la más controvertida de todos los tiempos en una encuesta realizada por la Sociedad de Derechos de la Actuación (Performing Right Society). Entre los que se opusieron a la canción estaban los Beastie Boys, que una década antes se habían apodado “el grupo de pop más desagradable del mundo” por la prensa sensacionalista.

Cuando otro sencillo de éxito, Baby’s Got a Temper, exaltó las virtudes de Rohypnol, la droga de “la violación sexual”, muchos empezaron a sospechar un cierto cinismo en el implacable deseo de la banda de conmocionar. “Qué arriesgado y rebelde”, comentó Sarah Cohen de BBC 6 Music. “O, más probablemente, qué astuto y calculador”.

Al salir de los terrenos baldíos de Essex a la altura de la escena rave clandestina mejorada químicamente a principios de la década de 1990, The Prodigy se convirtió rápidamente en los favoritos de los festivales y reventones gratis de toda la noche que el gobierno conservador intentó prohibir en la justicia penal y Ley de Orden Público.

La legislación incluso contenía una cláusula que definía el tipo de música que tocaba la banda y otros en reventones ilegales como “caracterizada en su totalidad o predominantemente por la emisión de una sucesión de ritmos repetitivos”. La descripción de Whitehall de la música rave fue objeto de mucha hilaridad en ese momento y The Prodigy respondió con una canción titulada Their Law en la cual cantaron de manera desafiante: “Crack down at sundown/ F*** ’em and their law.” (“Rómpete al atardecer / Jó***** a ellos y a su ley”).

07/22/2009. 34th Paleo Festival De Nyon. Music Festival. US band The Prodigy performing live. (Photo by Eric CATARINA/Gamma-Rapho via Getty Images)

Conocidos como los padrinos del rave y “el primer acto de baile para las masas alternativas”, The Prodigy cruzó a la corriente principal para convertirse en uno de los actos de baile electrónico más exitosos comercialmente, con ventas récord en todo el mundo que se estiman en más de 30 millones.

Flint se deleitó con su notoriedad y sugirió que sus objetivos en la vida eran vivir sus fantasías sexuales más importantes con “muchas chicas”, perforar cada parte de su cuerpo y teñir su cabello en cada color del arco iris. Sus pasatiempos favoritos iban desde “salir toda la noche en fiestas salvajes” hasta “fotocopiar mi trasero”.

Un tatuaje en su estómago llevaba la leyenda “Inflicted”(“Inflingido”), una referencia a la línea “I’m the self-inflicted mind detonator”(“Soy el detonador mental autoinfligido”) en Firestarter. Al hacerse el tatuaje, se jactó, había sentido “como si estuviera en un altar marcado por una bestia satánica de forma ritualista”. En los vuelos del grupo a los Estados Unidos, donde The Prodigy encabezó las listas de álbumes estadounidenses con “The Fat of the Land” de 1997, Flint fue tan infame como una pesadilla. Uno de sus trucos favoritos era hacer esculturas eróticas de la comida durante el vuelo para avergonzar a la tripulación de cabina y, en una ocasión, tuvo que ser detenido para evitar que derribara la puerta que daba a la cabina.

Fue impenitente. “Lo siento si ofendo a los niños pequeños, pero este soy yo”, dijo con un acento de Essex. “Me encanta cuando veo las caras de estos ejecutivos estirados que me miran de arriba hacia abajo donde quiera que vaya”.

Sin embargo, como muchas de las bestias negras de la música pop, había otro lado de Flint. Un gran amante de los animales y el mundo natural, rescató a un erizo enfermo en la escuela y se lo llevó a casa para amamantarlo. Fue devastado cuando la criatura murió. También era un entusiasta observador de aves y construyó un estanque para atraer aves al jardín de su casa estilo Tudor en el pueblo de Dunmow, Essex. Su otra alegría fue una rara especie de manzano. Fue descrito como “amable y cariñoso” por sus vecinos; uno dijo que Flint le había dado una botella de whisky en su cumpleaños 80.

Con el tiempo, la indignación engendrada por The Prodigy disminuyó, ya que era difícil permanecer en shock una vez que Firestarter se había convertido en un accesorio en los bares de karaoke provinciales. En su lugar, Flint encontró para sí mismo la inspiración en un anuncio de Lucozade, en el que un trago de la bebida energética convirtió un aspecto geriátrico de un abuelo dócil en un “retorcido iniciador de fuego”.

Mucho después de que la escena rave disminuyera, The Prodigy siguió siendo muy popular y el álbum del grupo “No Tourists” de 2018 se convirtió en el sexto en entrar a las listas británicas en el número 1.

Lejos de la música, Flint era un gran motorista. Corrió en competiciones de clubes, montando su Honda FireBlade a velocidades de hasta 180 mph y fue dueño del Equipo de Control de Tracción. Compitió en el Campeonato Británico de Superbikes y en un año de formación ganó las carreras TT de Isle of Man.

Keith Flint. Tomada del sitio Ride Apart: https://bit.ly/2VM7J6g

En el apogeo de la notoriedad de The Prodigy, Flint salió con la presentadora de televisión Gail Porter, quien alcanzó su propia infamia cuando su imagen desnuda fue proyectada en las Casas del Parlamento por la revista FHM. Ella lo describió como “encantador y amable”, aunque admitió que cuando su madre lo conoció se quedó “sin palabras”por su corte de pelo verde mohicano. Se separaron en 2001. En 2006 se casó con Mayumi Ka, una DJ japonesa que actuó como DJ Gedo Super Mega Bitch. Se informó que estaban separados al momento de su muerte.

En 2014, Flint se convirtió en el propietario del pub Leather Bottle en Pleshey, cerca de Chelmsford, Essex, asumiendo el control cuando la posada estaba amenazada de cierre. Era un propietario popular y mantenía un frasco en el que los clientes tenían que poner una libra cada vez que hacían una broma de Firestarter cuando encendía el fuego del pub. Se fue en 2017 sin explicación, colocando un cartel en la puerta que simplemente decía: “Debido a las circunstancias imprevistas, el pub está cerrado hoy. Perdón por cualquier inconveniente”.

Keith Charles Flint nación en septiembre de 1969 en Redbridge, al este de Londres, hijo de Clive Flint, un consultor de ingeniería cuyo padre era un inmigrante judío alemán, y su esposa, Yvonne. A mediados de la década de 1970, la familia se había mudado a suburbios de clase media con cortinas de encaje en Springfield, Essex, donde Keith creció en un tranquilo callejón sin salida.

Era disléxico y asistió a la Escuela Boswells en Chelmsford. Claramente inteligente, también fue disruptivo e hiperactivo. Se hizo un mohicano con su cabello y atravesó por el vecindario en una motocicleta, pero sus amigos también recordaron que era educado y había sido criado bien. “Cuando visitaba mi casa, siempre llamaba a mi madre, la señora Williams”, dijo un contemporáneo de la escuela. El maestro al que golpeó con un rodillo durante una clase de cocina lo recordó con menos cariño. Finalmente, fue excluido y enviado a una “escuela especial”.

Flint se fue a los 15 años sin calificaciones y se mudó al cercano Braintree. Trabajaba como techador en 1989 cuando conoció a Liam Howlett, un DJ, en un club local de rave llamado The Barn. Howlett sugirió que formasen un grupo con el MC y el vocalista Maxim. El sencillo debutante de The Prodigy, “Charly”, que tomó muestras de un anuncio de información pública de la década de 1970 y alcanzó el número 3 en la lista de sencillos del Reino Unido en 1991.

Keith Flint. Tomada del sitio House of Frankie: https://bit.ly/2Hmwodx

Inicialmente Flint simplemente bailaba en el escenario. “Nunca planeé que Keith se convirtiera en cantante”, dijo Howlett. “Ni siquiera sabía que era capaz de cantar hasta que me pidió que probara con Firestarter. The Prodigy siempre trataba de que yo hiciera los beats y que los demás hicieran lo suyo en el escenario”. La primera voz de Flint se convirtió en su momento definitorio. Más tarde formó su propia banda, a la que llamó Flint.

En una entrevista en 2009, admitió que “puedo ser bastante autodestructivo cuando me dejan solo, lo cual es algo que debo controlar”.

La muerte repentina de Flint fue confirmada por Howlett. “Las noticias son ciertas. No puedo creer que esté diciendo esto”, escribió en la cuenta de Instagram de la banda. “Estoy en shock, jo*******te enojado, confundido y con el corazón roto”.

Keith Flint, cantante, nació el 17 de septiembre de 1969. Murió repentinamente el 3 o 4 de marzo de 2019, a los 49 años.

Fuente original: “Keith Flint obituary” Escrito por The Times, Reino Unido.

https://www.thetimes.co.uk/article/keith-flint-obituary-3502qkmwx?shareToken=9bf39f86f8d4bea789e854f8c25cdca4

Banda Sonora 101 – La cultura dance en el cine

El tema de esta semana en @BandaSonora101 es la cultura dance en el cine y por ello invitamos a un experto en la materia, Alejandro Sánchez, DJ con una amplia cultura musical y cinematográfica, quien hizo una selección de 11 títulos que de algún modo reflejan cuál ha sido la relación entre la música electrónica y el cine.

Aquí la las 11 películas:

BETTER LIVING THROUGH CIRCUITRY (1998)
Realizada por Jon Reiss en 1998, BETTER LIVING THROUGH CIRCUITRY se estrenó en 14 de agosto de 1999 en el Chicago Underground Film Festival y luego tuvo una corrida comercial limitada a tres ciudades de Estados Unidos: Nueva York, Los Ángeles y San Francisco. Se trata de un documental que registra la historia de la escena rave en Estados Unidos. La banda sonora incluye música de Moby, Keoki, The Chrystal Method, DJ Spooky, Roni Size, Psychic TV y The Future Sound of London, de quienes vamos a escuchar Expander.

 

 

HUMAN TRAFFIC (1999)
El británico Justin Kerrigan dirigió HUMAN TRAFFIC a principios de 1999 y la presentó por primera vez el 11 de septiembre del mismo año en el festival de Toronto. Festivaleó durante el cambio de milenio en Tesalónica, Buenos Aires, Tokio y luego se estrenó en una docena de países, entre los cuales no se encuentra México. En España se estrenó con el nombre GENERACIÓN ÉXTASIS. A nuestro país sólo llegó en video importado y no existe registro de su exhibición en salas. Esta es la historia de 5 compas que viven la cultura dance al máximo. La banda sonora incluye rolas de Public Enemy, Grim, Death in Vegas, Lucid, Orbital, Fatboy Slim…

 

 

GO (1999)
Bueno ahora vamos con otra película de 1999: GO de Doug Liman. Se estrenó el 20 de febrero de 1999 en el festival de Miami. A México llegó en DVD en el 2000 con el título VIVIENDO SÍN LÍMITES. Una comedia inteligente y con altas dosis de energía sonora. La música original es de BT y Moby.

 

 

GROOVE (2000)
Realizada por Greg Harrison, GROOVE se estrenó el 21 de enero de 2000 en el festival de cine independiente Sundance. Dos hermanos, la prometida de uno de ellos, suficientes dosis de éxtasis y una fiesta interminable en un almacén abandonado en San Francisco. Inmersión a la cultura rave en Estados Unidos con una banda sonora que incluye a Bedrock, Orbital, Symbiosis, Dmitri Ponce, Hybrid…

 

 

SCRATCH (2001)
Dirigida por Doug Pray, SCRATCH se estrenó el 21 de enero de 2001 en el festival de cine independiente Sundance. Una película sobre el arte del tornamesismo, sobre las posibilidades infinitas del vinilo. La banda sonora es una compilación de 22 piezas que incluyen a DJ Disk, Grand Wizard Theodore, Rob Swift, DJ Shadow, Mox Master Mike y hasta el gran Herbie Hancock.

 

 

24 HOUR PARTY PEOPLE (2002)
Dirigida por el versátil cineasta británico Michael Winterbottom, LA NUEVA ORDEN (24 HOUR PARTY PEOPLE) se estrenó en abril de 2002 en el Reino Unido y unas semanas después compitió en el festival de Cannes por la Palma de Oro. Este clásico del cine rock cuenta la siguiente historia: Mánchester, Inglaterra, 1976: el egresado de Cambridge y periodista de televisión Tony Wilson (Steve Coogan) está en una de las primeras presentaciones en vivo de los Sex Pistols. Impactado por el momento histórico que le tocó vivir, Wilson decide convertirse en promotor musical y en 1978 crea su propio sello discográfico, Factory Records, mismo que dio a conocer al mundo el sonido de la llamada Escena Máncester con bandas como Joy Division (luego New Order), The Durutti Column y Happy Mondays.

Tras la exitosa creación de su sello, Wilson montó The Hacienda, una de las discotecas más famosas y legendarias de la historia británica. LA NUEVA ORDEN es un filme brillante, dotado de un gran sentido del humor –no obstante las tragedias (el suicidio de Ian Curtis, por ejemplo)– y con una banda sonora que es una fiel y bien armada antología del poderoso sonido que emanó de Mánchester a finales de los 70 y principios de los 80.

 

 

También podría interesarte: AutoTune101

 

IT’S ALL GONE PETE TONG (2004)
Dirigida y escrita por el canadiense Michael Dowse, IT’S ALL GONE PETE TONG se estrenó el 12 de septiembre de 2004 en el festival de Toronto, donde ganó el premio a mejor película canadiense, y el DVD fue lanzado en septiembre de 2005. Este filme cuenta la atribulada historia de DJ Fankie Wilde, quien alcanzó la cima hasta que un trastorno acústico lo alejó para siempre de la escena dance.

 

 

ROLLING (2007)
Ópera prima del estadounidense Billy Samoa Saleebay, ROLLING se estrenó el 11 de febrero de 2007 en el festival de cine independiente de San Francisco. Es un retrato, desde la ficción, de la subcultura del consumo de éxtasis en el underground de Los Ángeles, California. La banda sonora incluye nombres como Ozgur Cann, John Kelley, Simpli Jeff, Hiratzka y Kazell, entre otros.

 

 

BERLIN CALLING (2008)
Realizada por el alemán Hannes Stöhr, BERLIN CALLING se estrenó el 8 de agosto de 2008 en el festival de Locarno y de ahí inició un exitoso recorrido por varios festivales internacionales. A México llegó vía el Foro de la Cineteca y el ciclo Rock en el Cine de 2009. El filme cuenta la historia de un DJ que se la pasa bomba de festival en festival hasta que sufre un colapso y termina en un hospital psiquiátrico. La música original es de Paul Kalkbrenner, quien también actúa como protagonista de la película.

 

 

THE CHEMICAL BROTHERS: DON’T THINK (2012)
El documental realizado por Adam Smith, se estrenó de manera limitada en enero de 2012 y llegó a México en febrero del año siguiente vía la sección Sonidero de la Gira de Documentales Ambulante. Se trata de una película-concierto que registra una actuación memorable de Chemical Brothers en el Fuji Rock Festival de Japón en el 2011.

 

 

EDEN (2015)
Dirigida por Mia Hansen-Love, EDÉN se estrenó el 5 de septiembre de 2014 en el festival canadiense de Toronto y de ahí brincó al circuito principal de festivales de cine, donde acumuló varios premios. Esta película cuenta la historia de un joven DJ que se mueve en la escena underground de la cultura dance en la vibrante París de los años 90. La banda sonora incluye piezas de Liquid, Jaydee, The Orb, Crystal Waters, Aaron Smith, Daft Punk, Watanabe…

 

 

También podría interesarte: UNKLE, el dream team electrónico

 

-->