hi

De piedra ha de ser la… (buen stoner en la actualidad)

 

Cada que veo el anuncio sobre la llegada de una nueva producción de los Queens of the Stone Age comienzo a especular si por fin Homme se dejará de juegos y volverá a la esencia de este género llamado stoner, del cual él es parte muy importante en su creación, terminando con una nueva desilusión. Y no es que uno quiera que se repitan a rajatabla esos trabajos de antaño tanto de los Queens como de Kyuss. Pero sí algo más sólido y contundente, dejando de lado los tracks pseudo bailables y esa producción tan mala, con todo y Mark Ronson en esta ocasión. Lo poco que habían rescatado en ‘…Like Clockwork’ lo vuelven a desperdiciar en ‘Villains’, donde solo tres tracks se salvan de éste nuevo álbum de los californianos.

Mientras esperamos cosas nuevas de monstruos como C.O.C. o Clutch quienes continuamente sacan discos, aunque ya nada sobresalientes, además de que hay una discusión sobre si en verdad estos grupos pertenecen al stoner, al sludge o al southern. La verdad es que casi siempre estos estilos se mezclan terminando por encasillarlos a todos en uno.

Por eso, para muchos que se emocionan cada que Josh Homme saca algo nuevo, hay proyectos de verdadero sonido stoner que reafirman el crecimiento del subgénero, así como en aquel 2013, justo cuando era el hype del ‘…Like Clockwork’.  Hoy por hoy siguen saliendo obras altamente recomendables y les dejaremos como siempre algunos ejemplos que nos han llamado bastante la atención, con dos excepciones que no son de éste 2017, pero que no dejamos de escuchar.

1. Gozu

La primera excepción es un bandón del área de Boston, que a gusto personal ha sacado un disco descomunal. Sin embargo, las comparaciones con los QOTSA no se han hecho esperar y creo que se les debe mucho respeto. En efecto, trae la influencia de Kyuss y en las voces el estilo del verdadero padrino del sonido stoner, Chris Goss (Masters Of Reality) que a su vez también Josh Homme tomó como influencia.

En verdad ‘The Fury of a Patient Man’ es un disco altamente recomendable que salió en el 2013, el año pasado sacaron ‘Revival’, bueno, pero no de la misma talla. ‘Salthy Thumb’ es la rola que Homme debió haber hecho desde su disco anterior, seguro sería de sus favoritas.

 

 

2. Stonetracks 

Trío francés prácticamente desconocido que debutó en el 2015 con un EP homónimo y hasta ahora no se sabe sobre algún nuevo trabajo en puerta. Checa porque ‘A Guess’ se mantiene en nuestro reproductor desde hace casi dos años. La segunda excepción del texto que bien vale la pena incluir.

 

 

3. Super Snake 

Proyecto debut de Jerry Jones ex vocalista de la banda de post Trophy Scars, que se une a un tremendo lirero llamado Pete August, quien acompañaba en vivo a la banda de hardcore The Banner. Mezcla de garage y psicodelia que hacen de ‘Leap of Love’ uno de los mejores discos de stoner de éste año.

 

 

4. Mutoid Man 

Desde el 2012 a Stephen Brodski (Cave In) se le metió la idea de hacer un combo experimental y lleno de riffs ponchudos que sonara más sucio que el metalcore que generaba desde la década de los noventa. El bataco Ben Koller (Converge) se convierte en su víctima y hace unos meses nos regalan ‘War Moans´, su segundo larga duración que suena aterrador.

 

 

5. All Them Witches 

El pasado mes de febrero llego ‘Sleeping Through The War’ la cuarta placa de esta agrupación de neo-psicodelia y mucha densidad que reafirma su sonido y se ha convertido en una de las consentidas del género hoy en día.

 

 

6. Puta Volcano 

No es nuevo que desde hace unos años en Grecia estén surgiendo propuestas muy interesantes de rock y metal en sus diversas categorías. Desde Rotting Christ y Necromantia, hasta ahora con Septicflesh y Puta Volcano. Esta última sobresale por integrar elementos del stoner con tintes grunge y hard rock. La chica que canta se hace llamar Luna Stoner y su voz le da ese toque distintivo al grupo.

 

 

7. Tuber 

También de Grecia, Tuber es rock instrumental de la más alta calaña, post rock y experimental  con arreglos electrónicos, perfecto para la carretera y el atardecer. ‘Out of the Blue’ son los mejores 43 minutos de calidad sonora que el desert rock ha dado en bastante tiempo. En serio, reviéntenselo en su totalidad. Fans de God is an Astronaut y Russian Circles, esto es un must have para ustedes.

 

 

8. Hey Colossus 

Tirados más al sludge y cosas como Part Chimp o Electric Wizard, se forman en Londres a principios del nuevo siglo y ‘The Guillotine’ es ya su séptimo álbum de estudio, también el más completo en cuestión de producción y donde su trabajo con tres guitarras se distingue mejor.

 

 

9. Elder 

‘Reflections of a Floating World’ es considerado uno de los más sobresalientes discos del 2017 gracias al estilo que Elder ha sabido engranar en el concepto de stoner y rock progresivo de la mejor forma. A la altura de sus anteriores producciones, manteniendo vigente la vía del desarrollo y la evolución artística, este combo de Boston merece toda la atención a sus cortes de no menos de 8 minutos.

 

 

10. Sasquatch 

‘Maneuvers’ ya es el quinto disco de la banda y mantiene la potencia de este combo de Los Ángeles reafirmando al stoner como un género predominante en la escena del rock. Blues monumental con riffeo brutal, solos atractivos, arreglos de piano y los infaltables toques de los órganos Hammond.

 

 

Obvio hay muchas más bandas muy buenas y no podemos colocar todas. Ya saben que si tienen algún otro disco que consideren de lo mejor del género en este año,  dennos el dato. Gracias como siempre, hasta pronto.

Trainspotting 2: La vida en la retromanía

 

“Eres un turista en tu propia juventud”, la frase salta de la pantalla mietras Renton, Sick Boy y Spud observan un campo que visitaste con ellos hace 20 años, el diálogo continúa pero es imposible negar que Danny Boyle te cerró el ojo después de brindarte diversas secuencias donde la música y lo que en 1996 llamaron ‘La Vida en el Abismo’ aparenta ser algo nuevo titulado ‘Trainspotting 2’.

 

La película que no es ‘Porno’, pero que retoma uno que otro elemento del libro de Irvine Welsh para darnos a entender el espíritu de aquel bromance roto por la traición (que por supuesto sigue ahí), se encarga se realizar un ejercicio de meta información, el punto central y por el cual giran múltiples formas de obsesión, regresión, acumulación y entendimiento/desentendimiento de la actualidad a través de un filme como ‘Trainspotting 2’.

 

Las referencias son obvias, en momentos descaradas, incluso se vuelven una broma interna entre creador y espectador, las escenas son las mismas, pero al mismo tiempo son otras, todos corrimos mientras escuchábamos el monólogo de “choose life, choose a job”, volvemos a correr hacia la salida de ese estacionamiento, pero el monólogo ahora aparece como otro guiño hacia el espectador (esto esperabas, ¿no?), pero con la incorporación de lo que nos adormece en la actualidad, desde redes sociales hasta el swap face y el temor al sistema de CCTV donde un mundo nos vigila.

 

 

El filme parte de la nostalgia, el encuentro con la continuación de una historia que te brinda lo que reconoces, sin embargo debe tener otro ritmo. El director sabe que quieres ‘Perfect Day’, llegará como gancho inicial para que te sumerjas en recuerdos, ya no en la alfombra donde Lou Reed cobró otro sentido para la Generación X.

 

Te brinda más de Underworld pero yuxtapone los significados de ‘Born Slippy’ y ‘Slow Slippy’ para el turista de su propia juventud, porque no es lo mismo el exceso de noches en picaderos que van hacia un rave bajo el influjo de ‘For What You Dream Of’ a los días del tinte, la válvula en el corazón, el no haber hecho nada con tu prometedora vida o la necesidad de viagra mientras lo único que escuchas es ‘radio ga ga, radio gu gu, radio ga ga’.

 

 

El estado frenético de los días de la heroína son sustituidos por la cocaína, el ritmo de la película sube y baja, sin embargo ya no percibes el síndrome de abstinencia de 1996, ya nadie necesita una dosis de metadona o emergerá triunfante del peor retrete de Escocia, pero ten por seguro que los visitará y en algún momento encontrarás una cabeza surgiendo de la misma manera, pero en otra escena.

 

La sensación de pérdidas continuas en la primera película se transforma en una comedia en la segunda. Alguien arruina el suicidio de otro, la extrema derecha que celebra la muerte de los católicos se convierte en un instante de ‘A Life Less Ordinary’ pero sin ‘Beyond The Sea’ (hey, si tu quieres nostalgia, el director puede hacer guiños a su propia trayectoria); han pasado 20 años, los mismos actores han cambiado, pero henos aquí, en la oscuridad disfrutando las referencias, porque insistimos en ser turistas de nuestra propia juventud, siendo tentados una vez más por ‘Lust For Life’, pero aquel Ziggy Pop se nos niega en una ocasión (en vinilo, porque en esos tiempos vivimos), pero no se preocupen, tendrán su recompensa por asomarse en su yo de hace dos décadas.

 

 

10 discos que esperamos en el 2017

 

Cada comienzo de año los rumores sobre cómo estará el mundo musical llegan muy esperanzadores. Y no es solo por los artistas que han anunciado ya la fecha de salida de sus nuevos trabajos, sino, por cómo estarán en sí. Con novedades, si vuelven a sorprender o solo es la continuación del anterior. Quien será el nuevo gran grupo o interprete que robe la atención, o los que regresan después de tanto tiempo de no colaborar juntos.

 

Al final, siempre mantenemos la esperanza de años trascendentes como en los ochenta o noventa. Sin embargo, sufrimos de la escasa innovación, de la digitalización que es un arma de dos filos, y de la prisa por querer trascender de los nuevos artistas. Se entienden la globalización musical, la extensión y velocidad con la que uno puede conocer sonidos y la transformación de la industria buscando nuevos caminos de mercadeo.

 

Lo malo, es que en esa búsqueda por la innovación en la formas de negocio y marketing, el objetivo principal que es la música, pasa a segundo plano. Algunos lo llaman estancamiento, retroceso o como las nuevas generaciones siempre defienden lo que les toca y le dicen evolución. En lo que a nuestro gusto se refiere e independientemente de si son famosos, viejos, nuevos, etcétera.

 

Aquí van algunos de los discos que deseamos escuchar en este año, aunque algunos sean solo sueños guajiros como Tool o The Wrens.

 

1.- NINE INCH NAILS

Reznor promete regresar al lado salvaje y olvidar un poco lo experimental, relajándose un poco de tanto trabajo en proyectos de cine. Acaba de sacar el EP ‘Not The Actual Events’ como avance y depende de la aceptación para encaminarse a un disco completo.

 

2.- QUEENS OF THE STONE AGE

En lo personal, somos muy fans de sus primeros trabajos. Josh Homme ha crecido en popularidad pero sus últimos álbumes no llegan a dar ese toque que los caracterizó en sus inicios. Aún así ya son grandes estrellas y esperamos que logren retomar algo como esto del ‘Rated R’ con el gran Mark Lanegan.

 

3.- LCD SOUNDSYSTEM

Con el ya muy quemado cuento de la despedida y después regresar en lapsos cada vez más cortos, James Murphy regresó a los escenarios el año pasado y ahora promete un nuevo trabajo de LCD Soundsystem. Si vuelven los pegajosos beats y no se desvía a sonidos más EDM, puede que algo bueno suceda.

 

4.- ARCADE FIRE

Ya esta cantado que los canadienses volverán pronto con un nuevo disco, aunque no hay todavía avances del título. Es uno de los más esperados por la crítica. Sea como sea, que no se pierda la calidad que Butler y Régine tienen para crear himnos como este:

 

5.- DEAD CROSS

Sabemos de la pluralidad y multifacética personalidad de Mike Patton, tal vez el artista con más proyectos y sin temor a equivocarnos, en su mayoría muy interesantes. Recien sacó un experimento llamado Nevermen con gente de TV On The Radio y Clouddead, una especie de hip-hop experimental. Ahora se integra a Dead Cross. Supergrupo de Lombardo con Justi Pearson de The Locust y Michael Crain de Retox, tomando el lugar de Gabe Serbian de Cattle Decapitation, su anterior vocalista.

 

6.- CORROSION OF CONFROMITY

Los C.O.C. han estado activos desde hace tiempo y con el regreso de Pepper Kennan a las voces y las seis cuerdas, se espera algo más cerca a su etapa de los noventas con el enorme Blind o el  Deliverance. Soñar no cuesta y por qué no escuchar algo similar a esta maravilla, aunque sin la voz de Karl Agell.

 

7.- AT THE DRIVE-IN

Ya van varios meses que los del Paso, Texas se juntaron, es más hace algunos años solo dieron unos conciertos. Por fin se deciden a dejar sus proyectos a un lado y retomar el camino del buen ruido. Ya hay un avance con el sencillo Governed By Contagious que salió hace unos días. Pero deseamos algo más como el enorme Relationship Of Command o el Vaya.

 

8.- THE AFGHAN WHIGS

Somos muy fans de Greg Dulli, un artista de culto que en cualquiera de sus proyectos siempre nos deleita con su oscuridad, su sobriedad y su capacidad para componer. Lo seguimos con los Gutter Twins, los Twilight Singers y los Whigs su banda de cabecera, regresa en el 2014 después de 16 años de ausencia y no nos decepcionó. Hace dos años vinieron a dar un increíble concierto al foro Indie Rocks! y con este plan de sumar otra obra a su repertorio, no dudamos que será un placer verlos de regreso.

 

9.- THE WRENS

Como lo habíamos comentado, hay discos que parecen ser sueños guajiros nada más, pues ya son 16 años y contando desde el magnífico ‘The Meadowlands’. Eso de tomarse tiempo, los originarios de Seacucus, NJ. ya lo habían hecho, tardando 7 años entre su segundo y último LP a la fecha. Parece que ahora si tendremos la esperada continuación, que principalmente sea el alt-indie-rock magistral que nos maravilló desde hace tanto tiempo.

 

10.- LIFE OF AGONY

Consentidos del área noroeste de los Estados Unidos, de zonas como Bélgica y Europa central, y la verdad… de nosotros también. LOA se avienta a sacar otro disco después de casi 12 años, con la transcisión de su vocal Keith a Mina Caputo, mini giras durante casi dos años y aparición en festivales de importancia a nivel mundial en el terreno del rock duro. A Place Where There´s No More Pain iba a ver la luz el año pasado, pero  saldrá por fin en abril, no podemos estar menos impacientes.

 

Estos son los discos que esperamos para este 2017. ¿Cuáles son los que ustedes quieren ya escuchar?

Corona Capital 2013: El año de los conflictos internacionales

2013 fue el año donde vimos renunciar al Papa Benedicto XVI, sí, ese mismo Papa que tenía una cara tan siniestra que pudo ser el protagonista de una película de terror. En su lugar el Cónclave decidió otorgar el lugar del máximo dirigente de la Iglesia Católica al cardenal Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, conocido hoy como el Papa Francisco. Este Papa buena onda que dice querer a los gays, y a las mamás solteras pero cuidadito y vayas a guardar las cenizas de tu abuelita en casa porque eso no es de Dios.

También fue en este año que la paz mundial estuvo pendiendo del un hilo delgadito ya que Corea del Norte decidió poner fin al Tratado de No Agresión a su vecina Corea del Sur y a los metichitos de los Estados unidos, declarándoles Guerra Total.

Para empeorar el panorama Internacional, la Guerra Civil en Siria pasa por uno de sus peores momentos pues los numerosos y potentes bombardeos además de las armas químicas han provocado ya una gran cantidad de decesos, por lo que se reclama la intervención internacional.

En Venezuela, mientras tanto, Nicolás Maduro resulta presidente electo tras el deceso de Hugo Chávez, este acontecimiento divide al país en dos lo que provoca una serie de manifestaciones y movilizaciones de aquellos en contra del gobierno de izquierda que encabeza Maduro.

Para el festival Corona Capital tampoco fue un año fácil ya que por primera vez se habían excluido las presentaciones de artistas nacionales y de habla hispana, lo que provocó el descontento de algunos y el contento de otros.

Fue así que las tardes y noches del 12 y 13 de octubre de ese año, estuvieron plagadas de música en idioma anglosajón donde ante todo prevaleció la buena vibra; y como no hacerlo cuando el cartel contemplaba a Blondie, a los Dandy Warhols, The XX, Artic Monkeys, Sigur Rós, Deadmau5 entre otras bandas en letras chiquitas que hicieron de esta edición una de las más memorables gracias a su monumental cartel.

¡Había demasiado que ver! Así que tuviste que haber llegado temprano si querías ver la brillante y energética presentación de los Dandy Warhols, a los siempre serios White Lies, a Imagine Dragons y a Travis. Ver el atardecer a ritmo de ‘Bohemian Like You de los Warhols’, ‘There Goes Our Love Again’ de los White Lies, ‘Why Does it Always Rain on Me’ de Travis fue una auténtica delicia digna de congelarse en el tiempo, cabe mencionar que todas estas bandas ya se han vuelto recurrentes en escenarios mexicanos. Nos gusta su vibra y a ellos la de nosotros.

The XX, Phoenix, M.I.A, Blondie y Deadmau5 fueron los encargados de concluir aquella noche del 12 de octubre. Había polvos de euforia en el aire. En aquellos años, donde aun el clima tenía misericordia de nosotros y nos dejaba ver los cielos de octubre. The XX impecables con esa precisión capaz de calcular el lugar donde se encuentra tu herida más oculta y exprimirla. Pero de la oscuridad nos movimos a la luz que era cada vez mas intensa. Así pasamos de ‘Entertainment’ de Phoenix a los balazos de una M.I.A poderosa, auténtica, única. Una presentación donde imagen, música y discurso convergen en una verdadera obra de arte contemporánea, así con el escenario caliente llegó Deborah Harris con Blondie para entregarnos el momento mágico-nostálgico de la noche. Ok, Ok, no fue como aquella punk que rompía pantallas con su sensual oscuridad, pero su voz intacta nos llevó a aquellos años, que no eran los nuestros, con ‘Call Me’ y ‘Heart of Glass’. Finalmente llegó Deadmau5 y toda la millenializa con él. Beats y house amable que te invitaban a acostarte en el césped para gozar la noche.

Un fenómeno parecido se vivió el domingo 13. Todavía en la tarde llegaron los Black Angels y los Stereophonics con sus desgarradoras ‘Evil Angel’ y ‘Maybe Tomorrow’ para ponerle ese toque rasposo que se mantendría por el resto del festival.

Luego vino Miles Kane quien sorprendió ya que no era un número planeado pues entró motivado por algunas cancelaciones. Fue ideal para la puesta de sol. Mas tarde llegaron The Breeders, Sigur Rós, Artic Monkeys, Savages, Queens of the Stone Age, Grimes y Giorgio Mororder.

Escuchar ‘Cannonball’ de The Breeders en vivo por primera vez fue algo así como el golpe de bat en la cabeza. ¡Es en serio! Ahí estaban esa apología femenina al garaje noventero que acompañó tantas furias adolescentes. Fue sencillamente genial.

Un paréntesis new age, digo, post punk para fumar un porro, digo, para tomar un descanso vino con Sigur Rós quienes fueron sorprendidos con esos miles de fans que han cosechado en nuestro país. Enseguida llegaron los Artic Monkeys y a partir de ahí ya no pudimos sentarnos, ni tomar descansos, ni nada. Con un foro lleno y un Alex Turner preparado para matar llegaron ‘Do I Wanna Know’, ‘Brainstorm’ y ‘Dancing Shoes’ para rompernos la mente tan pronto como salieron al escenario.

Savages, esta genial banda de mujeres inglesas pasó desapercibida ya que también entraron par suplir los números cancelados y no entiendo aún como me las pude perder.

Llegaron luego los Queens of the Stone Age para romper lo que quedaba de escenario. Les dije que había sido una noche rasposa, llena de furia y gritos. Apenas unas notas de ‘No one Knows’ y todos enloquecimos.

El veterano Giorgio Mororder, quien es el líder moral detrás de Daft Punk, puso un toque ácido y bailable para concluir esta edición del festival Corona Capital que estoy segura, ha quedado en nuestro registro como una de nuestras favoritas debido a su imponente cartel.

Heavy Metal, el culto en seis historias

La estética del caos, el punk, el metal y lo erótico, la revista francesa que diera pie a la edición estadounidense Heavy Metal, desarrolló su propio universo a partir del cómic fantástico, destacando inmediatamente con las colaboraciones de H.R. Giger, Esteban Maroto, Moebius y Philippe Druillet. Durante 40 años han definido con bromas agudas y violencia visual un culto a la mezcla de ‘Barbarella’ (1968) con ‘A Clockwork Orange’ (1971).

En 1981 se extendió por primera vez con seis visionarias historias de ficción y fantasía combinadas con música de Black Sabbath, Blue Oyster Cult, Cheap Trick, Devo, Donald Fagen, Grand Funk Railroad, Sammy Hagar, Journey, Nazareth y Stevie Nicks.

Como película ‘Heavy Metal’, revelaba el estilo de una época, iniciaban los 80 con una éstetica agresiva de la mano de la primera revista ilustrada para adultos, de bajo presupuesto para 1981 pero tan influyente en los años posteriores que los seis segmentos han sido retomados de diversas formas en el cine, solo basta ver las películas de David Fincher para entender porqué tenía tanto interés en realizar un remake.

 

Celebrando en el 2016 su 35 aniversario, la película fue la primera extensión de la revista, no incluyó la variedad de artistas internacionales que lograron crear la fantasía soft core and gore que los adultos buscaban, se mostró complaciente con las escenas de peleas, drogas, bromas de sexo y senos bamboleantes, esencialmente parecía una comedia estándar para adolescentes, con pocas dimensiones y derivaciones de historias que ya habían sido publicadas, sin embargo la remezcla cyberpunk combinada con la música logró que a pesar del fracaso, ‘Heavy Metal’ se convirtiera en un filme de culto.

Tomemos como referencia la primera escena, un astronauta llega a la tierra en un convertible blanco y un pequeño regalo que no tardará en desintegrarlo, poderes malignos se desatan en esos primeros minutos, inmediatamente estás en el universo Heavy Metal, que pronto se carga de robots cachondos, zombies, parodias de vaqueros del espacio y feministas buscando venganza.

Las seis historias se ajustan en una forma perversa, la desintegración inicial en realidad es parte de un circulo que se cierra con balance al final, son las imágenes y las 16 canciones que escuchamos las que hacen que trascienda ‘Heavy Metal’ como película y elemento cultural.

Curiosamente, aún teniendo los mismos elementos que la película de 1981, ‘Heavy Metal 2000’ no logró el mismo impacto, ni la voz de Billy Idol ni el soundtrack lograron salvar a la producción. Visualmente era la representación viva de la revista unida a la música de Bauhaus, Queens of the stone age y Pantera, sin embargo ¿qué sorpresas podía brindar Heavy Metal a una generación bombardeada por todos sus herederos?

Lo que ocurrió en 1981 obviamente ya no es de interés para el 2000, sobre todo cuando tienes en medio de esos dos puntos ‘The Terminator’ (1984), ‘Dune’ (1984), ‘Brazil’ (1985), ‘Akira’ (1988), ‘Total Recall’ (1990) y ‘The Fifth Element’ (1997), películas con referencias visuales que hablan de la inportancia de ‘Heavy Metal’, sin embargo nada es tan claro como los primeros minutos de ‘Tenacious D in The Pick of Destiny’ (2006).

-->