hi

Usaron a Televisa para mover droga y dinero

Por Fernando Gutiérrez

El decomiso de dólares transportados en camionetas que viajaban por Nicaragua con logotipos de Televisa, de Emilio Azcárraga Jean, es el mayor golpe al blanqueo de capitales en la nación gobernada por Daniel Ortega, revela el Grupo de Acción Financiera contra el Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo (GAFI).

“En ése momento se logra la detención y la consignación de seis vehículos tipos vans, así como de la cantidad de 9 millones 255 mil dólares. Los vehículos incautados estaban registrados en México a nombre de Televisa”, dice el Informe de Evaluación Mutua de la República de Nicaragua.

Cuando dieron el golpe, en 2012, se detuvieron a 18 personas de nacionalidad mexicana. “Quienes indicaron a las autoridades que trabajaban para la referida televisora”, comenta el organismo encargado de combatir el lavado de dinero, el financiamiento al terrorismo y amenazas a la integridad del sistema financiero internacional.

La jefa del grupo detenido era Raquel Alatorre, quien manifestó estaba en Nicaragua para investigar a Carlos Slim, el millonario mexicano propietario de América Móvil, que opera en Nicaragua la telefónica Claro.

Alatorre cambió su versión e inmediatamente dijo que viajaban a Costa Rica a investigar “a un tal Carlos”, supuestamente ligado a la compañía Wal-Mart, según declaraciones de testigo en el juicio que se celebra en Managua contra la llamada ‘Banda Televisa’.

El 12 de septiembre de 2012, Televisa informó a través de un comunicado que ninguna de las 18 personas detenidas en Nicaragua laboraron en la empresa mexicana ni prestan sus servicios en forma alguna.

Televisa comunicó que los vehículos no fueron adquiridos ni registrados ante autoridad alguna por esta empresa, tampoco son rentados y nunca han formado parte de su parque vehicular.

“La captura de las personas involucradas en el ilícito, permitió iniciar en México una serie de investigaciones, lográndose la incautación de 12 casas, valoradas en tres millones de dólares, 10 vehículos de lujo, alhajas, relojes y dos lingotes de oro, entre otros”, recuerda el reporte del GAFI.

“Según las autoridades de Nicaragua, el grupo detenido se ostentaba como periodistas y empleados de la televisora para facilitar el traslado de dinero desde México hacia Centro y Sudamérica y en sentido contrario estupefacientes”, comenta.

Las autoridades detectaron que el dinero contenía restos de cocaína, de acuerdo con el organismo internacional.

Los millones de dólares incautados en el puesto fronterizo Las Manos de Nicaragua es el monto más grande de esos cuatro años, incluso superó otro gran golpe dado al crimen organizado en 2012 en el puesto de las Peñas Blancas por un millón 9 mil dólares.

Con esos dos decomisos se logró incautar la cantidad de 11.2 millones de dólares. Un año después,  fueron decomisados más un millón de dólares.

Para 2014, el dinero que le fue quitado a los blanqueadores de capitales fue por más de 851 mil 634 dólares; en 2015 fueron más de 1.3 millones de dólares que se evitaron llegarán a manos de criminales.Las cosas cambiario en 2016, cuando las autoridades de Nicaragua decomisaron más de 5.1 millones de dólares.

Del 2012 al 2016, el gobierno nicaragüense logró incautar en sus puestos fronterizos 19.6 millones de dólares.

“Se identificó que los controles en los puestos fronterizos son frecuentemente evadidos para la introducción, circulación y salida de dinero en efectivo”, advierte GAFI en su informe sobre decomiso de dinero.

Las autoridades bajo el mando de Daniel Ortega han llevado a cabo esfuerzos para detectar dinero sin declarar o declaraciones falsas por parte de extranjeros o nicaraguenses.

“El caso está relacionado con una televisora (mexicana), denominada Televisa, la cual consiste en la incautación de dólares americanos, la cual se efectuó en la frontera que comparte con Honduras”, sostiene el organismo en el reporte.

En territorio nicaragüense se procedió a detener a las personas y revisar e iniciar preguntas para saber quiénes eran, cuántos eran, en qué vehículos se movilizaban y qué venían a hacer al territorio nicaragüense, agrega.

Al momento de que pretendían ingresar los millones de dólares a Nicaragua no existían prisiones de alta seguridad. El decomiso de los billetes verdes sirvió para desarrollar infraestructura penitenciaria de estas características en este país.

Es decir se destinaron más de 7.2 millones de dólares para la construcción de cárceles de alta seguridad, así como para la creación de módulos de máxima seguridad en las cárceles del país centroamericano, mientras que el resto sirvió para comprar 75 unidades de policía completamente equipadas.

Las 18 personas detenidas, mismas que trasladaron a México, fueron condenadas a 30 años de prisión por los delitos de tráfico de drogas, lavado de dinero y crimen organizado.

Lavan dinero del narco con oro y casas de empeño

Los narcotraficantes de Chicago que trabajaban con el tristemente célebre capo mexicano El Chapo Guzmán tenían un gran problema: ¿Qué hacer con los millones de dólares en efectivo que ganaban con la venta de cocaína?

Compraron oro, decenas de millones de dólares en oro en casas de empeño, como anillos, collares y relojes.

Entonces tenían que encontrar un lugar para vender esos objetos.

Así comienza una investigación del Miami Herald que ha sido poco retomada en los medios mexicanos.

A más de mil millas de distancia, en un almacén industrial en el sur de la Florida, encontraron al aliado perfecto: una poco conocida compañía dedicada el comercio de oro llamada Golden Opportunities. La cuadrilla de El Chapo envió el oro en decenas de paquetes por FedEx a la firma en Hallandale Beach, según registros del tribunal federal.

Los propietarios de Golden Opportunities, Jed y Natalie Ladin, quizás no sabían que estaban trabajando con El Chapo, pero entre el 2011 y el 2014, su brutal Cartel de Sinaloa lavó casi $100 millones en efectivo de la venta de cocaína a través de Golden Opportunities, muestran registros del tribunal.

Los Ladin hicieron más que hacerse los de la vista gorda: después de vender el oro a grandes refinerías que lo derretían para convertirlo en monedas, lingotes y productos electrónicos, Golden Opportunities enviaba transferencias de dinero a compañías pantalla del Cartel de Sinaloa en México. Eso convirtió a Jed, de 69 años y ex vendedor de antigüedades, y a su esposa Natalie, de 65 años, en parte de una operación internacional de lavado de dinero que convertía en dinero limpio parte de las ganancias de la cocaína de El Chapo.

La operación de lavado de dinero salió a la luz en el 2014 con el enjuiciamiento de 30 miembros y aliados del Cartel de Sinaloa en Chicago. Los líderes del grupo ya se declararon culpables, junto con aproximadamente la mitad de los acusados. Otros supuestos participantes están fugitivos. El Chapo Guzmán está en prisión en Estados Unidos aguardando juicio por otros delitos.

El caso de los Ladin muestra cómo grupos internacionales del crimen organizado manipulaban el sector estadounidense del oro para lavar dinero y mantener activos sus negocios. Incluso participantes de menor importancia como los Ladin pueden terminar jugando papeles secundarios en grandes operaciones ilegales. Aunque la pareja nunca fue acusada en el caso de Chicago, Golden Opportunities cerró en el 2014 después de que los Ladin se declararon culpables en un caso separado de lavado de dinero con oro.

La industria del oro —donde los negocios se hacen con rapidez e informalmente— es un mercado poco estructurado que el dinero sucio puede infiltrar fácilmente debido a la “avaricia de siempre”, dijo John Tobon, subagente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional en el sur de la Florida.

“Un estrechón de manos muchas veces es suficiente, esa es la forma en que el [comercio de] oro funciona en todo el mundo”, dijo Tobon.

La operación de lavado de dinero de la cocaína en Chicago se basaba en una estrategia probada: A finales de los años 1980, en un caso llamado “Operation Polar Cap”, investigadores descubrieron que grupos delictivos colombianos estaban canalizando $1,000 millones en dinero sucio a través de joyerías en Nueva York, Los Ángeles, Houston y Miami.

Ahora, toda la industria del oro está bajo sospecha: Después de ganar un caso de lavado de dinero por valor de tres mil 600 millones de dólares contra tres corredores de oro del sur de la Florida, fiscales federales de Miami investigan a narcotraficantes latinoamericanos que han infiltrado el mercado de oro de Estados Unidos. Sus esfuerzos —diferentes del caso del Cartel de Sinaloa en Chicago— pudieran atrapar a más participantes de menor escala en el mercado del oro como los Ladin, quienes lavan dinero como una actividad secundaria para los narcotraficantes.

 

CONSULTA LA INVESTIGACIÓN COMPLETA EN EL NUEVO HERALD

 

-->