hi

OFUNAM Programa 8 Tercera Temporada 2018

Massimo Quarta, Director Artístico

Akemi Endo, Soprano

Ariadne Montijo, Soprano

Frida Portillo, Mezzosoprano

Alan Pingarrón, Tenor

Ensamble Vocal Cantera

Francisco Zúñiga, Director Coral

 

Gloria, RV 589

Antonio Vivaldi (1678–1741)

 

Las Posadas

Eduardo Hernández Moncada (1899–1995)

 

Christmas: A Medley of Well Know Carols

Adeste Fideles

Sleigh Ride

El Niño del Tambor

Popurrí Navideño

Tres Villancicos Ingleses

Varios Autores

 

El Gloria de Vivaldi es una de sus obras más conocidas, –Gloria a dios en las alturas y paz a los hombres de buena voluntad–. Musicalmente, su genialidad radica en las modulaciones que da a voces e instrumentos en cada pasaje de la obra, cuando se dirige a la divinidad lo hace de forma elocuente, con voces grandiosas; cuando habla de los hombres, las voces son mesuradas, tímidas lo que, finalmente, crea un delicioso juego de luces y sombras, de magníficos contrastes a lo largo de la composición.

Aunque se interpreta con una orquesta pequeña, al estilo barroco, el trabajo sonoro de la misma es brillante y cautivador, lleno de energía y luminosidad y donde destacan los pasajes dedicados al oboe y al cello, lo mismo que los pasajes dedicados a las voces de las solistas.

 

 

Ligando las reflexiones acerca del concierto pasado, platicaremos que Heidegger arroja al mundo –nuestro mundo– el concepto de la existencia inauténtica, una existencia supeditada a la voluntad de los poderosos otros, quienes tienen la capacidad de imponer su verdad dentro de su grupo social –muy nietzscheanamente–; así el ser inauténtico es aquel que es pensado, es interpretado, es utilizado y finalmente desechado, obviamente sin consecuencias funestas para sus controladores.

Hoy en día, Navidad comienza cada vez más temprano. Hace algunas décadas, solía empezar con los fríos, después de los festejos revolucionarios; desde hace unos quince años para acá, la navidad comienza después de Día de Muertos y eso en México, porque en Gringolandia empieza con los primeros días del otoño. Así, en época navideña, el ser inauténtico se aturde con villancicos, comprando cosas que no necesita pero que le han hecho creer que representan al amor; cierra ciclos anuales, prometiéndose cosas que –bien lo sabe en su fuero interno– no sucederán; los gimnasios se atiborran los primeros días del año y sí, todo sigue de acuerdo al plan [comercial 2018–2019].

 

 

Es una lástima que todas las festividades estén siendo tomadas por la brutalidad del capitalismo, que la gente se olvide del sentido humano de la convivencia y se convierta en replicantes de memes vacíos, de poses absurdas y de un consumo sin sentido.

Esta noche la OFUNAM nos trajo una selección de melodías con el tema navideño. Realmente no pude evitar entristecerme al darme cuenta que todas y cada una de ellas ha sido utilizada como jingle de un sinnúmero de anuncios comerciales.

Cierro con Heidegger: El existente auténtico es aquel que no se deja sofocar por las habladurías de sus semejantes, que no lee lo que hay que leer, que no escucha lo que hay que escuchar; es aquel que no se somete al poderío ni al señorío de los otros; es aquel que decide por sí mismo, es aquel que tiene consciencia de que va a morir pero eso no le impide vivir plenamente, actúa en consecuencia y vive con alegría.

No quiero que mis palabras sean malinterpretadas, no estoy en contra de la navidad, estoy en contra de la irreflexión con la que se aborda esta y todas las cosas con las que llenamos nuestras existencias, la indolencia que nos cuesta la vida y que sólo beneficia (económicamente) a algunos, los poderosos otros.

 

 

Creo que como seres humanos encontramos placer en los ciclos; cerraré este agradeciendo a toda la gente que, a lo largo de un año más, hizo posible que este proyecto siga vigente, les agradezco profundamente y les abrazo con el corazón.

Mi deseo es que el próximo ciclo traiga tantas buenaventuras como este y algunas más, para un servidor y para todos ustedes, que me honran con su lectura y amistad; que nos venga lleno de salud porque lo demás queda a cargo de uno y que cada día recuperemos un poco de esa humanidad que tratan de borrarnos de la mente, que cada día sea usted un existente auténtico –un poco más–. Aprovecho también para platicarles que en este 2019 les tendré muchas y –espero– muy gratas sorpresas en las que he estado trabajando.

¡Enhorabuena y 101 felicidades!

 

Juan Dimas Córdova, diciembre de 2018, desde los Jardines Infinitos.

 

 

-->