hi

Public Image Ltd., leyenda del post punk en México

Ciudad de México, martes 6 de noviembre de 2018. Giro levemente la cabeza y veo en mi teléfono que son las 8:30 de la noche. Acabo de estacionar el auto en la calle Miami, en plena colonia Nápoles, a unas tres cuadras del Pepsi Center, donde esta noche se presenta una de las bandas definitorias del post punk británico: Public Image Ltd., alias PiL, comandada por el punk inmortal John Lydon.

Avanzo hacia la calle Dakota y me topo con un ejército de vendedores de cualquier tipo de chunches sobre PiL: gorras, playeras, pins, calcomanías, todo acomodado sobre lonas en el piso. Me detengo en un puesto y compro una estampa de vinil por 15 pesos para mi computadora. La venta ocurre frente a la mirada cómplice de un oficial que vigila atento pero con ojos ciegos mientras los ambulantes hacen su agosto.

Ya en la entrada del Pepsi Center, justo antes de las vallas, me encuentro a Tabbert Fiiller, director del documental THE PUBLIC IMAGE IS ROTTEN (2018), mismo que se estrenó el lunes 5 de noviembre en el Cine Tonalá, ubicado en la calle homónima de la colonia Roma. Hace unos días lo entrevisté Banda Sonora 101 y a ambos nos dio gusto conocernos en persona. Intercambio de sonrisas, unas cuantas palabras, un buen apretón de manos y cada quien para su lado.

Son las 9:10 pm y la banda comienza a impacientarse. Se escuchan los primeros chiflidos, los primeros “ya sal putoooo”. Al cabo de unos minutos y unas cuantas mentadas, se apagan las luces y de inmediato llega el grito “¡wuuuuu!”, acompañado de rechiflas y aplausos. En el escenario aparece la leyenda del punk John Lydon, acompañado del barbón Lu Edmonds (guitarra), Scot Firth (bajo) y Bruce Smith (batería).

Suenan los primeros acordes de “Deep Water” y el público grita de emoción. Así, furiosa y a todo volumen, comienza la que será una noche inolvidable para los fans de PiL en México, que son legión, por cierto. Según datos de Spotify, después de Londres, la Ciudad de México es donde más se escucha la música de Public Image Ltd.

 

 

View this post on Instagram

 

@pilofficial celebró 40 años de trayectoria en la CDMX, una noche que no solo incluyó clásicos y zona de baile, también tuvo sus pausas para buscar oxígeno, echar un trago de whisky y hasta echar bronca a un fotógrafo, fuck oooooffff fue la frase preferida de John Lydon en el @pepsicenterwtc

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

A “Deep Water” le siguió “Memories” y “The Body”, las tres pegaditas. Pero al terminar la tercera rola, Lydon, un punk de 62 años y unos 100 kilos, perdió el aire y solicitó oxígeno. La altura de la Ciudad de México, el calor provocado por las luces, el Jack Daniels y el cansancio no fueron una buena mezcla para Lydon, que tuvo que hacer una breve pausa antes de arrancarse nuevamente con la inmortal “Disappointed”, una de las rolas más conocidas de la banda. El estado físico de Lydon no permitió que nos entregara la mejor versión de este clásico de su repertorio.

Fue en ese momento cuando pensé: “Haber, este hombre es una leyenda viva del punk rock, un icono cultural, fundador de los Sex Pistols, así que me vale madres que esté desafinando y sin aire, el simple hecho de verlo en vivo (y vivo) es un triunfo”. Entonces, mientras Lydon hacía lo que podía con “Disappointed” me clave un tanto decepcionado en escuchar bien al resto de la banda y llegue a la siguiente conclusión: al margen de John Lydon, PiL es una bandototota.

 

 

Al cabo de un par de rolas, John Lydon fue John Lydon, es decir, se peleó con un tipo del público que no bajaba su cámara. Lo corrió, le dijo “cunt” y otra serie de palabras típicas de un punk inglés furioso. Debo aceptar que agradecí el enojo de Lydon (al final de cuentas “anger is an energy”), porque enfrente de mi había un sujeto con su teléfono en lo alto (transmitiendo todo el concierto en vivo) que ya me tenía hasta la madre.

 

 

También podría interesarte: 10 razones por las que amamos a John Lydon

El enojo se acabó como por arte de magia cuando empezó “This Is Not a Love Song”, de la cual tocaron una versión memorable, tal vez la mejor que he escuchado en la vida, misma que ligaron con “Rise” para cerrar con broche de oro un concierto que tuvo sus altibajos pero que los fans mexicanos de Public Image Ltd. difícilmente olvidarán.

La banda dejó el escenario y regresó minutos después para complacer a su público con “Public Image”, seguida de dos poderosas rolas pegadas que la neta no había escuchado y que me dejaron perplejo de tan buenas: “Open Up” / “Shoom”.

 

También podría interesarte: Especial #PiL101

Public Image Limited, incómodamente fascinante

A cuatro décadas de distancia el encuentro con un legado musical como el de PiL (Public Image Limited) puede ser realmente enriquecedor, por un lado, por la contundencia discursiva que algunos proyectos como éste han logrado cimentar a través del tiempo; formulando con su trabajo un eslabon que enlaza músicos y escuchas que se cruzan levantando la voz en contra de lo establecido sin negar la fragilidad de sus actos y las contradicciones comunes al estar inmersos y ser parte del capitalismo y por el otro, reinventándose continuamente musicalmente hablando sin perderse en el letargo de las etiquetas de género y generaciones.

No tengo héroes del rock, son innecesarios, los Stones y The Who no significan nada para mi. Los Rolling son más un negocio que una banda de rock”

Johnny Rotten

Realmente son pocos los músicos que se fortalecen con el añejamiento, uno de ellos es Johnny Rotten (John Lydon) quien después de su importante participación en la emblemática banda inglesa punk Sex Pistols, logró configurar desde una actitud nada complaciente una historia a contra corriente; una fórmula que le cerró puertas en un mundo de simulación, donde la interpretación de personajes no permiten la visibilidad de lo crítico e imparcial.

Nosotros inventamos el Punk. Decimos las cosas como son”

Johnny Rotten

Con diez álbumes sobre sus espaldas, dos recopilatorios y varios documentos en directo, PiL ha marcado momentos referenciales discursiva y musicalmente hablando con discos como Metal Box (1979), Happy? (1987), 9 (1992) y This is PiL (2012), los cuales entre si, muestran la gran amplitud musical de un frontman que no busca la complacencia de las disqueras, la radio o el público, sino la investigación de una historia que se configura así misma de una manera orgánicamente arbitraria pero lúcida, irreverente y crítica; donde igualmente conviven el post punk, el new wave, la experimentación y por qué no, todos ellos envueltos en un pop sutilmente aterciopelado.

También podría interesarte: Banda Sonora 101 – Julien Temple: Do It Yourself

Desde temas primigenios como “Death Disco”, “Public Image”, “Flowers of Romance” hasta otros de este siglo como “One Drop”, “I’m not Satisfied”, “Doble Trouble”, “Shoom” pasando por intermedios como “This is not a Love Song”, “Rise”, “Happy?”, y “Dissapointed” entre muchos otros, éstos nos han ido señalando las distintas preocupaciones de Rotten acerca de lo político-social y de lo emocional de los humanos post modernos.

Lo que de alguna manera podría definir a una personalidad musical como Johnny Rotten/PIL, es sin duda, su carácter crítico de tiempo completo, su incansable irreverencia, su cargado humor negro, pero sobre todo su franqueza al desmitificar todo y a todos al no permitir que nada se regodee en la autocomplacencia colectiva permitida, la idea de la ruptura como un punto de partida para la creación no de nuevos y progresisitas estilos musicales, sino como un punto que te agita, que te desequilibra al fragilizar las estructuras prevalecientes, es lo que continuamente nos revitaliza como individuos y como grupos sociales.

El punk siempre fue decepcionante. Y siempre lo será. Siempre”

Johnny Rotten

A lo largo de esta trayectoria tan inquietante y fascinante a la vez, su líder se ha rodeado de músicos tan importantes como Steve Vai o Miles Davis aunque de este último no fue incluida en la mezcla final de “Album” (1986) su aportación, también se ha unido a éste eco esencial proveniente de finales de los setenta músicos de bandas tan representativas como Magazine y Siouxsie and the Banshees, entre otros.

También podría interesarte: Sonic Arsenal – Souxsie And The Banshees, el origen de todos

La madurez ha fortalecido, esa furia que no cede, la incomodidad de Rotten en el mundo lo ha llevado a tomar descansos, pero no ha quedarse callado, el silencio para él no es una forma de protesta por ese su regreso lo marca a partir de la pregunta ‘What The World Needs Now?’ (2015) continuando con una línea que no pude puede ni debe borrarse del interés común.

Esta breve reflexión acerca de la obra de PiL, espero nos sirva como preámbulo a su segunda visita a México el próximo 6 de noviembre en el Pepsi Center, la cual seguramente representa la oportunidad para muchos de ver a uno de los actos más imprescindibles de las últimas cuatro décadas.

Podría estar equivocado/ podría estar en lo correcto*

 

Un concierto que inspiró a una generación para hacer su propia música,
y podría decirse que cambió el mundo para siempre.
Tal era el poder del punk.

David Nolan

 

En nuestras vidas a todos se nos ha atravesado un Terry Mason, aunque haya sido el encuentro más fugaz e inesperado, así como el propio referido pasó como baterista en lo que después sería Joy Division, ¿y a qué viene a cuento todo esto, qué tiene en común la fugacidad, un exbaterista mundialmente desconocido y una gran banda con P.I.L.?

Pues bien, siempre hemos escuchado de alguien recomendaciones de tal o cual grupo, justo como hizo Terry Mason con Bernard Sumner y Peter Hook a quienes les habló de una banda en ciernes musicales y sociales, bueno, mejor dicho antisociales; ese grupo eran los Sex Pistols y tendrían un concierto el 4 de junio de 1976 en Manchester, en el Lesser Free Trade Hall.

Asistieron no más de cuarenta personas, entre las cuales se hallaban, además de la tercia ya mencionada, quienes pagaron cincuenta peniques a Malcom Mclaren (manager de The New York Dolls y de los propios Sex Pistols) quien estaba en la puerta, Mark E. Smith, Morrisey, Toni Wilson y Paul Morley1; según el escritor David Nolan2, afirma que estos dos últimos también fueron al concierto de los Sex Pistols pero seis semanas después.

Como sea, la influencia de los liderados por Johnny Rotten vaya que fue relevante, pues el solo de hecho de pensar que de los sonidos, o ruidos emitidos en aquel recital de despojos y chatarra musical, surgieron The Fall (Mark E. Smith), The Smiths (Morrissey), Joy Division y New Order (Hook y Sumner), Toni Wilson (fundador del sello discográfico Factory Records) y Paul Morley (influencia reconocida en cada periodista musical que haya surgido desde entonces en Inglaterra), se podría afirmar que ese concierto inscribió una génesis tumultuosa.

Como es por todos sabido el líder de los Sex Pistols fue Johnny Rotten, quien después de la disolución de la banda, dejaría de ser podrido, vil, corrompido y carcomido para solo seguir siendo un Johnny, sí, pero esta vez regresaría el apellido con el que nació, Lydon y con una nueva banda, Public Image Limited.

En la actualidad la conforman, además de Juanito, Bruce Smith en la batería, quien ha sido músico de sesión de Björk, The The y Terrence Trent D´Arby entre otros; su carrera la inició a finales de los 70 en la banda post-punk Pop Group, quienes para la revista Rolling Stone fueron “los británicos ruidosos que eran demasiado punk para los punk”; mientras que Nick Cave describió al grupo como “profano, maníaco, violento, paranoico y doloroso3”A cargo de la guitarra está Lu(natic) Edmonds quien comenzó con los The Damned, después con The Mekons y que incluso en 1985 participó en la grabación de algunos tracks del ‘This is the sea’ de los Waterboys. Scott Firth se encarga del bajo del mismo modo que lo ha hecho con Steve Winwood, Elvis Costello o Morcheeba; de modo que P.I.L., al amparo de un robusto e impetuoso legado en sus integrantes, deberá prorrumpir un concierto articulado en espíritu por la anarquía y riguroso en lo sonoro.

Public Image Ltd viene a la Ciudad de México, pero esta no será la primera vez de Public Image en México, el 7 de febrero de 19924, los liderados por Johnny Lydon estuvieron en el bar Iguanas Ranas, en Tijuana, el mismo donde tocaron a finales de los ochenta y principios de los noventa bandas como Sonic Youth, Nirvana, OMD, los Sugarcubes (con Björk), los Buzzcocks5, y un largo etcétera; P.I.L. visitó TJ para la realización del video del sencillo ‘Covered’, dirigido por Samuel Bayer, el mismo que realizara ‘Smells Like Teen Spirit’ entre muchos otros.

Los músicos que formaron parte de la banda que estelarizó el videoclip fueron el baterista Mike Joyce de The Smiths, John McGeoch ex Siouxie and the Banshees y el bajista Allan Dias quien tocó por algún momento con Bryan Ferry; el playlist de ese “concierto” únicamente incluyó ‘Covered’ que se repitió una y otra vez solo con la finalidad de completar el audiovisual.

Entre la audiencia ficticia se rumora que gritaban Fuck MTV!, pues ahí se encontraba Dave Kendall, VJ del canal de videos y anfitrión del programa 120 minutos6. ‘Covered’ formó parte de la producción ‘That was is not’, donde otro de los sencillos fue ‘Cruel’; después de esta obra tuvieron que pasar veinte años para escucharles un nuevo disco, el ‘This is PIL’.

Han pasado poco más de cuatro décadas del concierto de los Sex Pistols al que asistieron menos de cuarenta personas; casi 38 años han transcurrido del primero de P.I.L. que fue el 20 de diciembre de 19784, en Bruselas, Bélgica; en aquellos años el punk detonaba en las buenas conciencias, ensordecía no solo al establishment, hacía temblar al recato y al pudor; bramaba sin recelo al puritanismo dejándolo incrédulo de tanta barbarie; eso fue el punk, hoy ¿tiene sentido?

En entrevista para la revista Spin, Lydon responde, “lo es si lo aplicas a bandas como Green Day. No tiene ningún sentido en absoluto. Si realmente miras al punk y cómo se desarrolló, sí, Public Image es su mejor ejemplo… pero siendo lógicos con eso, no necesito a los Pistols para existir por más tiempo, y por lo tanto para mí, no lo tiene. Eso nunca jamás denigra las canciones porque son logros fantásticos”7.

De aquel concierto de 1976, organizado por Pete Shelley y Howard Devoto de los Buzzcocks, donde la banda telonera fueron Solstice, se dice que fue más influyente que Woodstock y Live Aid2; espero que el del 16 de agosto lo sea para alguno de ustedes y que a partir de lo que será una carnicería de sonidos acomodados en tubos de ensayo, experimenten una detonación en sus mentes; así que, si a partir de ese concierto se hicieron de una pareja con la que tendrán un tormentoso y pasional amor, si acaso tuvieran una explosión que los obligó a virar la orientación en sus vidas convirtiéndose en artistas brillantes y sin fortuna, si eventualmente, cuando regresen a sus trabajos finalmente increparon a su jefe como lo merece, vamos por buen camino, pero si en cambio, con mujer u hombre de la mano vestirán el mismo modelo de ropa, verán ‘Ghost’, expresarán lo dicho en el noticiero de la noche y regresarán a escuchar a Arjona, el punk, y nosotros mismos, habremos fallado.

Public Image Ltd. oficiará misa, y a nosotros, devotos y fieles feligreses, nos será procurada la homilía a través de los oídos para limpiarlos del pecado auditivo; alistémonos, desencadenemos nuestras mentes y sentimientos, dejémosles correr libres en el campo minado de nuestras vidas; vistamos de negro, piel y estoperoles, como si la misma Vivienne Westwood8 fuera nuestra modista y nos ataviara con ropa de la tienda Sex.

Claro que para asistir a un auténtico concierto de punk, los parroquianos no debiéremos ser esa clase media aspiracional, sino aquellos que viven el punk en su día a día, y no como nosotros, solo como una ingeniosa anécdota o acaso aquellos quienes a principios de los ochentas peinaban sus cabellos negros en forma de estrella y asistían escrupulosamente a los toquínes de Rebel´d Punk, Xenofobia, Herejía o del famoso Atóxxxico, me pregunto si asistirá alguno de ellos, lo sabré si es que veo un gran alboroto en la entrada y mire cómo es que penetran a la fuerza un puñado de punketos.

Pero si hablamos de punks de sepa, dudaría mucho de John Lydon perteneciera a ese grupo, pues al termino del toquín dejará El Plaza para aposentarse en un hotel de cinco estrellas con todos los lujos y todos los caprichos cumplidos, de modo que, tal vez ni él mismo merezca ya el trono podrido… Fuck the system!

Resulta absurdo que hoy en día, la única anarquía la vive la clase privilegiada, y no los oprimidos.

*Podría estar equivocado/podría estar en lo correcto, I could be wrong/I could be right, fragmento de la canción Rise, Album, 1986, Public Image Limited.

1Bernard Sumner, 2015, New Order, Joy Division y Yo, Editorial Sexto Piso. 

2David Nolan, 2006, The gig that changed the world, IMP. 

http://www.bbc.co.uk/manchester/content/articles/2006/05/11/110506_sex_pistols_gig_feature.shtml

3http://www.rollingstone.com/music/features/the-oral-history-of-the-pop-group-20141107

http://www.pilofficial.com/showsarchive.html

5http://www.setlist.fm/venue/iguanas-tijuana-mexico-63d4c233.html 

6http://www.slicingupeyeballs.com/2013/01/04/120-minutes-john-lydon-dave-kendall-tijuana/ (en el video se puede ver a Jhonny Lydon en el Mercado de Tijuana).

7
http://www.spin.com/2015/09/the-sex-pistols-public-image-ltd-john-lydon-interview/

8http://www.viviennewestwood.com/en-gb/history/430-kings-road

 

-->