hi

Compra una isla como Johnny Depp

Si tienes unos 145 mil dólares o 95 millones de dólares puedes adquirir a través de internet una isla mexicana como Platanitos, Díaz, Esmeralda, Macapule, Caribbean, Cerralvo, Altamura y Maya, algo que hizo el actor y guionista estadounidense Johnny Depp antes de irse a la ruina y gastarse más de 20 millones de dólares.

El actor de Piratas del Caribe pagó más de 3.6 millones de dólares por seis islas privadas en Nassau y desembolsó unos 8.75 millones de dólares por una réplica de un barco de vapor en Turquía.

Para quedarse con un pedazo de terreno dentro de los mares mexicanos, como lo hizo la estrella de cine en Bahamas, metete a los portales de las empresas canadienses Vladi Private Islands y Private Islands Inc, quienes te dirán cuál es la mejor opción y por qué.

Lee también: Tim Burton: Al final, todos somos artistas

Las compañías ofrecen esos pedazos de tierra descritos a través de fotografías de agua azul turquesa y palmas, así como ubicados en el Océano Pacífico, Golfo de México y El Caribe. Quién quiera quedarse con todas las islas debe desembolsarse unos 152 millones dólares, según un conteo realizada por Rock 101.

Pero hay algo detrás de esa compra, que quizá no sepas y tampoco las empresas canadienses dicen: “No se pueden vender las islas como tal en México”, revela  Nora Leticia Bringas Rábago, investigadora del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

La investigadora cita al artículo 27 de la Constitución Política de los Unidos Mexicanos, la cual “prohíbe a los extranjeros adquirir bienes raíces en una franja de 100 kilómetros en las fronteras y 50 en las costas y eso aplica para las islas…”

“Lo mismo sucede con la zona federal marítimo terrestre que son 20 metros a partir de la marea más alta, son terrenos de la nación que solo pueden utilizarse o aprovecharse mediante el pago de una concesión, pero no pueden venderse, ni enajenarse…”, explica la académica del Colef.

La verdad es que no sé exactamente cuántas islas tiene México, pero deben existir aproximadamente 3 mil islas e islotes, agrega Bringas Rábago. Johnny Depp, pese a estar asesorado, vio que no fue negoció quedarse con las 6 islas. El día que quiso vender esos pedazos de terreno su dinero se había devaluado.

Vladi Private Islands, una compañía que vende y renta islas desde Halifax, Canadá, oferta a través de su dominio a Isla de Altamura en 25 millones de dólares y la describe como “una de las pocas áreas de tierra que quedan en el planeta que no han sido dañadas por el hombre”.

Por Isla Cerralvo piden a los compradores 20 millones de dólares, ya que según es la novena isla más grande de México. Cerralvo se ubica dentro del conjunto de Islas del Golfo de California y mide 29 kilómetros de largo y 7 kilómetros de ancho, señala la compañía del millonario, filántropo y vendedor de islas Farhad Vladi.

Ambas islas se ubican en el Golfo de California, el cual tiene más de 900 islas, islotes e isletas que en conjunto suman cerca de 420 mil 809 hectáreas. Todas ellas en su conjunto fueron decretada el 2 de agosto de 1978 como Zona de Reserva y Refugio de Aves Migratorias y Fauna Silvestre, así como el 7 de junio de 2000, se le dio una nueva categoría: Área de Protección de Flora y Fauna.

Adicionalmente, el presidente Enrique Peña Nieto declaró el 5 diciembre de 2016 a las Islas del Pacífico y sus aguas adyacentes, ubicadas en la costa occidental de los estados de Baja California y Baja California Sur, como Áreas Naturales Protegidas.

También fueron catalogadas como zonas protegidas el Pacífico Mexicano Profundo, una gran franja marítima por debajo de los 800 metros de profundidad que va de Chiapas a Nayarit y el área alrededor del Archipiélago de Revillagigedo, así como el Caribe Mexicano, la mayor parte de la superficie marítima frente a la costa de Quintana Roo, que protegerá el 50% del sistema de arrecifes mesoamericano.

“Este es un paso histórico en la definición que hoy toma el Gobierno de la República para preservar zonas marinas y terrestres, y asumir con toda responsabilidad los compromisos asumidos ante Naciones Unidas, e incluso ir más allá”, manifestó Enrique Peña Nieto, el día que presentó el decreto para que se conserven las islas y otras áreas en México.

Lee también: Mexicanos financian cine de Amat Escalante

Isla Caribbean es ideal para los desarrolladores inmobiliarios e inversionistas vinculados al turismo de Quintana Roo, el destino turístico más importante para México, dice Private Islands Online (PIO), un sitio web inmobiliario dedicado exclusivamente a la venta y renta de propiedades de la isla. Por ese espacio de azules cristalinos piden 9 millones de dólares.

Otra joya natural ofrecida por el sitio web visitado por 4 millones de personas es la isla Macapule, ubicada en el Mar de Cortés o el Golfo de Baja California.

Macapule tiene ubicación privilegiada para el desarrollo turístico o de complejo, los propietarios están dispuestos a considerar una compra completa, joint venture u otra coinversión, señala la compañía en una ficha de venta. Ese territorio de arena blanca vale  95 millones 265 mil dólares.

Otra oferta es Isla Platanitos, la cual es subastada en 3 millones de dólares a los inversionistas interesados en levantar villas turísticas y hoteles para los viajeros amantes de la naturaleza, así como del surfing.  Platanitos está en Nayarit, una entidad que en los últimos es un atractivo para los estadounidenses y canadienses.

A los adinerados texanos Privade Islands les ofrecen la Isla Esmeralda por 145 mil dólares, y entre las recomendaciones es que ahí pueden construir una casa de campo y de vacaciones. La isla está a tres horas y media manejando desde cualquier ciudad de Texas.

Isla Díaz es otra propiedad que está a la venta, de momento no tiene el precio, pero sí describen entre sus bondades que está ubicada a 58 kilómetros del Puerto de Acapulco, Guerrero.

Finalmente, venden Costa Maya, una exclusiva zona en la zona de Mahahual, Quintana Roo. Esa propiedad es descrita como un tramo costero bordeado por un exuberante Parque Nacional, que ofrece especies indígenas de flora y fauna.

Lee también: A propósito de La Forma del Agua y la obra de Guillermo del Toro

-->