hi

El pulso entre Joy Division y Disney

En cuánto ves el pulso vibrando sobre el lienzo negro piensas en Joy División, el increíble disco ‘Unknown Pleasures’, Factory Records y los distintivos diseños de Peter Saville, sin embargo gracias a Disney algunos no tan involucrados con el sonido de Manchester también pensarán en Mickey Mouse. Definitivamente son tiempos curiosos para hablar de derechos de autor, imágenes del dominio público y apropiación de símbolos de un lado para mezclarlos con otra ideología.

 

Muchos dicen que por la fabricación de camisetas de Disney con la legendaria imagen de ‘Unknown Pleasures’ debería haber demandas, como la que sostuvo The Velvet Underground contra los herederos de Andy Warhol por el uso de la portada de su primer disco en una campaña de Apple, pero posiblemente no las habrá por detalles que tienen que ver con la historia de Joy Division y los diseños de Peter Saville. Por eso sabemos que el ratón de 87 años sale impune, el trato de persecusión que ha brindado a quienes han quebrantado esa extensión de derechos de autor que recibió como ragalo cuando cumplió 50 años, se aplica a todos, menos a él.

Debemos empezar por un simple hecho, Joy Division junto con Factory Records nunca generó dinero, incluso perdían con cada cosa que hacían, los integrantes sobrevivientes de la banda obtuvieron verdaderas ganancias gracias al furor de los últimos años, pero no antes, y como explicó Peter Hook durante una sesión de preguntas y respuestas en la presentación del documental Joy Division, a pesar de las dudas de los recaudadores de impuestos sobre la veracidad de su contabilidad y el hecho de que veían playeras con la imagen de Unknown Pleasures por todos lados, la banda nunca comercializó esas camisetas hasta los 90, cuando hicieron la mercancía de New Order.

 

 

A eso también debemos agregar que la filosofía de Tony Wilson se basaba en la libertad de todos los que trabajaban para Factory Records, ninguna imagen fue registrada y el único contrato que existió con Joy Division fue el que firmó con su propia sangre.

 

 

El otro punto es que la imagen utilizada por Peter Saville en Unknown Pleasures, aunque fue tomada de la Enciclopedia Británica y a su vez pertenece a la gráfica de investigación de Jerry Ostriker publicada en la revista Scientific American en 1971, está libre de derechos de autor y es del dominio público. Por lo tanto, aunque odiemos el uso de uno de los iconos de la música para formar una reconocible silueta, Disney la libra hábilmente promoviendo la camiseta como “inspirada en”, pero en ningún momento vemos las palabras Joy Division en el producto.

 

Claro que entender a Mickey Mouse y a Ian Curtis en un mismo contexto, siendo puntos opuestos de cualquier motivo cultural, emocional o incluso en tono de voz, nos hace sentir algo incómodos. Lo que nos queda es el fondo, en este caso no de Joy Division, sino del trabajo de Peter Saville, que junto con Tony Wilson sentía cierta aversión a utilizar imágenes de los integrantes de la banda en las fundas de los discos.

 

De esa forma tuvo una amplia dirección creativa, una que incluso permitía que el diseñador no tuviera que escuchar los álbumes de las bandas para las que trabajaba. Como las pulsaciones de Unknown Pleasures, las portadas de los discos creados por él son distintivas, no tenían que ver con identidad sino con arte, ideas minimalistas y aún así visualmente interesantes.

 

 

Sin duda por $24.95 obtendrás “algo inspirado en” que todos reconocemos, sin embargo a mi me gusta pensar que la gente de la compañía de productos infantiles no consideró que iban a ser relacionados con una banda cuyo nombre hace referencia a la división de esclavas sexuales de los campos de concentración nazis, letras crípticas sobre control,  fracaso, frialdad, oscuridad, presión o caminar en el silencio, sin olvidar que su vocalista cometió suicidó.

 

Sabemos que todo es sobre colocación de producto junto con la frase “we make money, not art” y el continuo uso y apropiación de elementos culturales que fácilmente nos harían entrar en el área de SOPA, PIPA, ACTA, Ley Sinde, Ley Döring, Copyright y Copyleft, además del recuerdo de que Walt Disney inició plagiando la canción Turkey in the Straw y la película Steamboat Bill Jr. para el primer corto de su ratón. Sin embargo hay otras cuestiones detrás del pulso.

 

-->