hi

México, listo para una sobredosis de Pastilla

En estos tiempos en que la música es tan efímera, que una banda con 20 años de trayectoria se presente en concierto significa que su música trasciende a través del tiempo, que su propuesta se mantiene vigente ante la sobreproducción musical o, como lo describe Víctor Monroy, único integrante original de Pastilla: “La pasión por tocar y componer alimenta mi necedad de seguir tocando”…

 

Aunque se escucha lejano 1996, cuando Pastilla salió al mundo desde una escena angelina que México abrazó con bastante fervor, parece que fue ayer cuando sonaba Amor Metal, el sencillo de su disco homónimo lanzado bajo el sello independiente Aztlán Records.

 

¿Quién no recuerda Tatú, Mortal y Ataúd?, incluidas en el Vox Electra de 1998, una joya producida por Diego Herrera (ex tecladista de Caifanes) y que contó con la participación de Sabo Romo (bajista de Caifanes) en el corte Solamente. La icónica Comezón, y temas como It’s OK, Sexta extinción y Brillante, llegaron con Hey!!, en 2003, una etapa fresca del grupo como participante activo de una fuerte escena independiente, aunque sólo contaba con dos de sus integrantes originales y en la que los hermanos González (ex Jumbo), hicieron de las suyas en algunos conciertos.

 

Con la modernidad avanzando y la distribución del Telekinetik a través de internet, Víctor considera que más allá de adaptarse a la tecnología, “Pastilla siempre ha hecho lo que quiere, cuando quiere y cómo quiere”, filosofía a la que se ha mantenido fiel con el paso de los años.

 

En 2005, los fans de Pastilla fueron testigos de un gran concierto en Rockotitlán, el cual quedó registrado en un álbum en directo, sin edición y mezclado en casa de ellos mismos, el cual además sirvió para dejar claro que son una banda para disfrutarse en vivo.

 

La segunda década de la agrupación angelina inició en 2006, marcando una nueva faceta, esta vez en las filas de SONY/BMG, la cual dio vida al álbum A marte, que rápidamente se colocó entre los más vendidos del año y dio paso a un 2007 lleno de actividades, incluyendo su participación en festivales como Vive Latino 2007, Manifest, Desértica de Mexicali, Fiestas del Sol en Chicago, entre otros tantos.

 

Para 2014, Pastilla regresó a las andadas de la mano de Burger Records con Sentidos Saturados, un LP para el que se tomaron el tiempo necesario, retomaron baterías grabadas en Portland por Eric Ruvalcaba, miembro original del grupo, y fue mezclado por Ernesto Ramírez, productor del primer disco, el amarillo, como ellos lo llaman. Sin duda, un regreso a sus raíces que marcó un nuevo comienzo con sonidos frescos y tintes que remiten a The Flaming Lips, The Beatles y The Beach Boys.

 

A lo largo de dos décadas, Pastilla se ha impuesto entre “más géneros abortos del rock, entre bandas con disco pero sin canciones; ante un público de jóvenes latinos que prefieren tocar en inglés” y una audiencia estadounidense “que desgraciadamente aún piensa que el rock en español es Maná y que todavía escucha a Los Enanitos Verdes”.

 

Este 7 de mayo, el Lunario del Auditorio Nacional será el escenario perfecto para corear Fórmula, Bi, Gente de Cristal, Energía, La luz de la luna, Rasga mi piel, Telekinetik y demás temas que harán de esta presentación “una noche inolvidable con más de 30 canciones”, llena del pop y punk que corre por las venas de una Pastilla que ha aliviado y acompañado a los fans mexicanos por 20 años.

 

-->