hi

#SonicArsenal – Peter Blake, la herencia del arte pop

A la par de Andy Warhol, Peter Blake es uno de los nombres importantes del pop art, movimiento con el que emergió en los 60 y con el que produjo collages, esculturas, grabados y diseños publicitarios, sin embargo en el mundo de la música es conocido por la cubierta de varios discos, sobre todo por su diseño del ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ de los Beatles, arte que en esta semana celebró 50 años de su realización.

 

Con la política de hacer el arte accesible y crear el equivalente visual de la música pop, Blake intentó acoplar las enseñanzas de la escuela de arte con la vida diaria, a la larga integró esa amalgama de información en una serie de portadas memorables, que desde el punto de vista de Blake, merecen el mismo respeto que las pinturas a gran escala. Precisamente eso fue lo que diferenció a Blake de los artistas contemporáneos, simplemente quería celebrar la nueva cultura pop que explotaba en la música, el cine y la televisión, lo que le permitió incursionar en un medio como el del diseño de portadas de discos.

 

Además de la creación del arte de ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, Blake concibió las fundas de ‘Stanley Road’ (1995) de Paul Weller, el álbum tributo a Ian Dury, ‘Brand New Boots and Panties’ (2001), ‘Gettin’ in Over My Head’ (2004) de Brian Wilson, el disco tributo ‘Me and Mr. Johnson’ (2004) de Eric Clapton y ‘Stop The Clocks’ (2006) de Oasis. Aunque su diseño más famoso sigue siendo el que realizó para los Beatles y por el que recibió tan sólo $200 libras. También es recordado por la portada de ‘Face Dances (1981) de The Who, que muestra retratos de los integrantes del grupo realizados por múltiples pintores del movimiento pop art, incluyendo el propio Peter Blake.

 

 

Si, parece un lugar común para los que escribimos sobre música glorificar todo lo que hicieron los Beatles, pero en este caso se trata de reconocer el trabajo de Sir Peter Blake, quien logró que las imágenes que en su mayoría eran convencionales y pocas veces fuera del estándar, fueran un nuevo marco para todos los diseñadores, por esa razón me voy a olvidar de los múltiples mensajes ocultos en la portada, la lista de personajes incluidos y las pistas para saber si Paul McCartney está muerto o no.

El álbum fue un verdadero parte aguas, antes de 1967 y Sgt. Pepper el arte de las cubiertas cubría todas las posibilidades del estándar impuesto por la industria y los propios diseñadores, una forma fácil y segura de hacer las cosas, que en esos años incluía muchos momentos psicodélicos y un extenso más de lo mismo.

 

Haciendo un gran acercamiento a la zona de la creatividad, después del lanzamiento de Sgt. Pepper y siendo comparado con lo que había sido realizado antes, las ideas ya no se pudieron contener, se dispararon y por consecuencia muchos dejaron de pensar en lo que era aceptable. Fue el primer empaque creado para sentir.

 

Las imágenes insertadas en el diseño eran completamente novedosas y la forma en que todos estos objetos y todas esas personas famosas aparecían en la cubierta no tenían sentido, pero ese sin sentido le dio a la gente el propósito de sentarse y pensar no sólo en la música, también comprenderla, fue la primera ocasión en que se incluyeron las letras de las canciones en un disco. De repente el álbum se convirtió en un lazo entre el grupo y sus seguidores, se volvió un objeto para analizar, descifrar, entender y, sobre todo, observar.

 

Después de Sgt. Pepper, los sellos y los mismos músicos fueron mucho más liberales al momento de crear la portada de un disco, inmediatamente se pensó en la comercialización, pero con objetivos demográficos y sociales específicos, los gráficos mejoraron y múltiples artistas reconocidos fueron comisionados a agregar su experiencia al medio. Pero por más liberales que se mostraran los sellos discográficos, todavía existían ciertos límites. Por su significado, la misma portada ha sido reproducida múltiples veces como tributos y parodias.

 

 

Con ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ la voz del músico repercutió y gritó en la portada, por eso es considerado el álbum que abrió el camino para que los músicos tuvieran mayor control sobre el arte de la cubierta. El artista plástico ha explicado que el proceso ha cambiado enormemente, mientras muchas cosas en la actualidad pasan por sistemas digitales, en ésa época los Beatles y sus múltiples acompañantes fueron recortados a mano y pegados en una superficie de madera antes de ser transferidos al álbum.

 

Justo hace cinco años, junto con el aniversario número 45 de ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, Peter Blake llegó a los 80 años, pretexto suficiente para que el artista creara un remix del disco que cambió todo el concepto de diseño de portada. En la nueva versión Blake y su familia y amigos fueron cortados, copiados y pegados casi instantáneamente. En la portada re-imaginada aparecen Sir Elton John, Dame Vivien Westwood, Dame Helen Mirren, Amy Winehouse, Ian Curtis, J.K. Rowling y otras celebridades inglesas, incluso Sir Paul McCartney, pero es más un tributo a su vida y a su más famosa idea.

 

En 101 palabras

Hace algunos años dos legendarios diseñadores de fundas de discos, Peter Saville (Factory Records) y Sir Peter Blake (The Beatles, entre otros), pronunciaron que el arte del álbum había muerto, cuando el mp3 mostró una increíble portabilidad pero con la carencia de los elementos que nos hacían soñar escuchando música, comprendimos totalmente su declaración. La forma en que la música articulaba imágenes de forma tan íntima se había reducido dramáticamente, en menos de 15 años pasamos del gran formato de 31 centímetros por lado a un lienzo del tamaño de una servilleta a una imagen mínima del tamaño de un timbre postal, pero ahí vamos de regreso y con diversos giros.

Ahora que nos encontramos entre la convergencia del LP y el mp3, la identidad de cualquier banda y su lazo sentimental y profesional nos hace buscar la definición del arte pop. Mientras la nostalgia del vinilo atrapa a algunos, otros buscan desarrollar un arte que sea relevante en el mundo digital, Arcade Fire y el equipo de diseño de AATOAA sabían colocaron todo en un sólo JPG, The Suburbs era una combinación de todas las eras para lograr una conexión certera entre banda-música-audiencia, querían encontrar la forma de acercarnos a la experiencia de hace más de 20 años, lograr algo similar pero con las limitaciones actuales del formato.

Anclados en la era del CD que algunos ya no usan tanto, los experimentos con arte sincronizado de Arcade Fire, muchos estudios de diseño han decidido crear grandes objetos de colección, que obligan a los seguidores de un grupo a comprar algo más que un disco. Si las ediciones normales ofrecen una gran portada y música excelente, la edición limitada es la que presenta el mayor atractivo (y el reto de busar el mejor lugar para colocarla en la casa). Y ahí es donde entra totem, el objeto que solía servir como emblema de una familia o un clan o un símbolo reverenciado, y Matthew Dear, que para su tercera producción discográfica quería algo excepcional, que retara y recompensara a la misma música. Buscaba algo más que una edición limitada, quería ofrecer una propuesta para reconsiderar nuestra relación con la música en la era digital.

El objeto nombrado The MDBC Totem fue creado por el sello Ghostly International y los diseñadores de producto Constantin y Laurene Boym de Boym Partners, quienes se especializan en objetos pequeños pero con una gran resonancia cultural. Es tanto una escultura como una representación visual de los temas explorados en el disco Black City de Matthew Dear, pero también es un vehículo de la misma música.

Matthew Dear – MDBC Totem from Ghostly International on Vimeo.

 

Después de pensar el arte que se encoje, el que se anima, el que crece y el que desaparece, nos encontramos con el diseñador Robert Beatty, que creó la portada de “Currents” de Tame Impala, un claro regreso a los grandes años del vinilo en aerógrafo y la estética de ojo casi mágico que corresponde claramente al sonido de sintetizadores, capas de detalles y el ritmo setentero creado por Kevin Parker.

Kevin Parker tenía un claro concepto en mente, pero fue una libre interpretación de esas ideas por parte del diseñador, un vórtex que fluye turbulentamente en una especie de líquido psicodélico, pero sin verse retro, eso se debe a que no fue realizado con los elementos de la vieja época, fue creado con Adobe Illustrator y Photoshop, pero inspirado por las creaciones del italiano Franco Grignani para los libros de ciencia ficción de Penguin en los 70 y los collages fotográficos de la época. Es un claro ejemplo de como una imagen puede reflejar el proceso creativo de un material.

Escucha a Karina Cabrera en Sonic Arsenal los martes, miércoles y jueves de 14:00 a 18:00 horas.

-->