hi

Cornelius, perfecto e impecable Nrmal 2018

Diseñar una presentación antológica que acompañe a una nueva producción en la carrera de un proyecto musical, no es nada sencillo y si dicha actuación se debe ejecutar en 60 minutos, todavía lo hace un ejercicio más delicado; la selección a interpretar deber ser capaz de proporcionar al público un recorrido por la historia que los ha llevado a permanecer en un idilio a distancia, el cual ha llegado al encuentro donde ‘Sometime Someplace’ de Cornelius, fue la pieza que hizo posible el principio de una comunión anunciada el año pasado como el primer proyecto confirmado del Festival Nrmal para su edición de 2018.

Así fue como el cuarteto japonés liderado por Keigo Oyamada, sedujo de principio a fin al público mexicano que con gran expectativa se dejo llevar a los placeres audiovisuales que los asiáticos diseñaron meticulosamente para la gira de su más reciente álbum ‘Mellow Waves’ (2017), el cual se desplaza de forma natural en la referencia de su propia historia musical.

De este nuevo disco de Cornelius pudimos disfrutar en directo ‘Helix/Spiral’ que es uno de los tracks más electrónicos de dicha placa, que sin duda nos recuerda a un Yellow Magic Orchestra (YMO), se regodean en la remembranza de un pasado musical en el curso de un temprano nuevo milenio.

En cuanto a los temas clásicos referentes a una historia muy particular e importante de la música japonesa ‘Point of View’, ‘Drop Do It Again’, ‘Another View Point’ y ‘Star Fruits Rider’ de sus álbumes ‘Fantasma’ (1997) y ‘Point’ (2001), nos llevaron con gran naturalidad a través de sus delicadas composiciones que son una de las constantes en las fórmulas de los músicos nipones.

Fotografía: Hugo Zavala

El diseño audiovisual que presentó el pasado 3 de marzo Cornelius en el Festival Nrmal se basa en videos, animaciones, textos, silencios, obscuros y luces sobre el escenario que no provienen de las torres de iluminación, sino de un elemento que se integra en la composición, justamente inmerso en el escenario, rodeando y abrazando a los músicos, el cual en constante juego de altos baños luminosos, intermitentes y estrobóticos flashazos, se convierte en el quinto integrante de la banda nipona.

Para los que también gozamos del Cornelius más experimental, áspero y vertiginoso aparecieron ‘Fit Song’, ‘Gum’, ‘Count Five or Six’, y ‘I Hate Hate’, nos llevaron al deleite de guitarras disonantes, percusiones métricamente potencializadas y sonidos electrónicos que en un constante diálogo con silencios y repetición, meticulosamente incorporados con el diseño de luz y video, a lo más exquisito de aquella noche del Nrmal en su séptima emisión.

Las 23:00 horas del 3 de marzo de 2018, será recordada como una fecha y hora, que para muchos debe ser considerada como un antes y un después en la trayectoria de los conciertos de nuestro país.

Nrmal 2018, galería

El festival que de Monterrey viajó a la Ciudad de México, se estableció como uno de los eventos más interesantes de la temporada por una serie de propuestas que tienen como base la experimentación, en esta ocasión brindó un solo día de conciertos, pero el sold out nos dejó claro que el 2018 se revelaba como una de las mejores edición de Nrmal.

 

Rebasando la frontera del sonido en Nrmal 2018

Durante las primeras dos décadas de este joven milenio, los festivales musicales se han ampliado constantemente en beneficio de muchos sectores de melómanos que desde el siglo veinte anhelaban con presentaciones en directo de proyectos que por sus propuestas no se acomodan fácilmente en el espectro de los diseños de festividades musicales de alto impacto, este es el caso del festival Nrmal.

Desde 2012 se ha convertido en un diseño especializado en músicas tan exquisitas como el post rock, shoegaze, folk, lo-fi, experimental e IDM por mencionar algunos de los géneros con los que ha logrado generar encuentros heterogéneos de músicos y escuchas en comuniones históricas como las presentaciones de Swans, Psychic TV, Slowdive, Tortoise, Low o Mouse on Mars, entre muchos otros actos en vivo que algunos de nosotros ya habíamos descartado poder disfrutar en alguna ocasión en nuestro país.

Las fronteras donde los sonidos, las formas y las técnicas son apreciadas desde oídos exigentes y alejados de la complacencia gratuita, es justamente el punto donde se encuentran las condiciones adecuadas para que la emisión del Nrmal 2018 convoque nuevamente al deleite de las ejecuciones en directo.

Para esta emisión en especial la del reputado músico de origen japonés Keygo Oyamada más conocido como Cornelius, quien después de la cancelación de su concierto en nuestro país aquel fatídico año del H1N1 por fin se presentará en tierras mexicanas a propósito de su última producción ‘Mellow Waves’ de 2017 y a once años de su obra cumbre ‘Fantasma’ de 2007.

El asiático ha logrado configurar una historia musical sumamente sólida desde su origen en el Shibuya Kei menos complaciente y mucho más refinado y experimental en comparación a sus homólogos (Fantastic Plastic Machine y Pizzicato Five), para así consagrarse con un estilo heterogéneo y alejado de etiquetas precisas.

Además podremos escuchar al proyecto estadounidense Sleep quien es recordado por plantear senderos muy afortunados para la denominada música stoner rock de los noventa, la cual refrescaría de forma contundente la producción del género metal generada por el disco seminal ‘Holy Mountain’ y el incomprendido ‘Dopesmoker’, posteriormente llamado ‘Jerusalem’, de un solo corte con una duración de 60 minutos, lo cual fue malentendido por su sello discográfico y que provocara la disolución del proyecto.

De igual manera los otros platos fuertes de dicho encuentro son por un lado, Mac DeMarco y Of Montreal; binomio de estilos refinados que van de la electrónica al Indie Pop más elegante de los últimos años con reminiscencias de un pasado vigente y por el otro, la más deliciosa de las experiencias sónicas a través del Post Rock que se despliega en una amplitud que Explosions in the Sky domina contundentemente mediante piezas que nos transportan a estados continuos de introspección.

Como es frecuente en este festival, los demás proyectos que conforman sus carteles son propuestas de enorme calidad y proyección que desde la plataforma emergente y no tanto, redondean el espectro musical que en cada ocasión logra expandirse hacia universos musicales muy amplios y que para la emisión del 2018 incluye a propuestas como Norwayy, Ethics y Dub de Gaita por mencionar algunos.

A lo largo de sus nueve emisiones desde su origen en la ciudad de Monterrey, Nrmal se ha colocado como uno de los festivales más ambiciosos del ámbito de los conciertos para públicos cautivos que acechan a las oportunidades posiblemente irrepetibles donde también acuden melómanos en formación con gustos tan abiertos como lo exige la manifestación musical del siglo XXI.

Festival Nrmal, sábado 11

El Festival Nrmal se ha caracterizado desde su inicio por tener en su cartel a bandas que a veces no tenemos idea de quiénes son, de dónde son y qué es lo que tocan, pero una vez que las  vemos en vivo, hacemos click con la banda y se vuelve amor a primera vista.

Misma sede que los años anteriores en la Ciudad de México, se realizó este año el Nrmal con tres escenarios, en los cuales te desplazabas bastante rápido de uno a otro, para no perder detalle de los actos que ocurrían.

 

Afortunadamente el primer día del festival, el clima nos favoreció durante toda la jornada, por lo que nos permitió disfrutar más. En punto de las 2 de la tarde, la banda tapatía Sutra, dio inicio al Nrmal en el escenario Reverbation, aunque con poco público, demostraron el profesionalismo y experiencia  que han logrado, en sus más de quince años de carrera musical. Después continuaron 21 bandas, de las cuales haremos un recuento de lo que más nos llamó la atención.

 

Trementina es una banda chilena que trabaja con la disquera Burger Records, la cual siempre tiene muy buenas propuestas, así que sabíamos que verlos en vivo sería una buena sorpresa. Ellos tocaron en el escenario Reverbation durante 45 minutos, llenos de shoegaze mezclado con un poco de pop y voz muy suave. En el escenario Rojo, a las 17:45 horas comenzó Running, banda perfecta para que en el público se armará el slam con sus canciones de corta duración llenas de riffs de guitarra directos y una  contundente batería, este trío de Chicago sí que nos hizo agitar todo el cuerpo.

 

 

Clubz tocó en el escenario Azul, en ese momento en el que el sol iba desapareciendo, al parecer al público le dieron más ganas de bailar; este dúo se presentó en 2014 en Nrmal y este año lo volvieron a hacer, demostrando el crecimiento musical, desde su debut de hace tres ediciones.

 

¿Quién es Jesse Baez y por qué todos están tan prendidos? Esa fue la pregunta que hizo que nos acercáramos al escenario Rojo, tendría que existir una buena razón para que todos corearan sus canciones y efectivamente, verlo en vivo fue una grata sorpresa. Él es de Guatemala y su EP Debut tan sólo tiene un año en el mercado, su género es el R&B y de verdad que no lo hace nada mal.

 

Moon Duo cerró el escenario Reverbation; para las 10 de la noche, la gente ya traía muy buen ambiente, por lo que entre la psicodelia y los  visuales de esta banda, durante una hora todos nos pusimos a bailar con los temas de sus álbumes más recientes, para después acercarnos al escenario Azul y ver a The Brian Jonestown Massacre.

 

 

Durante todo el día en Nrmal, nos encontramos con varias playeras de The Brian Jonestown Massacre, era más que obvio que muchos de los asistentes, esperaban pacientemente a que la banda comenzará a sonar, nosotros nos fuimos preparando durante dos semanas gracias a #Sonorock9, así que ver por fin a Anton Newcombe y compañía en vivo fue una gran experiencia, que a todos dejó con un buen sabor de boca, en este primer día del festival.

 

Nrmal 2016, ese delicioso horrible ruido

Desde el principio el nombre ha sido una broma, un guiño para los que entienden eso que no es tan normal para la mayoría, pero que a final de cuentas se convertirá en aquello que todos mencionarán, problablemente tres años después. Nrmal siempre trata de adelantarse a las tendencias, eso provoca que sus escenarios tengan ciertas singularidades, las mismas que su público.

A diferencia de otros festivales, Nrmal no se trata de esos espectaculares momentos de comunión masiva y del instante de reconocimiento de sencillos, se trata del primer encuentro para muchos con una banda, eso hace que tanto la selección del cartel como el público se sumen con una simple idea: podrías encontrarte con tu nueva banda favorita… o tal vez no.

Gran parte del primer día del festival nos encontramos con ese horriblemmente sabroso noise, que entre la disonancia y la falta del verso-coro-verso hizo que más de uno mirara con los oídos bien abiertos, absorbiendo lo que emanaba en el escenario durante las actuaciones de Camera, (Sic), Bulbul, San Pedro el Cortez, Föllakzoid y A Place To Bury Strangers, ejemplos claros de actitud, estridencia, ritmo robótico y acto de destrucción para abrir con gusto un set que promete tener muchos accidentes que la guitarra que es despedazada en la primera canción.

El claro contraste de esos momentos de ruido frenético son las pausas electrónicas, desde la apertura del festival con Bluehost, Aloa Input, Coiffeur, Kreidler y Empress of, el balance para el oído dispuesto a explorar entre dos puntos sumanete distantes unidos por dos grupos que suelen moverse entre ambos lados, tanto Low como Deerhunter han tenido sus instantes oscuros, bailables, ruidosos y experimentales guiados por un pedal, aunque a últimas fechas están cercanos a la armonía.

La linea de pensamiento en Nrmal es ese flujo que proviene del público, sabemos que en cualquier otro tipo de festival nos encontraríamos con ese impaciente conjunto de personas que no tolera nada que no conozca o que no haya estado en constante rotación en una estación de radio, los tres escenarios del festival se basan en esa probabilidad de sonidos que nutren más que el sencillo popular, el encuentro de lo nuevo es más interesante que la repetición de lo que ya es conocido.

Del under a border: San Pedro el Cortez

Después de esa frontera brillante que nos mostró Nortec, regresamos a la calle Revolución donde conviven el origen de la ensalada César con la parranda que parece no terminar nunca o que puede acabar en una de las 50 habitaciones del hotel Caesars con un nuevo sonido de fondo, ya no estamos en el nuevo milenio electrónico, nos sumergimos en la sordidez, lo crudo y el experimento házlo tú mismo de San Pedro el Cortez, donde la violencia te salva “pero el cerebro ya valió”.

 

El TJ4 para una generación que sigue buscando alejarse del pasado, sin mirar al futuro, concentrada en el hoy porqué no da tiempo de pensar en algo más. El ruidoson que empezó en el under esquina con playas y garita, totalmente border se empieza a propagar por el resto del país con bandas como Los Macuanos y San Pedro el Cortez.

 

Se trata de un nuevo despertar que nuevamente involucra a gente creativa de diferentes ámbitos, sin embargo la nueva estética parte de ‘Basura’, aquel documental que realizó Carlos Matsuo involucrando a San Pedro el Cortez que hace más de cuatro años, se distribuyó con base en likes tuvo como conclusión la participación de la banda en All My Friends (Tijuana), Antes de que nos olviden (Ciudad de México) y el Nrmal (Monterrey), festival al que nuevamente se suman en el 2016 en su edición en la Ciudad de México.

 

 

Platicamos con Aris Chagoya (guitarra) y Diego Córdoba (guitarra y voz) sobre su participación en Nrmal y el lanzamiento de su segunda producción el 22 de febrero, pero sobre todo conversamos sobre su entrada a la escena de Tijuana.

 

“Como todo, siempre tiene que salir algo, la contraparte de lo que siempre se habla”, explica Chagoya e inmediatamente agrega Córdoba: “Nortec era un movimiento electrónico chingón, que estaba mezclando cosas de Tijuana muy diversas, pero hacía falta el otro movimiento, el DIY, eso es lo que hacemos nosotros, organizamos nuestros propios shows, cierto morbo y humor, está agarrando otra vez ese auge de forma independiente en el rock y lo experimental, ya no tanto en lo electrónico”.

LAS IDEAS DE TRANSGRESIÓN, BORDER

Pareciera que no hay diferencias, pero cualquiera que ha estado en la frontera, conviviendo con las personas que viven cruzando entre dos países continuamente, tanto para cargar gasolina como para pasar el rato, entiende que no se percibe el mundo de la misma forma, como explica Aris “si viviéramos en el centro tendríamos que pagar el triple por ver una banda que nos gusta, nos gusta estar aquí, aunque mucha gente nos dice que nos vayamos para allá porqué hay más onda, que nos centralicemos, pero no creo que duraríamos allá tanto tiempo”.

 

La situación también es diferente para los grupos, en Tijuana no solo tienen cerca los estudios de Fox en Rosarito o el burrito Baja style, tienen cerca la fábrica de Fender y “también el hecho de los instrumentos acá son más baratos en la frontera y la música que sale de California llega inmediatamente, nos cae más rápido, nos llega primero y nos influye de alguna forma, el hecho de poder ver shows que no son tan caros y están tan solo cruzando la frontera, lo mismo con las buenas bandas que vienen a tocar a Tijuana, a mi me gusta mucho estar en esta región del mundo”, nos comenta Diego Córdoba.

 

DESPUÉS DE BASURA

Los conocimos por la blogosfera, que siempre tiene el radar más encendido que los medios tradicionales, pero cuando platicamos con ellos la situación es diferente, no solo los entrevistamos por Skype, tienen una serie de medios esperando platicar con ellos, Rock 101 tiene su turno a las 7 de la noche y sabemos que llevan todo el día en esa conexión desde Tijuana a cualquier lugar que sea posible.

 

Al preguntar sobre esta transición, con un nuevo disco por salir, Aris contesta: “La idea no es ponernos mamilas, sabemos que vamos a entrar a una nueva forma de trabajo, que está suave, es parte de las cosas que el tiempo te da, pero no vamos a entrar en esta onda de lo que hicimos o somos o que gracias a nosotros hay algo. Tampoco se trata de tocar por todos lados nada más porqué si, eso es lo que puede atraer a más gente”.

 

Sobre todo viene la duda, podríamos seguir hablando de ‘Basura’, pero viene algo más para ellos, “algunos se asustan de que empecemos a salir en la televisión, que estará bien, pero no creo que vaya a ser así, estamos dispuestos, pero hay que ver a donde nos lleva esto” comenta Diego entre carcajadas que evidencian que no lo ve posible, sobre todo cuando sus actuaciones suelen terminar en actos escatológicos.

 

 

Conocemos el paso continuo de bandas a Tijuana, siempre se habla de las legendarias presentaciones de Jane’s Addiction, Nirvana y Black Lips en años más recientes, pero la situación es diferente, el contexto para que apareciera una banda como San Pedro el Cortez es simple, como explica Aris se trata de algo que pasa en el resto del país:

 

“Es por lo que ocurre, aquí si no tocas ska o reggae no van más de 20 personas. Si no viene Caifanes o Panteón Rococó o los mismos de siempre, te hartas bien gacho. Empezamos a hacer esto por el gusto musical y para decir ‘creo que lo que estás haciendo es una mierda’. Porqué siempre es lo mismo y parece que te están programando y ahí vas, parece borreguiza, si viene tal van un chingo, si viene la Maldita Vecindad por décima vez ahí van todos y la misma canción de siempre. Si va Tijuana No a la Ciudad de México va a tocar ‘Pobre de Ti’ y todos se van a volver locos. ¿Qué han hecho nuevo? Nada, nada. Entonces hay que seguirle machacando, crear otras rolas, pero no estamos tan hambreados como para decir ‘vamos a ser el próximo hit mundial y vamos a ganar millones’”.

 

Como otros, San Pedro el Cortez parte de lo que no encontraban, hacen lo que les gustaría escuchar, Diego Córdoba cierra la entrevista con una idea del presente, mirando un poco al futuro: “Nos encantan las bandas que han hecho eso, es la idea, contribuir con algo, a la historia o a la ciudad. Así también empezó Caifanes, estaban hartos de la misma porquería, hicieron algo que causó una diferencia, por eso están donde están, pero nosotros estamos peleados con la idea de que hay que seguir con el grupo porqué es lo que nos está dando, esperamos no traicionarnos a nosotros mismos”.

 

Descarga el disco San Pedro El Cortez desde ValeVergaDiscos

 

-->