hi

Profetas de la rabia desparasitada

A mediados de los años noventas del siglo pasado un grito de rabia parido desde Los Ángeles, California, acompañó alrededor del mundo a la disidencia de moda, la primera revolución digital que conmovió por su aparente inocencia.

 

La movida del EZLN a través de los nodos de internet y los faxes en decadencia tuvo en Rage Against the Machine, principalmente en Zack de la Rocha y Tom Morello, a par de voceros privilegiados. Mientras el grunge entretenía a los padres del emo musicalizando berrinches adolescentes, la banda de LA orientaba las intenciones de un sonido potentísimo e infectado de rabia  hacia la promoción de la conciencia social a niveles globales.

 

Extrañamente, en México fueron más los que voltearon hacia Chiapas gracias a las curiosas insistencias de RATM y no a Panteón Rococó o Santa Sabina, combos adheridos a la causa sin ninguna reserva. Curiosamente, en casa la banda que no se adhería al zapatismo pero cargaba un discurso de hartazgo divertido pero real era Molotov, sin afanes paternalistas.

 

 

Años después el EZLN y RATM se difuminaron hasta borrar casi toda huella de lo que fueron en alguna ocasión, quedando como referentes de una generación que mostró preocupación por un cambio social, algo que no ocurría desde los años sesentas y que no ha vuelto a suceder; al menos no con esos alcances.

 

Recientemente, en una época en que la digitalización del todo va más allá de las cosas y las ideas, poco después de que Radiohead hiciera un interesante mutis de la red global antes de lanzar nuevas y fastuosas producciones, se anunció un “posible” y mentiroso retorno de RATM, algo que picó los corazones de los fanáticos irredentos de la banda angelina, deseosos de un poquito de análisis social musicalizado. Y no exagero, porque el grueso de quienes fuimos seguidores del sonido y la ideología de RATM ya sobrepasamos los 40 años y debemos ir a visitar al médico por un chequeo general al menos una vez al año, así que aquello sí tuvo un impacto directo en nuestra salud provocando una especie de microinfarto.

 

No obstante, la emoción de pensar que quizás RATM aprovecharía la coyuntura de las elecciones en Estados Unidos para reaparecer y dar un golpe de carácter quedó en puras buenas intenciones.

 

via GIPHY

 

Si bien musicalmente resulta interesante fusionar el sonido de RATM con Cypress Hill y Public Enemy, el resultado no puede ser menos elocuente para quienes bregamos por un nuevo discurso, adecuado a los tiempos que corren. Es decir, que la música retome uno de sus principales motivos: comunicar además de entretener.

 

Y uno amasa las utopías, porque si Julian Assange se acercó a Tom Morello y Calle 13 por qué no habría de hacerlo con RATM y sus visiones incendiarias en contra del imperialismo y todo ese discurso incómodo para extirpar las “revoluciones” de las redes sociales y las mesas de la cafetería más invasiva del mundo. Ucrania es un buen ejemplo.

 

Finalmente, la ocurrencia no está del todo mal. La idea de un supergrupo como Prophets of Rage, con base en músicos maduros, enriquece el escenario artístico, sin embargo, el topping emocional para quienes rogamos por un pilón siempre se queda en las alacenas de un Zack de la Rocha quizás aburrido, quizás desmotivado, o quizás tan disidente que prefiere masticar a solas sus revoluciones personales.

El documental RATM – Live at Finsbury Park saldrá a la venta

Jon y Tracy Morter, cansados de las canciones de bandas pre-fabricadas del reality show más exitoso de Inglaterra, crearon la campaña Rage Against The X Factor, anteriormente habían intentado hacer guerrilla virtual, pero su selección del 2008 fue una canción de Rick Astley y la campaña fracasó, pero no sucedió lo mismo cuando el 13 de diciembre de 2009 apareció un nuevo grupo de protesta en Facebook con el lema “Rage Against the Machine para el número 1″ (luego llegó a Twitter y a todos los medios de comunicación).

La cuestión no sólo demuestra una vez más que Internet devuelve el control a los usuarios y consumidores (aunque Simon Cowell y otros personajes opinen lo contrario), pero en este caso (más allá de la idea de que la revolución por medio de clicks es posible) también le devolvió su importancia a una competencia que se ha realizado desde 1952. A la distancia parece insignificante, pero la guerra que inició New Musical Express hace 60 años tenía un sentido vital más allá de la cantidad de discos vendidos por un rostro amigable, si, era una cuestión de popularidad, pero por encima de todas las cosas era sobre la importancia de la música.

En esa lista navideña figuraron cuatro canciones de los Beatles, una de Elvis Presley, ‘Bohemian Rhapsody’ de Queen y ‘Another Brick In The Wall (Part 2)’ de Pink Floyd, vamos, hasta ‘Do They Know Is Christmas?’ de Band Aid tenía un objetivo en medio del fenómeno del súper grupo británico, pero en los últimos años esa competencia ha sido ganada por artistas pop de plástico de corta e intrascendente duración, un reflejo de una época que esperemos haya llegado a su fin con esa “maravillosa dosis de anarquía”, como dijo el sabio guitarrista Tom Morello.

Para combatir ese cambio, los Morter seleccionaron ‘Killing In The Name’, canción emblema de Rage Against The Machine que compitió con el ganador del reality show del 2009, Joe McElderry y su balada ‘The Climb’. Los 16 “fuck” y la letra sobre racismo lograron vender 500.000 descargas de un sencillo que fue lanzado en 1992, convirtiéndose así en el número 1 de ventas de esa navidad en el Reino Unido. McElderry quedó cerca con 450.000 descargas.

Para celebrar la victoria, la banda realizó un concierto gratuito en Londres al año siguiente en el parque Finsbury, una explosiva actuación de 12 canciones que por supuesto cerró con “Killing in the Name”. A pesar de la desaparición del grupo y que actualmente sus integrantes trabajan ya en otros proyectos que no tienen relación con RATM, el material en vivo saldrá a la venta el próximo 16 de octubre a través de Eagle Rock bajo el título de ‘Live at Finsbury Park’.

‘Live at Finsbury Park’:

01 Testify

02 Bombtrack

03 People of the Sun

04 Know Your Enemy

05 Bulls on Parade

06 Township Rebellion

07 Bullet in the Head

08 White Riot

09 Guerrilla Radio

10 Sleep Now in the Fire

11 Freedom

12 Killing in the Name

-->