Manuel Arroyo

Nada, el muchacho made in Lindavista no era un empresario de papel, Arroyo Rodríguez ha demostrado corazón y tenacidad en su incursión en los medios de comunicación. Su madre Laura Rodríguez es ejemplo latente de que el esfuerzo y astucia tiene un premio.