hi

El soundtrack de la vida – calaveritas rockeras

Para ser sincero no soy mucho de la celebración de Día de muertos, la cosa viene de familia porque no nunca fuimos de poner ofrenda y en el colegio se hacía más por el Halloween.

Sin embargo la tradición de las “calaveritas” siempre me ha gustado, ese juego entre la literatura, la muerte y el humor, una característica muy mexicana y aunque me chocan los estereotipos, una práctica común en la que no me cuesta trabajo integrarme, así que sin más preámbulo, les comparto mis calaveritas rockeras.

También podría interesarte escuchar: #YUnDíaDeMuertos 2017 

La muerte sin dudarlo
a Bowie vino a llevarse
pero no podía encontrarlo
pues le gusta disfrazarse.
Tuvo que pedir refuerzos
buscando si pista, sin rumbo
y tras muchos esfuerzos
se lo llevó al inframundo.

The Man Who Sold the World es un sencillo del álbum homónimo de David Bowie de 1970, en la letra se deja entrever una especie de duplicidad, y aunque nunca se aclaró realmente a quién se refería Bowie, juega con la conjugación entre el primer y segundo verso con la primera persona del singular y del plural. Ese juego entre el él y el nosotros define su naturaleza camaleónica.

 

También podría interesarte: En el camino de Bowie

Una de las cosas que más disfruto de la época halloweenesca es poder usar disfraz, jugar un rato a ser alguien o algo más, dejar la piel propia por un exoesqueleto que nos deja divertirnos un rato para después volver a la normalidad, sin rencor y preferentemente sin memora.

Sin estar muy convencida
la huesuda vino por Reed
pero estaba muy divertida
y se le escapó sin sentir.
Lo siento Lou, dijo la muerte
esto es un asunto serio,
ya se te acabo la suerte
te vas conmigo al cementerio.

El tercer sencillo del álbum The Velvet Underground & Nico, Heroin, fue un track que causó controversia en 1967, su año de lanzamiento, ya que se acusaba que la rola glorificaba el uso de las drogas. sin embargo la letra se puede interpretar de una forma totalmente opuesta o distinta. La primera vez que la escuché era demasiado joven ( o fresa) para entender su verdadero significado, así que viví muchos año creyendo que se refería a una mujer y para mi tenía perfecto sentido.

Y esa es la magia de la música, y especialmente la de Lou Reed, las letras pueden tener distintos significados, transmitir distintas cosas dependiendo nuestra edad o hasta nuestro humor. La idea de algo que nos haga sentir “mejor que muertos” es una sensación que todos quisiéramos experimentar, la gran ventaja es que en México lo podemos vivir una vez al año.

Casi por accidente, la muerte
a Leonard Cohen se llevó
le invitó un trago muy fuerte
y casi se le olvidó.
No te creas que es cuento
dijo la huesuda muy suelta
yo creía que ya estabas muerto
y habías salido a dar la vuelta.

Cada vez que despierto con la garganta cerrada o lo que yo conozco como “voz Leonard Cohen” me pongo a cantar Everybody knows, sencillo del álbum de 1988 I’m your man, por mucho mi rola preferida de Cohen.
Descrita como “amargamente pesimista y a la vez graciosa” tiene mucho que ver con esa dualidad entre el destino inevitable y lo poco que podemos hacer al respecto; al final “todo el mundo sabe que así son las cosas”.

La celebración de la muerte no es exclusiva de los mexicanos, muchas culturas a través de la historia lo han hecho, tal vez sea la particular forma de verlo y el humor con que se hace lo que hace que destaque y llame la atención. Al final cada quien lidia con el fin como mejor le parece, lo que no podemos negar es que ese fin llega, si hay vida después de la muerte, es otro tema de discusión, yo solo sé que hay que disfrutar de la música y de la vida en lo que se completa el trámite mortal, que me permite desde este plano escribir calaveritas rockeras para el Día de Muertos.

También podría interesarte: La experiencia cercana a la muerte de Bono

¡¡¡Leonard, Leonard, Leonard !!!

 

¿Un poeta puede ser músico? o un músico puede ser poeta?

 

Leonard Cohen destiló música y poesía, un talento enorme, para poner lo más complejo en un plano asequible, él es un ejemplo de cómo un músico puede ser poeta o un poeta ser músico, puesto que no hay disparidad entre ambas manifestaciones artísticas.

 

Difícilmente se puede negar que Leonard Cohen ha sido ante todo un poeta, escritor y compositor, es quizás el que más que ningún otro ha sido capaz de poner en las letras de sus canciones una poesía de alto nivel.

 

Enorme contribución esencial a la música, al ser un poeta trovador existencialista, en la segunda parte de su carrera perfeccionó la figura del cantante, con esa voz masculina de gran elegancia  que se entregaba a su público como si fuera su primera y última vez, el mas educado, todo un caballero.

 

Se le conoce como una figura provocativa, un enfant terrible de la literatura canadiense, por la resonancia poética, la profundidad de sus canciones y las metáforas excepcionales en cada canción, versos que penetran en el alma con el poder de una oración y que golpean como un puñetazo en el estómago. Por no mencionar el hechizo del lenguaje y el ritmo, la música no se queda atrás.

 

Desde una relación fallida con Joplin, hizo de esta toda una poesía, pocos como él han sabido poner en sus poesías lo más elevado y lo más ordinario de la vida con una belleza que acaricia tanto en la letra como en la música, en algunas canciones; las letras de Cohen han ensombrecido la fuerza de sus propuesta musical.

 

Las canciones de Leonard Cohen son un diálogo constante con el interior, son oscuras, punzantes, mas no deprimentes, algunas hasta cosmopolitas esa idea de algún viaje, abiertas a todas las posibilidades en movimiento, pero siempre bellas.

 

Heredó un temperamento depresivo, melancólico, y miró a través del interior, la oscuridad de la existencia, muy joven. Al principio de su carrera estableció paisajes y visiones metafísicas de nuestra existencia en el mundo desde sus canciones, lo más conocido.

 

Creó valses, mezclando ritmos triples y flamenco con coros de mujeres angelicales lo que contrasta con la gravedad de la voz. A partir de los 80, se convirtió en un cantante de electro lleno de ironía, incluso se puede bailar al ritmo de ciertas canciones, sin perder su dimensión de introspección.

 

La muerte no debió haberlo tomado desprevenido, desgraciadamente era algo que parecía conocer él mismo, un momento extraño, es de lo único que no podremos hablar, describir, explicar tal experiencia o el sentir de esta, un mes antes de su partida nos regala un final maravilloso ‘You Want it Darker’, álbum con el cual dice adiós a este mundo y va dejando en orden la casa.

 

Ningún álbum de Cohen del nuevo milenio tiene el mismo equilibrio entre ligereza y densidad, entre el estilo y la intensidad, eliminó la programación electrónica de los discos anteriores por un sonido más orgánico, pero reúne la intensidad de trabajos de antes.

 

Su voz cada vez más baja, ronca, expresiva es la de una persona exponiendo con claridad su edad, nadie ha sido capaz de cantarle a la vejez, la pérdida del deseo y la muerte con la misma honestidad poética implacable.

 

‘You Want It Darker’ transmite una extraña sensación de serenidad. Es más oscuro, una meditación sobre Dios, sobre el dolor, el sexo, el amor y por supuesto aborda el tema de la propia muerte, tema central de su obra desde el principio, el cual trató con delicadeza sin revelarse o tener algo en contra de la misma muerte, con el tiempo se volvió mas sólido su particular juego de metáforas, los matices, la sutileza en las líneas poéticas.

 

 

Leonard Cohen un místico, lorquiano, mundano, místico, dulce deja citas y versos memorables:

 

Siento haber escuchado,

las gafas de protección contra el sol han hecho esto.

Es su forma de retención, su forma de deshonra,

sus rodillas contra sus bolas y su puño en su cara.

Sí, larga vida al Estado y a quien sea que lo hace

señor, no he visto nada, sólo estaba llegando tarde a casa.

En contra de los que juzgan, de los que tienen el poder, que toman decisiones sobre  y para las personas.

 

Los cohetes suben en el cielo

Los libros sagrados están abiertos

Los médicos trabajan día y noche

Pero nunca encontrarán la cura para el amor

No hay fármaco, bebida o droga.

Nada es tan puro como el amor, que nunca habrá esa cura

 

Todo el mundo sabe que la guerra ha terminado

Todo el mundo sabe que los buenos han perdido

Todo el mundo sabe de la batalla contra las drogas

Los pobres siguen siendo pobres, los ricos se hacen más ricos

Así es como funciona

Todo el mundo sabe

Un discurso del desencanto

 

Tal vez hay un Dios allá arriba

En cuanto a mi todo lo he aprendido del amor

Y ‘cómo disparar a alguien que ha sacado el arma más rápido que yo

No es un reclamo que se escucha en esta noche

No es la risa de alguien que ha alcanzado la iluminación

Es un frío y vacío halleluja

Hay formas en las que el misticismo y la desilusión se relacionan con violencia, resume la visión de la vida y los sentimientos de Cohen

 

Suzanne te lleva a su hogar cerca del rio

Se puede oír los barcos pasar

Podemos pasar la noches por siglos a su lado,

y usted sabe que ella esta medio loco

pero ¿por qué estar con ella

Fotografía inolvidable

 

GRACIAS Leonard por tanto. Reúnete con Marianne y sigue escribiendo mas allá de la eternidad, porque aun no se ve alguien a quien le pases la estafeta.

Gracias por todo Leonard.

“I’m leaving the table…”

#NoHayFuturo – Señor, lo estaba esperando

 

Escribo esto al llegar a casa tras una junta maratónica, en medio de la que nos hemos enterado mi socia y yo que ha fallecido Leonard Cohen,  ella lo tomó a la ligera diciendo que ya lo veía venir, yo, decidí seguir con velocidad para terminar lo más pronto posible, abrir una botella de vino y rendirle luto a una de las figuras que sin querer siempre estuvo ahí en mi vida.

 

Desde niño recuerdo en casa de mis abuelos, donde crecí, mi tío escuchaba tanto a Victor Manuel y Serrat como a Leonard Cohen o Dylan, ahí fue donde me familiaricé con esas melodías y con canciones contadas, habladas.

 

Alrededor de los 15 cuando ya por voluntad propia comencé a descubrir los árboles genealógicos de la música, descubrí que en verdad me gustaba el trabajo del viejo. A lo largo de los años apareció y desapareció, me hizo leer a García Lorca, como también me hizo descubrir (eso si junto a Sonic Youth) a Morente. Que me hizo amar esta parte de flamenco psicodélica gracias al disco ‘Omega’ que hizo en mancuerna Enrique Morente con Lagartija Nick, un homenaje flamenco-rockero-psicodelico-lisergico, en el que esta fusión rockera/gitana cantaba la obra de García Lorca y Leonard Cohen.

 

;

 

Con Leonard Cohen con una relación itinerante, siempre iba y venia, en una temporada solía fumar marihuana y diseccionar sus canciones, las analizaba hasta olvidar el origen del tren de pensamiento que me llevó a miles de reflexiones en el camino. Incluso antes de pensar que algún día sería manager de Belafonte Sensacional, con Belafonte pasaba horas enteras bebiendo, fumando y reflexionando las canciones de Cohen en un apartamento de la calle de Regina que hacia las veces de cuartel fiesteraca y hoyo funky.

 

En la intimidad también llegó a aparecer en una etapa oscura en la que con pose de raro e inadaptado seducía chicas con canciones de Serge Gainsburg y Cohen, para convencerlas de que me bailaran hasta que el amor se nos terminara.

 

Me toco ir de promo con Nacho Vegas cuando contaba a todo mundo como en la entrega del Premio Príncipe de Asturias, trató de advertirle a Cohen que alguna de las manos que sacudía al recibir el premio pudo haber sido la misma que disparó a Lorca.

 

Siempre tuve la esperanza de poder llegar a un concierto de Cohen, y las apuestas crecieron cuando su manager le chingó su feria y el buen Cohen tuvo que salir de su retiro y regresar a la civilización para tratar de hacer una nueva fortuna, a la única manera que sabía, con la música.

 

Hace apenas unas semanas escribiendo en un Starbucks a falta de luz o Internet en mi oficina, le di la primera escucha a ‘You Want It Darker’, se me salieron unas lagrimas, no puedo negarlo.

 

Al llegar a “String Reprise/Treaty” se me rompió el corazón, me temblaron las manos de la emoción de saber al viejo Cohen vivo, con un disco y con la posible oportunidad de que el álbum lo llevara de gira y pudiera verlo.

 

Hoy bebo un vino y mientras veo este monitor, agradezco los infinitos momentos que la música de Cohen me ha dado, pero siento saudade de no poder lograr ese sueño de poder verlo moverse en un escenario, de no escuchar su viva voz susurrar al micrófono. Me queda esperar que  Morente lo reciba en el más allá extendiéndole la mano para decirle “Señor, lo estaba esperando” mientras con lagrimas en los ojos vuelvo a escuchar:

 

“I wish there was a treaty we could sign

It’s over now, the water and the wine

We were broken then but now we’re borderline

And I wish there was a treaty,

I wish there was a treaty between your love and mine”

Leonard Cohen lanza disco en vivo, escucha un adelanto

Un desfalco lo hizo abandonar su retiro de meditación, sin embargo todas las pérdidas económicas de Leonard Cohen han sido nuestras ganancias, desde entonces hemos obtenido discos nuevos, nuevas giras y pronto tendremos más con “Can Forget: A Souvenir Of The Grand Tour”, un álbum en vivo lleno de canciones antiguas, clásicos y rarezas. “Can´t Forget: A Souvenir Of The Grand Tour” , que saldrá a la venta el 12 de mayo, realiza un recorrido por cuatro décadas en las que Cohen nos ha hablado de espiritualidad, poder, religión, sexo y la pérdida de memoria selectiva. El material toma su nombre de uno de los cortes incluidos en “I’m Your Man” de 1988, pero la canción tendrá un giro, la nueva versión en vivo fue grabada en el 2012 durante la gira Old Ideas, la cual pueden escuchar a continuación.

-->