hi

Sonic Arsenal – Ramones en dos tiempos: rápido y más rápido

Durante dos décadas los Ramones hicieron música tres acordes y dos tiempos: rápido y más rápido. Su falta de virtuosismo no se comparaba en nada con los grandes pasajes musicales que se escuchaban en el momento de su formación, sin embargo con una fórmula tan elemental se quedaron impregnados en la memoria de cientos de grupos.

Su estilo se ubicaba entre los Beatles, los Kinks, Herman’s Hermits, MC5 y los grupos pop de los 60, la mezcla tan ecléctica sólo podía generar un estilo como el punk, sin embargo la anarquía sería incluida tan sólo unos años después por uno de sus seguidores, los Sex Pistols. Desde su álbum ‘Ramones’ (1976) hasta ‘Adiós Amigos’ (1995), el cuarteto neoyorquino no logró colocar ningún sencillo en las listas de popularidad, pero ¿para que necesitaban un número uno, cuándo crearon el sonido que marcaría diversas generaciones?.

“Calor blanco”, así es como definió el fallecido Joe Strummer al también desaparecido grupo The Ramones. ‘End of the Century’ es su historia, contada desde el principio hasta el final, con un riguroso paso por la música y las tensiones internas.

Un coleccionista de discos, un peluquero, un militar inadaptado y un representante con poca suerte se unieron bajo el alias que utilizaba Paul McCartney cuando quería pasar desapercibido. Lo único que les interesaba era devolver al rock el espíritu de rebeldía que le dio vida, las películas de terror y la ropa de segunda mano.

También podría interesarte: Alan Vega, avant punk

En más de una ocasión Tommy Ramone comentó que iban más allá de los elementos mencionados arriba, “visualmente, estábamos influidos por los cómics, el trabajo de Andy Warhol y el cine vanguardista”. En esa línea nos hemos encontrado diversas apariciones en viñetas, en este año vuelven a aparecer con sus chamarras y pantalones rasgados en una nueva novela gráfica que captura perfectamente la historia de una banda legendaria por su actitud, su mala fortuna y sus peleas internas.

 

‘Ramones. La novela gráfica del rock’ es el segundo episodio de una serie de homenajes, en este caso uno realizado por el escritor y guionista Jim McCarthy (‘Neverland’, ‘Juez Dredd’) y el dibujante Brian Williamson, quienes ha diferencia de otros creadores decidieron partir de un momento clave para Ramones, cuando sus aspiraciones los llevaron al estudio de Phil Spector y terminaron siendo sometidos al doo-wop y arreglos preciosistas a punta de pistola. ‘End of The Century’, el título del disco tan adecuado como para el documental y toda una historia que verdaderamente fue apreciada hasta el siguiente siglo.

El fin de Ramones y la introducción del grupo en Salón de la Fama del Rock and Roll en el año 2002, apenas hace seis años, nos deja pensando que los hijos del punk fueron ignorados durante toda su trayectoria, alcanzaron cierto reconocimiento como los grandes, cuando ya no están presentes.

Escucha el programa dedicado al primer disco de Ramones en formato #Revolución33

#SonicArsenal – MC50

Basta un grito para definir un género antes de que existiera, el “Kick Out The Jams Motherfucker!” que se escuchó en 1968 era un eco de la época, la ética incendiaria de las Panteras Blancas y Motor City Rock con todas sus cualidades e iniquidades. Cincuenta años después, en una actualidad que asume que el rock ya se ablandó/envejeció/murió, regresa MC5 como MC50 en una gira que desde el cambio de nombre define el ejercicio de nostalgia.

Como una de las primeras raíces en torcerse lejos del rock and roll, no es una exageración decir que antes del punk existía MC5, pero mucho antes del grupo existían sus integrantes, quienes no pudieron unirse más que a golpes y separarse cuando la emoción se disipó, el consumo de drogas entró en acción y no le queda otra opción a los miembros de la banda que recordar un legado perdido en las batallas internas.

‘MC5: A True Testimonial’ es el tipo de rockumental que te lleva por dos vías, enfrentándote al antes y después que al final encuentran una unión explicable. Por un lado tenemos al MC5 sumamente crítico con la situación de Estados Unidos en la década de los 60, involucrado en las protestas contra la guerra en Vietnam, que participa tanto en la Convención Nacional Democrática como en las Panteras Blancas y los disturbios en los campus universitarios, pero también encontramos a los integrantes sobrevivientes en el retiro, la actualidad detrás de una fogata en las montañas de Arizona, en un aula abandonada o recorriendo a través de la memoria el momento en que la banda entró en la crisis político-social de la rebeldía generacional.

Aunque no se pierde de vista su participación en movimientos estudiantiles, no tardamos en comprender que sus intereses eran otros, la motivación para sus impulsos estaba arraigada en la música. El filme nos atrapa en los deseos de los músicos de MC5, las drogas y el amor a la audiencia, trata de llevarnos con los testimonios por un largo camino de explicaciones que incluyen la fuerza bruta de sus actuaciones hasta las actividades que fueron vigiladas de cerca por la policía y el FBI, las cuales no estaban relacionadas de ninguna forma con la influencia de su sonido.

Como muestra el documental, MC5 sucumbió a las presiones de la arrogancia, las drogas y la ignorancia que consumió su música en los años después de su separación, traza el camino de auto-destrucción que de cierto modo reflejó las múltiples crisis económicas y sociales de Detroit, su ciudad natal, en el tiempo en que surgió la banda.

 

 

El filme inicia en 1967 cuando el cantante Rob Tyner y el guitarrista Fred Smith se enfrentaron a golpes en el estacionamiento de un bar en Detroit, Wayne Kramer recuerda la historia mientras empieza a construir de memoria los momentos relevantes para el nacimiento de MC5, que tras la primera pelea continuó en batalla a través de la furia primitiva y violenta que alimentó su música, tan diversa como las múltiples combinaciones de las siglas que forman su nombre, tal vez no podemos reemplazar a sus integrantes, pero en algunos casos el Motor City Five puede ser sustituido por una ágil mezcla de obscenidades que aumentaron con los años.

De los confines de la clase trabajadora de Detroit, MC5 surge en el documental como una banda alejada de la imperante ideología hippie, estaban más concentrados en el espíritu de su canción ‘Kick out the Jams’, intercedieron por el rock and roll, la droga y el sexo a nivel de calle con un mensaje que no tardó en indignar a algunos padres y autoridades locales. Para 1972, después de tres álbumes y haber incitado un alto nivel de entusiasmo en sus presentaciones en vivo, todo había terminado.

Podría interesarte leer La fuerza política de la música

Las entrevistas con los integrantes que aún viven (Wayne Kramer, Michael Davis y Dennis Thompson) cubren los huecos que las imágenes de archivo no pueden llenar, pero permiten capturar el áspero carisma de MC5. Como el guitarrista Wayne Kramer explica en ‘MC5: A True Testimonial’, fue un logro sobrevivir a los primeros meses, sus cuentos más legendarios datan de esa primera época en la que vivían en comuna y su fama crecía con cada presentación. Afortunadamente podemos atestiguar al acto en vivo, incluso a través de la filmación del FBI en la convención democrática en Chicago en 1968.

David C. Thomas acierta al titular a la película A True Testimonial, el director captura la esencia de Detroit que gestó el ritmo y rebelión que inspiró a la banda, logra transmitir a través de la imágenes la desesperación que alimentó a MC5 y a sus hermanos menores The Stooges, permite que el ambiente se empalme con las personalidades, el grupo, los conciertos y las giras, crea un contexto para cada relato para llevarnos pacientemente a la desaparición de la banda, pero sin caer en los clichés que fácilmente podrían explotarse con la historia de sexo, drogas y rock and roll de MC5.

‘MC5: A True Testimonial’ esencialmente nos cuenta lo que sucedió, sigue cada paso entre el ascenso y la caída de esta versión musical de la guerrilla que eludió el éxito comercial, fue eliminada de los sellos Elektra y Atlantic al no cubrir sus expectativas y finalmente se separó tras una serie de fracasos. La desintegración es uno de los temas fundamentales, ya que “nadie podía salvar a MC5, excepto por ellos mismos”, David C. Thomas permite que se desarrolle la historia con la energía y lo que no podían enfrentar, en tiempos de cambio la separación la concretó el desafío con base en drogas, alcohol, choques de personalidad y desacuerdos sobre la dirección musical.

 

-->