hi

Off Limits, hardcore sin puente

Fotografías: Alex Amezcua

 

Por fin llego el día, y después de un traslado un poco largo de punta a punta de la ciudad  ingresamos al 360 Venue o Foro 360 como también se le conoce. Justo al recibir acreditación sonaba la última rola de AXPI, que junto a Doble D y Annapura fueron las tres bandas que nos perdimos. Aunque según nos dijeron, cuando comenzó el show de Doble D, quienes abrieron el evento,  apenas comenzaba el acceso del público.

 

 

Ya instalados y con muy poca gente, alrededor de las 13:40 sale Curva Sur de Venezuela, y su vocalista Giovanni invita a la gente a acercarse al escenario con el grito de “A moverse” en repetidas  ocasiones, y con su hardcore lograron captar la atención de los asistentes cuando el mismo  Giovanni se baja del stage a organizar el círculo pit. Teniendo un show aceptable con el sonido saturado.

 

 

El siguiente show corrió a cargo de Los Viejos, dueto que se ha ganado muchos seguidores gracias a su sonido thrash-punk y que presentaron material de sus dos discos que tienen hasta ahora. Más que provocar el slam, lograron que los asistentes no perdieran detalle de los riffs y los potentes golpes a la bataca del gran Eustaquio. Tampoco el audio les  ayudo, sin embargo temas como “Amnesia en el estado” y “El pequeño Bonsai” mostraron la furia de estos rucos llenos de odio.

 

Poco a poco iba  llegando más gente al 360, pero aun así era muy poco el aforo hasta ese momento. A las 15:00 salen los puertorriqueños Tropiezo, quienes tuvieron un percance con su bataco, y Luís de La Armada les hizo el paro para no perder su show. Decente el hardcore punk de este proyecto y el sonido seguía con fallos.

 

La Armada es una muy buena banda Republica Dominicana pero instalada en Chicago desde el 2007. Que al momento de iniciar su turno en el escenario, atraparon e inmediato al público que considerablemente había crecido en número de asistentes. Muy buen hardcore y noise, con mejor calidad de sonido que las bandas anteriores. Y dejando el ambiente ya más caleintito para que salieran los Impaler (homónimo de la banda thrasher de Dinamarca) desde Texas, y con su crust hardcore atascado, lograron encender  a los fans con un gran mosh.

 

La novena banda en entrar al ruedo fue Baptists de Canadá, y con expectativa entre los fanáticos del crust-metal-hardcore, no decepcionaron, gracias a la densidad de su sonido y a Andrew  que  igual se bajó a armar el circle pit y a cantar junto a la gente.

 

Ya había transcurrido la mitad del Off Limits y a pesar de los problemas de audio, a la escasa asistencia, y a que principalmente el lugar no es el mejor para este tipo de eventos por su acústica y estructura, lo principal son las bandas, cumplían con actitud y buenas presentaciones.

 

Llego la hora para ver a Much The Same, cuarteto de punk rock melódico que sonó muy saturado y honestamente no se entendía casi nada. Hasta ahora los menos afortunados del día. Minutos después, en un cambio radical, salen los increíble Strife, leyendas californianas del hardcore straigth edge, inciadores del llamado metalcore, y que demostraron el porqué de su importancia. Muy buen sonido, riffs machacantes y toda la actitud de Rick Rodney  que contagio a la banda con su enorme interpretación y clásicos como “Waiting”. Una actuación redonda, contundente y emotiva por parte de estos pilares del underground. Dejando la mesa para el crossover de Power Trip que mientras avanzaba su actuación fueron logrando el circle pit y el mosh. De nuevo el sonido se escuchó mal y creemos que hubieran estado mejor antes de Strife, que después de ver a unos gigantes de la escena, a estos tejanos les quedo un poco grande el panorama. Aun así, demostraron buenas cosas.

 

 

Una de las actuaciones más esperadas era la de Ignite, combo de gran trayectoria en el terreno del punk en California y que aquí en México tiene una legión de fans muy leal. No estuvo mal su presentación, pero muchos de estos fanáticos salieron desilusionados porque no tocaron mucho de lo clásico, pues andan promoviendo nuevo trabajo discográfico. Hubo canto, nostalgia y melodía, incluso su versión a “Sunday Bloody Sunday” de U2.

 

 

Las piernas ya comenzaban a sentir el peso de las horas, pero aún faltaban actos legendarios y proyectos que causaban expectación, como Iron Reagan, formados por integrantes de ondas como el Municipal Waste, Cannabis Corpse y Darkest Hour. Con dos discos bajo el brazo y mucha pero mucha metralla y velocidad. Crossover de gran manufactura y que por encima de fallas en los micrófonos. Dieron uno de los mejores shows del Off Limts. Gran vibra de Tony Foresta, impecable poder de batería, riffs descomunales y un mosh fenomenal.

Toda una gran sorpresa para un servidor resultó la actuación de los 88 Fingers Louie, también veteranos del punk hardcore melódico y que contrarios a IGNITE, si tocaron la mayoría de sus clásicos logrando que cantaran todas sus rolas y se creara un ambiente de hermandad y emoción durante su show. Baile, abrazos y mucha vibra positiva. Otra de las actuaciones para el recuerdo.

Solo faltaba la que en teoría sería la cereza del pastel del festival. Una banda de escuela, maestros del hardcore a nivel mundial y que este año celebran 30 años de carrera. Sick of It All siempre son un espectáculo en directo y esta noche no debería de ser la excepción. Sin exagera ni exigir demasiado, los neoyorquinos sonaron mal. La voz de Lou Koller se perdía y la lira de Pete estaba super aguda. De cualquier modo son expertos en prender a la banda y el slam estuvo demasiado denso. Otro detalle es que no cambiaron mucho el setlist al de hace año y medio que vinieron.

 

Es cierto que predominaron los hits como “Injustice System”, “Just Look  Around” y “Us vs. Them” entre otros tantos. Pero el orden es casi igual y solo hubo algunos cambios como “What´s Going On”. Para ser un festejo de tres décadas de carrera, se esperaba algo especial o al menos diferente.

 

En el mosh se sentía ya un ambiente muy pesado, incluso agresivo, con algunos buscando la bronca y la manera de hacer daño, cosa que en este tipo de música, no debe de ser por más que lo parezca. De las cuatro veces que han venido, esta ha sido la más floja.

 

Y así culmina una jornada maratónica de punk y hardcore, que sin ser excelsa, sirve como un buen comienzo que invita a mejorarse como festival. Creemos que en otro foro y cuidando más el sonido, cada vez se logrará un espectáculo mayor. Destacando el esfuerzo de los  organizadores y la contribución de las bandas por seguir promoviendo este movimiento.

 

-->