hi

El documental RATM – Live at Finsbury Park saldrá a la venta

Jon y Tracy Morter, cansados de las canciones de bandas pre-fabricadas del reality show más exitoso de Inglaterra, crearon la campaña Rage Against The X Factor, anteriormente habían intentado hacer guerrilla virtual, pero su selección del 2008 fue una canción de Rick Astley y la campaña fracasó, pero no sucedió lo mismo cuando el 13 de diciembre de 2009 apareció un nuevo grupo de protesta en Facebook con el lema “Rage Against the Machine para el número 1″ (luego llegó a Twitter y a todos los medios de comunicación).

La cuestión no sólo demuestra una vez más que Internet devuelve el control a los usuarios y consumidores (aunque Simon Cowell y otros personajes opinen lo contrario), pero en este caso (más allá de la idea de que la revolución por medio de clicks es posible) también le devolvió su importancia a una competencia que se ha realizado desde 1952. A la distancia parece insignificante, pero la guerra que inició New Musical Express hace 60 años tenía un sentido vital más allá de la cantidad de discos vendidos por un rostro amigable, si, era una cuestión de popularidad, pero por encima de todas las cosas era sobre la importancia de la música.

En esa lista navideña figuraron cuatro canciones de los Beatles, una de Elvis Presley, ‘Bohemian Rhapsody’ de Queen y ‘Another Brick In The Wall (Part 2)’ de Pink Floyd, vamos, hasta ‘Do They Know Is Christmas?’ de Band Aid tenía un objetivo en medio del fenómeno del súper grupo británico, pero en los últimos años esa competencia ha sido ganada por artistas pop de plástico de corta e intrascendente duración, un reflejo de una época que esperemos haya llegado a su fin con esa “maravillosa dosis de anarquía”, como dijo el sabio guitarrista Tom Morello.

Para combatir ese cambio, los Morter seleccionaron ‘Killing In The Name’, canción emblema de Rage Against The Machine que compitió con el ganador del reality show del 2009, Joe McElderry y su balada ‘The Climb’. Los 16 “fuck” y la letra sobre racismo lograron vender 500.000 descargas de un sencillo que fue lanzado en 1992, convirtiéndose así en el número 1 de ventas de esa navidad en el Reino Unido. McElderry quedó cerca con 450.000 descargas.

Para celebrar la victoria, la banda realizó un concierto gratuito en Londres al año siguiente en el parque Finsbury, una explosiva actuación de 12 canciones que por supuesto cerró con “Killing in the Name”. A pesar de la desaparición del grupo y que actualmente sus integrantes trabajan ya en otros proyectos que no tienen relación con RATM, el material en vivo saldrá a la venta el próximo 16 de octubre a través de Eagle Rock bajo el título de ‘Live at Finsbury Park’.

‘Live at Finsbury Park’:

01 Testify

02 Bombtrack

03 People of the Sun

04 Know Your Enemy

05 Bulls on Parade

06 Township Rebellion

07 Bullet in the Head

08 White Riot

09 Guerrilla Radio

10 Sleep Now in the Fire

11 Freedom

12 Killing in the Name

-->