hi

Paz y amor en el planeta LGBTTIQ

Por: @AxelLvcero

You gotta fight for your right… to love.

Aunque el mes del orgullo LGBTTIQ ya pasó, no es pretexto para dejar de mirar con alegría como día tras día se están rompiendo los viejos esquemas sociales, dando paso a un horizonte lleno de respeto, libertad y sobre todo… amor.

Hace unos días se transmitió en Cartoon Network, uno de los mensajes de amor libre mas fuertes que se han dado en una caricatura apta para todo publico en la historia de la animación. Ya que en la serie animada Steven Universe (2013), en su capítulo 151/152 “Reunited” se presentó el primer matrimonio entre dos personajes del mismo sexo.

Es cierto, no es la primer caricatura o animación en contar con personajes LGBT, no por nada la animación japonesa tiene clasificaciones como “Yuri” para referirse a las historias de amor entre mujeres y “Yaoi” para referirse al amor entre hombres, y desde la década de los 60 con la liberación sexual se empezaron a presentar personajes que desafiaban los conceptos y las relaciones heterosexuales.

El primer ejemplo de ello es La Princesa Caballero (1967) de Ozamu Tezuka, la princesa Zafiro vestía y actuaba como hombre con el propósito de acabar con el mal y heredar el trono; aun que termina contrayendo matrimonio con el príncipe Frank, Zafiro es considerada como uno de los primeros personajes travesti de la animación.

Sailor Moon (1992) de Naoko Takeuchi es de los animes más populares en incluir relaciones queer en la década de los 90, desde el romance entre Sailor Neptuno y Sailor Urano, hasta los Sailor Starlight que podían cambiar su apariencia de hombre a mujer dependiendo de la situación…

En caricaturas occidentales podríamos comenzar con uno de los personajes más populares de la Warner Bros. y es que Bugs Bunny ha sido un icono de la animación equiparable a Mickey Mouse, sin embargo, Bugs ha sido el primero que entre su forma de ser incluye una divertida y natural actuación femenina que mas de un niño consideró normal, para otros como RuPaul fue la inspiración en el camino del descubrimiento de su identidad sexual.

En medio de todo este conflicto entre homofobia, transfobia, bifobia, feminismo incomprendido, racismo y muros. Las caricaturas y animaciones de hoy en día se han dedicado a incluir mensajes de respeto, comprensión e inclusividad, que cada vez mas aparecen en programas que se proyectan en televisión abierta.

El año pasado (2017) se presentó en Disney XD el primer “hombre-princesa” en Star vs. The forces of evil (2015) en la serie de Daron Nefcy, sobre Star Butterfly, una princesa-guerrera de otra dimensión traída a vivir a nuestra dimensión con la familia de un chico latino de nombre Marco, quien en orden para liberar a otras princesas de un reformatorio se viste de princesa para liberarlas, volviéndose incluso un icono de autonomía entre las princesas.

En contexto, no solo es que un personaje latino sea un personaje principal en una caricatura americana, sino que cualquiera puede ser orgullosamente una princesa, y en contraposición de las clásicas princesas de Disney, serlo no significa ser alguien débil, que necesita un príncipe que la rescate, sino al contrario ¡las chicas también pueden patear traseros!

También en la misma serie pudimos ver en uno de sus episodios una escena en que cientos de parejas se besaban incluyendo parejas del mismo sexo. Lo cual para los conservadores fue sumamente abrumador que una de las compañías mas populares e influyentes en el mundo mandara estos mensajes de libertad sexual a las nuevas generaciones.

Y es que las series animadas se han vuelto centros de discusiones, temas en los cuales los fans hacen millones de teorías sobre el desarrollo de la trama, de los personajes, del trasfondo y sobre todo de relacionar personajes de manera amorosa, por ejemplo tenemos la serie de Nickelodeon, Avatar: The legend of Korra (2012), en donde los fans de la serie por fin pudieron presenciar un beso entre Asami y Korra, dentro del comic que continua con las aventuras del Avatar Korra tras finalizar la serie animada.

Cartoon Network también hizo de cierta forma oficial la relación entre Marceline y la Dulce Princesa de la serie de Pendleton Ward: Adventure Time (2010), demostrando primero en la serie animada que ellas dos habían tenido una relación en el pasado y luego dando indicios en los comics que en un futuro reinarían juntas. No se ha manifestado nada en concreto en la serie ya que esta se transmite en países donde las relaciones de mismo género son prohibidas. Sin embargo, al final del capítulo Marceline and Hudson, el padre de Marceline les pregunta tanto a Bonnibel como a Marceline “Entonces, ¿cuándo van a tener niños?”.

Retomando el eje principal de esta nota, si ha habido una serie que ha roto barreras y estereotipos, ha sido Steven Universe y su creadora Rebecca Sugar. No solo es la primera serie producida por una mujer en la historia de Cartoon Network, sino que los personajes y la trama se alejan de los de los estereotipos, el personaje principal es un chico gordito de 14 años y sus compañeras de aventura son seres extraterrestres de diferentes colores y complexiones. La trama incluye una invasión espacial a la Tierra a manos de las gemas y como en medio de esa invasión un grupo de esas gemas se revela con la intención de defender el planeta.

Rebecca Sugar proyecta las emociones, la sensibilidad y una gran pasión por la música en una serie donde los personajes principales se van desarrollando y creciendo con cada conflicto. Y es aquí donde nos conduce a uno de los momentos más emotivos en la serie.

Las Crystal Gems son un grupo de gemas rebeldes que defienden la tierra desde hace miles de años, ya que no son seres orgánicos, no envejecen, no necesitan comer ni respirar y aunque se pueden transformar/proyectar en lo que deseen, su forma común es femenina. No se puede asumir que tienen un género en específico, y la misma Rebecca ha dicho en conferencias que las gemas no tienen género, ya que en esencia son piedras.

Una de las cualidades de estas gemas es que son capaces de combinarse entre si para formar entidades más poderosas, lo que nos remite a Garnet, la actual líder de las Crystal Gems, que es el resultado de la “fusión” entre las gemas Ruby y Sapphire, dos gemas que se aman desde que se conocieron y pueden mantenerse fusionadas por la fuerza de su amor. Estas afirmaciones han permitido que no solo la gente de la comunidad LGBT tenga una identidad y empatía en una serie animada, sino también a las diversas identidades de genero que existen actualmente, ya que el eje principal de esta serie es el amor.

También podría interesarte: especiales #QueerAs101

Aclarando los puntos anteriores llegamos a nuestro tema principal, y es que tras una serie de revelaciones en la trama de la serie (las cuales no revelaré, es mejor que la vean y se emocionen por su cuenta), Ruby y Sapphire deciden separarse para vivir lejos una de la otra, no obstante, tras darse cuenta cuanto quieren estar la una con la otra deciden regresar y unirse en matrimonio, formando de nuevo a Garnet.

En contexto, es la primera boda entre dos personajes del mismo género, pero no solo significa apoyar a la unión o el matrimonio LGBT, sino que es el apoyo al amor sincero, comprensivo y autentico; incluyendo al amor propio, alienta a que la gente se acepte tal y como es, que no tenga miedo de ser quien es y dejar de ocultar sus emociones, eso es lo que representa la fusión en esta serie animada. El mensaje principal de Rebecca Sugar es que si algo vale la pena es la paz y el amor en el planeta tierra

Son muchas las series animadas que se unen al apoyo de las comunidades LGBT, justo en la pasada Comic Con que se celebró en San Diego, California, el equipo de Dreamworks dedicado al remake de Voltron: Legendary Defender dio a conocer que el líder del equipo Voltron y piloto del León Negro es gay y que antes de comenzar con los acontecimientos de la serie estaba comprometido. La base de fans y comunidades LGBT siguen festejando el acontecimiento.

Hay todo un arco de series, películas, videojuegos, música y novelas, que actualmente están respondiendo ante los mensajes de odio y fobias que ocurren en el mundo, los contenidos que se están creando influencian a las nuevas generaciones hacia una comprensión y una visión mas amplia con respecto a las diferentes formas de identidad de género, donde lo que menos importa es establecer un nombre o una etiqueta para cada variante, lo que importa es que haya respeto, amor y comprensión y de esta manera hacer un mundo mejor.

También podría interesarte: Un mes de celebraciones #QueerAs101

Verde y arcoíris (el día en que los panboleros festejaron con los gays)

Entre los festejos del triunfo 2-1 de México sobre Corea del Sur, los aficionados al futbol y la comunidad LGBTTTIQ se encontraron en Av. Paseo de la Reforma; una alegórica muestra de aceptación y convivencia

Fue un festejo de tolerancia, diversidad y aceptación. El controvertido grito de la afición mexicana no se escuchó en Rostov, Rusia, durante la victoria 2-1 sobre Corea del Sur y, entre las irónicas casualidades del destino, al otro lado del mundo coincidieron en tiempo, espacio y euforia los amantes del futbol y la comunidad Lésbico Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti, Intersexual y Queer -o LGBTTTIQ- de México.

Porque el sábado 23 de junio se programó la edición 40 de la marcha por el Orgullo Gay –hoy nombrada Marcha LGBTTTIQ- que salió a las 12:00 del día del Ángel de la Independencia, pero justo poco antes de la cita, México consumaba su segundo triunfo en la Copa del Mundo de Rusia 2018 y, como dicta la tradición: el Monumento a la Independencia, con su victoria alada, será el epicentro de los festejos futbolísticos.

Así iniciaron los contingentes su camino y sin saberlo, su convergencia. El choque de colores confluyó en Av. Paseo de la Reforma: la oleada futbolera en verde olivo avanzaba en contraflujo a la marea arcoíris, cuyo destino fue el Zócalo Capitalino.

Por un lado banderas, matracas, espuma, rostros maquillados en verde, blanco y rojo; por otro: largas pestañas, altos tacones, medias de red, alas doradas, besos, bailes, pelucas y carros alegóricos. Pero en medio de ambas: el orgullo, la euforia, la aceptación y la alegría.

La Zona Rosa, quizá fue el núcleo del encuentro: no sólo es el área de mayor afluencia para la Comunidad LGBTTTIQ, también entre sus calles habitan, conviven y comercian residentes coreanos, que, pese a la derrota de su equipo, salieron también a gozar las mareas humanas de verde y arcoíris.

Con el avance de las mareas en sentidos opuestos, convivieron frente a frente. Desde un pequeño grupo de manifestantes que repudiaban a la comunidad del arcoíris y gritaron en su contra ¡Hombre y Mujer, familia natural!; hasta Drag Queens tan requeridas para retratos, como estrellas de cine; desde padres e hijos con banderas de México, hasta hombres en tacones, medias y delicada ropa interior de encaje.

Si no era suficiente surrealista, a la escena se agregó un nuevo personaje: la manifestación de los 400 pueblos, que se caracteriza por bailar totalmente desnudos alrededor del Monumento a Cuitláhuac, que se encuentra al cruce con Av. Paseo de la Reforma e Insurgentes. No se sabría quién entre los gremios sería el más impresionado, conmovido o agitado en los oleajes de locuras paganas; cada una con su propio dios…o su antidios: el futbol, la libertad sexual o los conflictos político-sociales del país.

Entre verde, arcoíris y desnudez, emergían los asistentes neutros: los del comercio ambulante que vendían diademas de unicornio, coronas de papel, cornetas, playeras réplica de la Selección Nacional, copias de la Copa del Mundo, agua, comida, banderas o espuma. Marchantes sin causa, pero si con ganancia.

Una vez la marea verde llegó a la glorieta del Ángel de la Independencia salieron del closet los gritos contenidos, desde una porra, cual disculpa que rezó “¡El Profe Osorio!”, el censurado “¡Ehhhhhhh PUTO!”, o ¡El que no brinque es puto! Así también se alejaron bailando -y sin saltar- los orgullosos integrantes de la comunidad arcoíris, que se dirigía a la conquista de otro terreno futbolero: la Plaza de la Constitución, que llenó su centro de actividades alusivas al Mundial de Rusia 2018 con el ZocaFut, desde una pantalla gigante, pequeñas canchas para hacer retas o muestras museográfica; allí fue donde culminó la famosa marcha, con un concierto por los derechos y el respeto de los que aceptan sus propios gustos y los defienden.

El soundtrack de la vida – LGBTTTIQ and roll

Me gustaría iniciar esta entrega aclarando que no pretendo analizar o desmitificar nada, mi propósito es compartir algo de información bajo mi punto de vista buga con un profundo respeto al estilo de vida de  los demás, y con el único objetivo de endulzar los ojos y los oídos a través de estas letras y rendir un muy particular homenaje a personas LGBTTTIQ que aún continúan luchando por el reconocimiento de sus derechos humanos ante un sociedad que aún no acaba de entender del todo que la diversidad es la verdadera naturaleza del ser humano.

En los años 70 surgió Queen, una de las más grandes bandas de todos los tiempos, y cuyo líder y vocalista, Freddie Mercury se declaró abiertamente gay en medio de una década revolucionaria en la que los excesos (de todo tipo) expandieron la mente colectiva y permitían que la diversidad (de todo tipo) floreciera y se empezara a instalar entre lo “socialmente aceptable.”

Freddie vivió muchos años sin poder explorar su sexualidad, incluso vivió con Mary Austin como pareja por muchos años. Incluso le dedicó Love of my life, una de las baladas de rock más hermosas jamás escritas para una mujer que supo ver más allá de su propio amor por un hombre y entendió que Freddie no podría ser feliz a su lado y lo dejó ser quien realmente era.

 

En 1994 un chico de Luxemburgo llamado Brian Molko se encontró con su ex compañero de escuela, el sueco Stefan Olsdal en la estación South Kensington del metro de Londres y decidieron formar una banda llamada Placebo ( no sé si la decisión fue inmediata, lo que si sé, es que originalmente la banda se iba a llamar Ashtray Heart).

Brian Molko se distinguió por sus letras desafiantes en las que incorpora muchos aspectos de su vida personal. Abiertamente bisexual en 1997 lanzó el sencillo Nancy Boy, una rola en la que Molko cuestiona duramente las razones de algunas personas para acostarse con otras de su mismo sexo sólo porque se volvió aceptable, y casi por moda. Para alguien abiertamente bisexual es una posición muy clara de lo que significa una inclinación sexual y la separa de la facilidad con que se puede pretender serlo.

 

 

Finalmente llegó el turno de la Abuela del Punk, Joan Jett, una mujer que aunque ha sido identificada como lesbiana, nunca ha pronunciado abiertamente una preferencia sexual, lo cual a mí me parece sumamente moderno para una persona de 60 años.

El caso de Joan Jett me lleva de regreso a mi comentario inicial sobre la importancia del respeto ante las inclinaciones de los demás, sinceramente qué demonios importa si Joan Jett es buga, lesbiana, bi o asexual, la preferencia sexual no debe ser un estigma, ni una etiqueta, disfrutemos de nuestras preferencias y respetemos las de los demás, sigamos el ejemplo de la Reina del Rock and roll y que nos importe nuestra mala reputación o la mala reputación de alguien más, y disfrutemos a todo volumen de Bad Reputation de 1981 y si no se quieren unir a la marcha del sábado, reconozcan el derecho a manifestarse (o no) que tiene cada persona y busquemos una integración con armonía y música chida de fondo.

 

También podría interesarte: Sonic Arsenal – De Antony a Anohni
-->