hi

2017: ¿el peor año de nuestras vidas?

Por: Alex Castro, editor de LaPopLife 

Seguro que lo recuerdan: en 2016 también creímos que aquel había sido el peor año de nuestras vidas, no sólo por la gran cantidad de músicos queridos que se nos fueron, sino por la avalancha de sucesos políticos, sociales y económicos que nos azotaron a lo largo de ese periodo… Y seguramente un año antes la situación fue similar.

Así que, desde hace algunos años, al llegar el final de ciclo y hacer un balance de cómo nos fue, el resultado casi nunca es alentador. Motivos sobran.

Este 2017 fue especialmente impactante para los mexicanos porque, aunque ya no se murieron tantos rockeros como en 2016, nos sucedió algo peor: un par de sismos que nos sacudieron, literal y figurativamente, y en los que fallecieron cientos de paisanos y quedaron desprotegidos muchos más.

Como era de esperarse, esas tremendas sacudidas volvieron a poner en evidencia la incapacidad y la corrupción de nuestras autoridades, que en muchos casos solo estuvieron ahí para entorpecer los mecanismos que los ciudadanos encontraron para ayudarse entre sí. 

Afortunadamente, los terremotos también nos sirvieron para recordarnos que si nos unimos, los mexicanos podemos salir adelante… Aunque a tres meses de lo sucedido, cabría preguntarnos si no se nos está volviendo a olvidar.

A pesar de tantos negros en el arroz, nos queda la música, que nunca dejará de salir por todas las vías y formatos posibles, para recordarnos que es una de las mejores cosas que le quedan al género humano y que, pase lo que pase, no nos quitarán la capacidad de seguirla disfrutando. 

En LAPOPLIFE tuvimos un año intenso, lleno de conciertos, entrevistas y noticias de toda índole. 

Un año que cerramos con broche de oro al poner en marcha dos proyectos: el Mercado de Discos Discotráfico y nuestro programa de radio en rock101online, desde donde también continuaremos tratando de demostrar que “otro pop es posible”.

Se va un año del que trataremos de rescatar sólo lo mejor; un ciclo en el que hubo de todo y en el que, de manera particular, notamos que:

2018 será un año interesante, que ya viene con un dolor de cabeza incluido: las elecciones de 2018 en México, en las que casi nadie ve a un claro líder que pueda encabezar un cambio verdadero. ¿Será que el próximo año empecemos a tomar los asuntos importantes en nuestras manos?

Ese sería mi deseo para todos: ocuparnos, en lugar de preocuparnos.

¡Felices fiestas!

-->