hi

Desaire olímpico

Karen Muir era la favorita para ganar oro de 100m dorso en la natación de México 68, pero ni siquiera se presentó en los Juegos. No fue invitada. Ni ella ni ningún sudafricano fue aceptado en la justa mexicana y ese desaire causó uno de los más ríspidos conflictos entre un país sede de unos Juegos y el Comité Olímpico Internacional (COI).

desaire olimpico

Foto especial

Era 1967 cuando el COI pidió a México invitar a Sudáfrica, la nación más desarrollada del Continente Africano y donde los colonos europeos promovían el Apartheid una política de segregación racial contra los ciudadanos de raza negra.

“Para México era una incongruencia invitarlos: en un evento de paz e igualdad no se podía traer al país que hacía política contra de esos valores. Aunque Sudáfrica aseguró que traería a una Delegación Nacional con negros y no negros, el Consejo Superior de Deportes de África se manifestó diciendo que más allá de llevar atletas de ambas razas, debía respetar las normas básicas de convivencia cívica y por eso todos los países de África decidieron no asistir a México 68 si venía Sudáfrica; luego se solidarizaron países de Medio Oriente, India, URSSS Cuba, Europa del Este y si no venían, esto iba a ser una catástrofe con menos de 60 países participantes”, comenta el arquitecto Javier Ramírez, quien custodia un amplio archivo documental de los Olímpicos mexicanos.

El llamado de las naciones africanas por el respeto a los derechos humanos y por los ideales del olimpismo trascendía más allá del deporte. Muchos de los países del continente recién culminaban las colonizaciones de Europa, su identidad estaría representada en los Olímpicos y era neural mantener una postura infranqueable ante el Apartheid.

desaire olimpico

Foto especial

En medio de la hostilidad, el COI -que regía el estadounidense conservador Avery Brundage- convocó a su Comité Ejecutivo para votar si se invitaba o no a Sudáfrica y entonces sucedió lo increíble. “México cabildea. Por ejemplo: el italiano Giorgio de Stefani era presidente de la Federación Internacional de Tenis, estaba a favor de invitarlos y México le dice vamos a poner el tenis de exhibición en México 68, pero vota en contra; pero el caso más curioso es el de Lord Killani, era vicepresidente del COI, pero también representante de la Columbia Pictures en Irlanda, así que Emilio Rabasa, Director del Banco Cinematográfico en México habla a Los Ángeles a la Columbia y les dice les damos la distribución de la película oficial de los Juegos y mediamos el problema legal que tienen con Cantinflas, pero que su distribuidor en Irlanda se eche para atrás con invitar a Sudáfrica, y así se logró todo”.

La mayoría del Comité Ejecutivo se negó a invitar a Sudáfrica y para evitar que el organismo se viera dividido, Brundage anunció que fue una decisión unánime; por vez primera el propio COI revocó una petición que había defendido.

desaire olimpico

Foto especial

Mientras, Cantinflas, en agradecimiento a la resolución, hizo cuatro spots gratuitos para promover entre la ciudadanía una buena actitud de anfitrionía durante los Juegos mexicanos.

El país ganó la primera competencia olímpica, antes de empezar los Juegos: la controversia a favor de la igualdad.

Por seis ediciones olímpicas consecutivas se negó el derecho a competir de Sudáfrica, hasta Barcelona 1992.

FRASE:

“El COI debería estar agradecido con México, nos debe la autoridad moral que le dimos al organismo, al mantener los valores olímpicos en los Juegos, al respetar su propia carta olímpica y ser congruentes con los ideales que el propio COI promueve”

Javier Ramírez Campuzano

Custodio de archivo documental de México 1968

desaire olimpico

Foto especial

-->