hi

Atlanta, el rap y la televisión más allá del entrenimiento

 

La televisión tiene su antes y su después. Hubo una época donde la televisión obedecía al fordismo: producción de programas de televisión en cadena, por lo general con temáticas con las que toda la familia se convirtieran en espectadores. Todo esto cambio en 1999 con David Chase y la creación de ‘Los Soprano’ estableciendo el modelo de televisión norteamericana que conocemos ahora y marcando pauta a “La Era de Oro de la Televisión”, parte de esos contenidos con un fondo interesante más allá del entretenimiento encontramos a ‘Atlanta’.

Estamos a punto de cumplir veinte años de buena televisión, el espectador de “la caja tonta” se ha vuelto demandante y crítico. ¿Qué es lo que buscas en una serie de televisión? ¿Una producción de millones de dólares por episodio como en ‘Game of Thrones’? ¿Pasar el rato con sitcoms al estilo ‘How I Met Your Mother’? ¿Sentirte parte de algo, de esa experiencia que viven los protagonistas como en ‘Sons of Anarchy’? ¿O simplemente ver tantas series como se puedan?

Hay tanto que ver pero, siendo sinceros, son pocas las series que alcanzan ese punto magistral que deja el entretenimiento a un lado para encasillarse en el culto. ‘Los Soprano’, ‘Mad Men’, ‘Breaking Bad’ entre otras tienen ventaja porque se van por el lado humano del individuo, aquel en el que la necesidad hace evolucionar al personaje, por lo que la tragedia es un gancho seguro para el espectador.

Podría interesarte: La era post Draper: 10 años de ‘Mad Men’

¿Pero qué pasa cuando es comedia, un género empoderado por el sitcom y sus risas de fondo falsas para garantizar el entretenimiento? Son pocos los ejemplos pero Aziz Anzari lo logró con ‘Master of None’ y ahora lo hace Donald Glover con ‘Atlanta’ para FX.

La serie se centra en Earnest “Earn” Marks (Glover) un joven que ha abandonado la universidad de Princeton. Tras esto, su vida tiene como eje principal la necesidad de demostrar que vale algo ante los ojos de su exnovia, Vanessa (Zazie Beets), su hija y sus padres. La vida le da una oportunidad cuando ve que la carrera de rapero de su primo Alfred (Brian Tyree Henry), bajo el seudónimo de “Paper Boi”, va en ascenso y decide convertirse en su representante.

El principio de la serie es la crítica hacia la crítica, la mofa hacia lo políticamente correcto y a la forma en las que las cosas se hacen ahora. Donald declaró en algún punto que ‘Atlanta’ era su versión de ‘Twin Peaks’ pero con raperos. La serie toca el surrealismo (no tanto como la de Lynch) presentándonos a un Justin Bieber negro; capítulos que destrozan la narrativa tradicional de las temporadas, como en B.A.N. el cual monta todo un talk show con todo y comerciales; y largas tomas para largas conversaciones en dupla que sólo terminan en lo absurdo.

Pero esto no hace de la serie una simple comedia dirigida para un público afroamericano. La primera temporada nos presenta a Earn (que traducido en español es “ganar”, lo cual raya en el metarrealismo de la serie) necesitado y que a pesar de su precaria situación encuentra formas de solucionar la situación, aunque sea a corto plazo; a Paper Boi que tiene que lidiar siendo la burla de su vecindario; y a Darius (Lakeith Stanfield), quien pasa de ser compinche a un personaje con momentos de brillantez que superan los de su estupidez recurrente.

La segunda no se va tanto por ese lado absurdo a los que nos acostumbraron los primeros diez episodios, tomando una estructura más lineal para presentarnos la evolución de dos de sus personajes. Earnest deja la miseria para poder ser el hombre que quería para su hija, pero a su vez tiene que lidiar con el mundo del manager y mejorar para no ser la sombra de otros; mientras que Alfred, quien toma la batuta de personaje principal en muchos de los nuevos capítulos, está en un conflicto de personalidad al haber alcanzado la fama que busca.

Lo que hace a Atlanta una serie digna de verse es la capacidad de mezclar su fotografía, a cargo de Christian Spenger (‘Baskets’; ‘The Last Man on Earth’); la dirección de Hiro Murai, quien antes de dirigir series como Legión se dedicaba a dirigir videos musicales; y la creatividad de Donald y Stephen Glover, de quienes corren a cargo la mayoría de los guiones. Esta mezcla homogénea nos da una sensación de honestidad, ese aire documentalista que no posee la comedia y que cada vez cambia más por el gag fácil y al grupo de amigos con personalidad única que busca pasarla bien.

Atlanta habla sobre la dificultad de llegar a la cima en momentos donde la vieja escuela choca con la nueva: donde internet y Spotify han cambiado completamente el mercado musical en la búsqueda de vender; donde el rap ha cambiado el anarquismo por volverse el nuevo pop; donde el ser negro o gangster es cool; donde cualquiera puede ser artista.

Donald Glover deja a un lado su piel de Childish Gambino para ser el tipo detrás de, mientras se siguen desarrollando junto con sus colegas en el barrio que los vio crecer y no en un mundo de dinero y fama. ‘Atlanta’ es el vivo ejemplo de la era de oro de la televisión.

Leyendas de intramuros (La unión del rap y el rock)

 

Para que no se nos olvide y dejemos pasar tiempo, decidimos realizar de una vez el anunciado post dedicado a la famosa mezcla de riffs y potencia del rock con las rimas y bases solidas del rap, que también tiene sus derivados y su evolución durante dos décadas, en donde nacen un sinfín de proyectos que a su vez dan pie a más subgéneros.

Si bien el rap-metal y todas sus variantes no han sido del todo reconocidos ni por los más heavy-metal-trues por un lado, y por el otro los más brotha-flow-guys. La broma que empezó con RUN DMC y ‘Walk This Way’ se convirtió en todo un movimiento urbano y un motivo de experimentación y gozo para gente como los Beastie Boys y Rick Rubin.

Más tarde llegarían las colaboraciones de Anthrax y Public Enemy, la explosión de temas como ‘Epic’ de Faith No More y el surgimiento de la que podríamos mencionar la banda más significativa del género, Rage Against The Machine. Parte importante fue el lanzamiento de ese gran soundtrack de la película Judgment Night (A este disco podríamos dedicarle un post completo) que tenia colaboraciones de rappers y bandas rockers resultando toda una pieza clásica del género. Hasta la formación de Korn después de experimentar con L.A.P.D. y crear lo que conocemos como nü-metal.

En nuestro texto anterior Nada es para siempre (la música tal vez sí) comentamos sobre un resurgimiento de este sonido precisamente por el semi-regreso de los RATM con el invento de Prophets Of Rage, pues la falta de Zack de la Rocha siempre será fundamental y creemos que es más nostalgia que propuesta, aun así, hay grupos que han retornado de la pausa y otros se han reformado desde hace unos años con muy buenos trabajos. Para este año se forma Powerflo, super grupo (odio ese término, pero bueno) integrado por miembros de leyendas noventeras del hip hop y el metal debutando con un muy decente álbum.

No podemos esconder que así como hay bandas de alto calibre, el sonido estuvo dominado por cosas muy aberrantes y toneladas de intentos queriéndose colgar de la moda, acabando por saturar los medios con obras obsoletas, simples y olvidables. Por eso cosas como el mismo nü-metal son considerados de los peores géneros del rock. Aun así, hay algunos combos que valen mucho la pena y que no obstante el tiempo, merecen una escuchada. Ahí les van a ver que les parece.

1- Urban Dance Squad

Formados en Holanda en 1986, es la primer banda de rock que integra un MC y una influencia clave en el sonido gracias a su primer disco ‘Mental Floss for the Globe’ en 1989. Combinando el funk, rock y el hip hop, Urban Dance Squad es pionero del rap-rock.

2- Clawfinger

Considerados la contraparte europea de los Rage Against The Machine, los suecos de Clawfinger ganaron muchos fans con su debut ‘Deaf Dumb Blind’ en el 93, vendiendo cerca de 600 mil copias en solo unos meses. Por cierto, su sencillo ‘Catch Me’ fue parte de la programación de Rock 101 en ese entonces. Un discazo.

3- Biohazard

Con raíces del más crudo hardcore de la escena de Brooklyn en Nueva York, se forman en 1988 y recrean el sonido al combinar elementos de hip hop y riffs más pesados, consolidándose como una de las agrupaciones emblemáticas de los noventa del rap y el metal. Su guitarrista Billy es parte de Powerflo actualmente.

4- Dog Eat Dog

Otra de las primeras bandas en fusionar el hip-hop y el rock del movimiento del este en Estados Unidos que se crea en 1990 cuando Dan Nastasi (guitarra) abandona Mucky Pup y se junta con John Connor para darle un toque más divertido al rock y punk, agregando un sax y toques más funk y ska a su estilo.

5- Body Count

El caso de Ice-T es especial en cuanto al estilo de su proyecto de hardcore, pues en sí los tintes de hip-hop son mínimos. Con la misma actitud de sus discos como rapero pero con más poder en los riffs, Body Count no deja de pertenecer al estilo del rap y el rock. Haciéndose ultra famosos por su primer disco y su censurada canción ‘Cop Killer’. Incluso el video oficial no está ni en las redes sociales. Sus conciertos aquí en México en La Viuda, son memorables.

6- Stuck Mojo

Otro de los que sigue vigente después de tantos años son los originarios de Atlanta, GA. Han tenido cambios de alineación pero no dejan de hacer cosas muy recomendables dentro del género. Su guitarrista y fundador Rich Ward es la mente creativa del proyecto y ha sabido mantener la identidad de Stuck Mojo que destaca en sus coros y pegajosos riffs.

7- Downset

Igual que Body Count, del famoso y temido barrio de South Central en Los Angeles surge Downset con sangre latina en algunos de sus integrantes, tal es el caso de Rey Oropeza su vocalista, quien decide expresar las frustraciones y peligros del barrio bajo junto al fuerte hardcore de Chirs y Ares en las seis cuerdas.

8- Mutha´s Day Out

Uno de los secretos mejor guardados en los noventa, formado en el pueblo de Batesville en Arkansas. Adolescentes que intentaron hacer una banda y a pesar de que no tuvieron la suerte merecida, dejan un increíble álbum de rock alternativo con elementos de rap y guitarras de alto nivel. Después de lanzar su debut y salir de gira, se separan por diferencias y falta de apoyo de las disqueras. Otra cosa increible.

9- Senser

Con una atmosfera más electrónica, los oriundos de Londres realizan un potente giro al rap metal incorporando tornamesas y samplers. Sus letras cargadas de contenido político y su sonido agresivo logran llegar a los charts ingleses a mediados de los noventa. Sus dos primeros discos ‘Stacked Up’ y ‘Asylum’ son algo que debes de escuchar.

10- Proper Grounds

Otro de los proyectos que pasaron desapercibidos fueron los Proper Grounds, que catalogaban a su estilo como anguish rap metal, reflejando esa angustia primitiva en las letras de su frontman autonombrado como ‘The Sandman’. Una versión menos agresiva que Body Count, pero más oscura y depresiva. Su único disco ‘Downtown Circus Gang’ salió en 1993.

-->