hi

OFUNAM Programa 3 Tercera Temporada 2016

El Laberinto de la Soledad, inevitablemente alude a la obra de Octavio Paz, quien definió quizá fatalmente la mexicanidad, sin ambages ni concesiones. Esta obra es estridente, como el mexicano, compuesto de fragmentos, amorfo pero con una identidad, indefinible pero palpable, detectable; las sonoridades del nacionalismo mexicano y algunas citas folklóricas la sitúan en el México idílico de las películas de la Época de Oro pero con citas sonoras de música de mariachi o hasta de banda en las que usa un lenguaje más moderno, más cercano a nosotros, lo que crea delicados juegos con situaciones temporales paralelas en las que puede uno reencontrarse con episodios pasados, derivando en caminos subsecuentes, mirándose en las paredes del laberinto, que nos devuelven una mirada ajena, que no es la nuestra, que es mexicana, que no sabemos muy bien qué es.

 

La obra que marca el inicio del nacionalismo mexicano, al integrar constantemente la influencia de la música popular a la música académica es el Concierto Romántico de Ponce, y tiene una gran relevancia tanto artística como histórica. Nos encontramos con una obra apasionada, absolutamente romántica y encantadora, el discurso orquestal es desbordante, la suavidad con la que usa los cellos es una constante en la música de Ponce y el discurso del piano es impresionante, con gran riqueza sonora, romántico, emotivo y deliciosamente apasionado. Aunque está dividido en tres movimientos, se interpreta de corrido, influencia de la música y estilo de Franz Liszt, pues Ponce realizó estudios con Martin Krauze, discípulo de aquel. Este sea quizá, el concierto más emblemático de aquel período de la música mexicana y es una verdadera joya.

 

 

La Cuarta Sinfonía de Ludwigvan es quizá la más relegada pues –y aunque parezca una obviedad– quedó entre la tercera y la quinta, dos de las más famosas y con fuertes personalidades, una grandilocuente y épica, la otra tremendamente dramática y hasta trágica; así, la cuarta, con su personalidad jovial y alegre, quedó un poco a la sombra; por otro lado, una de sus grandes características, aparte de su vivacidad y brillo, es que reinterpreta de manera magistral la música clásica, el mundo de Wolfie y de Haydn reinterpretado por la mente maestra del Romanticismo, aunque yo también percibo muchos elementos de la música de Rossini pero por otro lado, sigue planteando formas nuevas, el primer movimiento que comienza en Adagio, el tema del tercer movimiento que reaparece al final del mismo, las repeticiones temáticas y diversos recursos rítmicos hacen de esta obra una gran, gran muestra del genio creativo e innovador de Ludwigvan, quién no sólo se apropia de la música anterior a su música, la reinterpreta, la transforma y la hace grande, a su manera.

 

 

Un concierto riquísimo, desde el laberinto sonoro del muy joven maestro Contreras, quien estuvo presente en la sala, uno de los conciertos más trascendentes del repertorio mexicano con el maestro Ritter en el piano, que en lo personal, es uno de los intérpretes que más disfruto escuchar y quien realiza una loable labor en la difusión de la música mexicana de concierto y por supuesto, la Quarta del Ludwigvan dirigida por el maestro Quarta en la batuta quien imprimió fluidez e hizo ligera y brillante la sinfonía beethoviana contra la costumbre de hacer pesada la música de Ludwigvan y a quien tuvimos oportunidad de escuchar hace algunos meses interpretando en el violín el concierto de Bartók de forma magistral. Es verdaderamente sorprendente la versatilidad con la que la OFUNAM interpreta, de forma tan hermosamente perfecta, obras de carácter tan diferente como las que escuchamos esta noche y sin embargo, parece tan fácil que sólo nos queda disfrutar porque siempre es un placer.

OFUNAM Programa 3 Tercera Temporada 2016

Massimo Quarta, Director Huésped

Rodolfo Ritter, Piano

El Laberinto de la Soledad

Juan Pablo Contreras (1987)

Concierto para Piano No. 1 en Fa Sostenido Menor, Romántico

Manuel María Ponce (1886–1948)

Sinfonía No. 4 en Si Bemol Mayor, opus 60

Ludwig van Beethoven (1770–1827)

-->