hi

México construye centro para entrenar Cascos Azules

Aún cuando se rechazó que México participara en acciones bélicas en el mundo, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) invertirá más de 300 millones de pesos en la construcción del Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz para capacitar personal militar y civil, ya sea extranjero o mexicano, para que sean Cascos Azules de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“México al carecer actualmente de un centro de entrenamiento propio está obligado a continuar capacitando al personal en otros países, que sí cuentan con centros de entrenamiento de operaciones de paz avalados por la ONU”, dice de la Sedena en un documento al que tuvo acceso Rock 101.

Les sale caro a las fuerzas armadas mexicanas enviar militares y marinos a una capacitación a Alemania, Suecia, Finlandia, Inglaterra, Brasil, Estados Unidos, Canadá, Guatemala, Ecuador, Colombia, Chile, India, República Checa, Uruguay, China o Argentina.

A los militares y marinos elegidos para ser cascos azules de la ONU se les dará transporte, hospedaje, alimentación, seguro de gastos médicos y viáticos para que se capaciten en el extranjero, dice la dependencia a cargo de Salvador Cienfuegos.

En sólo 2 años se han capacitado alrededor de 50 elementos en materia de operaciones de mantenimiento de la paz, dice la documentación de la Sedena.

El Estado Mexicano es integrante de diversos foros internacionales, entre los que se destaca la ONU, siendo México uno de las 193 naciones miembro.

Vicente Fox Quesada durante su administración intento darle un quiebre a la  política de dar aportaciones económicas al presupuesto de las Naciones Unidas, una política que siempre habían sostenido e intentó sumar a México a las actividades de mantenimiento de la paz.

El primer secretario de Relaciones Exteriores (SRE) del gobierno de Fox, Jorge Castañeda, argumentó: “La única forma en que nuestro país pueda balancear su agenda de política y sus intereses en el extranjero, es a través de una actividad muy intensa en el escenario multilateral”.

La decisión de México de presentarse como candidato a uno de los puestos no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU en 2002-2003 señaló con claridad un cambio de rumbo.

En 2004, el sucesor de Castañeda, Luis Ernesto Derbez, encendió un debate de mayores proporciones cuando planteó la posibilidad de que México contribuyera con tropas a las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU.

En ese mismo año, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, realizó una visita a México, y mientras se dirigía al Senado, “expresó la esperanza de que México considerara participar en las operaciones de mantenimiento de la paz”.

“Vemos lo de los cascos azules… No sé si México pudiera concebir que una tropa mexicana fuera mandada por un general no mexicano”, señaló Gerardo Clemente Ricardo Vega García, secretario de la Sedena durante el gobierno de Fox.

Los años corrieron, hubo críticas y nadie se acordó después de nada, y es hasta abril de 2015, cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió participar activamente con despliegues de observadores militares y oficiales de estado mayor a diversas misiones de mantenimiento de la paz.

Dos misiones de militares mexicanos participaron en el mantenimiento de la paz a finales de los años 50, así como en 1992 integrantes de la Policía Federal formó parte de la Misión de Paz de la ONU en El Salvador.

“A dos años de que México reinicio su partición activa con un  despliegue de tropas de las Fuerzas Armadas Mexicanas en las misiones de Naciones Unidas se ha visto limitada por contar con poco Personal adiestrado en materia de operaciones de paz”, expresa Sedena.

Actualmente, hay personal que se encuentra desplegado en la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) y en  la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). Todos ellos lo hacen como integrantes de los cuarteles generales desempeñándose únicamente como Oficiales de Estado Mayor o en su defecto como observador militar.

En esas operaciones de pacificación participan siete elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y tres integrantes de la Secretaría de Marina

Adicionalmente en 2016, México inició con su participación en la Misión Política Especial de Naciones Unidas en Colombia, a donde envío 17 militares y ocho marinos.

La construcción del Centro, que se ubicará en el Valle de México,  contará con áreas deportivas, académicas, de adiestramiento, administrativas, de servicios generales, alojamientos y obras complementarias, que estarán equipadas para capacitar al personal en materia de operaciones de paz de la ONU, concluye Sedena.

-->