hi

El soundtrack de la vida: Rolas de amor y odio en los 80

El amor y el odio son sentimientos tan opuestos como complementarios, el amor se puede convertir en odio con la misma facilidad que puede ocurrir a la inversa, y supongo (porque no me ha tocado) que también puede ser una cadena infinita.
Me he dado a la tarea de traerles algunos ejemplos de esta dualidad, pero disfrazada con lentes fluorescentes, laca y un chingo de gummies.
En 1987 U2 tuvo a bien lanzar el álbum ‘The Joshua Tree’, una producción llena de mensajes políticos y una gran armonía entre el grupo, el primer sencillo fue ‘With or Without You’, un track que se ha interpretado de muchas distintas maneras pero principalmente de esa dualidad en la convivencia y ese incómodo lugar en el tiempo/espacio en el que nos es imposible vivir con cierta persona y también estar sin ella.

Muy temprano en la década de los 80 The Police presentó su álbum ‘Synchronicity’, de esta obra maestra se desprende ‘Every Breath You Take’, máximo éxito de la banda y que resulta muy engañosa, pues a pesar de que a primera impresión suena como una tierna canción de amor, si la escuchamos detenidamente, se refiere a una escabrosa letra de una mente controladora. El mismo Sting declaró que cuando la escribió podría haber estado pensando en el concepto del Big Brother. El amor y el control son conceptos que también se llegan a confundir y pueden entrar en un terreno muy ambiguo que puede rayar en la obsesión y terminar muy mal. No lo intenten en casa, ni fuera de ella; mejor no lo intenten.
Corría el año de 1988 cuando uno de los grupos más característicos del glam, Poison, lanzó ‘Every Rose Has Its Thorn’, tercer sencillo del álbum ‘Open it and say… ahhh!’, el track definió de alguna manera el estilo del grupo. Tiene una influencia country y se usa una guitarra acústica. La rola es básicamente el lloriqueo de quien recuerda un amor perdido y describe el dolor de pensar que las cosas pudieron ser distintas y sin embargo no lo fueron; un sentimiento de impotencia, melancolía pura y el corazón de Bret Michaels desgarrándose ante nuestro oídos. El track llegó a ser el más exitoso de la banda llegando al No. 1 del Billboard 100.
En retrospectiva, la enseñanza que nos dejan estos tres tracks, es que el amor es maleable y puede tomar muchas formas, ya sea una codependencia que no nos permite seguir con nuestras vidas, una fijación enfermiza que no le permite a los demás seguir con sus vidas y hasta hacernos sentir tan mal que duele. Pero no olvidemos que antes de que las cosas se vayan por el desfiladero, el amor se siente muy bien y es capaz de sobreponerse a cualquier cosa y, las canciones de amor, son una parte muy importante del soundtrack de la vida.
También podría interesarte: Una historia de amor y dolor: Amy

Un toque celestial en el rock

Recordando una escena de la serie de televisión ‘The Get Down’, en donde el personaje de Mylene Cruz quien quiere ser cantante a toda costa y en contra de los principios de su padre, un devoto cristiano muy fiel a la creencia religiosa de los años setenta, interpreta el tema ‘There But For The Grace Of God Go I’, en una audición para un empresario de una disquera. Esta se lleva a cabo dentro de la iglesia del barrio y con la ayuda de Zeke, el otro protagonista, resulta un muy buen ejemplo de la combinación entre el soul y los coros góspel que desde los años 60 gracias a gente como The Chambers Brothers, se han ido mezclando y hoy en día muchos artistas de distintos géneros han creado temas con arreglos de los llamados Gospel Choirs. Algunos simplemente les dicen Choir Songs a las canciones que no necesariamente llevan gospel pero si tienen esa melodía con tono celestial y emotivo.

Figuras clásicas de la talla de los Rolling Stones, Paul Simon, Madonna o Michael Jackson han compuesto canciones con esta especie de coros conmovedores que enriquecen la melodía y principalmente realzan las presentaciones en vivo. También gente como Damon Albarn con Blur y Gorillaz, Kanye West, Katy Perry o George Michael, entre muchos otros, han sacado rolas con coros gospel.

 

Como siempre, les dejamos algunos de los que más nos gustan sobre dicho tema. Ya saben que pueden comentar si tienen otra rola con este tipo de coros, recomiéndenos algunas más.

 

Uno de los ejemplos que no precisamente son góspel pero sí Choir Songs, es The Polyphonic Spree, banda de Tim Delaughter que se forma a raíz del deceso del bajista de su anterior banda Tripping Daisy. Con más de 20 integrantes, principalmente coristas, sus rolas están llenas de coros emotivos.

 

Los coros que hacía esta banda de hard-progressive rock en los noventa se asemejan mucho al estilo del que estamos hablando. Sin ser forzosamente con coristas, el timbre de Dan Arlie junto con los arreglos de Eric Valentine en la batería y producción, hacían esa atmosfera multitudinaria.

 

Una de las rola características del rock con arreglos góspel es la que mister Harrison nos regala en My Sweet Lord. Clásico que comprueba que la calidad de este miembro de los Fab Four.

 

Muchas de las agrupaciones de Góspel se forman en el Reino Unido, y es por eso que bandas como Primal Scream los invitan a colaborar en sus composiciones. Aquí la maravillosa ‘Movin´ On Up’ que abre el Screamadelica.

 

Bret Michaels junto con Ritchie Kotzen, que había tomado el lugar de C.C. DeVille en la lira principal, componen Stand para el cuarto álbum de Poison y convocan a un coro Gospel a la melodía que sirve como primer sencillo. Aunque ya lo había hecho Michaels en temas como Something To Believe In.

 

Del Hot Fuss, debut aclamado de Brandon Flowers y sus muchachos. Surge este tema que componen con coros emotivos. Recordamos su show en Coachella 2004 en la Gobi Tent donde aparecen con 20 coristas góspel detrás al momento de interpretar esta rola. Ya no lo hacen, pero sigue siendo una de sus mejores canciones en vivo.

 

No podía faltar este rolón de los inigualables Faith No More. El maestro Patton haciendo gala de su gran voz acompañado de bastantes chicas en los coros. ¡Un agasajo!

 

Que Nick Cave ocupe esta clase de composturas en sus creaciones ya es normal. Y aquí les dejamos una exquisita.

 

La última producción hasta ahora de Karen O y Nick Zinner con los Yeahs, comienza de gran manera con Sacrilege, aunque el resto del Mosquito haya decepcionado.

 

El Space Rock de Justin Pierce y su Spiritualized llegan al climax en su tercera producción Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space. Trompetas, cuerdas y un gran coro góspel, sobresalen en esta obra de hace 20 años.

 

Muchas gracias por el tiempo dedicado, esperando sea de su agrado y principalmente nos retroalimenten con sus recomendaciones. Hasta pronto.

-->