hi

Off Limits 2017

 

Foto: Iván Suárez / @LaTorreTres

Después de días complicados llenos de incertidumbre y miedo en la ciudad de México y otros estados, poco a poco se va regresando a la normalidad, la gente vuelve a sus lugares de trabajo, el ritmo y el movimiento de autos aumenta día a día, y muchos nos seguimos durmiendo en pants y tenis. En lo referente al entretenimiento y espectáculos también se retoma el camino para que el país y la capital se recuperen lo más pronto posible. En el caso específico del festival Off Limits, nunca hubo posibilidad de cancelación, por el contrario, los organizadores y los artistas, a través de las redes sociales invitaron a los fans a presenciar éste, que de a poco, se está convirtiendo en un evento que se debe de realizar cada año. Sí existió el riesgo de que mucha banda no asistiera por las mismas razones, sin embargo la respuesta fue más que buena.

Se cambia de locación y ahora se acerca un poco más al centro del antes llamado Distrito Federal, si bien el lugar es más reducido, es lo suficiente para la cantidad de asistentes, además de que el PA estuvo mucho mejor que la primera vez. Desde temprano la organización se ocupo de que todo fuera en tiempo y así desarrollar de la mejor manera esta nueva edición del festival. El talento nacional representado por grupos como Veritas y Senda de Gloria de Guadalajara, Hellmaistroz de Monterrey y Propia Actitud junto con Gula de aquí de la capital, una vez más demostraron que la escena subterránea  del punk y el hardcore en nuestro país está más que viva ganándose el respeto y desarrollando muy bien sus actuaciones.

En el terreno internacional hubo muy buenas presentaciones y sorpresas como los franceses de Providence o el hardcore thrash italiano de Slander con toda la influencia de Negazione, pioneros de ese país. El straight edge de Down To Nothing provocó el movimiento del personal y el crust bestial de Young And In The Way retumbo durante todo su set haciendo que los asistentes se acercaran  más debido al crujiente y obscuro sonido que se acerca al black metal de Oathbraker e Iskra, culminando con una de las mayores sorpresas del día.

Ya entrada la tarde, le tocó el turno a Sworn Enemy, desde NY con su mezcla de hardcore y metalcore continuaron con la provocación del público y cada vez más se veían los actos de slam y mosh entre la concurrencia, destacando el final de su set con la última parte de ‘Domination’ de Pantera generando el headbanging y dejando la mesa puesta para lo que en el papel iba a ser una de las presentaciones memorables con los Death By Stereo, sin embargo, no paso de un performance de nostalgia al ver que su vocalista Efrem Schultz no estaba y la batuta en la voz la tomo el bajista Robert Madrigal, además de invitar a gente del público y de otros grupos a cantar las rolas. El rumor dice que su vocal tuvo problemas de documentación en migración del aeropuerto de la Ciudad de México. Aun así, los fans from hell no desaprovecharon la oportunidad y agradecieron el compromiso de la banda de Orange County, Cal.

Como es normal en los festivales, ya se comenzaba a sentir un poco el cansancio, uno aguanta y retoma energía descansando un poco en el suelo o buscando donde sentarse mientras se prepara el escenario para el próximo artista, las filas para las bebidas eran cada vez más largas y el calor también comienza a pesar. Todo esto vale la pena cuando sabes que lo mejor se acerca. Y así, le toca el turno a los fabulosos Walls Of Jericho que en la voz y el dominio del stage de su líder Candace Kucsulain junto con la potencia sonora de los demás miembros, nos regalaron casi una hora de pura descarga, con ellos empezó el circle pit alrededor del pilar central, también los primeros vuelos desde el escenario y lamentablemente el primer lesionado que sin pasar a mayores, tuvo que salir en brazos y atendido de inmediato. Interpretando clásicos combinados con temas de su más reciente material, los de Michigan confirman su poder y Candace agradece el recibimiento argumentando que gracias al público es que la escena se mantiene en pié y hace que ellos como artista sigan haciendo música más de corazón que de estilo de vida. Sin duda WOJ fue de lo más sobresaliente del evento.

Faltaban ya solo cuatro presentaciones y la noche en el Salón Sociales Romo ahora que no fue utilizado para un bailongo o fiesta social, continuaba acogiendo a la escena subterránea del país, y sí, porque no solo es que participaran bandas del interior, también llega mucha gente fan del rock y el punk desde otros estados y eso es lo que nutre al movimiento. Por eso cuando salió  a escena la leyenda del NYHC (New York Hardcore) Judge, muchos nos quedamos estáticos y entre el dolor de pies y el peso de la noche, nos mantuvimos incrédulos de poder ver en vivo después de tanto tiempo a Mike y sus compinches, si bien no estuvo tan ponchado como los Walls Of Jericho, si coreamos clásicos como ‘In My Way´, ‘New York Crew’ y el gran himno llamado ‘Warriors’. De la nostalgia straitgh edge siguió la del punk hardcore de Good Riddance, haciendo cantar y corear a sus fans durante todo su set, el audio bajo un poco y con todo y los estragos de estar parados durante horas, valieron la pena todas las rolas que interpretaron de su ya muy larga trayectoria. Hubo al principio unas fallas en el sonido pero se arregló todo pronto.

Acercándonos al final del día, otros veteranos del metalcore inundan de ruido el lugar, Integrity demuestra su capacidad de rompernos el tímpano con la salvaje voz de Dwid, fundador y único miembro activo desde sus inicios. Considerados padres del metalcore, tuvimos los 50 minutos más machacantes del día, recorriendo parte de su extensa discografía. Otra muy buena presentación que dejaba la mesa servida para el plato principal, que llego después de casi 40 minutos de espera en lo que todo quedaba listo. Los miembros del staff se apuraban y el mismo Dave Lombardo se encargaba de afinar y poner al tiro su bataca. Una vez que todos quedaron conformes, comienza la que personalmente consideramos el mejor show de Suicidal Tendencies en nuestro territorio, ya habían venido varias ocasiones a México y nos confirmaron que desde su regreso a los escenarios, ésta es su mejor alineación, y no es solo por tener a un dios como Lombardo en los tamborazos, la calidad de Dean en la lira aunada a la excelente presencia de Jeff Pogan en los riffs y la magnífica presencia además de la gran calidad en el bajo del puertorriqueño Ra Díaz, quien sirve de conexión para Mike Muir y entablar mejor el diálogo con la banda.

En cuanto al set, no cambio mucho de lo que han venido haciendo en los últimos años, ahora integrando temas del ‘World Gone Mad’ su más reciente disco, junto a clásicos como ‘You Can´t Bring Me Down’, ‘War Inside My Head’ donde invitan a un niño que estaba en los hombros de su papá a que presente la canción, ‘I Saw Your Mommy’ o ‘Cyco Vision’, con un Mike que no pierde la energía y sigue bailando de extremo a extremo del stage, haciendo que el slam no pare. El sonido fue impecable, la banda coreaba el nombre de Lombardo en cada oportunidad y él respondió con una gran ejecución. Si algo se le puede reclamar a los ST, sería que no incluyen más temas de su etapa más melódica y thrasher entre el ‘How Will I Laugh Tomorrow’, ‘Lights…Camera…Revolution’ y el ‘Art Of Rebellion’. El final como siempre con ‘Pledge Your Allegiance’ todos al unisono coreando ‘ST’ y ahora si vamonos de regreso después de un maratónico día lleno de punk, hardcore y verdadero rock.

De nuevo felicitar a la organización del festival Off Limits por el esfuerzo, a las bandas por su compromiso, a los medios que nos interesamos por no dejar caer y tratar de seguir apoyando esta escena llena de energía y autenticidad; y sobre todo a los fans que por un día al año pueden disfrutar y desahogar un poco toda la tensión diaria interactuando en comunión con sus bandas preferidas, haciendo del festival una gran fiesta.

Off Limits, hardcore sin puente

Fotografías: Alex Amezcua

 

Por fin llego el día, y después de un traslado un poco largo de punta a punta de la ciudad  ingresamos al 360 Venue o Foro 360 como también se le conoce. Justo al recibir acreditación sonaba la última rola de AXPI, que junto a Doble D y Annapura fueron las tres bandas que nos perdimos. Aunque según nos dijeron, cuando comenzó el show de Doble D, quienes abrieron el evento,  apenas comenzaba el acceso del público.

 

 

Ya instalados y con muy poca gente, alrededor de las 13:40 sale Curva Sur de Venezuela, y su vocalista Giovanni invita a la gente a acercarse al escenario con el grito de “A moverse” en repetidas  ocasiones, y con su hardcore lograron captar la atención de los asistentes cuando el mismo  Giovanni se baja del stage a organizar el círculo pit. Teniendo un show aceptable con el sonido saturado.

 

 

El siguiente show corrió a cargo de Los Viejos, dueto que se ha ganado muchos seguidores gracias a su sonido thrash-punk y que presentaron material de sus dos discos que tienen hasta ahora. Más que provocar el slam, lograron que los asistentes no perdieran detalle de los riffs y los potentes golpes a la bataca del gran Eustaquio. Tampoco el audio les  ayudo, sin embargo temas como “Amnesia en el estado” y “El pequeño Bonsai” mostraron la furia de estos rucos llenos de odio.

 

Poco a poco iba  llegando más gente al 360, pero aun así era muy poco el aforo hasta ese momento. A las 15:00 salen los puertorriqueños Tropiezo, quienes tuvieron un percance con su bataco, y Luís de La Armada les hizo el paro para no perder su show. Decente el hardcore punk de este proyecto y el sonido seguía con fallos.

 

La Armada es una muy buena banda Republica Dominicana pero instalada en Chicago desde el 2007. Que al momento de iniciar su turno en el escenario, atraparon e inmediato al público que considerablemente había crecido en número de asistentes. Muy buen hardcore y noise, con mejor calidad de sonido que las bandas anteriores. Y dejando el ambiente ya más caleintito para que salieran los Impaler (homónimo de la banda thrasher de Dinamarca) desde Texas, y con su crust hardcore atascado, lograron encender  a los fans con un gran mosh.

 

La novena banda en entrar al ruedo fue Baptists de Canadá, y con expectativa entre los fanáticos del crust-metal-hardcore, no decepcionaron, gracias a la densidad de su sonido y a Andrew  que  igual se bajó a armar el circle pit y a cantar junto a la gente.

 

Ya había transcurrido la mitad del Off Limits y a pesar de los problemas de audio, a la escasa asistencia, y a que principalmente el lugar no es el mejor para este tipo de eventos por su acústica y estructura, lo principal son las bandas, cumplían con actitud y buenas presentaciones.

 

Llego la hora para ver a Much The Same, cuarteto de punk rock melódico que sonó muy saturado y honestamente no se entendía casi nada. Hasta ahora los menos afortunados del día. Minutos después, en un cambio radical, salen los increíble Strife, leyendas californianas del hardcore straigth edge, inciadores del llamado metalcore, y que demostraron el porqué de su importancia. Muy buen sonido, riffs machacantes y toda la actitud de Rick Rodney  que contagio a la banda con su enorme interpretación y clásicos como “Waiting”. Una actuación redonda, contundente y emotiva por parte de estos pilares del underground. Dejando la mesa para el crossover de Power Trip que mientras avanzaba su actuación fueron logrando el circle pit y el mosh. De nuevo el sonido se escuchó mal y creemos que hubieran estado mejor antes de Strife, que después de ver a unos gigantes de la escena, a estos tejanos les quedo un poco grande el panorama. Aun así, demostraron buenas cosas.

 

 

Una de las actuaciones más esperadas era la de Ignite, combo de gran trayectoria en el terreno del punk en California y que aquí en México tiene una legión de fans muy leal. No estuvo mal su presentación, pero muchos de estos fanáticos salieron desilusionados porque no tocaron mucho de lo clásico, pues andan promoviendo nuevo trabajo discográfico. Hubo canto, nostalgia y melodía, incluso su versión a “Sunday Bloody Sunday” de U2.

 

 

Las piernas ya comenzaban a sentir el peso de las horas, pero aún faltaban actos legendarios y proyectos que causaban expectación, como Iron Reagan, formados por integrantes de ondas como el Municipal Waste, Cannabis Corpse y Darkest Hour. Con dos discos bajo el brazo y mucha pero mucha metralla y velocidad. Crossover de gran manufactura y que por encima de fallas en los micrófonos. Dieron uno de los mejores shows del Off Limts. Gran vibra de Tony Foresta, impecable poder de batería, riffs descomunales y un mosh fenomenal.

Toda una gran sorpresa para un servidor resultó la actuación de los 88 Fingers Louie, también veteranos del punk hardcore melódico y que contrarios a IGNITE, si tocaron la mayoría de sus clásicos logrando que cantaran todas sus rolas y se creara un ambiente de hermandad y emoción durante su show. Baile, abrazos y mucha vibra positiva. Otra de las actuaciones para el recuerdo.

Solo faltaba la que en teoría sería la cereza del pastel del festival. Una banda de escuela, maestros del hardcore a nivel mundial y que este año celebran 30 años de carrera. Sick of It All siempre son un espectáculo en directo y esta noche no debería de ser la excepción. Sin exagera ni exigir demasiado, los neoyorquinos sonaron mal. La voz de Lou Koller se perdía y la lira de Pete estaba super aguda. De cualquier modo son expertos en prender a la banda y el slam estuvo demasiado denso. Otro detalle es que no cambiaron mucho el setlist al de hace año y medio que vinieron.

 

Es cierto que predominaron los hits como “Injustice System”, “Just Look  Around” y “Us vs. Them” entre otros tantos. Pero el orden es casi igual y solo hubo algunos cambios como “What´s Going On”. Para ser un festejo de tres décadas de carrera, se esperaba algo especial o al menos diferente.

 

En el mosh se sentía ya un ambiente muy pesado, incluso agresivo, con algunos buscando la bronca y la manera de hacer daño, cosa que en este tipo de música, no debe de ser por más que lo parezca. De las cuatro veces que han venido, esta ha sido la más floja.

 

Y así culmina una jornada maratónica de punk y hardcore, que sin ser excelsa, sirve como un buen comienzo que invita a mejorarse como festival. Creemos que en otro foro y cuidando más el sonido, cada vez se logrará un espectáculo mayor. Destacando el esfuerzo de los  organizadores y la contribución de las bandas por seguir promoviendo este movimiento.

 

Hacia el extremo – Off Limits 2016

Como nos hubiera gustado que hace unos 20 años atrás se generaran tantos festivales en nuestro país como el día de hoy, en donde los estilos y variedad de proyectos cada vez es mayor. En el caso de la música extrema, específicamente en el terreno del hardcore y el punk, hemos tenido bastantes visitas y recitales inolvidables, ya sea por el desempeño de la banda y la reacción de la gente. Y en otras ocasiones, con episodios desafortunados como en shows de los Misfits y Dead Kennedys en 2004 o The Exploited en 1993.

 

Pero estamos hablando de muchos, muchos años atrás, y de eventos con máximo cinco grupos en el cartel. La mayoría eran de tres, con abridores nacionales y uno o dos headliners de gran talla. Poco a poco el negocio de los festivales mundialmente fue creciendo y se convirtió en una mina de oro para los organizadores, por eso aquí en nuestro país, también comenzaron a surgir cada vez más eventos y no solo de rock masivo ó música popular contemporánea (cómo le llaman desde que se empezó a mezclar el rock con sonidos tropicales y bailables). Por eso ya tenemos diversas oportunidades para presenciar actos inimaginables, que en los 80 y 90 no creíamos tener por acá.

El festival Off Limits nace con la idea de darle un espacio merecido a los sonidos de más crudeza en diferentes ramas del género como el crossover, hardcore, crust o d-beat. Aprovechando en que desde tiempos recientes la escena nacional es abundante y algunos proyectos veteranos continúan en activo. Recomendamos asistir a este festival donde se combinan leyendas del underground  con grandes exponentes de punk y sus derivados.

 

Consentidos del NYHC (New York Hardcore) y que están en su gira de 30 años de caña pura. Será su cuarta parada por acá y nunca será suficiente presenciar los en directo.

;

 

Combo formado por integrantes de diversas bandas del ruido más aspero como el grind o el crossover, liderados por el buen Tony Foresta (Municipal Waste). Con dos discos desde el 2012, los de Richmond, VA. Vienen a liberarte de tus demonios con una buena dosis de mosh. 
;

 

De California, uno de los primeros exponentes del llamado metalcore por allá del 94 y que regresaron a la escena en el 2013 para recordarnos el porqué de su lugar en la escena subterránea. Con tres discos en su trayectoria, pisan terreno azteca y garantizan una presentación contundente. 
;

 

Ya consagradísimos en el movimiento nacional, Eustaquio y Jacobo te mostrarán porqué el ser viejo solamente es una opción. Estos adultos mayores harán cimbrar el recinto gracias al poder de sus cocoles y sus vitaminas energéticas. 
;

 

De aquella escena de punk rock que surge en los noventas, al lado de gente como Gula, Spalding Grey, entre otros. AXPI se ha mantenido con su combinación de riffs y melodías contagiosas. 

 

;

Un muy buen cartel que nos presenta el Off Limits en su primera edición y que en verdad no se deben de perder. Si no, tendremos la reseña de lo que acontecerá este próximo sábado 17 de septiembre en el 360 E Venue de Naucalpan.

-->