hi

Reto de Bartlett: El oscuro negocio con los medidores de luz

Si el futuro director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, realmente pretende limpiar la casa y, sobre todo, atacar la corrupción, tiene la mesa puesta: los negocios oscuros de Carlos Peralta dueño de Grupo IUSA, quien ha acaparado las licitaciones para medidores de luz simulado competir con una compañía llamada Controles y Medidores Especializados encabezada por su cuñado, Antonio Tort Rivera.

No le costará mucho trabajo encontrar los hilos del caso. En junio del 2017,  Thelma Gómez, reportera de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) publicó en el diario Reforma una amplia investigación llamada El Rey de los Medidores de Luz.

El nombre lo dice todo.  IUSA no es la única empresa que fabrica medidores en México y en el mundo. La misma CFE tiene identificadas 20 compañías que podrían competirle; sin embargo, Peralta y su cuñado se llevan las licitaciones.

Cuando se publicó el reportaje, bajo ese engañoso mecanismo,  las compañías ligadas a Peralta obtuvieron contratos que, en conjunto, ascendían a más 11 mil 833 millones de pesos, es decir, a poco más de 654 millones de dólares del momento.

Antonio Tort Rivera, accionista mayoritario de Controles y Medidores Especializados, es hermano de Mariana Tort Rivera quien desde la década de los noventa ha sido pareja del empresario Carlos Peralta, esto sería fácil de indagar para al futuro director de la CFE ya que cuando fue secretario de Gobernación con Miguel de la Madrid,  tuvo bajo su mando a la temible Dirección Federal de Seguridad. No obstante, en esa investigación periodística encontrará otros datos, por lo menos interesantes para su nueva causa:

Antonio Tort también ha firmado como representante legal de  Gas Padilla y USA-Gas Huehuetoca ambas pertenecientes a IUSA, la gran empresa propiedad de Carlos Peralta.

Cuando Manuel Bartllet fue duramente criticado por su nombramiento como director de la CFE, uno de sus argumentos fue que los ataques provenían de la derecha y de la iniciativa privada. Desde su perspectiva, actuaban así porque tenían miedo de lo que haría en la compañía: romper sus intereses. El caso de El Rey de los Medidores de Luz  será una magnífica oportunidad, no para vengarse pero sí, como él mismo lo ha dicho, para poner orden en la casa.

Carlos Peralta no únicamente es uno de los empresarios más prominentes de México, también es amigo del Presidente Enrique Peña Nieto y de Carlos Salinas de Gortari. Poco pudiera sonar más apetitoso que dar un manotazo en un nicho de corrupción enquistado en la CFE y vinculado a la mafia del poder, como dicen los morenistas.

El Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que no buscará enjuiciar a personajes del pasado. No obstante, también ha comentado que, si hay alguna denuncia en curso, su equipo no la detendrá.  Por ello, el caso de Peralta es singular: si bien se trata de un empresario vinculado a los intereses de los grupos que mantuvieron el poder durante los últimos gobiernos, también se trata de alguien que sí está bajo investigación.

En octubre del 2017, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) abrió una investigación por presuntas prácticas monopólicas en la venta de medidores a la CFE,  por parte de Grupo IUSA así como de Controles y Medidores Especializados.

En el Diario Oficial de la Federación se notificó que el expediente fue abierto al existir “una causa objetiva que pudiese indicar la existencia de prácticas monopólicas absolutas previstas en el artículo 53 de la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE)”. Esta indagatoria, fue consecuencia de una demanda promovida por el equipo de abogados de MCCI.

Manuel Bartlett no partiría de cero: hay una investigación en curso. Además, las pruebas sobre los negocios oscuros de Peralta las tendrá, prácticamente, al alcance de su mano. Pero además, esta historia está cubierta un manto de impunidad:

Hace no mucho tiempo, en abril del 2018, IUSA y Conymed, empresas ligadas a Carlos Peralta, ganaron nuevamente una licitación de la CFE para adquirir medidores de luz, pese a que eran investigadas por prácticas monopólicas. Además, en este año, las empresas ofrecieron precios más bajos en comparación con 2017 e, incluso, 2015. Así que en licitaciones anteriores la CFE compró, a las mismas empresas, medidores mucho más caros.

Como lo escribió Thelma Gómez, el magnate Peralta retuvo su corona como El Rey de los Medidores de Luz. En esta última oportunidad vendieron 3 millones 532 mil watthorímetros. En el fallo de la licitación, se especificó que a IUSA se le adjudicaron las 45 partidas en las que concursó; mientras que a Conymed, se le otorgaron 32 por un monto, de 1.9 millones de pesos.

Pero esa bolsa podría ampliarse hasta los 4 millones de pesos en caso de que la CFE pida ampliaciones –como casi siempre lo hace- y adquiera más medidores de luz. Lo irónico de esto, es que en un comunicado,  informaron que, con esta licitación, ahorraron 384 millones de pesos.

En las actas notariales de Conymed, varias de las personas que aparecen como sus apoderados han tenido vínculos laborales con IUSA. Por ejemplo, Domingo Susano Sánchez Bernal fue representante legal de Industrias Unidas de Pastejé S.A. de C.V.; Karina López Miranda trabajaba en el área fiscal de IUSA, al menos hasta 2013; y Blanca Isela Martínez Martínez labora como “contable en IUSA”, tal y como ella misma lo publicó en la red social LinkedIn.

El 3 de junio de 2012 se sumaron nuevos nombres a Controles y Medidores Especializados. Ese día, se nombraron apoderados generales a Juan José Torres Chavarría, quien trabaja como contador en IUSA, y a Hugo Alejandro Vidargas Hernández, quien desde abril de 2011 es abogado corporativo de IUSA, como él mismo lo informa en su perfil de LinkedIn.

La imagen de Bartlett ha levantado controversia por su pasado político. Ahora  forma parte del equipo de López Obrador pero su nombre está irremediablemente ligado al asesinato del periodista Manuel Buendía y al fraude electoral de 1988, entre otras cosas, como lo publicó la revista Proceso en un perfil escrito por Álvaro Delgado.

Pero más allá de este debate, Bartlett podrá probar de qué esta hecho dentro de un gobierno cuyo objetivo será acabar con la corrupción. El caso Peralta podría ser el punto de quiebre para él, una manera de mostrar a qué llegó a la CFE. No se trata, desde luego, de aventar su pasado debajo de la alfombra: su historia ahí está. Nadie la puede negar. Ahora habría que medir si va a enfrentará a estos peses gordos en el mercado de la electricidad.

-->