hi

El soundtrack de la vida – 2 de octubre no se olvida

Cada vez que me viene a la mente el 2 de octubre, recuerdo dos cosas en específico, la miss de primaria que dijo en clase que lo que había sucedido en la Plaza de las Tres Culturas había sido un ataque a grupos terroristas y a mi tío Óscar, quien me dio el libro ‘La noche de Tlatelolco’ de Elena Poniatowska, o de Luis González de Alba, como lo quieran ver, no voy a entrar en esa polémica.

El caso es que a la tierna edad de los 11 años me enfrenté al horror de la represión militar, ya había leído ‘Primavera con una esquina rota’ de Mario Benedetti, por lo que no era ajeno al tema, pero a pesar de las imágenes que el escritor uruguayo pintaba con sus palabras, el impacto de la cruda realidad plasmada en ese libro fueron como una bomba molotov en mi cabeza. Recuerdo haberme sentido triste y furioso al mismo tiempo, una rabia incomprensible me invadió, un sentimiento de impotencia; era como si estuviera ahí, en un viaje en el tiempo no deseado, de esos en los que estás presente, pero nadie puede verte ni escucharte, una pesadilla en plena conciencia. La única vez que me ha pasado eso, y espero que sea la última.

La Maldita Vecindad y los hijos del quinto patio lanzaron, en 1998, en su álbum ‘Mostros’, ‘2 de octubre’; una canción que a mi parecer más que de protesta es de denuncia, un llamado a hacer conciencia sobre lo ocurrido aquella noche en la Plaza de las Tres Culturas. Una de las frases que más me llama la atención es “sin memoria, sin historia” y eso me refiere a mi Miss de sexto año, ella estaba convencida que lo que sucedió fue un acto heroico de nuestras fuerzas armadas contra quienes ponían en peligro la seguridad nacional. No la juzgo por ello, finalmente ella hablaba con la información que tenía disponible, en los 80 no se hablaba del tema, había censura y los medios habían sido cómplices para tapar el horror. Y aunque hoy es distinto, (en el caso del 68) seguimos escuchando de “verdades históricas” y “versiones oficiales” de hechos que se nos hace ver fueron perpetuados por “maleantes” que al final, recibieron su merecido.

 

También en 1998, Panteón Rococó lanzó el track ‘Nada pasó’ de su segundo álbum de estudio A la izquierda de la tierra, haciendo referencia al entonces 30 aniversario de la matanza de Tlatelolco. En el DVD edición conmemorativa de la banda, se incluye una versión en vivo e la que antes de tocar la rola, se escucha una grabación del entonces presidente, Gustavo Díaz Ordaz: “Yo no estoy de acuerdo con ustedes, de que hay un México antes de Tlatelolco y un México después de Tlatelolco. Para mí, México es México antes y después de Tlatelolco. Ese es un incidente…”
Esta dinámica pone en evidencia el gran problema de impunidad que existe en México y es un tema que aunque se remonta 50 años en el pasado sigue sucediendo, el gobierno, las autoridades, siguen detrás de represiones, asesinatos y desapariciones de ciudadanos que defienden sus derechos. Es una herida que sigue sangrando en un país que no reconoce sus errores y por lo mismo está obligado a repetirlos.

El 2 de octubre no se olvida, pero no sólo debe recordarse en ese día de este mes, lo debemos tener presente todo el tiempo, debemos exigir que se esclarezcan los acontecimientos, los antiguos y los recientes. Cuando pienso en los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, me pongo en sus zapatos, ¿qué haría yo si no supiera qué le pasó a mis hijos?, me dan ganas de llorar, me duele que a 50 años del movimiento del 68 el pueblo está desprotegido y que la defensa de los derechos sigue siendo considerada como un acto subversivo que se paga con la vida.

-->