hi

Dario Argento. 78 años

El cine italiano en cuanto autores fílmicos se ha conformando desde distintas perspectivas ópticas, diferentes géneros y diversos intereses discursivos; Fellini, Sica, Passolini, Leone, Tornatore; Bava, Taviani, Fulci, Lenzi, Deodato y Dario Argento, entre otros, han configurado un universo cinematográfico con gran impacto internacional.

Este último se convirtió en uno de los maestros del cine Giallo (Amarillo), aunque es a Mario Bava (Black Sabbath, Bay of Blood, Diabolik) a quien se le atribulle los primeros ejercicios de este género emergido desde del cine de suspenso y la trama de la novela policiáca italiana de los años 30, que utilizaba constantemente el color amarillo en sus cubiertas.

El Giallo encuentra en la solvencia de sus despliegues estéticos la idea estilizada del asesinato; la creación de las secuencias minuciosas más deliciosas de la pantalla de platino, los asesinos y su relación con sus armas mortuarias y la manera en la que las usan para matar a sus víctimas.

En 1974 el romano Dario Argento (7 de septiembre de 1940), es galardonado como Mejor Director por “Rojo Profundo” cuando comenzaba a hacer mucho ruido el también joven Festival de Cine de Sitges, el primero en especializarse en el cine fantástico y de género. Así inició el aprecio por el autor italiano, más allá del ámbito de la crítica ortodoxa que incluso en el sigo XXI continua estigmatizando al cine de terror, gore y demás parenctescos fílmicos.

 

Con una veintena de piezas fílmicas el autor italiano ha marcado profundamente la historía fílmica mundial, quien desde sus primeras entregas “El Pájaro de las Plumas de Cristal”, “4 Moscas sobre el Terciopelo Gris” y “El Gato de las 9 Colas” logró llamar la atención de un público interesado en las narrativas de suspenso, pero que sutilmente ya mostraban el nacimiento de una óptica cinematográfica en busca de la belleza del asesinato, donde los detalles de este trinomio expresaban lo que estaba por configurar al treintañero cineasta, ese momento de florecía y buscaba un estilo a la vez.

El Argento más estlizado y sorprendente, es el que filmó “Rojo Profundo” (Deep Red 1975) y “Alarido” (Suspiria 1977) binomio de piezas fundamentales para entender la obra del cineasta y la influencia que estas representarían en el séptimo arte italiano (Lamberto Bava, Lucio Fulci, Luigi Cozzi, Michele Soavi) durante las décadas de los ochenta, noventa y muy sutilmente hasta nuestros días.

 

La importancia de la banda sonora que Goblin vertió sobre (Deep Red, Suspiria y Phenomena) el imaginario visual de Argento, ha sido sustancial; su partitura a medio camino del jazz y el rock progresivo, potencializaron en más de una ocasión los tonos emocionales de las secuencias del maestro italiano, los ambientes lúgubres y de tensión que confeccionó el cineasta, se matizan hasta puntos desesperadamente esquisitos como los de la secuencia del asesinato en la academia de baile de “Suspiria”: aparecen los ojos a través de la ventana que se azota por la lluvia… se escuchan los relámpagos… la chica mira a través de la ventana y después de encuentros oculares, un cuchillo entra y sale del camisón blanco satinado y la víctima cae, queda pendiendo…como una escultura sangrante…

Del Argento que logró realizar piezas esporádicas de alta factura: “Tenebra”, “El Gato Negro”, “Phenomena (Fiore Argento)”, “El Sindrome Stendahl” (Asia Argento) y “Jennifer” (Masters of Horror). Cinco piezas que subrayo por contener en ellas al autor obsesivo de los detalles secuenciales audiovisuales, con argumentos brillantemente desplegados sobre el asesinato, lo sobrenatural y las alteraciones de conciencia, que muestran reminiscencias de sus dos piezas maestras durante las siguientes tres décadas.

La obra de Dario Argento, es una que ha confeccionado los asesinatos más estilizados, sublimes y disfrutables estéticamente hablando, sin duda, éstos son los de un maestro que durante cinco décadas ha envejecido forjando un cuerpo de obra no perfecto, pero si redondo e intentando sincronizarse con las herramientas técnicas y formales entre dos siglos (Drácula 3D 2012) y a lo que sumamos el estreno del remake a “Suspiria” del cineasta italiano Luca Guadagnino que se llevó a cabo justo hace unos días en el Festival Internacional de Cine de Venecia, no podemos subrayar el impacto del autor en nuestro siglo.

Si les interesa acercarse al cine italiano de género, el documental “Roma Fantástica” de Luigi Cozzi y el libro “Del Giallo al Gore. Cine Fantástico y de Terror Italiano” de Carlos Aguilar, son excelentes opciones.

También podría interesarte: Sonic Arsenal – Tres historias de locura extraordinaria

-->