hi

Orbison101

Roy Orbison parecía ser otro “hombre de negro”, siguiendo la estética de su amigo Johnny Cash, aunque con el añadido de las gafas oscuras que parecían estar agarradas a su nariz (sus allegados cuentan que las usaba hasta cuando dormía) y que lo acompañarían hasta su muerte, a los 52 años de edad.

Los primeros pasos de Roy Orbison en la música los hizo de la mano del rockabilly, género muy en boga en los años cincuenta. Aunque intentó replicar, pero sin éxito, a otros iconos de aquella época como Elvis Presley o Carl Perkins, terminó siendo un baladista, desarrollando una mezcla entre country y pop, pero siempre con guiños de rock and roll y blues.

Fue “Ooby Dooby” en 1956 su primer gran éxito, una canción con la que daba un golpe en la mesa para decir que había llegado para quedarse. Le siguieron “Only the Lonely”, “Runnin’ Scare” y por supuesto “Oh, Pretty Woman”. Este último tema fue el que le ganó gran reconocimiento en 1964, pero también años después cuando fue elegida en el largometraje del mismo nombre protagonizado por Richard Gere y Julia Roberts.

El éxito de Orbison fue tal, que unos recién surgido Beatles abrieron para él, lo mismo que Elvis. Se embarco en giras donde compartiría escenario con los Beach Boys y los Rolling Stones.

Si bien a nivel musical todo iba viento en popa, en el plano personal las cosas parecían desmoronarse. Venía de divorciarse y casarse de nuevo con Claudette, su primera esposa. Apenas unos meses después de volver a juntar sus vidas, Claudette sufrió un aparatoso accidente que le costó la vida, mientras ambos paseaban en motocicleta.

La música estaba cambiando y las listas musicales cada vez eran más dominadas por artistas como Jimi Hendrix, Jefferson Airplane, The Rolling Stones, o The Doors. Mientras se encontraba de gira por Inglaterra, Orbison recibió la terrible noticia de que su casa se había encendido mientras sus dos hijos estaban dentro. El hombre jamás se repondría de estas perdidas y su carrera poco a poco se vino abajo.

Durante la década de los setenta, Orbison continuó grabando discos, pero ninguno significativo. En 1987 fue inducido al Rock and Roll Hall of Fame.

Con el ánimo en alto para retomar su carrera, Orbison acepta participar en el proyecto que ha sido calificado como uno de los mejores supergrupos de la historia y junto a Tom Petty, George Harrison, Bob Dylan y Jeff Lyne forma The Traveling Wilburys.

El gusto le duró poco a este gran músico, pues a meses de regresar a componer y salir a los escenarios, fallecería un 6 de diciembre de 1988, víctima de un ataque cardiaco.

El tiempo y la música le seguirían rindiendo honores a través de versiones de sus canciones y de recibir el reconocimiento de un sinnúmero de músicos que le acusan de ser su influencia.

 

 

 

-->